Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
El cambio en el país de la piratería y falsificación
21 jul 2008
Paraguay fue siempre el país de peor fama, una caja de Pandora a la que se le achacaban los peores vicios, el narcotráfico, la piratería y la falsificación.
_40585839_fernandolugodos203.jpg
Lino O.jpg
Paraguay.gif
De pronto, se hizo la luz. Un mesiánico obispo de los pueblos y de los pobres, el hoy clérigo-presidente Fernando Lugo, apareció en el horizonte como una milagrosa panacea.
El sol volvía a brillar, habían florecido de nuevo las virtudes en el emporio de los productos falsificados, la corruptela, los casinos, la basura tóxica, los prostíbulos y los narcotraficantes.
El obispo de los pobres Fernando Lugo había hecho el milagro el 20 de abril, con su hidronacionalismo, la soberanía energética, el combate implacable a la corrupción, un esperanzador giro a la izquierda en la tierra prometida de Martin Borman, Ricord, Roschman y Josef Mengele.
El milagro fue tan grande que unió por la misma causa a la prensa de la Secta Moon, el grupo multimedia de la familiza Stroessner, la prensa comunista de Latinoamérica, víctimas y verdugos de la dictadura del general Alfredo Stroessner.
La ilusión y la unidad granítica duraron hasta que empezaron los nombramientos.
Apenas se realiza un nombramiento, ya surgen cuestionamientos contra los nombres.
A Horacio Galeno Perrone pronto le sacaron en cara un proceso por estafa, a Alejandro Hamed Franco, la Cancillería le recordó que hubo dudas en su papel de expedición de un caso de pasaportes en el Líbano. A Cándido Vera Bejarano lo critican por quedarse con tres mil hectáreas sin ser sujeto de la reforma agraria; a Blas Llano le recordaron que sacó un arma, en una actitud prepotente, durante una concentración política y a Augusto Dos Santos, su colega José Luis Simón lo denuncia por un problema en radio Cáritas.
"La campaña de reivindicación de la soberanía hidroeléctrica, al parecer, para Lugo no pasó de ser un efectivo golpe publicitario y el deseo mayoritario de la población quedó de nuevo en aguas de borraja" confesaron después los miembros de la Fetrasep, y en una nota titulada "¿qué es el Plan Umbral?" (http://www.tekojoja.org.py/v1/news.php?id=1364)
uno de los principales puntales del obispo reconoció que la campaña del clérigo fue en gran parte solventada por la embajada norteamericana.
Después quedó en evidencia el apoyo de los Stroessner al Obispo,que pretendió ser ocultado, pero se hizo público cuando un sobrino del dictador, el senador Julio Osvaldo Domínguez, fue sorprendido abandonando la residencia del obispo en la valijera del automóvil del diputado Rafael Filizzola. La prensa siguió a Filizzola por varias cuadras, hasta que pudo constatar que Domínguez salía del interior del baúl para abordar su propio carro.
Como guinda de la torta el mismo obispo de los pueblos y de los pobres presentado como mesías destinado a redimir al país de la corrupción, pronto selló pactos con un temible narcotraficante conocido por constituir una amenaza militarista y fascista, el general golpista Lino Oviedo.
Tal vez el cambio que se esperaba era un giro demasiado brusco, tal vez las fuerzas telúricas del país de lo trucho es más fuerte.
Ya lo sentenció Paul Ambroise Válery: lo que ha sido creído por todos siempre y en todas partes, tiene todas las posibilidades de ser falso.

EL MITO NACIONALISTA

Una de las organizaciones que impulsó la candidatura del obispo Fernando Lugo, el movimiento Tekojojá, publicó hace poco en su sitio web una crítica al Plan Umbral, una herramienta de penetración imperialista de la embajada norteamericana en Paraguay. En una segunda lectura, la publicación es en realidad una descarada confesión de la participación de la agencia norteamericana en las elecciones paraguayas: http://www.tekojoja.org.py/v1/news.php?id=1364.

Este reconocimiento echa por tierra el supuesto nacionalismo sin mácula del obispo de los pobres, que utilizó el tema de las hidroeléctricas como coartada para anunciar los disturbios que pretende crear en el Mercosur.

EL MITO DE LA SOBERANÃ?A ENERGÃTICA

"La campaña de reivindicación de la soberanía hidroeléctrica, al parecer, para Lugo no pasó de ser un efectivo golpe publicitario y el deseo mayoritario de la población quedó de nuevo en aguas de borraja" confesaron después de ganar las elecciones los miembros de la Fetrasep, quienes se reunieron para analizar los nombramientos en los entes que manejan Itaipú y Yacyretá, dos represas hidroeléctricas que Paraguay comparte con Brasil y Argentina.
El sector energético es un tema obsesivo para los jerarcas de la SIP que manejan los medios de comunicación de Paraguay, en particular para el diario ABC color, vinculado a la Secta Moon.
El empresario que es dueño de dicho diario es conocido por desarrollar una línea editorial acorde a los intereses comerciales de su propietario.
También se publicó en las mismas fechas que Brasil habría prohibido que sean nombrados algunos referentes del entorno del Obispo, en una nueva confesión de la falta de autonomía en las decisiones tomadas por el clérigo.

EL MITO DE LA CANDIDATURA DEL PUEBLO

Aunque mucho se dijo que la candidatura de Fernando Lugo nació en el seno del pueblo, en realidad fue impuesta de forma cuasi prepotente por un puñado de activistas de partidos recién creados, muchos de los cuales ya se encontraban fuera de la legalidad o carecían de ella por no haber llenado aún los requisitos establecidos por la justicia electoral.
Sin embargo, muchos de estos grupos empezaron a ser publicitados por la prensa vinculada, NED y USAID mediante, con la embajada norteamericana, cuando su cita podía ser útil al andamiaje montado por la IAF, NED y USAID.
En algunos casos como el Partido Demócrata Cristiano o el Revolucionario Febrerista, no obtuvieron el 20 de abril la cantidad de votos necesaria para mantener su personería legal.
A pesar de todo, se llenaron la boca repitiendo que la candidatura del obispo la había elegido âel puebloâ?.
Entre los responsables de la candidatura del obispo se encontraba también el âcoherenteâ? senador Carlos Filizzola Pallarés, proveedor de fondos brasileros para la campaña oficialista por las internas coloradas de febrero del 2006, demandado por prestación de alimentos por la madre de sus hijos, con funestos antecedentes de haber dilapidado el erario público con depósitos en financieras fantasmas durante su administración municipal.
En segunda fila, aparecían los personeros del Encuentro Nacional, representantes políticos de falsos y fracasados empresarios incapaces de sembrar una hectárea de algodón sin solicitar subsidios al estado, ni de realizar la más miserable inversión sin créditos obtenidos con el beneplácito del gobierno. Y como si no bastase todo eso, personajes que sirvieron como incondicionales lacayos al ex presidente Luís Angel Gonzalez Macchi, durante el cual se lanzaron sobre el erario público como una desahuciada manada depredadora.
El principal candidato de dicha corriente, Emilio Camacho, en plena campaña, utilizando una camioneta del Parlamento para hacer proselitismo, atropelló a transeúntes a los que dejó tendidos sin vida a la vera del camino.
Mas atrás en la fila aparecía el (Partido Revolucionario Febrerista, que ya en las elecciones del año 2003 subastara la candidatura de Diputado a un prófugo de la justicia, el ex ministro de Justicia Silvio Ferreira.
Al frente del partido se encontraba un personaje que se había apropiado en forma irregular de camionetas a la agrupación, y para lograr su nominación había dado su aval al represor Juan Manuel Morales, ex operativo de la policía política, a cambio del cobro en forma irregular de un subsidio del estado a su partido.
El personaje en cuestión, Nils Candia, fue nota tiempo antes por su expulsión de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, luego de forzar cerraduras del local de dicho órgano para robar documentos que le comprometían en dilapidación indebida de fondos.
El titular Demócrata Cristiano, Gerardo Rolón Pose, había sido acusado por sus correligionarios de haber enajenado la sede partidaria para no cumplir con las leyes laborales, que le obligaban a pagar una fuerte suma de indemnización a la familia de una recepcionista del partido asesinada en su lugar de trabajo.
Aunque estos grupos solo constituían una caterva de autoproclamados representantes de partidos fantasmas y extintos, todos ellos pretendieron representar a las grandes masas ciudadanas de la república cuando digitaron la candidatura del obispo.

APOYO NORTEAMERICANO

Con el obispo estuvieron todas las ONGs financiadas por el embajador norteamericano James Cason. Ver: http://lahaine.org/index.php?p=31659.

APOYO DEL EX DICTADOR

El apoyo de los Stroessner al Obispo Fernando Lugo pretendió ser ocultado, pero se hizo público cuando un sobrino del dictador, el senador Julio Osvaldo Domínguez, fue sorprendido abandonando la residencia del obispo en la valijera del automóvil del diputado Rafael Filizzola. La prensa siguió a Filizzola por varias cuadras, hasta que pudo constatar que Domínguez salía del interior del baúl para abordar su propio carro.
ver:
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/347423/index.php

EL DÃ?A DESPUÃS

Los pactos más deshonrosos marcaron las alianzas del clérigo presidente en los días siguientes de ganar las elecciones.
El mismo obispo de los pueblos y de los pobres presentado como mesías destinado a redimir al país de la corrupción, pronto selló pactos con un temible narcotraficante neo-nazi:

http://arkansas.indymedia.org/newswire/display/22450/index.php

Sorpresas y vueltas da la vida, y con más razón en Paraguay. El archicriminal de ayer, hoy es un egregio tribuno de la política y aliado del obispo de los pueblos y de los pobres, Fernando Lugo.
La transmutación se dio desde que un sector de su Partido, el UNACE, ingresó al Parnaso de los protegidos por el ahijado político de Otto Reich y representante de George W. Bush en Paraguay, mister James Cason.
ver:
Ya en Septiembre de 1985, en plena guerra fría y bajo la dictadura pro-Washington del general Alfredo Stroessner, un expediente judicial sobre narcotráfico citaba al hoy aliado del obispo Fernando Lugo en el Parlamento, entonces coronel Lino Oviedo:
"...se constató las operaciones de dos avionetas brasileñas con matrículas cubiertas que cargaban electrónicos de contrabando y paquetes de cocaína. Entre los peones cargadores y guardias civiles armados se encontraban dirigiendo las operaciones el señor Fadh Yamil y el militar retirado Lino Oviedo" (informe de juez al presidente de la suprema corte de Justicia, 20 de septiembre de 1985).
Un informe de la CPI del Brasil también describe a Oviedo en términos parecidos: "Oviedo es uno de los pilares del tráfico de drogas en América del Sur, jefe del cartel de Paraguay, estrechamente vinculado a Beira Mar" (Aníbal Miranda, la Máxima organización mafiosa, pag. 177).
Un informe de inteligencia rastreado en origen a estación de la CIA en Asunción, datada en Asunción y fechado en junio de 1994 no se queda a la zaga de las anteriores descripciones:
"Oviedo utiliza el Hotel Cecilia como base de operaciones para sus varias actividades fuera de sus funciones como comandante del Ejército, incluyendo espionaje para el Gobierno Alemán. El dueño del Hotel, Gerardo Wagner, austríaco de origen, es un contacto de muchos años del espionaje alemán".
También vinculaba a Oviedo con la reexportación ilegal realizada por el conocido fascineroso Carlos Barreto Sarubbi, "envuelto en tráfico de drogas con el Cartel de Cali a través de Mohamed Jamil Rassoul, un libanés residente en Ciudad del Este. Rassoul fue detenido recientemente en Brasil con Vicente Rivera Ramos, hijo de uno de los jefes del cartel de Cali. Más de 7.300 kilos de cocaína fue encontrada en una estancia alquilada por Rassoul".
Oviedo fue considerado por mucho tiempo como una amenaza militarista y fascista, además de peligroso criminal y asesino de manifestantes contra el gobierno en episodios de marzo de 1999, por los intelectuales y la prensa paraguaya que hoy guardan un silencio cómplice ante estos pactos entre el clérigo presidente y el narcotraficante neo nazi, quizá influenciados por la embajada norteamericana.
El misterioso silencio ante el reciclaje del general golpista Lino Oviedo entre la intelectualidad paraguaya , en su mayoría alineados en el proyecto del obispo Fernando Lugo, no se condice con las expresiones que escuchábamos una década atrás al referirse a este subproducto de la política exterior norteamericana, que modeló la atrabiliaria mentalidad de los militares latinoamericanos.
La posición contra Oviedo se atenuó cuando el militar ingresó al Olimpo de los políticos sufragados por la embajada norteamericana a través de su Partido Unace y se apagó del todo con el reciente viaje del general para entrevistarse con altos funcionarios del departamento de estado, que impulsó a colegas suyos de tan feliz memoria como los generales que dirigieron el genocida Plan Cóndor.LAW
http://f17digital.blogspot.com
Mira també:
http://f17digital.blogspot.com

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa