Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Març»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: amèrica llatina
La 鈥渘ueva izquierda鈥?, otra falacia m谩s de la CIA
29 ago 2008
Como lo expresa Frida Modak, “A menudo escuchamos o leemos que en América Latina avanza una nueva izquierda y, sin embargo, vemos que nada cambia".
_40585839_fernandolugodos203.jpg
4320_detail.jpg
bush-tabare.jpg
Como lo expresa Frida Modak, â淎 menudo escuchamos o leemos que en América Latina avanza una nueva izquierda y, sin embargo, vemos que nada cambia, que los modelos económico-sociales impuestos en la época de las dictaduras siguen en pie y que las empresas transnacionales continúan haciendo â渓a américaâ? con nuestros recursosâ?.
Tal cual lo describe la ex jefa de prensa de Salvador Allende, hoy se vive â渆l cambioâ? en Paraguay.
Mientras los sagrados referentes de la izquierda latinoamericana como Ernesto Cardenal o Leonardo Boff disfrutaron de un placentero turismo revolucionario, por cuenta del paupérrimo estado paraguayo, aún un solo niño que mendiga en los semáforos fue sacado de las calles, y ni un solo paraguayo exiliado por motivos económicos fue repatriado por el gobierno del teólogo de la liberación Fernando Lugo. Al mismo tiempo, otras visitas no menos significativas se suceden: Roger Noriega, Thomas Shannon, James Cason.
Todo parece indicar, pues, que Lugo asumirá también, como Tabaré Vazquez y Michele Bachelet, el planteamiento de la â渢ercera víaâ? que promovió Blair, vía que sólo fue en la práctica la adopción del neoliberalismo.
La explicación de este doble discurso puede encontrarse en el origen de las candidaturas, que nacen por lo general en la embajada norteamericana, apoyadas por movimientos financiados a través de ONGs utilizadas como mamparas, y con el apoyo de la prensa adicta al imperio.

La CIA y los â渓uchadores por la libertadâ?

Poco después del derrocamiento de Mossadeq en Irán, para el cual la CIA distribuyó al menos diez millones de dólares entre manifestantes indigentes instándolos a derrocar su gobierno, el Saturday Evening Post afirmaba en un artículo:
â淓l derrocamiento de Mossadeq fue efectuado por los propios iraníes. La CIA considera que debemos desarrollar y mantener las legiones nativas de la libertad entre los pueblos cautivos o amenazados que estén dispuestos a correr riesgos personales por su propia libertadâ?.
De eso, pues, se trata la estrategia de â渓a no violencia según la CIAâ? que describe Gene Sharp.


ONGs y Neoliberalismo

Un ex agente operativo de la CIA, Philip Agee, describió en un artículo publicado en el 2003 la forma en que la CIA utilizaba las ONGs para alcanzar sus objetivos políticos antidemocráticos en todo el mundo.
La decisión de financiar y desarrollar las organizaciones no gubernamentales â搇a â渟ociedad civilâ?- cobró impulso con Ronald Reagan, en el marco de la necesidad de impulsar las políticas neoliberales de EEUU en todo el mundo.
En las elecciones que ganó el obispo Fernando Lugo el 20 de abril de este año, se destacaron dos: la â淐asa de la Juventudâ? y â淕estión Localâ?. Ambas se abocaron a financiar el proselitismo de dos movimientos presentados como marxistas: el Pmas y Tekojojá, con dólares procedentes de USAID, IAF y otras fundaciones vinculadas con la ultraderecha de Washington.

La NED, una respetable fundación que releva a la CIA

Desde 1987, la NED ha relevado en muchas de sus incursiones a la CIA. Sus dólares terminaron de construir por entonces el frente de organizaciones antisandinista, que incluyó hasta la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua. Con ese respaldo, Violeta Chamorro, la elegida de la administración Bush y propietaria del diario â渋ndependienteâ? La Prensa, llegó a la presidencia en 1990. Lo realizado por los sandinistas en beneficio de la población se volatilizó con la implantación del modelo neoliberal.
En Paraguay, Fernando Lugo recibió un apasionado respaldo del principal diario vinculado a los dólares de la NED en Paraguay, el ABC color. Una personera de esta fundación, Gloria Rubín, impidió la presencia en Paraguay de Daniel Ortega orquestando un escándalo mediático con ayuda de la prensa adicta al imperio en todo el subcontinente y reviviendo el antagonismo con los sandinistas.
La sola presencia de Gloria Rubín en el gabinete de Fernando Lugo es indicador suficiente para notar la influencia de la CIA en la elección del obispo.
Ya lo dijo Allen Weinstein, historiador y primer presidente de la National Endowment for Democracy â淢ucho de lo que hoy hacemos, lo hacía ya hace 25 años la CIA de manera encubierta.â?

OPERACIONES DE LA AFL â揅IO EN PARAGUAY

Tampoco se puede olvidar la cooptación de sindicalistas por la AFL-CIO.
El 21 de setiembre de 2005 fue firmado entre el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SITRAPREN) y el auspicio del Centro Americano para la Solidaridad Sindical Internacional de la AFL-CIO, un proyecto con miras a lograr el fortalecimiento sindical en ambos sindicatos.
El proyecto se firmó en Asunción con la presencia del representante del Centro de Solidaridad, oficina para Sudamérica, Sr. Bryan Finnegan. Fueron además signatarios los secretarios generales Julio Benegas, del SPP, y Marcial Vázquez, del SITRAPREN. Coordinaron el evento los secretarios de educación Patricia Lima y Carlos Vera Abed, del SPP y SITRAPREN, respectivamente.
Los días 23 y 24 de febrero de 2006, se realizó en Asunción un "Taller de Investigación Estratégica", auspiciada por el "Centro de Solidaridad de la AFL-CIO" a través de su oficina regional de Montevideo, Uruguay, encabezada por el señor Brian Finnegan. El "Taller" fue coordinado por el Sindicato de Trabajadores de la Prensa, Imprentas y Afines (SITRAPREN).
En la ocasión, el señor Carlos Pérez Cáceres, periodista y activista sindical, ofreció un informe pormenorizado acerca del reciente trabajo de investigación que sobre la situación de sus respectivos sectores, encargaron en conjunto los sindicatos de periodistas y gráficos con el apoyo económico de la AFL-CIO en el año 2005, dentro de una plan de fortalecimiento estructural y crecimiento sindical.
(Fuente: Informe sobre taller de investigación estratégica/ Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP)/ Sindicato de Trabajadores Gráficos, SITRAPREN/AFL-CIO 23 y 24 de febrero de 2006⦠http://www.union-network.org)

La embajada norteamericana, verdadero poder en Paraguay

No hace falta realizar un análisis muy exhaustivo para notar que el verdadero poder en Paraguay reside en la embajada norteamericana. Dominando los principales movimientos políticos, su financiación, la prensa y los sindicatos, difícilmente pueda discutirse su papel en la promoción de la â渘ueva izquierdaâ?.LAW
Mira també:
http://elmercuriodigital.es/content/category/7/139/179/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: La 鈥渘ueva izquierda鈥?, otra falacia m谩s de la CIA
30 ago 2008
¿Qué significa hoy ser de izquierdas? (I)

Todas las bajezas en que se mueve fatalmente la vida de los desclasados procedentes de las capas superiores son proclamadas como virtudes ultrarrevolucionarias. (â¦) La lucha económica y política de los obreros por su emancipación se sustituye por las acciones pandestructivas de la carne de presidio, última encarnación de la revoluciónâ¦

K. Marx (1873)



Todos tenemos una noción más o menos difusa de lo que debería significar ser de izquierdas: creer en el poder de la razón y en la voluntad de transformar la sociedad desde la normativa que emana del espíritu, el pensamiento y la Ilustración; apostar por la luz intelectual que se proyecta sobre las zonas opacas de opresión social y las obliga a cambiar por el simple hecho de haberlas arrancado al ocultamiento y, por ende, de la impunidad. Etcétera.



Pero la izquierda actual poco o nada tiene que ver con esta metáfora de la transparencia, sino más bien con su contraria. Por lo que se puede comprobar tras una simple intervención en los foros considerados más progresistas y radicales, hablar de racionalidad crítica, iluminismo, lógica o intelectualidad a propósito de esa gente, es una broma pesada.



Antes de enfrascarnos en la abstracción de un modelo normativo del â渟er de izquierdasâ? â揳unque esta sea en definitiva nuestra estación de llegada-, conviene que hagamos primero un viaje al mundo de los hechos. No otra es la mejor manera de curarse de la ingenuidad filosófica.



¿Qué significa, por tanto, ser de izquierdas hoy? Empecemos por la izquierda radical anarquista, híbrido monstruoso de contracultura drogodependiente, contorsión transgresivo-sexual y culto estético de la violencia terrorista.



La patética realidad cotidiana del izquierdismo radical



A diferencia de América, donde la contracultura ha surgido de la tradición individualista de este país (con unas concomitancias entre el anarquismo y el ultraliberalismo libertariano derechista muy dignas de análisis), en Europa el movimiento en cuestión es una mezcla confusa de individualismo hedonista, anarquismo transgresivo y marxismo-leninismo totalitario. Pertenecer a este ámbito social significa, ante todo y en primerísimo lugar, identificarse con una especie de â渢ribuâ? que se distingue: 1) por el atuendo, la música y otros productos (drogas incluidas), los cuales uno compra, luce, escucha y fuma, esnifa o se chuta como ritual de negación de la sociedad burguesa; 2) por un conjunto de tópicos y consignas, la más importante el odio a una determinada imagen teológico-secularizada denominada fascismo (el infierno: Auschwitz); 3) por unas pautas de conducta, que implican, entre otras cosas, saber identificar al otro como miembro de la comuna o ente ajeno a ella; 4) por el apoyo a y la práctica de la violencia contra â渓os otrosâ?, estigmatizados y criminalizados como â渇ascistasâ?; 5) por la negación de las normas en cuanto tales, en el contexto de una cultura de la transgresión que cuestiona la totalidad de las instituciones sociales, incluida la ciencia y la racionalidad.



La caracterización de la izquierda contracultural europea como â渢ribuâ? no es ninguna caricatura, sino una rigurosa constatación de su defensa pseudo ecológica del primitivismo y de su rechazo a la civilización occidental (que Marx siempre había reivindicado). Este esquema naturaleza/civilización tiene tanto de tribal como de maniqueo. Así, si uno pertenece a la comuna, será objeto de encomio haga lo que haga; si no, aunque pueda acreditar, por ejemplo, la más intensa devoción por la verdad y la justicia, terminará expulsado a la periferia exterior de los seres carentes de derechos (los presuntos â渇ascistasâ?). Por ejemplo, en formando parte del grupo comunal, un terrorista asesino de niños será admirable. Pero un funcionario de prisiones comprometido con los derechos humanos de los reclusos, e independientemente de sus actuaciones concretas, nunca dejará de ser un â渇ascistaâ? merecedor del paseíllo.



La categoría marxiana de alienación



La contracultura nace en Europa y Estados Unidos de forma simultánea a lo largo de la década de los años 60 y culmina con los hechos de mayo del 68. En realidad, supone el fin del socialismo como proyecto de racionalización occidental y el triunfo de los elementos simbólicos inherentes a la izquierda profética cristiano-secularizada, los cuales en la ideología socialista quedaban desplazados como meta y final de la historia (supresión del Estado) en unos términos utópicos que, sin embargo, regían como valores últimos de todas las formaciones y movimientos izquierdistas (socialistas, comunistas y anarcosindicalistas).



La conversión de la izquierda toda a un anarquismo lúdico y estético coincide con el auge de la sociedad de consumo occidental y se limita a radicalizar los valores hedonistas de la profecía pseudo religiosa convirtiéndolos en núcleo de una anticultura de la transgresión basada en la negación de las normas en tanto que normas y, por ende, en el rechazo de la razón como estructura preceptiva del pensar, del hablar y del actuar. Este planteamiento desemboca en una proliferación discursiva (los célebres â渕ovimientos socialesâ?) apolítica y anti todo que se concreta en propuestas de supresión de las instituciones, empezando, de acuerdo con el canon clásico, por el ejército y la propiedad privada, pero sin detenerse ya ante la escuela, la prisión, la institución psiquiátrica, la familia, etcétera. En definitiva, es la civilización misma lo que se quiere subvertir. Los locos y los delincuentes sustituyen al proletariado como sujeto de la revolución.



Así, cuando la contracultura habla de fascismo â揹el mal absoluto- no se refiere al nazismo, o no sólo, sino a cualquier persona, grupo o entidad que, a sus ojos, encarne las instituciones de la civilización europeo-occidental en la dimensión de racionalidad, es decir, cualquier pauta de actuación individual o colectiva basada en valores no hedonistas (por ejemplo, el heroísmo, la ciencia, la cultura, etcétera).



El paraíso hedonista se realiza presuntamente aquí y ahora mediante las drogas y la transgresión sexual (que incluye la apología de la pederastia por parte de ideólogos de mayo del 68 como el judío Cohn-Bendit). La sociedad de consumo es rechazada no por sus valores, sino porque hay que trabajar y someterse a una disciplina institucional y racional para obtener el placer. Los neo-izquierdistas contraculturales reconocen en la sociedad de consumo un subproducto de su sistema de valores, pero a todas luces insuficiente. Rechazan la sociedad de producción que la hace posible en tanto que se fundamenta en valores diametralmente opuestos a la comuna profético-utópica. Frente a este constante aplazamiento del orgasmo histórico colectivo, el reino de Dios en la tierra, los radicales â渆xigenâ? el inmediato retorno a la naturaleza. Circunstancia que no les impide dar su apoyo a prácticas totalitarias y terroristas como el maoísmo, cuya tierra prometida desembocará en el infierno genocida camboyano de Pol Pot o en la revolución cultural china, con decenas de millones de muertos.



Lejos de conducir al anhelado â減araísoâ?, los efectos de la contracultura no han sido otros que: 1/ la tolerancia de la ciudadanía ante la corrupción de la clase política, aceptada como válida desde una ideología de la transgresión normativa (recordemos las imágenes periodísticas del socialista Roldán, director general de la guardia civil, esnifando coca rodeado de putas); 2/ el aumento galopante de la delincuencia ligada al tráfico y consumo de drogas, que abarrota las prisiones desde los años 70 y no ha dejado de crecer hasta la actualidad; 3/ el auge de delitos ligados a la sexualidad, entre ellos la pederastia; 4/ la incorporación a la sociedad de consumo de todos los productos y usos vinculados a la contracultura, que deviene en una moda y un negocio de singular hipocresía; 5/ la renuncia al proyecto político socialista de transformación de la sociedad y la subsiguiente reducción del izquierdismo radical real a mera masturbación narcisista de un â測oâ? hinchado de soberbia; 6/ la transformación del reformismo democrático de izquierdas (socialdemocracia, laborismo, etcétera) en una fachada simbólica para imponer con mayor efectividad las políticas neoliberales de mercado en el marco del individualismo hedonista, que los izquierdistas ácratas de lujo (la famosa gauche divine) comparten con la burguesía; 7/ la kafkiana metamorfosis de la política, allí donde esta pauta de conducta sobrevive dentro de la izquierda radical, en acción terrorista, normalmente compatible con el consumo de drogas y un modus vivendi delincuencial legitimado desde la misma estética transgresiva nihilista que, en negando todas las normas, ha negado también los derechos humanos, la inhibición de la violencia y la prohibición de matar.



Evidentemente, no pretendo agotar el tema con esta brevísima descripción del factum brutum sociológico de la izquierda radical real, sólo me interesa subrayar que el radicalismo de izquierdas, desde el punto de vista de su realidad objetiva, representa un fenómeno social cosificado, antes que un proyecto político.



Por este motivo hay que medir el alcance del término contracultura, la cual se limita a enervar hasta el paroxismo los valores religioso-secularizados de la sociedad de consumo, renunciando a la reforma de unas instituciones que ya simplemente pretende suprimir. La contracultura marca un repliegue hacia la vida privada y la búsqueda individual o grupal de la felicidad, frente a los intentos de transformar la sociedad (el totalitarismo comunista primero y la sociedad de consumo socialdemócrata después) que la habían precedido.



En definitiva, allí donde antes regía la metáfora de la transparencia y de la luz (iluminismo), esto es, de la razón crítica embarcada en la historia (reformismo/revolución), impera ahora el espesor de la cosa, el fetichismo de la mercancía convertido en quincalla de estrellas rojas, costo e imágenes del Che. Es la categoría marxista de alienación que, lanzada contra la burguesía, retorna ahora como un boomerang y⦠se estrella en la cara del okupa.



Pero analicemos algunas de las consecuencias de esta determinación substancialista, significante, opaca y empírica de la identidad del yo progre.



La autopercepción subjetiva del energúmeno antifascista



La pertenencia a un grupo basada en puros significantes morales puestos en circulación por el mercado y por lo tanto vacíos de contenido (cualquiera puede vestir de una determinada manera y adoptar ciertas consignas o escuchar determinados grupos musicales) tiene consecuencias devastadoras en la autopercepción que el progre experimenta de sí mismo y en sus pautas comunicativas.



Muy importante en este sentido es lo que denominaré â渇alacia autoperceptiva de las intencionesâ?. Significa que, una vez identificado como miembro del grupo, uno es â渂uenoâ? independientemente de los actos que perpetre porque su intención gratuitamente autoimputada define su ser-cosa. Las críticas a los miembros de la comuna tribal tienen carácter técnico, táctico o estratégico, pero no atentan contra la substanciación ontológica del yo progre (=deseo=placer=bien). Por ejemplo, uno (das Man, en el sentido heideggeriano) se considera heredero de un sector político que ha asesinado 100 millones de personas, pero esto no resulta significativo porque â渢odo el mundo comete erroresâ? (respuesta a una encuesta que realizamos en Indymedia Barcelona a lo largo del año 2005). Cuando uno pertenece al grupo-tribu tiene buena intención y, si ése es el caso, ocurra lo que ocurra, incluso el mayor genocidio de la historia de la humanidad, en última instancia siempre estará justificado. Es el fenómeno de la hiperlegitimación, patente de corso para toda clase de abusos y hasta de crímenes.



A la inversa también funciona. Cualquier actuación honesta atribuible a los otros â揳 la imagen del Otro alucinado como â渇ascistaâ?- será sólo una maniobra para obtener poder, prestigio, engañar al pueblo, etcétera. El adversario político que actúe de forma coherente con unos principios éticos como el respeto a la verdad, a los derechos humanos, etcétera, lo hace, según el yo progre, con segunda intención, busca propaganda, miente... Semejante paranoia política coagulada en ideología es la consecuencia inexorable de la correlativa imputación del mal absoluto a cualquiera que no sea miembro de la comuna.



De esta manera, las personas y los grupos no son juzgados por lo que dicen o hacen, sino a partir de un poder mágico que distribuye certificados de autenticidad progresista o excomunicación social. El yo progre es el verdugo que ejecuta la sentencia de muerte civil a partir de esta imputación de intenciones. Ahora bien, ¿cómo se conoce la â渋ntenciónâ? de alguien y, sobretodo, cómo la justifican los izquierdistas radicales? Pues, de ninguna manera, la asignan a partir de indicios, es decir, de otros significantes, tan vacíos e intercambiables como los que definen su propia identidad, pero de signo opuesto.



La falacia de las buenas intenciones



Estamos ante un poder de inspiración, divino, esotérico, chamánico, que etiqueta y cataloga (fascista/no fascista) las voluntades y, por ende, la identidad metafísica del otro. Del iluminismo hemos pasado a la iluminación â揳uspiciada por determinadas sustancias (LSD, heroína, cocaâ¦). No hacen falta demostraciones, ni pruebas, ni veracidad. La sentencia está ayuna de fundamento, la hace cada progre, guarro u okupa sólo leyendo una crítica, un argumento que se sale del dispositivo de consignas aceptadas en el seno de lo políticamente correcto, observando un atuendo, constatando una profesión, etcétera. Es decir, insistamos en ello, desde puros significantes abstractos adscritos al interlocutor.



Ahora bien, la señalada imputación de intenciones, esa facultad paranormal, pseudo religiosa y adivinatoria de que goza el okupa, siempre favorece a quién la utiliza, permitiéndole eludir toda crítica, de manera que el miembro de la contracultura no necesita formarse intelectualmente, ni razonar, ni saber realmente de qué está hablando. Aunque este fenómeno produce una izquierda radical terriblemente engreída e ignorante, no importa. De hecho, se trataba de eso, a saber: de barrer la racionalidad â渂urguesaâ?. La contracultura es una anticultura, no necesita pensar, le basta con lo que ella denomina contrainformación, a saber, una montaña de consignas vacías de contenido y la voluntad consciente de mentir sin escrúpulos. Pero ya sabemos que ha renunciado a la inteligencia, a la documentación, a la cienciaâ¦, y es que disfruta del poder soberano y cuasi sacerdotal de administrar esencias absolutas. El suyo es un argumento ad hominem, que vulnera toda lógica, pero tanto da, porque la lógica es â渞epresivaâ?, como la gramática y hasta la ortografía. Una vez ha descubierto el poder mágico de la palabra â渇ascistaâ? para liquidar todo lo que le molesta, osa responderle o le puede privar de sus placeres, el progre, el pijo okupa y el delincuente ácrata ya no necesitan nada más para alcanzar la paz espiritual, como no sea su ración diaria de sustancia idiotizante.



Aquello que realmente importa en el nido del cuco comunal es ser antifascista, vivir en el lado correcto del cosmos, un privilegio que goza del valor añadido de ser a la vez transgresivo (=rebelde) y bienpensante. Se está en contra de â渢odo (el mundo)â? (pues todo sería para él fascista, menos el grupo) sin ningún riesgo, porque â渢odo (el mundo)â? está â揺n realidad- en contra del fascismo. Así, el energúmeno grupal goza de la emoción de la rebeldía, pero no corre el riesgo de quedarse solo y tener que vérselas realmente con un universo hostil (hoy, esta situación sólo la conoce de verdad el fascista).



La hiperlegitimación del crimen



Los miembros de la comuna, sin excepción, cuentan por tanto con esa prerrogativa única, en virtud del cual se establece que ellos, ellos, siempre tendrán â渂uenasâ? intenciones, y los otros, por definición los fascistas (=el resto del universo), siempre las tendrán â渕alasâ?. Visto que lo que importa son siempre las intenciones y no los hechos o la validez del razonamiento, no es menester entablar ningún debate con el grupo, porque ellos ya han refutado de antemano al Otro pase lo que pase. Ellos tienen razón (?) por lo que son, no por lo que dicen o hacen. Y el adversario está siempre equivocado por lo que es, no por un dato objetivo. A partir de este momento, empero, la comunicación, el lenguaje, ha muerto, a menos que el otro se allane ante al energúmeno. En el derruido lugar del diálogo aparece la difamación, el insulto, la amenaza y la agresión física.



En efecto, todo debate es imposible, porque, independientemente de las razones, hechos probados y documentos que el otro aporte, al margen de lo que demuestre, se alza, insuperable, inmenso, el problema de su ser. El progre es la utopía (el orgasmo colectivo=el bien absoluto) y el Otro es el fascismo (=la muerte=el mal absoluto). El diálogo termina siempre en una acusación, en un juicio, en una diabolización, por un lado, y en una (auto) canonización laica, por otro. Y siempre, en la base del dispositivo anti-comunicativo, la postulatoria imputación de voluntades admirables a sí mismo, perversas al interlocutor y la reducción subsiguiente de toda la argumentación a una refutatio ad hominem independiente de la información que el crítico â損reviamente criminalizado- haya podido esgrimir.



La izquierda radical ha perdido así la capacidad de razonar, de ejercer la crítica, que era su propia esencia. Intelectualmente, babea bajo los efectos de la mierda. Pero, desde el punto de vista ético, es todavía más repugnante. En efecto, por Sigmund Freud, fundador del psicoanálisis, sabemos que la mente humana incluye un determinado quantum de pulsiones agresivas, producto de una evolución biológica basada en la competencia violenta entre las especies y en la lucha por la vida. Dichas tendencias heredadas son objeto de un control psicológico, normativo y penal por parte de la civilización, pero no por ello dejan de expresarse y descargarse en la realidad, so pena de volverse contra la propia psique si ésta no es capaz de sublimarlas. La contracultura, precisamente, define el â渇ascismoâ?, el mal absoluto, en términos de descarga de pulsiones agresivas: así interpreta el militarismo, el racismo, la homofobia, etcétera. El problema de la agresividad es que el sujeto no puede manifestarla sin sentimiento de culpa en el marco de la civilización. De ahí el cine y la literatura violentos, o el fútbol, representaciones alucionatorias y catárticas del deseo de hacer daño que permiten gestionar un cierto equilibrio libidinal en la psique de la masa. Sin embargo, por otra parte, y en nombre de la transgresión de las normas, la contracultura ha desarrollado todo un culto al marqués de Sade y ha acuñado doctrinariamente las coartadas oportunas para ejercer lo que denomina la â渧iolencia revolucionariaâ?, que incluye la tortura y la ejecución sumaria de unos seres privados de derechos, los presuntos fascistas. El antifascismo sería así muy útil para la descarga de la libido agresiva sin sentimiento de la culpabilidad. El radical, por ejemplo el etarra, ejerce como criminal nazi con buena conciencia y se labra una solución mágica â揺rgo harto irracional- a los problemas generados por sus â減ulsiones de muerteâ?, a saber, identificar un chivo expiatorio que cargue con sus problemas personales o sociales y, ante todo, con las contradicciones (la soledad, el dolor, la enfermedad, la muerte, etcétera) inherentes a la existencia humana.



Así, hagan lo que hagan unos y otros, el hablante, si es miembro del grupo-tribu comunal, ya se adscriba el centro social ocupado, al movimiento por la paz o a la banda terrorista, siempre disfruta de una coartada irrefutable para justificar los actos más aborrecibles. Puesto que él pertenece a los â渂uenosâ?, a los representantes de la utopía, tiene derecho a todo. El yo progre puede perpetrar cualquier clase de fechorías: sin menoscabo del comentario sobre lo acertado o desacertado del estropicio (p.e.: la masacre de Hipercor), él sigue siendo â渂uenoâ?, visto que ya lo es esencialmente. Los â渇ascistasâ?, en cambio, es decir quienes no forman parte de la comuna grupocéntrica, no cometen â渆rroresâ?, â渆xcesosâ?: sus crímenes son su esencia y definen la naturaleza ontológica del ente ajusticiable per se, el cual, por lo tanto, como el judío para los nazis, sólo merece desaparecer.



Es por este paradójico motivo que, en la conciencia colectiva de la contracultura, 5,1 millones de judíos valen más que 100 millones de â渇ascistasâ?, presuntos o reales, exterminados en nombre de la utopía (=felicidad u orgasmo escatológico de las masas). Y es que los â渇ascistasâ? no sólo exterminan, tienen la constitutiva y estructural intención de exterminar, conciencia perversa que es, además, su esencia diabólica e inhumana absolutamente merecedora del máximo castigo, a saber: la anihilación pura y simple, precedida de su lúdica tortura â損ensemos en Ortega Lara- por parte de los sacerdotes del placer. Los crímenes de los fascistas son â渕ásâ? crímenes y, en definitiva, los únicos crímenes, puesto que no se realizan en nombre del bien, es decir, de â渓a felicidadâ? (=orgasmo, colocón, etc.) del mayor número, sino de entidades ficticias y perversas como Alemania, la raza aria, el Estado, la ley, la civilización u otras análogas inventadas por la entidad perversa responsable de la muerte. De manera que cuando se les asesina o extermina a ellos, a ellos o a los acusados de â渟erâ? ellos, los â渇ascistasâ?, no importa la cantidad o el sadismo, visto que la intención de matar fascistas (â渕atafachas, oi?â?) sería siempre litúrgicamente legítima por definición en el seno de este circulus in probando delirante e irracional.



Inmersos en semejante mundo mágico, ritual, tribal, que se resume en el dogma yo=superior, el otro=inferior, se critican, por ejemplo, las políticas denominadas de exclusión. Y sobre la base de esa crítica, se perpetrará la más radical exclusión, puesto que no depende de otro motivo que del â渄eseoâ? progre. Estamos, pues, en el puro racismo de facto, en aquel mundo abyecto donde los nazis negaban la validez de lo que el judío dijera por el simple hecho de ser judío y no por la incongruencia lógica de un enunciado, mientras admitían la absurda posibilidad de una física â渁riaâ?.



La cosificación del sujeto



La contracultura ha arrastrado a la izquierda radical a un territorio apolítico fundado en la identidad grupal de mercado y, a la vez, en una conciencia petrificada, es decir, en una extrema cosificación externa a base de significantes hipostasiados intercambiables (fetiches, logos), cuyo correlato subjetivo es una interioridad meramente psicológica drenada de todo vínculo con la validez. Así, el LSD â搊 cualquier otra sustancia psicotrópica- es una cosa, un objeto, pero al mismo tiempo es también un estado de conciencia, un sujeto y, en tercer lugar, un valor, un rango existencial en virtud del cual uno se distingue frente a la pedestre conciencia burguesa⦠de papá. Significantes-fetiche por un lado (modas, objetos de consumo en el mismo plano semiótico que el famoso cocodrilo de la marca Lacoste) y significados huecos, por otro (intenciones del alma y vacuas pretensiones axiológicas), entrelazados por pautas de conducta cosificantes como el estar colocado (nexo significante-fetiche/significado-utopía hedonista). Emblemas privados de referente entitativo que se reenvían a significados ayunos de correlato real, deliberadamente alucinatorios. Meros atentados a la conciencia trascendental (la â渟ubjetividad constituyenteâ? teorizada por Husserl) o, en términos políticos: a la persona en cuanto fundamento de la ciudadanía. Estados de la mente desprovistos deliberadamente de todo anclaje en el principio de veracidad (sospechoso de conducir a la muerte). Ahora bien, nada de esto es ya izquierda, porque la ilustración implica que los individuos y los grupos son juzgados y valorados por lo que hacen, de manera transparente, aportando pruebas y fundamentando los razonamientos morales o políticos en principios universales de ética, es decir, respetando el diálogo y la contradicción, remitiendo los discursos a una objetividad que, empero, ha sido expresamente extirpada del universo simbólico izquierdista.



El sistema liberal ha integrado a los radicales mediante la sociedad de consumo. Ha transformado la transparencia y luminosidad racional de la izquierda socialista originaria en opacidad empírica. La ha positivizado como grupo constituido desde la cosa (fetiche) y la sustancia cosificante (psicotropos) en el individuo rebajado a la categoría de mera psique. Ha vuelto del revés como un calcetín el proyecto ilustrado: la luz de antaño significa ahora querer estar ciego (â減illar un buen ciegoâ?). Así, se es más progre por ostentar un pañuelo palestino o ser amigo de ETA que ejerciendo la crítica del genocidio perpetrado por los comunistas. Ya veremos el porqué: las conexiones entre la contracultura y los intereses del liberalismo.



Esta situación representa la definición misma del horror desde el punto de vista ilustrado, pero tiene un sentido en el mundo mercantil de la rebeldía de marca, reconducido a la ley de hierro económica y a los principios del mercado que los teóricos liberales han definido como hostiles a la razón â減lanificadoraâ? socialista. La subcultura de la transgresión es una bomba liberal que ha destruido desde dentro la cultura de la razón en el seno de la izquierda. Hollywood ha subvertido los patrones de conducta y los valores que definen la ilustración progresista. Hollywood, es decir, la extrema derecha judía.



Pero ha hecho más: ahora sabemos que alguien es de izquierda radical porque olemos a porro y pies sucios, porque el energúmeno, cuyo modus operandi es el de un auténtico perdonavidas, viste de una determinada manera y expresa sus odios a través de determinados mitos cinematográficos. Está muy convencido de su pertenencia al bien absoluto, se siente hiperlegitimado, no duda ni un momento de su intangible superioridad humana. El insulto, la amenaza y la agresión van uno detrás de otro en cuestión se segundos. Se considera muy transgresivo, pero precisamente por eso se pone en evidencia que el sistema de mercado, que basa sus negocios en la transgresión (=moda) para renovar constantemente el ciclo de consumo, ha hecho con este polichinela lo que ha querido. Será así idéntico a la extrema derecha en el significado, pero antifascista en el significante. De manera que, como cualquier matón skin, el guarro tiene muy buena conciencia y una fortísima convicción de su derecho a matar.



Ultraderecha y extrema izquierda, tribu skin y tribu okupa: por ahí empezamos a identificar las auténticas dimensiones de la estrategia liberal que ya entreveró Marx en su crítica del anarquismo (de este aspecto ya nos ocuparemos en su momento).



El colapso intelectual de la izquierda



Esta ruptura de la conciencia izquierdista entre la subjetividad vacía de las intenciones gratuitas y la cosificación estética del grupo, sólo unida por el flotante yo cosificado de la sustancia-sujeto, la droga, el éxtasis sexual o el sacrificio de la víctima (el â渇ascistaâ?), da como resultado el â渃olapso intelectual de la izquierdaâ?.



Tomemos como ejemplo un caso bien reciente, a saber, el de Xirinacs. Después de plantear a gente intelectual y solidaria qué hacer con unos crímenes que como izquierdistas radicales arrastran hasta la mismísima actualidad (con el apoyo público a un individuo que se solidariza con ETA, en lugar de hacerlo con las víctimas del tiro en la nuca) se llega a la conclusión de que la izquierda justifica para sí misma todo aquello que rechaza como fascismo siempre que provenga de otros sectores políticos



Y lo justifica de tres maneras: 1) con el apoyo y la legitimación explícitas; 2) con la justificación tácita basada en el silencio y el olvido de las víctimas sacrificadas en todo el mundo en nombre de las utopías hedonistas; 3) negando los hechos; 4) consagrando la jerga antifascista, es decir, la que se utilizó para â渁rgumentarâ? el exterminio de los adversarios políticos, acusados todos ellos del elástico delito de ser â渇ascistasâ?.



Así pues, la izquierda justifica la censura, la tortura, el terrorismo, la dictadura y el genocidio, que son, a la vez, la definición que ella misma da del fascismo. Justifica todo eso cuando, en el seno del colapsado discurso progre, A pasa a ser no-A, vulnerando la norma básica de la racionalidad y abriendo así la puerta a la barbarie.



La derrota del pensamiento



Ã塻ta es la conclusión a la que llega cualquier persona honesta después de ver cómo banalizan los izquierdistas el genocidio de 100 millones de personas (en el caso de los nazis les caerían 5 años por incitación al odio racial, pero tratándose de la izquierda el sistema lo permite y hasta lo subvenciona, véase la canonización de Carrillo); cómo, en otros casos, lo admiten y lo justifican, diciendo que es lo que â渉ayâ? que hacer con los â渇ascistasâ? (pensemos, por ejemplo, en la Associació de Tir al feixista, cambiemos â渇eixistaâ? por â渏udíoâ? y tenemos un proceso criminal, pero si es â渇eixistaâ? se permite y hasta se fomenta en el Camp Nou mientras, al mismo tiempo, se estigmatiza a un directivo por ser miembro de la Fundación Francisco Franco); cómo, en otros casos, no sólo lo legitiman y lo fomentan, sino que incluso te insultan y te amenazan con aplicarte a ti, autor del post, los rigores de la justicia revolucionaria.



ETA ha asesinado a mil personas, incluidos niños que cometieron el error de ser hijos de guardia civiles. Lo lógico sería estar, si uno es de izquierdas y cree en la justicia, del lado de las víctimas. Pero no, ellos se solidarizan con los asesinos y cuando los solidarios van a la cárcel, montan un enorme revuelo y se â渕anifiestanâ? por esa misma libertad de expresión que niegan al resto del universo. ¿Ocurre esto porque son nacionalistas? No, no nos equivoquemos, ocurre porque descienden de idéntica ralea intelectual y moral que los comunistas convictos y confesos que ellos mismos admiten ser.



Un mundo al revés: dicen estar contra las cárceles, pero allí donde llegan al poder lo primero que hacen es organizar el sistema penitenciario más grande del mundo (los gulag) y encerrar dentro a medio país.



Dicen estar a favor de la paz y hasta del â渁morâ?, pero justifican la violencia (que ellos llaman violencia revolucionaria, un tipo especial de masacre exento de peaje moral) y todas las carnicerías contra sus adversarios políticos, incluido el exterminio en masa de inocentes.



Dicen estar contra las torturas, pero cuando pueden te montan un dispositivo de checas y el primer horno crematorio del mundo occidental (en la calle Sant Elíes de la ciudad condal) destinado a eliminar los cuerpos de las víctimas, algo de una perfección tan perversa que los propios nazis se admiran y vienen a Barcelona a hacer cursillos (el gran maestro era Lenin, por supuesto, no Stalin, como nos quieren hacer creer para, a renglón seguido, vendernos la moto ideológica con aquello de que el tipejo era, â渆n realidadâ?, â渇ascistaâ?).



Dicen estar a favor de la democracia, pero curiosamente la definen como una⦠dictadura, aunque, eso sí, del proletariado (=comité central del partido=secretario general del partido=yo absolutamente bueno), algo tan extraño que para entenderlo hay que transformar la mente y el alma haciendo todo tipo de contorsiones morales e intelectuales a fin de poder intuir, en un estado de delirio extático, el concepto de â渧erdadera democraciaâ?, es decir, el poder absoluto de un miserable tirano. Y es que la tribu, la comuna, el grupo contracultural por un lado y la banda terrorista por otro, es lo que queda del partido en estado de descomposición drogodependiente/orgiástico tras la ruptura interna de significante y significado, sujeto y objeto, hecho y validez, con el consiguiente cortocircuito lógico-discursivo.



George Orwell, en su novela sobre la izquierda radical 1984, definió el colapso intelectual de la izquierda como â渄oblepensarâ?. Orwell dio en el clavo, fue al fondo del asunto. Así, la izquierda radical sería una especie de patente de corso que permitiría:



Matar por la paz y la no violencia.



Torturar en nombre de los derechos humanos.



Censurar por mor de la libertad de expresión.



Ser solidario declarándose amigo de los verdugos e ignorando a las víctimas, niños incluidos.



Exterminar poblaciones enteras y perpetrar genocidios para evitar que â淎uschwitzâ? vuelva a repetirse.



Su mayor enemigo, y de ahí el colapso intelectual de la izquierda, es la lógica, la razón, la limpieza moral y espiritual que dice que un genocidio es un genocidio (A=A, principio de identidad y fundamento de la lógica, del pensar racional).



Algo muy simple contra lo que sólo queda el insulto, la amenaza y la censura para empezar, y el exterminio en un campo de concentración o el atentado terrorista para terminar.



Hacia el socialismo



Finalmente, conviene añadir que esta izquierda radical no es la izquierda ilustrada originaria, ni siquiera la izquierda socialista, sino la absoluta subversión de la idea misma de progreso humano. Para nosotros, la izquierda hay que buscarla entre los trabajadores, las familias, los estudiantes, no en el mundo marginal de la delincuencia, la locura y, en general, en aquello que Marx denominaba el lumpen.



La izquierda contracultural, que de forma voluntaria perdió contacto con la realidad del pueblo ya en mayo de 1968, es un instrumento del capital financiero internacional para mantener en perpetuo estado de postración el espacio político del radicalismo socialista.



En otro documento nos referiremos a la izquierda socioliberal, burguesa o naranja, aquella que, en el mundo de la política de partidos, ha puesto los símbolos de la tradición obrera al servicio de la derecha económica. Por el momento, baste constatar un hecho obvio: que la socialdemocracia ya nada tiene que ver con el socialismo y que sus conexiones con la izquierda radical analizada en el presente texto son tan graves, que bastan para interpretar de dónde procede la gigantesca maniobra de agresión que el proletariado europeo está sufriendo en estos momentos y, sobretodo, la indefensión de los ciudadanos de nuestra patria (Europa) ante esta ofensiva capitalista, fundamentalista y neoliberal a escala mundial.
Re: La 鈥渘ueva izquierda鈥?, otra falacia m谩s de la CIA
30 ago 2008
hola charlie. de fet tens raó en moltes coses, mola que algú faci un esforç de demagógia per intentar explicar les coses des d'un nou punt de vista, aprofitant les feblesses (no d'un discurs sinó de molts)i fent malabarismes per descobrir la sopa d'all i dir que té gust de ceba. I és que, i no n'has parlat, l'antagonisme és un concepte que s'ha treballat des de fa molt de temps i molt bé.És una herencia de quan en Durruti (sembla que no en sàpigues res d'historia)"al fascismo no se le discute, se le destruye", evidentment si hi ha diàleg és sempre intern, ningú mai probarà de consensuar res o posar-se d'acord amb el nacional-feixisme per exemple,plantejar-ho és una mica estúpid, no creus?. De fet tú, provens de la mateixa escola però a la contra. Si t'has fixat en com expliques i dones sentit a les coses (llenguatge acadèmic a banda), no et queda més espai al cosmos que identificar-te exactament com qualsevol "izquierdista" però a l'inversa, perque segur que ets d'extrema dreta. dins d'un ventall d'ideologies des de l'ortodoxia nacional i colectiva fins a l'interés personal pur i dur dels liberals de dretes amb qui compartiu algunes reivindicacions i tendències ideológiques. però es que no t'en oblidis, tothom necessita el seu némesis per avançar, fins i tot l'extrema dreta i la dreta liberal ténen els seus propis dimonis, em sembla que així no critiques res. I és que en això MArx tenia tota la raó del món, per això ho va explicar pel mitjà del conflicte que "és el motor de la història" i del materialisme dialèctic.
Trobo que pixes completament fora de test al voler vincular tot alló que sona a alternatiu als interessos dels liberals, aquí et retrates, donat que aquesta explicació només es pot descriure com un fenómen rabiós en el que busques l'insult o la ofensa camuflada, desvies l'atenció de les dretes per caure sempre en el subtil pecat de l'esquerra, per mitjà d'explicacions agafades pels péls i el que busquen d'alguna manera és desfer el mite que els ignorants d'extrema dreta son les bases activistes dels liberals de dretes, volguent convertir a l'esquerra en els serfs dels interessos de la dreta o del capitalisme més aviat. 100% maniqueisme, de fet amb aquesta mena de explicacions demostres un perfecte desequilibri racional (allò que li falta a les esquerres segons tú) al voler donar la volta amb una argumentació contradictória de per se. només et quadra d'una manera. fent veure que l'extrema dreta no existeix (ja que intentes no mencionar-la i mantindre-la apart en aquesta explicació)i sobretot intentant no identificar-te a tú mateix dins d'aquest sac. Doncs si ho fessis, tota l'estona que has gastat escrivint seria en va, ja que el text cardaria una catipent a demagógia que ara consegueixes neutralitzar situante en l'atalaia de l'observador que fa veure que és neutre. Per això intentes fer passar el teu text per neutre (i la neutralitat no existeix, només la independència).
Sobre l'ús de la violència la cagues una vegada més, ningú, ni la ETA, deixa de dir als assassinats: assassinats. una cosa ben diferent és emmarcar-ho tot en una situació de espiral conflictiva i la màgica herència que hem rebut de tot els que abans que nosaltres van lluitar contra l'opressió: l'autodefensa. És molt cutre intentar parlar de la violència obviant la lluita de classes clar que dins del teu esquema mental en el que somies en una societat organiscista aquestes idees segurament son per tú molt complicades de metabolitzar (això es que provens d'algun segment benestant de la societat).
Tot lo altre que expliques és una barreja de mites caiguts i per caure, que per tú son molt evidents, però la força amb que vols impregnar el teu missatge faci que et quedis ceg davant de les rialles que produiria si ho manifestessis públicament.
El primer i més gran error que comets és el de ser incapaç de reconeixer dues grans tendències dins de l'esquerra que fa que actuin de formes completament diferents. Amb això em refereixo als postulats revolucionaris i als reformistes. Si no ets capaç de veure les pautes diferenciades que marquen les maneres de fer ( per cert els capitalistes si que han caigut en aquest detall i sovint fan servir el moviment reformistes en contra dels revolucionaris), no ets capaç (encara que tú pensis que si) aleshores, de provar d'analitzar des d'una perspectiva pretesament científica que passa als moviments d'esquerres i a cada un dels individus d'esquerres.
Wuenu xaval, continua llegint a l'Ortega i Gasset, a Parsons i a Weber i no n'aprendràs res del món i encara menys d'aquells a qui et trobaràs de front a la vida pq pensem diametralment diferent a tú. Així, encara que siguis capaç d'analitzar des d'una perspectiva pseudo-cientifista no seràs capaç de combatre alló que odies (encara que vagis de racional per la vida), surt de l'armari de l'extrema dreta (ignorància) i llegeix una mica més que sembla que t'agrada. Ens veiem als carrers . O amb una mica de sort a tú ni et veurem ;)
Re: La 鈥渘ueva izquierda鈥?, otra falacia m谩s de la CIA
31 ago 2008
Charlie és ADECAF, aquest tet ja l'havíem llegit 2000 vegades, i el Jaume Farrerons és un desgraciat que va arribar a dir que musulmans, sionistes, chinos i americans tenien planejat destruir europa. Està sonat, ni puto cas.
Re: La 鈥渘ueva izquierda鈥?, otra falacia m谩s de la CIA
31 ago 2008
" El primer i més gran error que comets és el de ser incapaç de reconeixer dues grans tendències dins de l'esquerra que fa que actuin de formes completament diferents. Amb això em refereixo als postulats revolucionaris i als reformistes. Si no ets capaç de veure les pautes diferenciades que marquen les maneres de fer .."

MIRA, EL QUE TU INTENTES EXPLICAR SOBRE UNA DIFERENCIA EXISTENCIAL I DE ACTUACIÓ DINTRE DE L´ESQUERRA,ACABES TAMBÉ DE FER CAURE EL MITE DE LES ESQUERRES DE VOLER POSAR AL MATEIX SAC, DRETA LIBERAL, EXTREMA DRETA I FEIXISME REVOLUCIONARI (que defensa politiques tant antiliberals i antidretanes com la nacionalització de la banca, la socialització de les empreses, el sistema de vivendes socials,etc. ja aplicades en l´Alemanya nazi o en la Italia de la RSI el 1943). I es que l´esquerra sempre ha tingut una manera possiblement mes cutre que la dreta liberal de voler equiparar de forma cega, arbitrària, gens fidedigna, barrejant dades i manipulant a saco els fets per a poder fer lligar la vostra palla mental, absolutament devaluda i sense credibilitat: QUE DAVANT POLITIQUES COHERENTS O VIABLES DE ALGUNS SECTORS DEL QUE CONSIDEREU L´ENEMIC, LA MILLOR MANERA DE COMBATREL ES DESACREDITANT-LO A BASE DE MANIPUL.LAR LA REALITAT I EQUIPARAR-LO A ALTRES FORMES IDEOLOGIQUES, ANTAGÒNIQUES O INCLÚS ENEMIGUES I CONTRARIES DEL MATEIX, COM EL CAPITALISME NEOLIBERAL, JA SIGUI DE DRETES O D´ESQUERRES.
Espero que hagis entès el que vull dir, que si us fa rabia que demostrant-ho amb DADES I FETS se us equipari amb el liberalisme i de ser els seus gossos de la porra, es precissament el que vosaltres aneu sembrant de forma injustificada en molts casos des de sempre.Que la extrema dreta (DN, España 2000, PADE, FE-JONS, AES, etc.) son a pesar que ells ni ho saben els que fan la feina bruta del PP?? Pues en molta part SI.
Que el que es el feixisme revolucionari dit actualment Moviments Nacional Revolucionaris (MSR, Nación y Revolución, etc.) són el mateix que els anteriors i actuen de la mateixa manera?? Absolutament fals.
I sobre els partits i col.lectius de l´extrema esquerra també podrieu fer perfectament una divisió com la que t´he fet sobre de quins son els gossos del Sistema (sabent-ho i no) i quins poden tindre una linea absolutament contraria als reformistes, a l´esquerra moderada i al sistema liberal i veuries que us passa el mateix que a la trinxera contrària.
Re: La 鈥渘ueva izquierda鈥?, otra falacia m谩s de la CIA
31 ago 2008
Sobre lo que dice Macbeth pues tiene razón en el asunto de encasillar a la peña que nos hacemos todos. Aqui por ejemplo pondré un texto que es precisamente esto,desde la trinchera contraria encasillarnos a la extrema izquierda o izquierda radical y revolucionaria como subvencionados por el sistema aparte de consentidos. El texto no está mal, pero lo que es innegable y triste a la vez es que los datos que pone son ciertos. Salud!

ROMA SI PAGA A TRAIDORES

Ser antisistema debería ser una forma de vida o actitud que desembocara en acciones , opiniones u gestos claramente contrarias a todo poder , despótico de los cuadros de mando del Estado. Según el diccionario de la lengua española es una persona â contraria al sistema social o politico establecidosâ?.
Por lo tanto deberíamos llegar a la conclusión que un movimiento de este tipo debería ser consecuente en su forma de luchar contra su presunto opresor y autofinanciarse ( o que le financiasen otros) pero sin unirle ningún lazo con el enemigo. Ya de por si, tal tarea , independientemente de tener éxito o no tenerlo ya debería ser tratada como audaz, arriesgada y valiente. La disidencia siempre ha sido una forma de lucha o de pensamiento diametralmente contraria a los intereses de los que mandan. Pero si a un poder politico le interesase romper esta virginidad que representa el luchar contra el sistema mismo sin ser corrompido por dinero de segundos y terceros, solo necesitaria utilizar la tentación de la subvención. Y es que desde siempre, el hecho de costear a un movimiento politico, estudiantil, sindical o social requería un esfuerzo considerable y la mayoria de veces si no se inyectaba de forma rapida una cantidad ajena de dinero el proyecto difícilmente podria alcanzar éxito alguno. Pero, del mismo modo que un movimiento necesita dinero para sobrevivir, tambien depende desde donde proceda la financiación, y de la forma en que se quiera utilizar (asi como por el camino en que se le quiera hacer caminar) ya deja de ser autonomo para convertirse en una marioneta. Si, en un objeto que se puede utilizar a placer para realizar las tareas por las que se le paga. Por tanto, un movimiento que reciba dinero de circulos contradictorios del espiritu por el que se creó, cae abocado de forma irreversible en una sumisión que lo convertirá en estéril para siempre. Aquí en España tenemos como en el resto de Europa un movimiento bastante organizado de lo que muchos llaman â渆xtrema izquierda â , otros â movimientos sociales â y los medios de comunicación â grupos antisistema â pero como veremos mas adelante ni son antisistema, ni son sociales, ni representan un cupo considerable dentro de la población para denominarlos POPULARES.
Estos grupos de jóvenes que se consideran antifascistas sin ni primero saber lo que es el fascismo (mas que nada porque su diarrea mental progre les hace mezclar a Mussolini con George Bush, Ratzinger, Aznar , Sharon y la Lina Morgan), ya de por si son la mas absoluta demostración de lo que es el absurdo de un movimiento. Y hasta serían entrañables y harian gracia ( son de un patetismo recalcitrante) sino fuera porque cometen agresiones cobardes, son unos sumisos dobermans de los partidos pisonadora- cultural izquierdistas y porque en general son proterroristas.
Pero, ¿ porque estos grupos que se consideran ellos mismos antisistemas no lo son en absoluto y si una parte esencial del engranaje antisocial y antipopular del Sistema?
1º de todo, porque para ser contrario al Sistema deberias buscar unas alternativas politicas que fuesen opuestas en el fondo y la forma a las politicas del Estado. Ellos todo lo contrario son los mas fervientes defensores de toda la materia en descomposición mediatica, usada para corromper las mentes de todo un pueblo. Estan a favor del aborto, de la eutanasia, de las bodas homosexuales y la posterior vivisección en vida que significa que estos sodomitas invertidos puedan â ahijarâ? a pobres criaturas, estàn a favor de la legalización de la droga, en contra del patriarcado tradicional, de la politica social de la Iglesia,etc etc.
2º- Su modus operandi contra librerias, editoriales y iniciativas culturales disidentes que en realidad erosionan la capacidad de intoxicación del Sistema, son atacadas por instinto. No hay mayor sentimiento reaccionario que el suyo. Según ellos con sus teorias politicas utopicas, resquebrajadas de razón , antinaturales hasta los tuétanos, pretenden basar su ideario, basado en el odio contra todo, el proyecto de derribarlo todo, adulterarlo y vendernos que la mejor solucióna los problemas y que el mejor mundo posible es el que propugnan ellos en contraposición al de los malvados fascistas. Los fascistas son la reacción, el caciquismo, el centralismo, la monarquia , los grandes terratenientes, el racismo irracional, el imperialismo, las fuerzas especuladoras, etc etc. Pero ellos, ¿ que propugnan en contraposición a este caos, que supuestamente atribuyen a un movimiento que no conocen de nada? : pues exactamente lo mismo que propugna el Sistema, la politica del Nuevo Orden. Una sociedad multirracial, multicultural, donde se erradique toda religión o cultura propia de un pueblo occidental, donde haya todos los tipos de matrimonio entre personas inventados y por inventar, un mundo mestizo, desarraigado y gris. Lo que para ellos es una mezcla de colores y de culturas para los Poderosos es el jaque mate total para terminar de una vez por todas con todo poder de reacción y respuesta de todo pueblo cohesionado y vigoroso. Porque su mestización y travestismo politico es efectivamente la forma mas rapida de empezar el desmoronamiento de una civilización.

3º- Tienen una forma de actuar que hace el trabajo sucio al Sistema capitalista ( atacando los símbolos patrios, la religión cristiana, la familia tradicional, a favor de movimientos terroristas, a favor del â papeles para todosâ?, de jóvenes patriotas de otros partidos NR, etc.) pero usando un puño de combate totalmente marxista: los movimientos okupas tan dañinos por todos los barrios en que parasitan, los destructores de mobiliario urbano de la calle, los matones de la navaja y el 20 contra 1, los sharps, los punks cocainomanos y semimendigos, etc. Y es que discrepan de toda prensa que les sea contraria, eso si, creen a rajatabla tan antisistema que son ellos toda la prensa de las grandes corporaciones, todas las historietas que leen, tomandoselas como propias a la hora de buscar venganza como meras ofensas personales.

4º Y es aquí cuando llegamos al momento algido de la cuestión. La financiación. Ya hemos visto que apoyan toda politica disuasoria del capitalismo, que usan sus metodos opresores, que creen en toda su prensa, ( que no he puesto ejemplos, ya que solo con entrar en cualquier web de esta fauna se comprueba lo que son al dedillo). Cada fin de semana vemos como grupos musicales, organizaciones juveniles, plataformas â culturales â de extrema izquierda realizan en nuestros pueblos y ciudades sus actos. Sin seguimiento ni represión policial, en locales concedidos por los Ayuntamientos, sus grupos tocando en pabellones municipales y contratados por Comisiones de Fiestas, etc. creo que se ve claramente de que lado están los que mandan . Solo hace falta para eso ver un leitmotiv clarisimo: Las diferencias sobre el funcionamiento de organizaciones socialpatriotas y ultraizquierdistas.
a)- Los grupos socialpatriotas tienen que vender sus discos por internet en distribuidoras semidesconocidas y muchas veces con el peligro de la redada policial en su casa por difundir discos que atentan contra la dignidad de Manolete y que hacen apología vete a saber de que. Mientras que sus grupos musicales no solo no tienen ningún problema a la hora de difundir musica, sino que además sus productos son vendidos en grandisimas corporaciones multinacionales y centros comerciales. Por ejemplo, echando un vistazo a una multinacional como El Corte Inglés nos encontramos que entre otros en el apartado de musica alternativa venden discos de grupos como : Skalariak, La Polla Records, Kortatu, Manolo Kabezabolo, El Ultimo ke Zierre, Eskorbuto, Antisocial, Fé de Ratas, Obrint Pas y Narco entre otros. Grupos que atacan deliberadamente a España y la injurian, que atacan a la familia, que hacen apología del terrorismo, grupos cargados de odios que animan a matar al fascista, o como Manolo Kabezabolo con canciones como â Mata a tu padreâ?, apología del anticlericalismo, etc. Y aquí no pasa nada, claro, estos grupos progresistas y sus eslóganes son aunque cambiando la forma los mas políticamente correctos, pareceria un hecho inquisitorial retirarles los discos.
Echamos un vistazo a otra multinacional, el Fnac y vemos que aparte de todos los mencionados también entre otros venden musica de grupos de angelitos como Soziedad Alkoholika o Betagarri entre muchisimos otros. Y estos casos los encontramos en Tiendas Tipo, en Discoplay y en cualquier tienda de musica.
Conclusión: sus grupos son contratados por los ayuntamientos, actuan en sitios publicos y sus discos son vendidos en grandes almacenes, o cuando no estos grupos graban sus discos para sellos como BMG o SONY, Warner Bros, DRO, etc etc.

b)- Tanto su propaganda ideológica, como libros, películas favorables a ellos, como merchandising con su simbología no solo se encuentra en todos los grandes almacenes antes citados sino en cualquier sitio. Camisetas con la A de Anarquia, con la hoz y el martillo, con eslóganes libertarios y marxistas, independentistas, asi como la archifamosa imagen del Che te los encuentras hasta en la sopa. Un dia en un debate con unos anarquistas me dijeron de que â el Sistema utilizaba su propaganda y la difundia masivamente para asi deslegitimizarlos, banalizando asi su lucha y convirtiendola en algo comercialâ? . Aver señores, un poco de seriedad, si a una ideología se pretende borrarla del mapa : ilegalizas sus partidos, silencias sus acciones politicas y sacas al mercado toda una bateria de material que eche estiércol moral y politico contra aquella opción, que es lo que pasa a los movimientos socialpatrioticos y NR . No difundirás de forma masiva su simbologia, les haras libros y películas favorables, venderán los libros de sus ideologos en cualquier parte y asi pretenderás destruirles. A esto se le llama hacerles la propaganda gratis, y encima tienen las narices de decir que el Sistema es algo ajeno a ellos. Seriedad por favor.

c) - Cuando se produce una agresión de miembros de extrema izquierda, aparte que a diferencia de un agresión de â ultraderechaâ? a esta primera se la silencia, se tergiversa la información y el orden de los hechos, jurídicamente le quitan todo peso de odio politico y no hay nunca atenuante por apología de la lucha â de clasesâ?, apología de la Ingeniería Social, del odio anticlerical, apología del terrorismo, etc etc. Que se podría hacer hacer, porque mientras a unos les han creado Nurembergs, Simons Wiesenthals, Ligas Antidifamación, Movimientos subvencionados contra la Intolerancia, etc. , contra los ideologos psicopatas de 140 millones de victimas inocentes de las izquierdas se les da un perdón y una amnistia que rozan el â teneis via libre porque nosotros no veremos nadaâ?. Ver para creer, y estos también se llaman perseguidos por la justicia fascista.

d) - Y donde llegamos al summum de la estupidez es con sus celebraciones y jornadas culturales. Grupos como la CAJEI, Maulets, Endavant, SEPC (Sindicat d´Estudiants dels Països Catalans), etc. o son financiados con dinero publico de los presupuestos generales, dinero que reciben o de los Ayuntamientos o de las Consejerias de Cultura de sus respectivas regiones, o sencillamente reciben toda facilidad logistica, ya sea en instalaciones, ya sea en burocracia, ya sea en locales para realizar sus actos, amén de toda la benignidad de una prensa de grups como PRISA, o el Grupo Zeta que no solo esconden al publico sus trastadas, sino que los legitiman de cara a la galería para satanizar a los de siempre. Pero es que ya no importa si el festival X está patrocinado por fulano o por ellos mismos, o si el grupo tal, va a este festival solo por la pasta porque no comparte las opiniones de los organizadores, todos son lo mismo, y la conexión entre los estamentos de poder publicos y las organizaciones de extrema izquierda son armoniosas y esto es un hecho. Pondremos varios ejemplos para que se vea la magnitud del montaje.
-     Por ejemplo, el Festival Senglar Rock que hacen en Montblanc en Tarragona hace un par de años o así actuaron entre otros: Fermín Muguruza, Obrint Pas, Dr. Calypso, Brams, Costo Rico, Skarnio y unos cuantos grupos mas del universo ultraizquierdista y precisamente en los carteles del citado festival, ¿que organizaciones obreras lo financiaron ? Pues fueron el Departament de Cultura y la Secretaria General de Joventut de la Generalitat de Catalunya, la Diputació de Tarragona, como colaboradores entre otros el Canal 33, diarios Avui y El Punt, Catalunya Cultura y como patrocinadores: Caixa Tarragona, Estrella Damm y Coca Cola. Como apunte decir que tenias descuentos especiales al sacarte la entrada si lo hacias utilizando el Carnet Jove de la Generalitat y el sistema Linea Preferente de Caixa Tarragona. ¡¡ SUBLIME ANTICAPITALISMO EN ESTADO PURO !!
-     Otro ejemplo , el 23 de febrero del 2008 se celebró en la localidad tarraconense de Jesús al lado de Tortosa, una Trobada de Grallers coincidiendo con la anual Feria del Aceite. Pues bien, este encuentro cultural que consistia en pasacalles de los grupos por la ciudad y por la noche concierto gratuito estaba organizado por Grallers de Jesús y por los Maulets. Y, ¿ a que no adivinais quien lo financiaba ? Pues el Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya y la Diputación de Tarragona. Vaya vaya, donde estaba esa supuesta actitud antifascista de este grupo separatista como es Maulets, cuando necesitan a las instituciones para que les paguen sus fiestas. Muy aleccionador. ( http://bp0.blogger.com/_tFqE4NugGmY/R6MNON4rV3I/AAAAAAAAAE0/d4pHMOM5jag/ )

-     Otro ejemplo mas, las JERC (juventudes de Esquerra Republicana) partido que está gobernando en la Generalitat, gracias a un pacto a espaldas de la voluntad del pueblo que les permitió entrar por la puerta trasera (algo tipico en la izquierda, mandar a cualquier costa, aun que sea a espaldas de toda una tierra, para luego darselas de demócratas y de dialogantes); pues bien, las citadas juventudes cada año organizan unas jornadas que se llaman Acampada Jove, y consisten en: charlas, debates, cine y conciertos. Y entre los grupos que han actuado estos ultimos 3 años podriamos destacar a : Skatalites, Soziedad Alkoholika, Mesclat, The Toasters, Su Ta Gar, Obrint Pas, Betagarri, Berri Txarrak y Habeas Corpus. Grupos que mas de uno podria procesarsele por letras injuriosas y con una clara predertimanación a la violencia, puesto que si hemos de pasar a todos por el rasero de las apologías, estos grupos en sus canciones hacen apología de todo lo mas dañino para cualquier pueblo: terrorismo, aborto, drogas, homosexualidad, separatismo, odio interclasista, etc. Pues estas jornadas están sostenidas principalmente por El periodico de Catalunya, Flaix FM, Radio 4, General Tickets.com, el Ayuntamiento de Sant Celoni y como no, del mismo partido en el poder. Pero, ¿ el partido de donde saca el dinero para pagarles a sus juventudes sus fiestas? Leamos que ponia el periodico textualmente: â La rama juvenil de los republicanos recibió casi 50.000 euros de la Secretaría General de Joventut de la Generalitat, que depende directamente del conseller primer Josep Bargalló, también de Esquerra. A las juventudes de Esquerra le siguen las del PSC con 41.000 euros y las de CDC con 39.000 euros. â A esto se le llama el negocio perfecto, y estos buenos chicos de las JERC también se declaran independentistas y socialistas.
Pues estos son solo unos pequeños ejemplos sin mas, de la cantidad de subvenciones, de ayudas que se da a la extrema izquierda por parte de la Administración, aparte de la propaganda gratis y de la politica de hacerles la vista gorda en todo lo que organizan.
Por esto ante su doble juego, nuestra verdad , ante su financiación por los poderosos y su fuerza en la calle, nuestra determinación a no dejar de avanzar, a nuestro trabajo sacrificado y libre. Frente a sus agresiones , nuestra mas absoluta actitud de lucha contra estos elementos parapoliciales, y frente a su dependencia economica e ideologica del Sistema establecido, una lucha mas feroz que nunca a favor de Europa, de nuestra cultura y de nuestro pueblo. Ellos tendrán el dinero y la fuerza en las calles con la politica de manga ancha de los politicos, nosotros tendremos la razón y el valor suficiente para difundir la verdad pese lo que pese.
Porque por lo que hemos visto, Roma, si paga a los traidores, pues que ese sea un aliciente mas para quitar la careta a todas estas masas borreguiles y difundir la justicia social y la verdad por los cuatro vientos. Porque, como decía Nietzsche, las verdades que se callan se vuelven venenosas.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more