Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: educació i societat
Enciclopédicos y populares
30 set 2008
¿Se puede ser enciclopédico y popular al mismo tiempo? Busco respuesta junto a la biblioteca Arús -en el paseo de Sant Joan-, donde sobrevive una de las instituciones más antiguas -y en su día, importantes- que conserva nuestra ciudad. Sin mucho ruido, casi en silencio, los azares de la historia y la falta de voluntad política han traído hasta aquí al viejo Ateneu Enciclopèdic Popular, fundado en 1902.

El Ateneu negocia con el Ayuntamiento para que les ceda un local más grande en el Raval
Para llegar hay que subir una sinuosa escalera, en cuyo primer descansillo reposa una caja de caudales. Tras franquear la puerta del ateneo nos recibe Manel Aisa, histórico del movimiento libertario en los duros años setenta y librero de viejo en el mercado dominical de Sant Antoni, que es uno de sus miembros más activos. La sede está en un piso de modestas dimensiones, abarrotado de estanterías que dibujan estrechos caminos flanqueados de libros y carteles; un pálido reflejo de cuando contaba con 25.000 asociados y entre sus salas uno podía toparse con Salvat Papasseit, Lluís Companys, Francesc Layret, Joan Amades y Salvador Seguí.

En aquellos tiempos, su sede estaba en el número 30 de la calle del Carme. Era una finca de cuatro pisos, con bar, biblioteca, teatro y un gimnasio en el sótano, que era la respuesta obrera al Ateneo Barcelonés. Allí se había estrenado a Ibsen, se había oído hablar -por primera vez en nuestro país- de surrealismo y se había celebrado alguno de los debates políticos más interesantes de la época. Pero llegó la Guerra Civil y todo aquello se esfumó. La calle de Kropotkin volvió a llamarse del Carme y la finca fue requisada por un falangista influyente que -durante 40 años- regentó allí una pensión. No se molestaron ni en saquearlo y enviar sus archivos a Salamanca. El principal peligro que el franquismo quería erradicar era la instrucción del trabajador, así que gran parte de lo que contenía fue quemado o dejado a la incuria del tiempo.

No sería hasta 1977 cuando volvió a reorganizarse en la Ronda de Sant Pau, donde un incendio convirtió el lugar en una alfombra de papel mojado por los bomberos, razón por la que tuvieron que cederles -para secarlo- el patio del antiguo hospital de la Santa Creu, que quedó durante dos días cubierto de hojas muy poco otoñales. Es entonces, por intervención personal del ex alcalde Narcís Serra, cuando encuentran refugio en la Casa de la Caritat, todavía regentada por la Falange, que compartía aquel espacio con la Iglesia, las quinielas y el Boletín Oficial de la Provincia. Se estarían hasta 1994 -la misma semana que se incendió el Liceo-, cuando, al sacar el tejado para la creación del actual CCCB, a las diez de la noche se hundió una parte del edificio, que fue a parar sobre el despacho de su director, Josep Ramoneda.

De allí pasaron a lo que ahora es la Pompeu Fabra de la Rambla y, más tarde, a sus actuales dependencias del Patronato Arús, contando con la ayuda de socios como Carles Fontseré y Víctor Alba. Hasta hoy, que, con apenas 200 afiliados, está en plena negociación con el Ayuntamiento para que les ceda un local más grande en el Raval -apenas una migaja de lo que fue su patrimonio expoliado-, con suficiente capacidad para albergar debidamente sus fondos y archivos. La tarea no se presenta fácil, pero la vuelta a su antiguo barrio y un local de dimensiones suficientes podría permitir que el Ateneu Enciclopèdic volviese a ocupar un lugar en la ciudad. Esta iniciativa, en los tiempos que corren, es una buena muestra de lo que debería ser realmente la recuperación de la memoria histórica. Pues, como diría uno de sus socios más conocidos -el poeta Jesús Lizano- ¿ateneístas, enciclopédicos, populares? ¡Mamíferos, yo sólo veo mamíferos!

El Pais-XAVIER THEROS 29/09/2008
Mira també:
http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Enciclopedicos/populares/elpepiespcat/20080929elpcat_4/Tes

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa