Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Fernando Lugo y la crisis del gasoil
18 jul 2008
El principal impulsor mediático de la crisis del gasoil, Aldo Zucolillo, por mucho tiempo fue un obsesivo socio de narcotraficantes, lavadores y otros criminales en función de gobierno.
condor.jpg
dólares.jpg
petroleo.jpg
La crisis del gasoil se ha desatado en Paraguay, y al parecer amenaza ser la primera factura que el obispo Fernando Lugo deberá pagar a la prensa de la Secta Moon, cuya principal cabeza visible es el antiguo propagandista del dictador Stroessner y panegirista de Videla, así como mecenas del centro de detenciones y torturas de la dictadura paraguaya, Aldo Zucolillo.
Zucolillo es hermano de un delator que sirvió a la policía política de Stroessner, además de cuñado de uno de los principales involucrados en el asesinato de Orlando Letelier en Washington, cuya familia manejaba el negocio de los combustibles hasta que entró en operaciones la refinería de Villa Elisa.
También fue uno de los principales beneficiarios del negocio de importación del crudo arreglados a través del Ministerio de Industria y Comercio-Petropar (petrolera estatal paraguaya con la que busca quedarse hoy Moon) y podría decirse que su especialidad es pegar fuerte contra los ladrones caídos.
Muchas veces estos ataques gozan de la simpatía de los lectores de ABC color, diario de Zucolillo, aunque la mayoría ignora que en realidad muchos de los blancos fueron en realidad grandes benefactores del empresario de la prensa.
El presidente Wasmosy, por ejemplo, fue benefactor de Zucolillo con la concesión de licencias para operar telefonía móvil celular en Paraguay, dando origen a PERSONAL S.A. de Telecom Argentina (de Emilio Massera y asociados), Telecom Personal y ABC Telecomunicaciones (de Zucolillo) consorciadas en Núcleo S.A., que lanzó el servicio en Asunción y alrededores en octubre de 1997.
Zucolillo también es accionista importante de Constructora Atlas, Financiera Atlas, Cadena Superseis, Nueva Americana, Hotelera Atlas S.A., Silpar S.A., Ganadera Zusa, diario Vanguardia de Ciudad del Este, etc.
Estos negocios de conectaron con la Iglesia de la Unificación Universal (popularmente conocida como Secta Moon), exclusivamente en negocios, asociación que explica el cambio de posición de Zucolillo y ABC con respecto al general golpista Lino Oviedo (fuertemente relacionado con Moon y al cartel de Cali del narcotráfico, según informes estadounidenses), primero atacado y luego defendido con pasión por ABC.
Por vía del grupo Velox están financieramente emparentadas las familias Zucolillo-Pappalardo, Saba-Rodríguez y Mendelzon, en conjunto el holding empresarial más poderoso del Paraguay.
La alianza entre Zucolillo-Lino Oviedo-Fernando Lugo se debe a que el poder político-económico es un imperativo constante para controlar los negocios en Paraguay, entre ellos el lucrativo rubro del gasoil.

El Operativo Cóndor

Conrado Pappalardo, cuñado de Zucolillo, era en tiempos del operativo Cóndor un influyente diputado oficialista, antes de bajar el perfil a raíz de las investigaciones que se le abrieron por el asesinato del vice-presidente Luis María Argaña en marzo de 1999. Estamos hablando de la misma persona que, desempeñándose como jefe de Protocolo de la Cancillería de Alfredo Stroessner, en julio de 1976 presionó a George Landau, el embajador de Estados Unidos de la época -invocando "un favor" solicitado a Stroessner por su colega Augusto Pinochet-, para que obtuviera sendas visas en dos pasaportes paraguayos falsos a nombre de Juan William Rose y Alejandro Romeral Jara, supuestos empresarios.
El verdadero ânegocioâ? de estos hombres, cuyos verdaderos nombres eran Michael Vernon Townley y Armando Fernández Larios, era asesinar a Orlando Letelier en Washinton el 21 de Septiembre de ese año.

Hoy conocemos de aquella conjura del Plan Cóndor porque el embajador Landau fotografió los pasaportes antes de estampar las visas y ésa fue la clave que le permitió al fiscal Eugene M. Propper desenredar el ovillo del crimen.

La paulatina desclasificación de documentos ha revelado los entretelones de aquella tenebrosa conjura para asesinar al canciller chileno con escalofriante precisión, incluyendo las razones por las cuales los sicarios de Letelier terminaron utilizando documentos chilenos en lugar de los paraguayos, en virtud de información que sólo pudo venir de la inteligencia estadounidense.

Un memo del Departamento de Estado demuestra que éste estaba al tanto de las extrañas maniobras en la sede diplomática de Asunción desde el 1 de septiembre de 1976. Un anexo de un informe de la CIA a su vez demuestra que la oficina de Langleyestaba en conocimiento de la trama que acabaría con el ex canciller chileno desde el 29 de julio de 1976, aunque no se explicaba porqué los asesinos incluso tenían el teléfono de la oficina del general Vernon Walters que le había proveído Pappalardo. La documentación también explica que el 5 de agosto el embajador notificó al Secretario Adjunto de Estado Harry W. Shlaudeman del asunto, y al día siguiente se recibieron en Washington copias fotostáticas de los documentos que había tramitado Pappalardo para los asesinos.Shlaudeman notificó del extraño caso al servicio de Inmigración y se tomaron las medidas para negar la entrada a Estados Unidos a los sospechosos.

Este detalle del pasado de Conrado Pappalardo resuelve el misterio de la encendida defensa a la impunidad de Pinochet que acostumbra hacer el diario ABC Color de la capital paraguaya, como cuando el ex dictador chileno fue detenido en Londres por orden del juez Baltasar Garzón. Es que su cuñado el propietario del periódico, Aldo Zucolillo, estuvo a punto entonces de soportar un bochorno familiar con la extradición a Inglaterra de su pariente.
Esta es la gente que hoy pasa la factura a Fernando Lugo, y reclama desde la prensa el negocio del gasoil al clérigo presidente.
Mira també:
http://f17digital.blogspot.com

This work is in the public domain
Colera camping CNT