Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
La Fiesta Inolvidable en Paraguay
14 oct 2008
La Fiesta Inolvidable (1968) es una película de Peter Seller, que tendrá su versión libre en el Paraguay del Obispo Fernando Lugo, donde el jolgorio llevará el sello inconfundible de Humberto Rubín.
AR1571ljm.jpg
16AIZmag1934.jpg
25_maradonamenem_l.jpg
Desgraciadamente para el Paraguay, país del cual el infortunio parece haberse enamorado, el gobierno está constituido por una asamblea de déspotas y tiranuelos, bon vivants y malversadores de donaciones a ONGs, que para colmo responden a embajadas extranjeras. Esto sólo hace que la tiranía sea aún más insoportable, porque como alguna vez dijo Napoleón Bonaparte, la peor tiranía es la de los subalternos.

Lejos del cruel drama campesino en Paraguay, creado sobre todo por Monsanto, la mayoría de estos agraciados por el imperio se reunirá en breve para batir el record Guiness del consumo de carne asada, entre suntuosas bebidas y el jolgorio generalizado del nuevo gobierno que no se queda a la zaga.

El asado de Humberto Rubín se dará en medio de asesinatos de campesinos, despidos masivos, disputas territoriales entre municipios de ciudades con movilizaciones ciudadanas, sicosis de golpes de estado, fumigaciones con agente naranja sobre los sojales y acalorados debates entre políticos que vale la pena reseñar, cuando menos someramente.

EL PRECIO DE LOS POLÃ?TICOS EN PARAGUAY

Se dijo más de una vez que la política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros, realidad que se confirma leyendo las declaraciones de los políticos en Paraguay. El empresario Osvaldo Domínguez, actual presidente del partido colorado por la sagrada voluntad del obispo Fernando Lugo, criticó al legislador de sus propio partido Arístides Da Rosa por ser un "diputadito barato".
El cruce verbal se originó cuando Da Rosa reclamó a Domínguez que pague las deudas con los funcionarios de la sede del partido, en bancarrota luego de perder las elecciones del 20 de abril pasado.
Es normal en Paraguay que tanto legisladores, militares, funcionarios diversos e incluso organizaciones tengan un precio determinado, al punto que ser acusado de venderse a bajo precio constituye una afrenta pública.
Aunque por lo general los políticos se venden a la embajada norteamericana, donde acuden a realizar proselitismo en lugar de hacerlo ante el pueblo, también es frecuente que lo hagan al gobierno de Taiwán y últimamente al de Venezuela, por lo general a todos ellos y en el mismo día. Por razones obvias, la embajada norteamericana es la de mayor solvencia, y tan segura está de tener comprados a los sátrapas que puede darse el lujo de afirmar que no le interesa que también se vendan a la embajada de Venezuela.
"El presidente Lugo puede relacionarse con quien quiera, ya que nosotros tenemos también un acercamiento con los países que queramos" aseveró la nueva embajadora de Washington en Paraguay, Liliana Ayalde, en alusión a que teóricamente el Paraguay es libre y soberano en materia diplomática.
"Hay que decir en defensa de los políticos, que también se venden los periodistas y medios de comunicación con notable asiduidad.
En Paraguay, todo tiene su precio, y las tasaciones de diputados e incluso gobiernos no constituyen una novedad.
Cuando a principios de la década de 1930 personeros de Rockefeller incitaron a Bolivia a apoderarse del Chaco Boreal para quedarse con su petróleo, la Shell financió al ejército paraguayo para que lo defienda y las ganancias de los mercaderes de la guerra costó más de cien mil paraguayos y bolivianos muertos, merced a los líderes de ambos países. El incidente sólo confirma lo dicho por Groucho Marx: La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.
A principios del siglo XX, un empresario portugués de nombre Manuel Rodríguez, testaferro de Percival Farquhar, pagó doscientas mil libras esterlinas por lograr un cambio de gobierno en el Paraguay, que entonces igual que hoy, se encontraba gobernado por el Partido Liberal. Los golpistas devolvieron su dinero al inversionista, que buscaba concesiones ferroviarias, cargando la cuenta sobre las escuálidas arcas fiscales. Las empresas del "pirata da finança internacional" como lo recuerdan algunos historiógrafos brasileños, incluso fueron capaces de precipitar el estallido de la guerra del Contestado, y antes habían exterminado flora y fauna en grandes áreas de Paraná y Santa Catalina.
Al igual que con la Brazil Railway Company y la Southern Brazil Lumber and Colonization Company, los testaferros de Farquhar lucraron en Paraguay depredando grandes zonas boscosas para vender la madera, lucrativa actividad que adoptaron con el transcurso del tiempo la mayoría de las autoridades civiles, militares y eclesiásticas de turno en el país.
La impunidad en los negocios explica que la política en Paraguay abra las puertas del paraíso terrenal, de allí que sea muy tenso el equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir. Lo confirmaron hace poco a dos políticos que disputaban una banca en el Senado, poniendo a la ciudadanía en vilo al punto de crear una psicosis de golpe de estado.

TEMPORADA ALTA DE GOLPES DE ESTADO

La temporada alta de golpes de estado ha quedado inaugurada en Paraguay, dado que por lo general coincide con el cambio de diplomáticos en la embajada norteamericana, algo que acaba de ocurrir.

La sicosis de golpe es tanto más notoria considerando que con el gobierno del obispo Fernando Lugo fue la primera vez en la historia que un golpe de estado es anunciado por todos los medios de comunicación, y que se presentó como una gravísima conspiración una reunión entre cuatro ciudadanos.

La afiebrada y delirante denuncia del gobierno afirmó que una reunión entre dos senadores y un general constituyó un intento de golpe de estado. Fue un golpe, afirmó un fofo militar oficinista sin mando de tropa ây que además necesitó leer su propia denuncia con la ayuda del ministro del interior como apuntador- porque los senadores preguntaron al militar su opinión sobre la crisis en el Parlamento paraguayo.

Entre los cuatro golpistas tres eran civiles, entre ellos un anciano septuagenario que por momentos evidencia demencia senil y un fiscal fuera de forma cuya foja de servicio militar se desconoce.

Los referentes de la oposición paraguaya coincidieron en afirmar que el supuesto golpe de estado âdenunciadoâ? por el clérigo presidente de Paraguay es apenas un invento para perseguir a opositores, como ya sucedió en incontables ocasiones en el pasado en este país.

En épocas de la dictadura de Stroessner, alegaron, era costumbre que el ministro Edgar L. Ynsfrán inventara conspiraciones contra el dictador para orquestar sangrientas represiones.

Casualmente el hermano del ministro citado, el doctor Oscar Ynsfrán, fue uno de los puntales del clérigo presidente Fernando Lugo durante el proselitismo para el 20 de abril, a pesar de sus antecedentes en la represión, cuando actuaba de enlace entre su hermano y los torturadores norteamericanos desde su cargo diplomático en la embajada paraguaya en Washington.

El vice-presidente Federico Franco, que se supone debía ser el agraciado con el cargo vacante luego de triunfar las âaccionesâ? de los atléticos complotados, adujo haberse informado de la asonada militar cuando leía plácidamente los diarios.

Algunos malpensados desconfiaron a pesar de todo de la coartada del vicepresidente, ya que se conoce que ha iniciado contactos con el partido colorado para un pronto desalojo del clérigo, al punto de reunirse con los ex vice-presidentes Angel Roberto Seifart y Luis Alberto Castiglioni, ambos con vasta experiencia en materia de conspiraciones mientras ocupaban la vicepresidencia.

Sin una bancada que le responda en el Parlamento, rodeado de improvisados y petulantes, las oscilaciones en la base de sustentación del clérigo presidente ya se veían venir mucho antes de su asunción al mando.

La obligada interrogante con respecto a Fernando Lugo en las calles, ciertamente, no es si hará un buen o mal gobierno, sino cuánto podrá durar su mandato, y muchos ya han disparado el cronómetro.

Las conjuras se saben en todas partes: en el partido Liberal, en el partido colorado, en las Fuerzas Armadas (la mayoría de los mandos superiores pertenecen al Partido Colorado, por haber ingresado a la fuerza en tiempos en que la afiliación al Partido Colorado era obligatoria), en el funcionariado público, en el poder judicial, en la justicia electoral, en la derecha y en la izquierda.

Aunque el último golpe de estado triunfante en Paraguay sucedió hace ya veinte años, cada tres o cuatro años los golpistas han estado intentando retomar la tradición de las primeras décadas del siglo XX. El principal partido que integra el actual gobierno (el Partido Liberal), aumenta las probabilidades matemáticas de un golpe de estado si se observa la historia paraguaya. Entre 1904 y 1924 la nucleación en cuestión legó a la historia del país 17 presidentes, cuando de acuerdo a la Constitución entonces vigente no deberían haber sido más de cinco.

Que se encuentre al frente del país un gobernante honesto y capaz no es precisamente una garantía de estabilidad, más aún cuando quienes lo rodean son en su mayoría liberales. Uno de los estadistas más elogiados por los historiadores paraguayos por su lucidez y honestidad, Manuel Gondra, no despertaba la misma admiración entre sus correligionarios del Partido Liberal. Dos veces fue presidente de la república y las dos veces fue derribado a cañonazos.

LA FIESTA INOLVIDABLE

El clérigo-presidente Fernando Lugo decidió hacer una previa a la Fiesta Inolvidable de Humberto Rubín el fin de semana, con un distendido almuerzo a los periodistas acreditados en la sede gubernativa, referentes de los mafiosos propietarios de medios ultraderechistas enriquecidos con la dictadura anticomunista en Paraguay, y venales agentes del imperialismo norteamericano.



Fue en su residencia oficial Mburuvicha Róga. Del encuentro también participaron integrantes del conocido grupo de músicos argentinos "Los Nocheros", y el colmo de la obsecuencia para con los personeros de la mafia de los medios, el obispo les dedicó una serenata aunque sin muchas dotes de cantante.

Lugo tenía previsto pasar el domingo en Ayolas, donde se dijo que iba a descansar y ver el partido de la selección paraguaya, pero canceló su descanso para el encuentro con los hombres de prensa concretado al mediodía de ayer, en una muestra más de servilismo hacia la mafia de los medios.

El almuerzo se llevó a cabo en el salón de recepciones de la residencia presidencial y fue organizado para que los periodistas y reporteros gráficos pudieran, como lo dijo en medio de bromas y en serio el propio Lugo, compartir juntos un momento de distensión, "sobre todo sin grabadoras".

Varios miembros del gabinete presidencial estuvieron presentes en el encuentro como los ministros Cándido Vera Bejarano, de Agricultura y Ganadería; quien demostró que sabe desconectarse del agudo problema del campo, donde hay amenazas con una guerra civil por la deplorable situación en el ramo del cual es responsable. Tampoco faltó el ministro del Interior Rafael Filizzola, quien se dio un momento de relax luego de una ardua semana donde sus escuadrones de la muerte se cobraron sus primeras víctimas, y necesitaba un poco de distensión para olvidar esos duros momentos vividos.

No podía faltar el secretario general Miguel �ngel López Perito, hombre conocido por sus gustos refinados a la hora de organizar banquetes y por su vida de playboy y noctámbulo, y Augusto dos Santos, de Comunicación, este último -según dijo- fue convocado "de sorpresa" al encuentro por el Presidente, en prueba que en el círculo íntimo del Clero-Fascismo también hay tiempos para gastar bromas.

Sorprendiendo al mismo Presidente, se sumaron al almuerzo los músicos que integran el grupo "Los Nocheros", quienes fueron llevados a la recepción por el intendente de la ciudad argentina de Salta, Miguel Isa. Este y su hermano Daniel, uno de los ex responsables de la campaña electoral de Lugo, participaron también del encuentro en calidad de invitados especiales, según señalaron funcionarios del entorno presidencial.

"Los Nocheros", quienes vinieron al país para ofrecer recitales, luego del asado y las ensaladas que compartieron las autoridades y sus invitados, cantaron tres músicas para los concurrentes mientras se servía el postre en medio de un jolgorio generalizado pagado por el erario público.

Al final, el clérigo-presidente, con el ánimo menemista y maradoniano que le caracteriza, se sumó para cantar, entre risas, "voy a comerte el corazón a besos", vestido con una camisa negra de ao po´i y sus tradicionales sandalias, que utiliza por problemas circulatorios en las piernas y no por humildad como se difundió falazmente.

Lugo ingresó al salón cuando todos los periodistas y reporteros gráficos habían llegado, y saludó a cada uno en las respectivas mesas en que fueron ubicados, intercambiando bromas con varios de ellos, tratando de agradar y demostrando una vez más su abyecto servilismo hacia estos subalternos de los capos-mafiosos a quienes debe el cargo.

En todo momento el gobernante aclaró que no era el momento para preguntas, sino de disfrutar de la fresca viruta pagada por el pueblo, aunque soltó algunos que otros datos informativos a los trabajadores de los distintos medios capitalinos.

La alegre recepción no será la primera ni la última en el nuevo gobierno paraguayo, que se muestra decidido a poner alegría a su gestión gubernativa, aunque un diputado opositor ya afirmó que tanto jolgorio en medio de tantos problemas hace parecer al país como en situación de "piloto automático".

Apartado del drama de los hambrientos sintierras, que en su desesperación ante las fumigaciones con agrotóxicos y la carencia de tierra amenazan al país con una guerra civil, el obispo se prepara para participar de un grotesco derroche de recursos en un asado organizado por el ex animador de los cumpleaños de Stroessner, Humberto Rubín.

En una muestra de falta de conciencia social, un grupo de privilegiados del régimen estronista identificados con la embajada norteamericana, encabezado por Rubín, se prepara para batir el record Guiness mundial de carne asada, en las narices de los sintierras, como una bofetada al cruel drama campesino.

El despliegue de suntuosidad y opulencia de estos personajes coincide con los despidos masivos de funcionarios públicos, en su mayoría asalariados cuya paga ni siquiera alcanza el suelo mínimo, y los brutales desalojos que ya se han cobrado la vida de campesinos Sin Tierras.

Con estos antecedentes, amenazas de guerra civil entre campesinos sin Tierras y Monsanto, sicosis de golpe y reyertas sin fin como telón de fondo, no cabe duda que el asado de Humberto Rubín bajo fuego de Monsanto no tendrá nada que envidiar a La Fiesta Inolvidable.
Mira també:
http://www.terrorfileonline.org/es/index.php/Luis_Ag%C3%BCero_Wagner

This work is in the public domain

Comentaris

Re: La Fiesta Inolvidable en Paraguay
15 oct 2008
Que te calles, pesado!
Sindicat Terrassa