Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
John McCain, Pinochet, el Obispo y la ambiguedad del Imperio
28 oct 2008
La noticia del encuentro de John McCain con Pinochet, cuando se gestionaba la extradición a Estados Unidos de los asesinos de Orlando Letelier, por extraña casualidad e ironías del destino, coincide con la visita del Obispo Fernando Lugo a Washington
0000091654.jpg
BushMcCain.jpg
Pinochet_y_Videla_2.jpg
La noticia del encuentro de John McCain con Pinochet, cuando se gestionaba la extradición a Estados Unidos de los asesinos de Orlando Letelier, por extraña casualidad e ironías del destino, coincide con la visita del Obispo Fernando Lugo a Washington.

Tal vez la prensa que apoyó al obispo para llegar a la presidencia del Paraguay, concretamente el diario ABC color del empresario Aldo Zucolillo, tenga algunos datos que aportar a propósito de todo esto.

TERRORISMO EN EL BARRIO DE LAS EMBAJADAS DE WASHINGTON

Cuando en setiembre de 1976 una bomba estalló matando de manera espantosa al ex canciller chileno Orlando Letelier y su secretaria norteamericana, el político socialista chileno se encontraba haciendo esfuerzos para lograr un acuerdo entre el Partido Démócrata Cristiano y la ex Unidad Popular que permitiera armar un frente comúin en contra del régimen militar chileno.
El asesinato no tenía precedentes en Estados Unidos, y documentos prueban que la CIA debía estar al tanto de lo que se gestaba, al menos desde un mes antes.
Un documento desclasificado habla de estas acciones en la sombra, de la Operación Cóndor, y de la inacción de los diplomáticos y el gobierno de Estados Unidos para detener el crimen. El documento está fechado el 18 de agosto de 1976 en el Departamento de Estado, firmado ARA/ECA: RL ZIMMERMAN/ARA: RLZIMMERMAN/ARA:WHL UERS:JLP, y despachado inmediato a Buenos Aires, Montevideo, Santiago, Brasilia, Asunción.

ENCUENTRO SECRETO PINOCHET-JOHN McCAIN

Un hecho llamativo del encuentro Pinochet-McCain es que se realizó en el mismo momento en que Estados Unidos presionaba para extraditar a los involucrados en el asesinato de Pinochet, durante el año 1985.
Se sabe que McCain no se reunió con ningún opositor, no hizo declaraciones a ningún medio y no reveló a nadie su estadía en Santiago, acaecida apenas unos días antes del arribo a Chile del senador Edward Kennedy para apoyar la transición democrática.
El hecho recuerda las reuniones reservadas que mantenía Vernon Walters con el dictador Alfredo Stroessner, a quien visitaba en Asunción, cuando ya el mismo Ronald Reagan hacía públicas declaraciones contra la dictadura en Paraguay.

LA AMBIGUEDAD DEL IMPERIO Y EL EPÃ?LOGO DE LA DICTADURA EN PARAGUAY

En 1989 se derrumbaba el imperio soviético, y con él la propaganda con que Stroessner justificaba sus abusos. El mismo año el gobierno norteamericano invirtió mil millones de dólares, en el triunfo de Violeta Chamorro en Nicaragua, imponiendo así una Jefa de Estado con los billetes provenientes de la Nacional Endowment for Democracy (NED), institución establecida por el imperio como alternativa a la CIA, desde 1983.
Considerando inminente el fin de Stroessner, el imperio norteamericano se movilizó para impedir que sus adversarios tomen las riendas a su caída, para lo cual se apresuró a ganar para su causa, a los disidentes con una muy buena remuneración. De acuerdo a las investigaciones del periodista independiente Nemesio Barreto Monzón:
El autoritario Dr. Carl Gershman, presidente de la NED, había venido âde compras a Paraguayâ?, pero no compró artesanía paraguaya sino otros âobjetos de dudoso valorâ?.
En una carta de marzo de 1989 (1) el entonces embajador norteamericano en Asunción, Timothy Towell (2) reconoció que numerosas instituciones paraguayas habían recibido dinero de la National Endowment for Democracy (NED). Esta organización, âFomento de la Democraciaâ?, tenía desde 1985 una oficina en Montevideo, Uruguay. El embajador Timothy Towell mencionaba en su carta a los que recibieron dinero, entre ellos a âdirigentes laborales, medios de prensa, académicosâ?, etc. En cuanto âa los proyectos que están siendo considerados para asistencia futura -decía Towell- una lista definitiva y una distribución de los fondos aun se encuentran bajo estudioâ?. El embajador hacía también referencia a âlos objetivos de la visita del Dr. Carl Gershmanâ? a Paraguay. El âilustre visitanteâ?, el Dr. Gershman (3), presidente de la NED, había venido âde compras a Paraguayâ?, pero no compró artesanía paraguaya sino otros âobjetos de dudoso valorâ?. Un año antes de la clausura del diario âAbc-colorâ? empezaron los rumores de que âuna moderada suma de dineroâ? del gobierno norteamericano había ingresado a Paraguay con el objetivo de promover un cambio ajustado a los intereses norteamericanos. Era la época de los embajadores Arthur H. Davis (Jr.) y de Clyde Taylor. Este rumor, aunque solo en parte, no se confirmaría sino mucho tiempo después por la propia embajada de los Estados Unidos de América en Asunción. El generoso hombre de la billetera norteamericana no era otro que el señor Agustín Torres Lazo. Por entonces, y desde 1979, funcionaba en Asunción el âInstituto Americano para el Desarrollo del Sindicalismo Libreâ? (IADSL), que tenía su oficina en la calle Montevideo N° 822 (Archivo del Terror, Microfilm 00189F-0031). El Director del âInstitutoâ? era Agustín Torres Lazo, un hombre vinculado a los americanos y a sus órganos de inteligencia. Fue suya la âgenialâ? idea de incluir también a los patrones en el Sindicato de Periodistas del Paraguay.
Agustín Torres Lazo âex diplomático nicaragüense nacionalizado norteamericano- consiguió en 1979 que el Departamento de Estado invitara por primera vez al ex policía Alcibíades González Delvalle. Así nació una fructífera relación entre el agente de los norteamericanos y el ex policía Alcibíades González Delvalle. Siempre en el rubro sindical, Torres Lazo también trabó amistad con Víctor Báez Mosqueira, quien al poco tiempo se convirtió en hombre de confianza de la embajada norteamericana en Paraguay (Archivos del Terror. Microfilm N° 00045F 2336). Báez Mosqueira fundó después el Movimiento Intersindical de Trabajadores (MIT), hoy es Secretario de la âConfederación Internacional de Organizaciones y Sindicatos Libresâ? (CIOSL). Más adelante aparecerían en escena otros dos hombres de muy diverso valor en metálico: Humberto Rubín y Aldo Zoccolillo, propietarios de Radio Nandutí y del diario âAbc-colorâ? respectivamente. Rubín y Zuccolillo fueron invitados en noviembre de 1986 por George Bush, entonces Vicepresidente de los Estados Unidos de América (Archivo del Terror. Microfilm N° 00020F 0743). El Informe de la National Endowment for Democracy (NED) 1987-1989 En 1987 Radio Ãandutí recibió de la NED 121.880 dólares âpara la conducción de formas de orientación democrática con énfasis en la activa participación de la audiencia en su auditorio de 300 sillasâ?. Otros 92.400 dólares recibió de la NED para aguantar âlas presiones gubernamentalesâ?. Poco después recibió 86.900 dólares âpara la compra de un nuevo transmisorâ?. A esto debe sumarse otros 41.000 dólares âpara la publicación de librosâ?. En cifras redondas, Humberto Rubín recibió 342.000 de la NED. En cuanto al señor de la CIOSL, Víctor Báez Mosqueira, entonces líder del Movimiento Intersindical de Trabajadores, recibió de la NED 92.688 dólares âpara fortalecer la libertad de los sindicatosâ?. Resumiendo, los clientes de la NED en Paraguay recibieron en conjunto 1.074.584 dólares entre 1987 y 1989. En un próximo artículo se dará a conocer la lista completa de los viejos y nuevos clientes de la NED, IAF, FREEDOM HOUSE, etc. NOTAS: 1) Carta de Timothy Towell, del 13 de marzo de 1989, dirigida a Joaquín Burgos y Carlos Ferreira Ybarra. Fotocopia autenticada en poder del autor.
2) Timothy Lathrop Towell fue embajador desde el 26 de septiembre de 1988 hasta el 27 de abril de 1991. âUn acicalado individuo de unos sesenta años, elegantemente vestido (blazer azul, camisa blanca y corbata a rayas diagonales) se alzó entre el círculo de mesas. Era Timothy Towell, el jubilado y antiguo, pero omnipresente, embajador de EE.UU. en Paraguay. Luego de hablar de la manera de contrarrestar la amenaza de Chávez, alardeó: "He trabajado con John Maisto durante años, desde que estuvimos juntos en Cochabamba, Bolivia en 1967, cuando nos libramos de Che Guevara. Si eliminamos una amenaza, podemos librarnos de otrasâ?. Fuente: La Fogata - Internacional. El Maestro Maisto (que va a estar en Mar del Plata) y la muerte de Che. Juan Bolipaine Rebelión Traducido para Rebelión por Germán Leyens. www.lafogata.org/05inter/inter11/in_4-2.htm - 13k - 3) Carl Gershman. Director del Fondo Nacional por la Democracia (NED). Que el señor Gershman no es ningún demócrata quedó en evidencia en agosto de 2005 en Estocolmo, Suecia, cuando a Eva Golinger, autora del libro El Código Chávez, (The Chavez Code: Cracking U.S. Intervention in Venezuela), Carl Gershman no le permitió participar en un panel. Joshua Mata, testigo presencial, señala cuanto sigue: âLa confrontación entre Estados Unidos y Venezuela pasó a primer plano en el Encuentro de Fundaciones que Promueven la Democracia realizado en Estocolmo entre el 28 y 30 de agosto de 2005. En lo que muchos han considerado un despliegue escandaloso de unilateralidad y arrogancia, Carl Geshman, prohibió la presencia de la abogada estadounidense-venezolana Eva Gollinger en el panelâ?. Fuente: âLa confrontación entre Estados Unidos y Venezuelaâ?. www.focusweb.org/confrontaci-n-entre-estados-unidos-y-venezuela-tensiona - 89k - Véase, asimismo, el diario sueco âAftonbladetâ?: âHon fÃ¥r inte deltaâ? (âElla no puede participarâ?). Artículo firmado por el periodista sueco Björn Kumm. Estocolmo, Suecia, 30 de agosto de 2005

¿HABR� JUSTICIA PARA ORLANDO LETELIER?

Letelier era un político y economista chileno, miembro del gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, padre del hoy senador Juan Pablo Letelier.

Varias personas fueron procesadas y condenadas por el asesinato. Entre ellos estaban Michael Townley, un expatriado estadounidense colaborador muy cercano a la agencia de inteligencia chilena DINA, el general Manuel Contreras, antiguo jefe de la DINA, y el general de brigada Pedro Espinoza. No obstante, nadie hasta ahora se explica cómo pudo zafar de tamaño karma el cuñado y socio en varias empresas de Aldo Zucolillo, Conrado Pappalardo.

La historia de ese brutal crimen había empezado unos años antes, y en las más altas esferas del poder mundial.

Luego de que el 15 de septiembre de 1970 Nixon se reunió con el Consejo de Seguridad Nacional Henry Kissinger, el fiscal general John Mitchel y el director de la CIA Richard Helms en su despacho de la Casa Blanca, y ordenó actuar contra Salvador Allende, el operativo empezó en Asunción.

Con el apoyo asegurado de las agencias norteamericanas de defensa, de estado, de comercio, Tesoro, la CIA y la National Security Agency, Stroessner empezó el juego moviendo sus fichas sigilosamente.

Primero traficó profusa información de inteligencia militar (II Departamento), Relaciones Exteriores y la estación de la CIA en Asunción valiéndose de la embajada paraguaya en Santiago, relativas a divergencias y alianzas políticas que puedan resultar útiles para la tarea desestabilizadora. La embajada paraguaya en Buenos Aires aportó vitales datos, que fueron procesados en Langley, antes de ser remitidas a las instancias decisivas.

En segundo término, se inició un voluminoso flujo bancario entre Asunción y Santiago, dinero que se utilizó para financiar huelgas, sobornar autoridades civiles y militares, políticos, empresarios, sindicalistas y organizaciones paramilitares. El flujo se agudizó durante el mes de agosto de 1973, siendo vital el desempeño del general Roberto Viaux quien se hallaba exiliado en Paraguay luego de encabezar, el 21 de octubre de 1969, una sublevación de miembros del Ejército chileno, episodio que fue conocido como el "El Tacnazo".

Finalmente, como es regla, los aeropuertos de Paraguay fueron cedidos al Pentágono como soporte de apoyo logística a Chile, incrementándose inusualmente el tráfico aéreo entre Panamá-Asunción-Chile, con equipos de comunicaciones, armas y pertrechos destinados a los complotados contra el gobierno constitucional. Las tareas en Asunción fueron coordinadas por un coronel de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, William Meyer.

El golpe que estaba en curso desde que Nixon y Kissinger lo habían decretado, finalmente se produjo el 11 de septiembre de 1973. Pinochet, hombre agradecido, hizo su primer viaje como jefe de estado chileno tomando como destino al Paraguay, donde personalmente expresó su gratitud a Stroessner por los servicios prestados. Le entregó la distinción de General Honoris Causa del Ejército chileno.

Desafortunadamente el tutor de ambos, Richard Nixon, no tuvo tiempo de unirse al festejo. Se encontraba asediado ya por las investigaciones relativas al escándalo del Hotel Watergate, que lo obligó a dimitir tres meses después.

Uno de los documentos que vio la luz en el año 2000, muestra cómo Pinochet personalmente pidió al dictador Stroessner, de Paraguay, que emitiera pasaportes con nombres falsos para Michael V.Townley y Armando Fernández Larios. Estos dos individuos eran agentes de la DINA (policía política chilena) que posteriormente se declararían culpables del atentado mortal contra el ex canciller de Salvador Allende, Orlando Letelier, cometido en Washington el 11 de septiembre de 1976, exactamente tres años después del golpe de Pinochet.

Tal vez ahora el entramado diplomático se desmadejará con un relacionamiento más fluido entre gobiernos "socialistas" en Chile y Paraguay, encabezados por Michelle Bachelet y Fernando Lugo.

Tal vez pueda investigarse a fondo las implicancias en el brutal atentado de Conrado Pappalardo, quien siempre se escudó en el respaldo del diario de su familia, ABC color, aunque queda por verse si el obispo puede superar sus compromisos con Aldo Zucolillo y su familia, de tal suerte a propiciar la justicia que corresponde a los asesinos de Orlando Letelier
Mira també:
http://www.blogsincensura.com.py
http://www.quanta.net.py/userweb/apocalipsis

This work is in the public domain
Sindicato Sindicat