Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
¿Rebelión en las colonias sudamericanas del Imperio?
25 jul 2008
Es que Paraguay es la principal colonia sudamericana de Estados Unidos, desde que en 1940 Washington impuso en este país la dictadura anticomunista de José Félix Estigarribia.
7_imperialismo_aguila.jpg
condor.jpg
Paraguay.gif
Un líder de la bancada socialista en la concejalía de Hönefoss, Noruega, no puede explicarse hoy por qué tantos políticos se posicionan en contra del nombramiento de Alejandro Hamed. âO están desenfocados, no se enteraron del término de la Guerra Fría, o simplemente son activistas desestabilizadores del gobierno de Fernando Lugoâ?, entiende. Porque, para él, el gobierno tiene derecho y la obligación hoy de cambiar su política internacional.
âYo vengo de un país como Noruega que tiene muy estrechas relaciones con Palestina y también con Israelâ?, declaró a la prensa, la misma que durante el proselitismo se manifestó una férrea defensora de la soberanía paraguaya ante Brasil y Argentina, pero que hoy se escandaliza por decisiones independientes con respecto a la voluntad de Washington.
Noruega está muy lejos del alcance del imperio, y la guerra fría no le llegó tan cerca como a Paraguay, donde se puso muy caliente en los años del operativo Cóndor.
Aunque la primera impresión es que el Obispo Fernando Lugo ha dado un paso importante hacia la emancipación del Paraguay del poder imperial norteamericano, que lo oprime desde hace más de seis décadas, al nombrar a un canciller vetado por el imperio, queda mucho camino por recorrer para deshacerse de todo vestigio colonial.
Es que Paraguay es la principal colonia sudamericana de Estados Unidos, desde que en 1940 Washington impuso en este país la dictadura anticomunista de José Félix Estigarribia, a quien apoyó políticamente a cambio de que entregara los pozos de petróleo de la Standard Oil arrebatados por Paraguay en la guerra del Chaco. Completaron la dinastía Higinio Morínigo y Alfredo Stroessner, hasta que las dictaduras neo nazis fueron reemplazadas por la corruptas democracias tuteladas.
Hoy Estados Unidos tiene una influencia tan grande sobre el Paraguay que bastó que sea nombrado canciller un descendiente de árabes para que una constelación de políticos de diferentes partidos pongan el grito en el cielo, anunciando el infierno para todos. La mayoría de estos políticos reciben fuertes sumas de la embajada norteamericana a través de organizaciones varias.
Para hacerse una idea de la influencia norteamericana, basta saber que además de financiar a varios grupos que apoyaron al obispo Fernando Lugo, ahora han secuestrado la memoria del país y su pueblo.
Tengo a la vista una Revista publicada por el ARCHIVO DEL TERROR, es decir por ROSA PALAU, bajo el titulo de âDictadura y años de lucha y resistencia, 1954-89".
Lleva como subtítulo Proyecto Conmemoratoria, y su sello revela que está financiada por USAID, como la mayoría de lo que se publica en Paraguay, previa declaración de abyección al imperio por parte de los intelectuales cortesanos del embajador James Cason.
El boletín que se distribuira a las Escuelas supuestamente tiene el objeto de sensibilizar a la opinión estudiantil sobre los Derechos Humanos., y se presentan los hechos cronológicamente entre 1954 y 1989, aunque con severos golpes de tijera.
Además de omitir en forma sistemática la participación de Estados Unidos en la represión, varios referentes de la resistencia anti-imperialista son hechos a un lado.
La Revista publica muchas fotos del ARCHIVO DEL TERROR pero con una omisión altamente sospechosa: no se menciona en ningún momento al responsable del hallazgo de los documentos, el luchador por los derechos humanos y premio Nóbel Alternativo, Martín Almada.
De un tiempo a esta parte, USAID ha penetrado instituciones del estado paraguayo y se ha apoderado del Archivo del Terror, al que ha castrado de los documentos más sensibles que comprometían a Estados Unidos con la represión durante las dictaduras que asolaron al país desde 1940. El Paraguay había caído bajo la dominación imperialista luego de la desgarradora guerra contra la Triple Alianza, de 1865 a 1870, en la que Argentina, Brasil y Uruguay fueron auspiciados por Inglaterra para acometer contra el único país que había incursionado por la senda del desarrollo autónomo.
En la década de 1930, este país fue escenario de una disputa entre las dos empresas petroleras más grandes del mundo: Standard Oil (Exxon) y Shell, que ocultas en los pliegos de las banderas nacionalistas inspiraron y sufragaron una matanza entre Paraguay y Bolivia que costó cien mil muertos. Las negociaciones de paz fueron presididas por un empresario petrolero norteamericano, Spruille Braden, quien negoció la entrega de los pozos de petróleo arrebatados por Paraguay a Bolivia (o lo que es lo mismo, a la Standard Oil), a cambio de apuntalar en este país una dictadura neo-nazi al servicio del imperialismo norteamericano.
Cuando en 1947 el Paraguay se vio envuelto en una guerra civil entre demócratas y fascistas, Estados Unidos tomó partido por los fascistas a cambio de prorrogar sus acuerdos petroleros que habían vencido en 1944, y desde entonces mantuvo su influencia in crescendo sobre el país. La concesión de bases militares a Estados Unidos por parte del gobierno paraguayo se remonta a los años de la guerra fría, según se consigna en un documento confidencial enviado al departamento de estado por la embajada de Asunción el 10 de octubre de 1958, donde la legación diplomática argumentaba a favor de seguir apoyando al dictador neo nazi Alfredo Stroessner que âera del mejor interés de EEUU mantener una nación fuertemente anticomunista en medio de países que experimentan graves problemas económicos e internos e inestabilidad política seria, factores que crean un clima favorable para la penetración del comunismo en América del Surâ?.
La ayuda estaba condicionada a âque el gobierno de Paraguay otorgue todos los derechos y privilegios al gobierno de Estados Unidos para el establecimiento, organización, activación y mantenimiento y operación de cualquiera y todas las bases aéreas dentro de los límites de Paraguay que el gobierno de Estados Unidos considere necesarios para conducir la defensa del Hemisferioâ?.
Aunque hoy la presencia militar es menos importante, todo el Paraguay sigue siendo una gran base de la inteligencia norteamericana, que tiene en sus manos a periodistas, intelectuales y académicos, que se ponen a su servicio en forma abyecta y voluntaria, contribuyendo a desestabilizar a los gobiernos hostiles a Washington como si fueran enemigos propios.
El obispo Fernando Lugo, sobrino de un agente de la CIA que ganó las elecciones en abril con un conglomerado de fuerzas financiadas por USAID âdonde trabajan varios de sus familiares-, NED, IAF y otros organismos de coacción imperialista, además de recibir la decisiva intervención en su favor del embajador norteamericano James Cason, en realidad tiene un largo trecho por recorrer para efectivizar una real independencia paraguaya de Estados Unidos. LAW
Mira també:
http://f17digital.blogspot.com

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa