Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Terrorismo made in USAID
16 set 2008
Todo el andamiaje de la CIA y sus extensiones y derivados, como USAID, la National Endowment for Democracy e IAF apoyaron al grupo que hoy rodea al obispo Fernando Lugo para reeditar la corruptela de los gobiernos del pasado.
s-BUSH-USAID-large.jpg
usaid_seal_blue.jpg
cia nazi.jpg
No bastaba, según parece al imperio su avasalladora influencia a través de Monsanto en la agricultura paraguaya, en las fuerzas armadas por medio de sus asesinos formados en Fort Benning o en The School of the Americas, en el presunto combate al narcotráfico que más se aboca a recaudar fondos para operaciones encubiertas como en la era de los contras y el Irangate, en la prensa local subsidiaria de la National Endowment for Democracy y en la Justicia Electoral.
También tenía que imponer cuántos días de plazo deben exigirse en su propio territorio a una empresa paraguaya para su apertura formal, la aceptación de más empresas negreras (conocidas eufemísticamente como "maquiladoras") y además hacerse con el control de los tribunales y el ministerio público.
Amenazas, dolor, electrocución y drogas fue todo lo que agencias estadounidenses como USAID pudieron ofrecer a países que sólo buscaban pasar de la dependencia y estructura semicolonial de carácter feudal a la independencia económica y la modernidad. Países subdesarrollados con recursos ricos recibieron lecciones reales, objetivas y palpables sobre los altos costos a pagar cuando uno de ellos enloquecía de "fanatismo nacionalista" o "izquierdismo". Estados Unidos proporcionó en todos ellos, con ayuda directa o indirecta de USAID, formación, dinero y medios técnicos para la instauración de brutales aparatos de represión.

LA MAQUINITA DE USAID EN ACCIÃN

La agencia norteamericana USAID, que financió a varios movimientos del obispo presidente Fernando Lugo, fue además un organismo clave en el Operativo Cóndor.
Una de estas organizaciones que nació apoyada por USAID para apuntalar a Lugo, Tekojojá, publicó en su sitio web una confesión de la participación de la agencia norteamericana en las elecciones paraguayas:

http://www.tekojoja.org.py/v1/news.php?id=1364.

En algo que es habitual en este país desde 1939, año en que el United States Deparment impulsó la candidatura de quien se convertiría en el Dictador José Félix Estigarribia como pago por su actitud claudicante ante la Standard Oil Company en las negociaciones para la paz del Chaco, el actual gobierno volvió a adscribir esta semana al Paraguay a las políticas que lleva adelante Estados Unidos en su propio beneficio.
El ministro de Emergencias, supuesto Guevarista Camilo Soares, fue el primero en extender la mano para recibir los cheques imperialistas. Mientras países de nuestra América repudiaban y expulsaban a los embajadores yanquis, Honduras suspendía la recepción a un nuevo diplomático y se recordaba en Chile a Salvador Allende, este impúdico personaje recibía dólares imperialistas de la mano de la embajadora Ayalde, operativa del Plan Colombia que ya sobresalió distribuyendo sobornos de USAID desde su Legación en Bogotá.
Ver:

http://www.abc.com.py/2008-09-11/articulos/449971/eeuu-dona-us-50-mil-pa...

Los sobornos cuya distribución ha iniciado la ex-operadora del Plan Colombia -hoy embajadora en Paraguay-Liliana Ayalde, es sólo una señal de que Estados Unidos no va a renunciar en absoluto a su papel preponderante por estas latitudes, algo que, por desgracia, es presumible que sólo nos traiga más desfiles de testigos falsos, montajes de supuestas guerrillas, más dolor, miseria y sufrimiento.

DOBLES AGENTES, BASURA Y MALETINES

Como era de esperarse, toda la prensa local adicta al imperio sigue haciéndose eco de la reactivación de los trascendidos sobre âel maletín para Cristinaâ? gestados -FBI mediante- en tribunales de Miami, los mismos que enviaron a su casa sin mayores trámites ni remordimientos a responsables del atentado contra un vuelo de una línea comercial que estalló sobre las islas Barbados en 1976 costando la vida a más de 70 personas, como Luis Posada Carriles.
El principal sospechoso en esta trama digna de un libreto de Quentin Tarantino, sigue mientras tanto plácidamente en la capital de Florida, epicentro de la ultraderecha latinoamericana, protegido por el FBI. Para los extraviados, valga una breve cartografía:
En Miami, Antonini puede disfrutar tan amplias garantías como las que puedan conferir amistades con el traficante de armas Pedro Guerrero y los ejecutivos de la Armor Holding, subsidiaria de Global BAE Systems, una empresa que cuenta entre sus clientes al mismo Pentágono. Tanto que no extrañaría que pronto vuelva al automovilismo, pasión en la que lo acompaña su copiloto Franklin Duran, uno de los tres dueños de Venoco, empresa presidida a su tiempo por Pedro Carmona (presidente de facto de Venezuela por 48 horas en abril de 2002, cuando todo estaba listo para enviar al exilio a Hugo Chávez desde La Orchila, en una avioneta registrada a nombre de un ejecutivo bancario de nacionalidad paraguaya).
Si algo resulta verdaderamente extraño en todo esto es que todavía exista gente, fuera de los dobles agentes que también están de moda en Paraguay, que pueda dar crédito a un gobierno cuyo principal responsable alguna vez declaró solemnemente en un memorable discurso: âEstoy plenamente convencido de que Saddam Hussein desarrolló un programa de armas de destrucción masivaâ?.
Para colmo, desde Estados Unidos se acusó también al jefe de la DISIP, general Henry Rangel Silva, una imputación tan válida como la que puedan hacerse entre dos bandos enfrentados en una interna partidaria colorada en Paraguay.
Como consta al respetable público, ya habíamos advertido la situación de vulnerabilidad de la DISIP previamente a este nuevo escándalo, cuando sus servicios fueron vulnerados por los transformistas financiados por George W. Bush aglutinados en torno al obispo jubilado Fernando Lugo, quienes se presentaron varias veces en Caracas como izquierdistas a pesar de encontrarse abrazados con el Partido Liberal, con James Cason y con la Iglesia Católica.
Estamos hablando, por supuesto, de Camilo Soares y Rocío Casco, receptores de los dólares de George W. Bush distribuídos por la IAF y el Plan Umbral, cabezas visibles del iceberg que ya hemos reconocido como el âOperativo Basuraâ? de Langley en Paraguay, destinado a sembrar confusión y promover como referentes de la izquierda a empleados de la embajada norteamericana de Asunción.
Del mismo modo que Guido Antonini colaboró con la inteligencia estadounidense en la maniobra destinada a contaminar las relaciones argentino-venezolanas, los guevaristas financiados por la CIA de nuestro PMas han prestado su boca a los voceros locales del imperio, âconfesandoâ? entre otras cosas la ingerencia de Hugo Chávez en la política paraguaya, para beneplácito de la prensa maccartista. Se sabe que ésta presenta como voz autorizada de la izquierda paraguaya al PMas, a pesar de constituir un grupo repudiado por el mismo Partido Comunista, el PT y otras agrupaciones de mucho mayor autoridad moral, por su fluido relacionamiento con organismos identificados con políticas de penetración y coacción del imperio.
No es extraño, en ese contexto, que los mismos medios que presentan como altamente confiables a los tribunales de Miami en el caso Antonini sean los que pretendieron engañar a la ciudadanía paraguaya presentando a los transformistas financiados por George W. Bush del PMas como los âreferentes de la izquierdaâ? aglutinados en torno a un bluff como la candidatura de Fernando Lugo.
Ya no es un secreto para nadie el cariz conservador del proyecto que acompaña nuestra basura âguevaristaâ?, una de cuyas promesas fue el ârespeto irrestrictoâ? a la propiedad privada, lo que en nuestro medio equivale a proteger a la patria sojera, a terratenientes y latifundistas.
En estos días una militante de dicho grupo, hastiada de la farsa, envió a un periódico paraguayo una carta que es toda una confesión de traición a la causa de los pueblos de nuestra América por parte de Camilo Soares y sus secuaces. Ver:

http://www.lanacion.com.py/noticias.php

La historia cuenta que en 1898 Estados Unidos declaró la guerra a España, acusándola de la destrucción del navío Maine. Con esa excusa, se permitió ocupar Puerto Rico, Filipinas y Cuba, imponiendo en ésta última la Enmienda Platt, por la cual la misma constitución cubana le autorizaba a intervenir en la isla. Casi ocho décadas más tarde, en 1976, una comisión de la Armada Estadounidense concluyó que la explosión del Maine había sido accidental.
Sólo resta esperar que los responsables de esta gran estafa política perpetrada contra el pueblo paraguayo y contra la izquierda latinoamericana no imiten , imperturbables, a sus patrones imperialistas guardando un sepulcral silencio de 78 años para darnos sus explicaciones. Hasta entonces, seguirá sobre ellos como una espada de Damocles el adagio de que quien calla otorga. LAW
Mira també:
http://www.democraticamente.com

This work is in the public domain
Sindicat