Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: guerra
El conflicte de Geòrgia
10 ago 2008
Para los académicos georgianos, Osetia del Sur es uno de los centros más antiguos «de la cultura espiritual y material del pueblo georgiano, y ha sido una parte indivisible de Georgia durante siglos». Además, señalan que los osetos, procedentes del norte, son «recién llegados» y no tienen derecho ni tan siquiera a la autonomía. Los autores osetos señalan que han estado viviendo en la zona desde hace siglos, remarcando que son una parte de la nación oseta.
Nuevas campanadas de alerta

El avispero del Cáucaso se presenta estos días con nuevos ingredientes que amenazan con elevar todavía más la tensión en la zona. Los combates entre las tropas de Georgia y las milicias de Osetia del sur, apoyadas por Rusia, son la última prueba de una escalada militar que puede acabar salpicando al conjunto de la región.


Txente Rekondo | Gabinete vasco de Análisis Internacional (GAIN)

Desde el 31 de julio, se han ido sucediendo una serie de acontecimientos que han desembocado en el conflicto actual.

El 4 de julio, Dmitry Sanakoyev, líder oseto partidario de Georgia y considerado un «traidor» por las fuerzas del sur de Osetia, salió ileso de un atentado, y el día 31, dos bombas hirieron a varios policías georgianos.

Estos días se ha tenido conocimiento de la llegada de decenas de voluntarios del norte de Osetia para unirse a las fuerzas del sur contra las tropas de Tbilissi, mientras que en Abjasia, las tropas locales se han desplegado en la frontera con Georgia.

Las conflictivas relaciones entre Georgia y Osetia del Sur se remontan en la historia de ambos pueblos, y radican en cierta medida en torno a «la propiedad histórica del territorio». Para los académicos georgianos, Osetia del Sur es uno de los centros más antiguos «de la cultura espiritual y material del pueblo georgiano, y ha sido una parte indivisible de Georgia durante siglos». Además, señalan que los osetos, procedentes del norte, son «recién llegados» y no tienen derecho ni tan siquiera a la autonomía. Los autores osetos señalan que han estado viviendo en la zona desde hace siglos, remarcando que son una parte de la nación oseta.

También hay que tener en cuenta el resentimiento oseto a raíz de las masacres de 1920, cuando Osetia fue dividida y el sur integrado a Georgia, y cuando en 1991 declaró su independencia y las tropas georgianas mataron a miles de osetos.

«Es la segunda vez en una generación que hemos sido víctimas de las masacres georgianas. Por ello, nuestra demanda de independencia no debe ser vista como algo idealista, sino pragmática», dicen.

Entre 1989 y 1991, Tbilissi puso en marcha una política para afianzar e imponer la supremacía georgiana, adoptando una ley que obligaba el uso de su lengua, promocionando su historia y cultura, y situando en la mayoría de los puestos clave a personas de esa nacionalidad.

En verano de 2000, se logró un acuerdo que reconocía la integridad territorial de Georgia y aceptaba el establecimiento de lazos especiales entre el sur y el norte de Osetia, garantizando un alto nivel de autonomía a Osetia del Sur y garantías internacionales para desarrollar posteriormente negociaciones de paz. Estos principios no han tenido mucho éxito.

La participación de actores extranjeros condiciona el desarrollo de los acontecimientos en todo el Cáucaso. EEUU y sus aliados occidentales, al igual que Rusia, mueven sus fichas en la región para hacerse con una posición privilegiada en clave de control geoestratégico y energético. Desde hace tiempo, Tbilissi está solicitando su entrada en la OTAN, lo que no es del agrado de Moscú, que no pierde oportunidad para desestabilizar al Gobierno georgiano.

Otro tanto hacen las potencias occidentales, situando un nuevo miembro de la OTAN en la frontera rusa. Georgia se siente muy vulnerable ante Moscú, por lo que busca el apoyo occidental y ve la presencia de tropas «de paz» rusas en Osetia o Abjasia como una amenaza directa.

Por su parte, Rusia quiere mantener su presencia como freno al despliegue de tropas de la OTAN en Georgia.

Finalmente, Osetia del Sur y Abjasia miran a Tbilissi como una amenaza permanente, y perciben la presencia de tropas rusas como una garantía para su seguridad. Rusia no reconocen la independencia de facto de esas naciones, pero procura medidas que ayudan a la misma, como la desaparición de visados o el aumento de las relaciones económicas.

El doble rasero de esas potencias es otro dato a tener en cuenta. Tras la declaración de independencia de Kosovo, las repúblicas del Cáucaso solicitaron otro tanto, pero en esta ocasión, el aliado occidental en la región es Georgia, por lo que los dirigentes occidentales prefieren cerrar filas con Tbilissi.

Georgia sigue empeñada en «restablecer el orden constitucional» en todas las repúblicas «separatistas», pese a la oposición mayoritaria de su ciudadanía. Y en medio de estos pulsos entre los actores internacionales, los perdedores una vez más son las poblaciones locales, sometidas a los caprichos de esas potencias extranjeras, que no dudan en anteponer sus intereses aun a costa de extender el sufrimiento.

En los próximos días se intensificaran los temores y ataques, que tal vez se extiendan a la vecina Abjasia, donde algunos grupos paramilitares georgianos ya habían amenazado en marzo con atacar intereses rusos y objetivos independentistas. En esta línea, Zurab Samushia, líder de la «Legión Blanca», apuntaba a posibles ataques contra la ciudad de Sochi, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno, lo que causaría importantes dificultades a Rusia.

No podemos olvidarnos tampoco de la volátil situación del norte del Cáucaso, donde los rebeldes chechenos siguen su campaña contra la ocupación rusa, o como en la vecina Ingushetia, donde algunos informes apuntan el imparable avance de los grupos rebeldes.

El abanico de conflictos de esta región demanda una solución dialogada, basada en el respeto a la voluntad de los pueblos, y si ésta se materializa en el ejercicio del derecho de autodeterminación, los estados de la región y actores extranjeros deberían respetarla.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El conflicte de Geòrgia
11 ago 2008
SOLIDARITAT AMB EL POBLE d'OSSETIA DEL SUD!
Re: El conflicte de Geòrgia
12 ago 2008
Endavant Russia i endavant Ossetia del Sud!!!
Mort als fills de puta capitalistes neoliberals dels georgians, venuts a l´imperialisme americà i als sionistes de merda de Israel.
Russia, serà el principi de la reconquesta imperial i racial europea, endavant germans russos.
EUROPA NACIÓ, REVOLUCIÓ !!!!

http://es.youtube.com/watch?v=yvtjp1BrUIY&feature=related
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/08/10/internacional/1218352778.html
Re: El conflicte de Geòrgia
13 ago 2008
+ info

Kosovo Yes, Ossetia No: Understanding What’s Happening in Georgia

AUTHOR: Luigino BRACCI ROA

Translated by Machetera

The Georgian President decided to resolve the problems existing since 1989 with the separatist province of Ossetia, in the most radical way: launching a surprise invasion, supported by the United States and taking advantage of the fact that the planet was distracted by the Olympic Games. Ossetia's secession would need to be done away with before December, in order for Georgia to join NATO. 99% of the inhabitants of South Ossetia wish to join with North Ossetia, under the Russian Federation. But the world does not support them, although it did support Kosovo's secession.

A heated conflict broke out last Friday in the Georgian region called Ossetia, when the Georgian army tried to take a city by surprise, in order to put an end to a movement that since the 1990¡¯s had been trying to reunite this region into a single country forming part of the Russian Federation.

This brought on a strong response from Russia, which entered the territory. "The Kremlin sent tanks and planes to the separatist capital, Tskhinval, in order to thwart its capture by Georgian troops which, yesterday at noon, were on the verge of controlling the city after a massive assault, in which, according to various sources, there were numerous civilian casualties," said Spain's El País.

To better understand the conflict, one must understand exactly what's going in Georgia right now. We should also explain Ossetia and its aspirations. And finally, we should understand the similarities and differences between Ossetia and Kosovo, and why.


Bush and Saakashvili in Tbilisi in May 2008


Georgia, Supported by the United States, Wants to Join NATO

Behind the scenes, what's happening is a fierce geopolitical conflict where Georgia, a country strongly supported by the United States (where with North American support, a "Rose Revolution" took place in 2003 which toppled the then president, Eduard Shevardnadze) faces a region, South Ossetia, which wishes to join with North Ossetia, the republic which forms part of the Russian Federation.


According to the analyst Peter Lavelle, Georgia has also made an extraordinary effort to join NATO (North Atlantic Treaty Organization), the western military bloc originally created to defend against the USSR, since its entry would allow its president Mikhail Saakashvili, to fulfill his promised Membership Action Program, necessary for bloc entry. He wanted to do it before December, the date of NATO's next meeting.

However, Georgia cannot belong to NATO, because in order to be a member of this organization, member states must not have unresolved territorial problems. Georgia has a problem with Ossetia and the region of Abkhazia, which also proclaimed itself a republic.



Present NATO membership. Source: Wikipedia

Saakashvili has to resolve his problems with Ossetia in order to join NATO. Despite promising a unilateral truce on August 6th, on August 8th, Saakashvili broke his promise. ¡'The reason is obvious: the whole world is watching the Summer Olympics in Beijing,' explained Lavelle, who added that the United States gave its tacit support to Saakashvili's 'senseless aggression." "NATO would probably have done the same, although with the usual moral cover of calling for respect for human rights."

And so it happened. President Bush, who was visiting Beijing, issued a short notice on Saturday, asking for an "immediate" end to combat in South Ossetia. "We have asked for the Russian bombardment to end and return to the situation of August 6th," he said. "Georgia is a sovereign country and its territorial integrity must be respected," he added. He said that he would work with his "European allies" to "launch an international mediation to resume dialogue." "Russia must support these efforts to re-establish peace as soon as possible."

Lavelle added that the western countries, and Ukraine have supplied Georgia with a strong arsenal of heavy weaponry, and that U.S. military officers had practiced "wargames" and have trained Georgia's new forces, through military exercises.

South Ossetia Wishes to Unite with North Ossetia and Form Part of Russia

The Ossetians consider themselves an ethnic group apart from the Russians and the Georgians. They have their own language, customs and culture. At present, Ossetia is divided in two: a good part of its territory, North Ossetia, forms part of the Russian Federation, but another part, South Ossetia, belongs to Georgia.

Once the process the Soviet Union's dissolution began in 1989, South Ossetia declared itself united with North Ossetia, a decision that the Georgian Parliament declared unconstitutional, and the international community refused to accept. This was the cause of a civil war, which led to some 100,000 Ossetians leaving for the Russian part of the country. Georgia has received the support of the United States in the conflict, while South Ossetia received that of Russia.

On January 19, 1992, the majority of South Ossetia's inhabitants voted in favor of being annexed by Russia. A new referendum held 14 years later, on November 12, 2006, with 91% participation, resulted in a 99% vote for independence from Georgia and union with North Ossetia and Russia. This referendum was not recognized by Georgia or the international community.

Hostilities ceased following the signing of an accord between Russia and Georgia, through which, after July 14, 1992, a tripartite peacekeeping force was deployed, with Russian, Georgian and South Ossetian troops.

Oil, Always Oil

One cannot fail to notice that Georgia is a country of vital importance from a geopolitical point of view, since thousands of barrels of oil and gas are extracted daily from the Caspian Sean and need to be transported to the Black Sea in order to be brought to the Mediterranean and the rest of the world.

The following map shows the oil pipelines in green.


The United States only controls the pipelines that pass through Georgia, but the rest go through Russia. If South Ossetia joins with Russia, these Georgian pipelines will no longer be controlled by the United States.


Wire service photo of the pipelines being constructed between Dzuarikau and Tskhinval, on the border between South Ossetia and Russia. This photo was taken in the village of Kvaisa in June, 2008.


Georgia's Aggression

Once this is understood, we can go back to what happened last Friday and Saturday in Ossetia.

Simultaneously with the start of the Olympics in Beijing, the Georgian army tried to take the capital of South Ossetia, Tskhinvali, by surprise, in order to put an end to the movement that was trying to re-unite this region into one country that would form part of the Russian Federation.

According to the Ossetian leader, Eduard Kokoiti, 1,400 civilians may have died in the Georgian offensive against strategic points in Ossetia. According to the Russian ambassador in Tbilisi, Viaceslav Kovalenko, "at least 2,000" civilians were victims of the Georgian attacks against the capital of the separatist South Ossetian republic.


Destroyed Georgian tanks, shown on local television



Georgian warplanes have attacked positions in the province of South Ossetia, hours after opening fire with tanks. Various Georgian Su-25 planes took part in the attack on the capital of the separatist region, Tskhinvali. The Press Information Committee for the secessionist government confirmed that the attacks had caused at least fifteen deaths.


Russia Responds

This brought a strong response from Russia, which entered the territory. "The Kremlin sent tanks and planes to the separatist capital, Tskhinvali, in order to avoid its capture by Georgian troops, which by noon yesterday, were on the verge of controlling the city following a massive assault in which, according to various sources, numerous civilians were killed," said Spain's El País.

In response, Georgia's president, Mikhail Saakashvili, accused Russia of invading Georgian territory and declared a general mobilization of the army which would entail an additional 100,000 men joining the armed forces. 'Russia has entered into a war with us on our own territory,' warned the Georgian leader. An additional contingent of 2,000 Georgian soldiers deployed in Iraq will be added to these troops.

The reinforcements entered Tskhinvali shortly after Russia's president, Dmitri Medvedev, declared that the security of its compatriots would be defended, and accused Georgia of violating international law in launching its aggression against South Ossetia, which has existed as an independent state without international recognition for 16 years.

Russia does not intend to fail. Its president, Dimitri Medvedev, has spoken by telephone with his U.S. counterpart, George W. Bush, and indicated firsthand that the only way out of the present crisis is the withdrawal of Tbilisi's troops.

On Saturday, the city of Gori was bombed, in Georgian territory outside Ossetia. The bombs fell in civilian areas, leaving dozens dead. International agencies accused Russia of responsibility for the bombing.

Georgia, which declared war in the first place, now insists on a ceasefire to prevent an alleged "ethnic cleansing" perpetrated by Russia in its territory. Moscow's representatives defend the legality of their intervention to protect its citizens in the region.


Abkhazia Fights Back and Takes Over Areas Occupied by Georgia

When these events took place, troops from the Republic of Abkhazia, which also declared its independence in 1992 but without being recognized by Georgia or the international community, decided to seize the opportunity and launched an offensive to retake the gorge of Kodori, that Georgia took in 2006, in violation of the demilitarization accords governing the surrounding areas, reached in 1995.


Kosovo Yes, Ossetia No

Despite the international community's extraordinarily rapid acceptance of Kosovo's independence and the dismemberment of the former Socialist Republic of Yugoslavia (supported by the United States and NATO), this has not been the case with South Ossetia, a territory that in any case did not wish to be independent but rather, to unite with North Ossetia, which is a republic which forms part of the Russian Federation. The reason possibly has to do with the support the United States gives Georgia, and the geostrategic importance of the territory, crossed by oil pipelines that carry oil and gas from the Caspian Sea to the Mediterranean.
Re: El conflicte de Geòrgia
13 ago 2008
fora racistes i feixistes d'Indymedia
Re: El conflicte de Geòrgia
13 ago 2008
El polvorín de Cáucaso
Aumenta la tensión tras acusar a Rusia de violar el alto el fuego

El riesgo de ruptura del frágil alto el fuego instaurado entre georgianos y rusos tras aceptar Tbilissi y Moscú la propuesta de paz realizada por la Unión Europea por las acusaciones contra Rusia de incumplimiento del acuerdo avivó ayer la tensión. Las tropas rusas tomaron la ciudad de Gori y, al parecer, avanzaban hacia Tbilissi, lo que multiplicó las denuncias y los llamamientos en el ámbito internacional a respetar el alto el fuego.

GARA | TBILISSI

Georgia y Estados Unidos acusaron ayer a Rusia de incumplir el acuerdo de alto el fuego al tomar con sus carros de combate y saquear la ciudad de Gori, situada a 90 kilómetros al noroeste de la capital, Tbilissi. La Unión Europea y la ONU, además de EEUU y Georgia, instaron a Moscú a respetar el acuerdo alcanzado la víspera.

Ayer volvió a ser una jornada de acusaciones cruzadas, desmentidos y puntualizaciones. Desde primeras horas de la mañana se sucedieron las denuncias de las autoridades georgianas contra Rusia, a la que acusaron de violar el alto el fuego al adentrarse sus tropas en territorio georgiano y ocupar Gori de camino a Tbilissi.

Moscú, tras la evidencia de sus tanques blindados patrullando por las calles de Gori, reconoció haber ocupado la ciudad, pero matizó que el objetivo era destruir las instalaciones militares y vaciar el armamento pesado de un almacén que las tropas georgianas dejaron abandonadas tras la contraofensiva rusa y que «no estaba vigilado», con el objetivo de «garantizar la seguridad de la población». Sin embargo, unas horas más tarde algunas fuentes aseguraron que las tropas rusas se encontraban ya a unos 50 kilómetros de la capital.

El Gobierno acusó a Moscú de haber permitido, tras su ataque, la entrada en Gori de «norcaucásicos que saquean casa y tiendas, y humillan a la población». Alexandr Lomaya, secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Georgia, no especificó si los norcaucásicos a los que se refería eran«voluntarios» de las repúblicas del Cáucaso Norte que se alistaron tras el estallido del conflicto en Osetia del Sur.

Disparos esporádicos

Por otro lado, en declaraciones recogidas por la agencia RIA Novosti, el jefe del Estado Mayor ruso, el general Andrei Nogovitsin, denunció que Georgia está incumpliendo también el alto el fuego. «A lo largo del día se han registrado disparos esporádicos de francotiradores», afirmó.

Nogovitsin afirmó que, si bien la postura de los militares rusos consiste en seguir dentro de la zona asignada a las fuerzas de paz, tienen que «responder a tales provocaciones». En este sentido, previno que las fuerzas rusas en Osetia del Sur y Abjasia abrirán fuego si son atacadas o si corre peligro la vida de la población local.

Incluso el presidente de EEUU, George W. Bush, terció en la polémica al exigir a Moscú que respete el acuerdo de paz, tras anunciar el envío de aviones y buques militares con ayuda humanitaria a la zona. Además, informó de que enviará a Georgia a su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, para mostrar el apoyo de EEUU a Tbilissi.

Rice ya demostró una postura firme ante Rusia, advirtiéndole de que se enfrentará a un mayor aislamiento internacional si incumple el alto el fuego.

En medio del cruce de acusaciones, los ministros de Asuntos Exteriores de la UE declararon el compromiso de los Veintisiete para contribuir «sobre el terreno» a los esfuerzos de la ONU y la OSCE para alcanzar una solución pacífica y duradera. Bernard Kouchner, el ministro francés, rechazó referirse a una fuerza de paz europea y habló de una «misión de observadores, verificadores o facilitadores» del alto el fuego.

Los ministros europeos avalaron el acuerdo «de principios» logrado la víspera y Kouchner destacó que «queda todo por hacer» porque «no tiene ninguna validez jurídica» y aún falta trabajar por un acuerdo político.

De momento, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, hizo saber que discutió por teléfono con su homóloga georgiana, Eka Tkechelachvili, la «aplicación práctica» del plan de paz.

El Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, afirmó que empezará ya a trabajar para preparar una propuesta sobre la presencia de observadores europeos en la zona, en la medida en que la ONU lo permita.

Posteriormente, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, manifestó la disposición de la organización a contribuir al proceso de paz en Abjasia y Osetia del Sur y a ayudar a organizar las conversaciones de paz.

«Insuficiente»

Por otro lado, los presidentes de Polonia y las repúblicas bálticas -Estonia, Letonia y Lituania-, que viajaron el martes a Tbilissi, junto al mandatario ucraniano, para expresar a Georgia su apoyo, criticaron el plan de la UE presentado por Nicolas Sarkozy y aceptado por ambas partes para la resolución del conflicto armado, al considerarlo «insuficiente».

Falta un «elemento fundamental» como es el «respeto a la integridad territorial de Georgia», apuntó el presidente de Lituania, Valdas Adamkus, desde Varsovia, al presentar el comunicado conjunto elaborado por los líderes de los cuatro países.

Adamkus pasó por la capital polaca de regreso de Tbilissi, donde participó como sus homólogos polaco, Lech Kaczynski; lituano, Valdas Adamkus; estonio, Toomas Ilves; ucraniano, Viktor Yushchenko, y el primer ministro letón, Ivars Godmanis, en un acto de solidaridad con el presidente georgiano, Mijail Saakashvili.

En la declaración conjunta, los líderes de los cuatro estados apuntan que la única posibilidad de evitar en el futuro «nuevas agresiones y ocupación» de Georgia es que se incluya al país caucásico en el programa de la OTAN, preparatorio para su ingreso en la Alianza.

Kaczynski y los líderes bálticos expresaron repetidas veces su pleno apoyo a Georgia y distanciamiento de Moscú en el conflicto por Osetia del Sur.
abandono

La ministra georgiana de Asunto Exteriores, Eka Tkchelachvili, acusó a la comunidad internacional de «haber abandonado» a su país ante la amenaza rusa y su ofensiva militar.
Rice aconsejó a Georgia evitar un conflicto con Rusia

La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, recomendó en privado al presidente georgiano, Mijail Saakashvili, evitar un conflicto con Rusia cuando visitó Tbilissi en julio, según «The New York Times». Un funcionario que viajó con Rice aseguró que «le dijo, de manera muy clara, que debía prometer que no recurriría a la fuerza». Pero, en público, Rice acusó a Rusia de causar constantes desórdenes en Georgia. «Rusia debe contribuir a solucionar el problema y abstenerse de alimentarlo», declaró el 10 de julio. Altos responsables estadounidenses indicaron al diario que Tbilissi no informó de su ofensiva, «ellos tomaron la decisión, sabían que hubiéramos dicho no».

GARA
Restricciones

Ucrania ha impuesto restricciones a los movimientos de la Flota rusa del Mar Negro, con base en el puerto de Crimea, implicándose así en el conflicto, mientras hay quienes en Kiev temen pasar a ser el próximo objetivo del Ejército ruso.
tres aviones

El mando militar ruso aseguró haber derribado ayer tres aviones espías georgianos no tripulados que sobrevolaban la capital oseta, Tskhinvali, «a pesar de que Georgia asegura haber terminado todas sus actividades militares».
Tbilissi espera una avalancha de 80.000 desplazados de la zona del conflicto

Georgia espera una avalancha de hasta 80.000 desplazados de la zona del conflicto georgiano-suroseta, declaró la portavoz del Ministerio para la Acogida de Refugiados, Mariam Nanobashvili, que, según estimaciones del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha provocado el desplazamiento de un total de 100.000 personas, entre ellas el 80% de los habitantes de Gori.

«Hasta este momento, tenemos registrados cerca de 13.500 refugiados, la mayoría de los cuales han sido acogidos en Tbilissi», precisó, antes de añadir que en el territorio de Georgia ya había unos 30.000 refugiados de los conflictos de los años 90 en Osetia del Sur y Abjasia».

El edificio de dos plantas del jardín infantil 158 es uno de los inmuebles reconvertidos en centro de acogida.

«Nos ametrallaron desde aviones; vi morir gente», dice Nesadze Sofiko, una médico de 28 años, con la voz entrecortada, mientras abraza a sus dos hijos: Nika, de 8 años, y Nino, de 5.

Trabajaba en Eredvi, una de las aldeas habitadas por georgianos étnicos de Osetia del Sur, de donde huyó con su familia por temor a la limpieza étnica.

«Vivíamos en paz con los osetos y seguiríamos viviendo en paz, si no fuera por las provocaciones de los rusos. Estoy convencida de que podemos reconciliarnos con ellos, siempre y cuando Rusia no se inmiscuya», asegura.

Las palabras de Sofikó son respaldadas efusivamente por uno de sus paisanos, Lavrenti Midodashvili, chófer de 60 años.

«¡Yo pienso lo mismo! ¡La culpa de todo la tiene Rusia!», exclama. «Primero me escondí en el sótano y, luego, cuando terminaron los bombardeos, eché a correr hacia Tbilissi», dice.

Misha Vignanski
Re: El conflicte de Geòrgia
13 ago 2008
FT-CI escribió:

Ante la Guerra en Georgia

¡Fueras las tropas rusas de Georgia! ¡Abajo el gobierno proimperialista georgiano de Mikheil Saakashvili! Por el derecho de autodeterminación y secesión de Osetia del Sur y Abkhazia si así lo desean. ¡Fuera la OTAN y la influencia y penetración imperialista de EE.UU. y los imperialismos europeos de Europa del Este y las antiguas republicas de la ex URSS!

Luego de la ofensiva de Georgia contra la región separatista pro rusa de Osetia del Sur, las tropas rusas han lanzado la mayor intervención desde la debacle de la ex Unión Soviética sobre una ex República. El día viernes han lanzado al menos dos bombas sobre la base militar georgiana de Bassin, cercana a su capital, a la vez que ha desplegado un importante contingente de tropas en el túnel Roki, un movimiento crítico para asegurarse el desplazamiento a Osetia del Sur. Acompañando este desplazamiento militar, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, ha declarado que: “Históricamente Rusia ha sido y continuará siendo el garante de la seguridad de los pueblos del Cáucasoâ€?. En otras palabras, Medvedev ha proclamado sin ambigüedad al Cáucaso como zona de influencia rusa. Este es el mensaje que Rusia está enviando a Occidente.

El origen inmediato del conflicto es el temor de Osetia del Sur a quedar marginada y perder sus esperanzas de independencia si Georgia y Rusia avanzaban en un acuerdo (cuestión que venían negociando). Por tanto, comenzó a bombardear algunas ciudades georgianas cercanas a Tskhinvali, la capital de Osetia del Sur. Los georgianos respondieron con una invasión, capturando la mayoría de los suburbios y rodeando la capital. Esto precipitó una rápida respuesta rusa.

Pero más en general, el origen del conflicto es expresión por un lado de la resurgencia rusa después del ascenso del bonapartismo de Putin, y por el otro de la continuidad de la política norteamericana de establecer un cerco sobre este país de forma tal que su integración en la economía mundial dominada por el imperialismo tenga un carácter cada vez más semicolonial, tal como fue la dinámica rusa -sólo temporalmente revertida- en la década de 1990 durante el gobierno de Yeltsin. Expresión de esta política, a pesar de que EE.UU. se ha visto debilitado en este frente por su debacle en Irak y la guerra en Afganistán, han sido: la incorporación de los ex países del Este en la OTAN; su intención de incorporar a Georgia y Ucrania, dos regiones claves para Moscú en la misma; la decisión de instalar el escudo de misiles en la República Checa; y recientemente el aval imperialista a la independencia del Kosovo.

Por su parte, Moscú ve a Osetia del Sur como una importante herramienta para prevenir que Georgia se una a Occidente. Osetia del Sur, declaró su independencia en una guerra en 1993, un movimiento sólo posible y sostenido hasta hoy con el apoyo de facto de la Federación Rusa. Pero el conflicto va más allá de Georgia y Cáucaso. Luego de su humillante retroceso en el Kosovo, donde sus reclamos fueron ignorados por EE.UU. y los países de la UE, Rusia está utilizando este conflicto para redefinir la región.

Por eso, lo que está en juego aquí no sólo tiene repercusiones en el Cáucaso, sino en todas las ex Repúblicas de la ex URSS, en especial la fuertemente disputada Ucrania, Kazajstán y los países Bálticos que miran aterrorizados cómo los tanques rusos violan la soberanía de una ex República. Los próximos días dirán hasta dónde llega la magnitud y el alcance del actual conflicto, si las tropas rusas deciden quedarse en Osetia o si por el contrario deciden avanzar sobre Georgia. Lo que sí está claro es que estamos frente a un nuevo gran foco de inestabilidad internacional, expresión de una situación mundial ya muy turbulenta como producto de la crisis económica mundial en curso. Frente al mismo los revolucionarios decimos:

¡Fuera las tropas rusas de Georgia! ¡Abajo el gobierno proimperialista georgiano de Mikheil Saakashvili! Por el derecho de autodeterminación y secesión de Osetia del Sur y Abkhazia si así lo desean. ¡Fuera la OTAN y la influencia y penetración imperialista de EE.UU. y los imperialismos europeos de Europa del Este y las antiguas repúblicas de la ex URSS!

La política abiertamente proimperialista del gobierno de Tbilisi, capital de Georgia, es la mejor excusa para que Rusia impida la completa independencia de Georgia. Sólo un gobierno obrero y campesino georgiano que rompa con el imperialismo norteamericano y de la UE puede tener la autoridad para detener al nacionalismo gran ruso apelando a la única que fuerza capaz de derrotarlo: los trabajadores rusos. Estos deben romper con la política xenófoba de la burocracia restauracionista que sólo garantiza grandes negocios para un puñado de grandes barones capitalistas y los amigos del poder central, y volver a las banderas internacionalistas proletarias y de defensa de la autodeterminación de los pueblos que permitió la solución temporaria del problema nacional de la Antigua Rusia de los zares durante los primeros años del bolchevismo hasta la reversión stalinista. Sólo un partido que haya luchado contra el stalinismo y haga un agudo balance de esta monstruosa experiencia no sólo para las masas de la ex URSS sino a nivel mundial, la sección rusa de la IV Internacional reconstruida, puede ofrecer esta perspectiva.


CRAS-IWA escribió:

NO TO NEW CAUCASIAN WAR!

The eruption of military actions between Georgia and South Ossetia threatens to develop into a large-scale war between Georgia supported by NATO on the one hand, and the Russian state on the other. Thousands of people are already killed and wounded – principally, peaceful inhabitants; whole cities and settlements have been wiped out. The society has beed flooded with muddy streams of a nationalist and chauvinistic hysteria.

As always and everywhere in conflicts between the states, there is not and cannot be the righteous in new Caucasian war - there are only the guilty. The coals which have been fanned for years now have caused a military fire. The Saakashvili regime in Georgia keeps two thirds of population in poverty, and the greater internal discontent in the country this causes, the more it desires to find a way out from the deadlock in the form of a "small victorious war" in the hope, that it can write everything off. The government of Russia is full of determination to keep the hegemony in the Caucasus. Today they pretend to bethe defender of weak, but their hypocrisy is abundantly clear: in fact, Saakashvili only repeats what the Putinist soldiery did in Chechnya 9 years ago. Ruling circles of both Ossetias and Abkhazia aspire to strengthen their role as exclusive allies of Russia in the region, and at the same time to rally the impoverished population around the tested torch of the "national idea" and "rescue the people". Leaders of the USA, the European states and NATO, on the contrary, wish to weaken the influence of their Russian rivals in the Caucasus as much as possible to provide to themselves with control over fuel resources and their transport. Thus, we became witnesses and victims of the next coil of world opposition in struggle for power, oil and gas.

This fight does not bring to working people - Georgians, Ossets, Abkhasians or Russians - anything, except for blood and tears, incalculable disasters and deprivation. We express our deep sympathy to the friends and relatives of the victims, to the people which have beenleft without a roof over their head and means of subsistence as a result of this war.

We shouldn't fall under the influence of nationalist demagogy which demands unity with "our" government, flying the flag of "protecting the homeland". The main enemy of the simple people is not the poor brothers and sisters on the other side of the border or of other nationality. Their enemie are the rulers and bosses of all kinds, presidents and ministers, businessmen and generals, those who generate wars for the sake of multiplying power and riches. We call on the working people in Russia, Ossetias, Abkhazia and Georgia to reject the bait of nationalism and patriotism and to turn the anger on rulers and the rich on both sides of the border.

Russian, Georgian, Ossetic and Abkhazian soldiers! Do not obey the orders of your commanders! Turn your weapon against those who sent you ti war! Do not shoot the soldiers of your "opponent" - fraternize with them: a bayonet in the ground!

Working people in the rear! Sabotage military efforts, leave to go to meetings and demonstrations against the war, organize yourselves and strike against it!

No to the war and to its organizers - rulers and richmen! Yes to solidarity of working people across borders and the front lines!

Federation of Education, Science and Technical Workers, CRAS-IWA

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona