Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
A treinta años de los sucesos del Cerro Maravilla en Villalba, Puerto Rico.
30 jul 2008
El 25 de julio de 1978 la Policía de Puerto Rico asesinó a dos jóvenes independentistas en el paraje del Cerro Maravilla, en el municipio de Villalba.
A treinta años de los sucesos del Cerro Maravilla en Villalba, Puerto Rico.
   
Borja Jiménez / Indymediapr.org

En los pasados días se ha cumplido el trigésimo aniversario de los hechos sucedidos en el Cerro Maravilla, en el municipio de Villalba, en Puerto Rico en el verano del 78. El veinticinco de julio de 1978, la policía de Puerto Rico asesinó a dos jóvenes independentistas, Arnaldo Darío Rosado y Carlos Soto Arriví, de veinticuatro y dieciocho años de edad respectivamente, formando parte de la perpetua guerra sucia de âescarmientoâ? hacia el movimiento independentista en la isla, substancialmente cruel durante la década del setenta, en plena guerra fría. El agente encubierto Alejandro González Malavé, alias El Fraile, infiltrado en el entorno independentista desde los dieciséis años de edad como informante de estudiantes sediciosos, junto a Rosado y Soto Arriví, trama el âvolarâ? con explosivos dos torres de las antenas de la televisora Rikavisión. Engañados por González Malavé, âsecuestranâ? un taxi en el municipio de Ponce para dirigirse al paraje del Cerro Maravilla, donde se hallaban las torres de telecomunicación y donde los esperaba un grupo de agentes y oficiales de la policía de Puerto Rico. Los jóvenes independentistas fueron arrestados, esposados y torturados para finalmente ser ejecutados de rodillas y sin piedad alguna por parte de los agentes de la uniformada allí presentes. Según las declaraciones que luego emitieran testigos presentes de la policía, se orinan sobre los cuerpos sin vida de los dos jóvenes activistas.

El veinticinco de julio es una fecha significativa en la historia de Puerto Rico. Ese mismo día del año 1898 la Marina de Guerra de los Estados Unidos de América invade la isla antillana a través de las costas del municipio de Guánica, al sur oeste de la isla. Esa misma fecha del año 1952 es aprobada la Constitución del denominado Estado Libre Asociado de Puerto Rico (ELA), desde entonces nombre oficial de la colonia más antigua del mundo; una burla más al derecho internacional por parte de las autoridades estadounidenses. Por tanto, que los asesinatos políticos del Cerro Maravilla sucedieran un veinticinco de julio tiene una más que evidente carga tanto histórica como ideológica.

En torno al medio día de aquel veinticinco de julio de 1978, el gobernador de turno, Carlos Romero Barceló, del Partido Nuevo Progresista, que aboga por la anexión del archipiélago de Puerto Rico a Estados Unidos como estado federado, y como parte de la conmemoración del Día de la Constitución, ofrecía un discurso en una tarima en el municipio de Bayamón. Alguien se le acercó entregándole una nota de papel y fue entonces cuando Romero Barceló interrumpe su discurso para ofrecerle en vivo y en directo la noticia al país con una versión oficial que encubría la verdad, en la que se señalaba que agentes de la policía habían frustrado un atentado terrorista, se había producido un tiroteo con el resultado de la muerte de los dos presuntos terroristas y ningún agente de la uniformada había resultado herido. En ese momento, el gobernador llama âhéroesâ? a los policías que habían participado en el operativo. Tras la presión ejercida por, entre otros, varias organizaciones sindicales, el Colegio de Abogados y el periódico The San Juan Star se conduce, entre los años 1978 y 1980, las primeras investigaciones, tanto en el ámbito estatal como el federal, que exoneran de toda culpa a los agentes de la policía involucrados en el caso determinando que actuaron en defensa propia. Entre los años 1981 y 1984 se lleva a cabo la segunda investigación por parte de la Comisión de lo Jurídico del Senado de Puerto Rico, en aquel entonces controlado con mayoría por el opositor Partido Popular Democrático, defensor del status quo de la isla, y el Departamento de Justicia de EE.UU. Las vistas senatoriales son transmitidas por televisión y será a partir de entonces que el pueblo puertorriqueño comience a saber la macabra realidad del caso. Una de las conclusiones fue que los dos jóvenes independentistas, en vez de haber sido sometidos a un proceso judicial como establece el propio estado de derecho y la propia constitución de la isla caribeña , fueron ejecutados extrajudicialmente por miembros de las fuerzas de seguridad del Estado. Dicha comisión reveló que el crimen fue planificado por la Policía, que agentes de ésta los asesinaron porque Rosado y Soto Arriví estaban vinculados a actividades relacionadas al movimiento independentista en la isla. Según las vistas el ex teniente coronel y jefe de la División de Inteligencia de la Policía, Ã?ngel Luis Pérez Casillas dirigió el operativo, instruyendo a no dejar que los dos jóvenes activistas bajaran con vida del Cerro. En mayo de 1985 fue sentenciado a veinte años de prisión por perjurio. Sin embargo, y a pesar de la gravedad de su papel en el operativo, el veintisiete de noviembre de 1991 sale en libertad bajo palabra. Otro de los culpables que se hayan en la calle es el policía de la División de Arrestos Especiales, Luis Reverón Martínez, quien mató de un escopetazo en el pecho a Arnaldo Darío Rosado, mientras éste estaba esposado de rodillas rogando que no lo mataran, según su propia declaración. Testimonio que abrió la tercera fase de la investigación senatorial en el año 1991. En 1985 fue sentenciado pero en la actualidad se encuentra en libertad bajo palabra. Otros testigos negociaron declarar lo sucedido a cambio de recibir inmunidad. Sus declaraciones contradijeron la versión oficial y ayudaron, en un principio, a âesclarecerâ? lo sucedido.

Según el modo operantis del caso, el independentismo necesitaba algún tipo de âescarmientoâ? por parte del Estado para poder frenar sus pretensiones de lucha por la liberación nacional. En las vistas senatoriales el taxista Julio Ortiz Molina, quien había recibido fuertes presiones para que no declarara, se convirtió en el testigo ocular âestrella.â? Su testimonio fue clave para desvelar lo ocurrido en el Cerro Maravilla, también conocido como Cerro de los Mártires. Como consecuencia, diez policías ingresaron en prisión tras sendos procesos judiciales en el ámbito federal y estatal. Después de veinte años, tres de ellos continúan cumpliendo sus penas en prisión, los ex policías Rafael Moreno Morales, Rafael Torres Marrero y Nelson González Pérez, ex sargento. En diversas ocasiones, estos tres ex policías han apelado sus casos ante el Tribunal Supremo de Puerto Rico. Recientemente, la prensa local ha señalado que desde octubre pasado Torres Marrero y González Pérez esperan una determinación de la Junta de Libertad Bajo Palabra (JLBP) para poder salir libres y acogerse así al Programa de Reintegración a la Comunidad, un programa de reinserción social existente en Puerto Rico. Sin embargo, no confían en que el sistema judicial les de razón alguna pues, según ellos, este caso siempre se ha visto como uno político y no como un caso criminal y que la carga política del caso es la que les ha impedido salir en libertad. El caso de Moreno Morales es más grave, ya que fue él quien mató a Soto Arriví de rodillas y esposado. Por otra parte, el ex sargento González Pérez fue quien les quitó las esposas a los dos jóvenes para que, cuando se investigara lo sucedido, no se supiera que les dispararon esposados. Las acciones del ex sargento dejan mucho que desear y prueban un principio de encubrimiento de este doble asesinato de raíces políticas e ideológicas.

Siempre se ha señalado que aquellas ejecuciones fue un caso de terrorismo de estado, organizado desde las esferas más altas del poder, señalando al ex gobernador Romero Barceló como conocedor de lo sucedido. Al igual que ha ocurrido en otros países, las pruebas nunca lo señalaron como culpable, como es obvio por la inmunidad que siempre ha rodeado su figura. Precisamente entre el movimiento independentista de la isla una de las consignas para recordar aquel fatídico día ha sido y continua siendo â¡Romero Asesino!â?

No se sabe con certeza que fue exactamente lo que sucedió aquel 25 de julio de 1978, es mucho el misterio que hasta el día de hoy rodea este doble caso de terrorismo de estado. Prueba de ello es que hasta el día de hoy pocos son los maestros que en sus clases del sistema de instrucción púbica les enseñan a sus alumnos la verdad que rodea este macabro episodio de la historia más reciente de la Isla del encanto. Aquel día de verano de finales de la década del setenta se puso un antes y un después en la historia contemporánea de la isla antillana de Borikén, con una huella imborrable en los campos político, social y jurídico.

El ex agente encubierto Alejandro González Malavé, alias El Fraile, fue asesinado a tiros a las puertas del hogar de su madre en el municipio de Bayamón, Puerto Rico, el veintinueve de abril de 1986. Hasta el día de hoy, el crimen continúa sin esclarecerse no habiéndose radicado cargos criminales algunos.

El taxista Julio Ortiz Molina falleció el veintiocho de diciembre del año 2002 en un asilo para ancianos en Estados Unidos.

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa