Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Març»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal : laboral
Otra vez, más de cien años después
09 jul 2008
Jornada de 65 horas
mercado_abelardo.jpg
“…salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro…Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, orgullo en el de Parson, Engels hace un chiste a proposito de su capucha, Espies grita: “la voz que vais a sofocar será mas poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahoraâ€? Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantosa…â€?

Así relató Jose Marti, el corresponsal por entonces del periódico bonaerense, La Nacion, en EEUU, la ejecución, en la horca, de los mártires de Chicago, los de la lucha por la jornada de ocho horas, estrangulados, para escarmiento de los huelguistas, el 11 de noviembre de 1887.

Los sucesos de Chicago tuvieron una extraordinaria repercusión mundial. Desde aquellas fechas, cuando el movimiento obrero internacional rompía aguas, la reducción de jornada y una “ legislación obrera y de protección socialâ€? estuvo siempre en el norte de la carta de navegación de la clase.

No han sido ni pocos, ni irrelevantes, los progresos alcanzados. La propia existencia de los “códigos del trabajoâ€?, la legislación de seguridad social, la misma concepción del “estado social y de derechoâ€?… expresan momentos de progreso en los derechos laborales y de seguridad social, pese a sus extremas insuficiencias consustánciales al propio sistema en que se hallan insertas.

Se han venido edificando esas conquistas históricas sobre dos pilares jurídico-sociales básicos. Por una parte, en torno a la concepción del trabajo como un derecho y a la conformación de la normativa laboral como ordenamiento independiente, estructurado por normas de configuración legal, indisponibles, que se imponen a la llamada autonomía de las partes , reformista, con la finalidad de mitigar desigualdades y dar entrada a los trabajadores en la regulación de las condiciones de trabajo mediante la negociación colectiva y la libertad sindical…Y por otro lado en un cuerpo normativo de seguridad social donde la cobertura de los estados de necesidad está concebida, y cristaliza, como derechos subjetivos exigibles.

No han venido al mundo esos progresos gigantescos como nació Minerva de la cabeza de Júpiter. Ha sido más de un siglo de enormes sacrificios, con despidos masivos, prisiones… con un visible rastro de cadáveres.

En materia de jornada, ya desde 1.919, por Convenio de la Organización Internacional del Trabajo, se reguló la semana laboral de 48 h. con descanso dominical - ¡aún vigente en las directivas de la CEE! -. Al abrigo de las movilizaciones de mayo y junio de 1968 en Francia se abrió camino la jornada semanal de 40 h. – en España desde 1983- . De nuevo los franceses pusieron al orden del día la jornada de 35h.

En eso estábamos, hasta ahora, pero más de un siglo después de que la trampilla del cadalso se abriera para que el lazo estrangulara la garganta de Spies y sus compañeros, la Comisión Europea - gobierno de la CEE- ha resuelto que todo retorne al cauce de aquellos tiempos de barbarie social.

Ni los mas pesimistas se atrevían a pronosticar, hace apenas unas semanas, que la derecha europea fuera capaz de llegar tan lejos.

La Comisión ha promovido la modificación de la directiva reguladora de la jornada semanal de 48h. – 93/104/CE- y de rondón, cosas aún peores. La aprobación definitiva de su propuesta dependerá de lo que decida el Parlamento Europeo en sus sesiones del próximo mes de Noviembre.

La modificación lo que pretende es ampliar la jornada a horarios de galeras, de 60 y hasta 65h. semanales, y siendo ello de una brutalidad escalofriante, lo mas grave es que al tiempo se propone legalizar y de tal manera generalizar irremediablemente, la posibilidad de la contratación libre, entendiendo por libre la no sujeción a normas legales ni convencionales, con libertad de estipulación del régimen de jornada en el contrato de trabajo.

Escapado el genio de la botella las fuerzas que desata conducen a la extinción del propio Derecho del Trabajo y de la negociación colectiva el uno y la otra arrebatado su espacio por la libertad contractual empezarían a operar en el vacio.

Sin la existencia de condiciones de trabajo mínimas, que el empresario tenga que cumplir y de las que el trabajador no pueda renunciar, no cabe , ni siquiera hablar de que exista Derecho del Trabajo. Justamente este derecho nace en la história, con los fórceps de la lucha social, desde la premisa incuestionable, antes y ahora, de que cada trabajador, individualmente, compelido por la necesidad, carece de libertad para negociar las condiciones de su contrato.

A la manera que promueve la Comisión, el derecho de los trabajadores se reduciría al derecho a trabajar por el salario que le quieran dar y en las condiciones que le quieran imponer. No se conoce ataque mas frontal y liquidador del estado social y de derecho desde la 2ª Guerra Mundial.

En estas circunstancias, calificar a esta Europa, como la Europa de los mercaderes es ya un ridículo cumplido.

*Joaquín Sagaseta de Ilurdoz Paradas es abogado laboralista y Presidente de Justicia y Sociedad

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=70054&titular=otra-vez-m%C3%A1s-d-


Más info:
Jornada de 65 horas, vuelta al siglo XIX
http://www.rebelion.org/mostrar.php?tipo=1&id=286

Comentaris

Re: Otra vez, más de cien años después
09 jul 2008
65 horas semanales: Los políticos profesionales se ríen una vez más de los trabajadores europeos

Los ministros de Empleo de la Unión Europea aprobaron ayer la ampliación de la jornada laboral máxima a 65 horas semanales, aceptando así la propuesta de un grupo de países encabezado por el Reino Unido. Italia y Francia, que hasta ahora se habían opuesto a la medida, han dado también el visto bueno a la nueva norma, que tendrá que ser ratificada en las próximas fechas en el Parlamento Europeo -organismo que tiene poder de decisión en esta materia-.
Desde el Movimiento Social Republicano queremos denunciar la vil política de la UE en materia laboral, una política que sólo beneficia a los grandes empresarios y corporaciones financieras, y que alcanza su cúlmen con una propuesta que nos envía directamente a un pasado oscuro que creíamos ya superado. Políticos y banqueros traicionan una vez más al pueblo europeo aumentando en 25 horas la jornada laboral semanal, retrocediendo de esta manera al siglo XIX en lo que se refiere a la conciliación de la vida laboral y familiar. Los poderosos organizan su nuevo -y democrático- sistema esclavista a golpe de decretazos mientras tiran a la basura las propuestas de reducción de la jornada laboral.

Con esta medida, los empresarios se ahorran el pago de las horas extras, y podrían crear “bolsas horariasâ€? para compensar los momentos de menor producción, e incluso congelar las nuevas contrataciones cuando aumenta la producción. En pocas palabras: menos trabajadores, más trabajo. La patronal reducirá costes, aumentará beneficios y superará la mal llamada “desaceleración de la economíaâ€? a costa de los trabajadores, que verán reducido su bienestar. Ahora que ya es imposible ocultar la realidad, ahora que se demuestra que la inmigración no es la panacea ni puede ser el motor de la economía europea, los políticos corruptos vuelven a vender a los de siempre, a los más humildes, que a partir de ahora ya no trabajarán para vivir: vivirán para trabajar.

El Movimiento Social Republicano anima a todos los europeos a levantarse contra esta medida esclavista en los 27 países de la Unión: todos los gobiernos, de “izquierdasâ€? o “derechasâ€? han permitido que esta nueva norma laboral prospere, absteniéndose los primeros y defendiendola “a capa y espadaâ€? los segundos.

Europa entera debe rebelarse contra esta medida que supone un grave retroceso histórico, una medida retrógrada que sólo beneficiará a los poderosos.

Una vez más, el MSR enarbola la bandera de la Europa de los trabajadores frente a la Europa del dinero y las multinacionales.

¿65 HORAS SEMANALES? ¡Que las trabajen los políticos!

¡Sigue la llama!

www.msres.org

BARCELONA (ESPAÑA) [05/07/08] Protesta contra la Eurodirectiva en Barcelona

http://www.msres.org/noticias_08.html
Re: Otra vez, más de cien años después
10 jul 2008
Muy bien el artículo en el tema comparativo pese a que los condicionantes sociales son distintos; una devaluación obrera de este calibre supone un escupitajo en la cara de todos los que dieron su vida por la dignidad de los trabajadores.

Eso sí, el tema de la barbarie social sigue en pie con los millones de trabajadores ilegales, mayoritariamente migrantes, que escapan de la miseria que estos mismos empresarios siembran por el mundo.

Otra cosa que no se especifica es el subyugamiento de estos logros sociales históricos a conveniencias económico-sociales favorecedoras para los flujos masivos de capital, renunciando al crecimiento de clase en libertades y responsabilidades (vamos, obediencia debida al sistema a cambio de progresivas concesiones).

Es el momento de plantarse y despertar del letargo a los robots alienados que forma el sistema educativo. En serio.

A los del MSR, que dejen de enarbolar banderas farisaicas; los trabajadores europeos son los que trabajan en Europa aunque hayan nacido en Madagascar o Guatemala, y tienen lo que tienen porque los trabajadores "no europeos" son explotados, expoliados, sometidos y asesinados tanto en sus países de origen como aquí, hipócritas racistas. Vuestro hostigamiento xenófobo no hace más que dividir a la clase obrera haciéndole el juego al capitalismo y a la Europa de bancos, armas y política para ricos. Sólo vuestra diarrea mental supera vuestra ceguera. ¿Dónde estabais cuando los curritos se ahostiaban con las fuerzas del "orden" (que le llaman orden a cualquier cosa, coño) en los conflictos de Delphi o Astilleros recientemente?, ¿o cuando mandaban pistoleros a acabar con los sindicalistas a principios del s.XX?. ¿Qué cojones decís, fascistas de mierda, si bien que estáis del lado de los que más daño hicieron a la Revolución social que puso en entredicho el sistema de explotadores y explotados que ahora criticáis? Putos farsantes e impostores, perros del capital, dejad la escoria que os corroe y poneos DE VERDAD al lado de los proletarios.

¡Salud y lucha!
Re: Otra vez, más de cien años después
10 jul 2008
¿Dónde estabais cuando los curritos se ahostiaban con las fuerzas del "orden" (que le llaman orden a cualquier cosa, coño) en los conflictos de Delphi o Astilleros recientemente?,

¿ Y TU DONDE ESTABAS IDIOTA? ¿ EN TU CASA CANTANDO A LAS BARRICADAS EN SOLIDARIDAD CON LOS HUELGUISTAS?
LOS TRABAJADORES EUROPEOS SOMOS LOS EUROPEOS, Y EL DIA EN QUE TENGAS QUE CURRAR EN HOSTELERIA O EN LA OBRA Y TE TOQUE TRATAR CON SUDACAS, MOROS O NEGROS ENTONCES VERÃ?S COMO TU MIERDA SOLIDARIDAD DE CLASE Y DE RAZA SE LA PASAN POR EL FORRO. VERÃ?S LO QUE ES ODIO CONTRA EL TRABAJADOR NATIVO, VERÃ?S LO QUE ES INSOLIDARIDAD. ESTO LO PODRÃ?S COMPROBAR CUANDO TENGAS UN TAJO PROLETARIO DE VERDAD, ME GUSTARIA SABER EN QUE CLASE DE CURRELO ENCHUFADO TRABAJAS LOS QUE TANTO ALARDEAIS DE CLASE PROLETARIA Y EMANCIPACIÓN SOCIAL, NIÑATOS DE PAPÃ? QUE OS SALE LA FUERZA POR LA LENGUA.

¿o cuando mandaban pistoleros a acabar con los sindicalistas a principios del s.XX?
¿ Y TU DONDE ESTABAS ENTONCES? ¿ YA HABIAS NACIDO SO MEMO? CUANDO UN DIA DIJISTE QUE TU FAMILIA DURANTE LA GUERRA ERAN CURRELAS CATOLICOS A LOS QUE LA FAI OS QUITÓ LA CASA. EL IMPOSTOR LO SERÃ? LA GENTUZA QUE TRAICIONA A SU PAIS Y A LA PERSONA QUE LE DA TRABAJO PARA LAMERLE EL CULO A UN EXTRANJEROI QUE VENDRÃ? A ROIBARLE EL TRABAJO SIN MIRAMIENTOS, LE HARÃ? EL FAVOR AL EMPRESARIO EXPLOTADOR CON SU ESQUIROLAMIENTO, Y DE PASO SUS HIJOS TE DARÃ?N EL PALO CUANDO VAYAS CON TU NOVIA EN LA CALLE. ¿ SOLIDARIDAD? LO QUE SOIS ES IDIOTAS, LACAYOS DE LAS ONG´S, DE LO POLITICAMENTE CORRECTO Y DEL MULTICULTURALISMO MADE IN PROGRE.
65 horas semanales y móviles explosivos
10 jul 2008
Mientras los ministros de Trabajo de la Unión Europea aprobaban la ampliación de la jornada laboral a 65 horas semanales, en la localidad donde vivo los vecinos distribuyen folletos advirtiendo del peligro de recoger teléfonos móviles abandonados porque pueden ocultar una bomba de ETA “con dinamitaâ€?.

Creo que esta escena ilustra mejor que ninguna otra la victoria del proyecto político y mediático que tenía como objetivo grabar en las mentes ciudadanas la psicosis terrorista y evitar cualquier crítica, reivindicación o ni siquiera el intento de comprender la realidad. Se desplazan de la mentalidad del individuo necesidades o deficiencias no resueltas, se aceptan limitaciones a la libertad en aras de la anhelada seguridad y se convierte al individuo en más conformista en la medida en que adopta la psicología de animal amenazado y atemorizado.

Somos muchos los que llevábamos tiempo advirtiendo que, independientemente de quien estuviera detrás de atentados terroristas o acciones armadas, el poder había encontrado el patrón psicológico perfecto que terminaría con ciudadanos pidiendo policías, guardias civiles, militares, vigilantes jurados, controles de carretera, de aeropuerto, en la recepción de los hoteles, en las grandes autopistas, en la carreteras comarcales, cámaras de vigilancia –sólo en el Reino Unido hay 4’2 millones de cámaras de circuito cerrado de televisión-, control de los correos electrónicos…

Hemos llegado a una sociedad que, obsesionada con asedios yihadistas, mafias procedentes de Europa del Este y nacionalismos desesperados, ve con tranquilidad tres guardias jurados en el control de equipajes de una estación de tren aunque no haya ningún operario que ayude a una anciana a subir al vagón. En el supermercado no nos importa que falten cajeras –o cajeros- mientras comprobemos que existan vigilantes a la salida que garanticen nuestra seguridad.

El pasado mes participé el día de San Isidro en una especie de romería popular de un pueblo de Castilla donde todos los vecinos de una localidad de mil habitantes pasaban el día en el campo. La ambulancia de la Cruz Roja estuvo presente para atender cualquier necesidad apenas unas horas, pero durante toda la jornada hubo tres vehículos de la Guardia Civil. La ambulancia, además, debe ser pagada por el Ayuntamiento y se nutre de profesionales voluntarios mientras que la Guardia Civil, como todos sabemos, forma parte de la plantilla del ministerio de Defensa. La sensación de terror creada, paradójicamente, por las políticas antiterroristas ha provocado que la ciudadanía pida y pida presencia de fuerzas de seguridad sin pensar si sus necesidades son otras. Los poderes públicos lo saben y optan por aparentar políticas eficaces con medidas y agentes del orden innecesarios. De ahí que con toda seguridad los vecinos protestarían más por el cierre de un cuartel de la Guardia Civil que por un ambulatorio. La humillación de la incautación de mi espuma de afeitar o una pequeña botella de agua mineral antes de subir a un avión no solamente no indigna, sino que crea la sensación de que nos están protegiendo nada menos que del viajero que se sienta al lado. El prójimo se ha convertido en un peligro que los cuerpos de seguridad neutralizan mediante la incautación de su botella de agua mineral. Sería una locura pretender unirme a él para protestar contra el aumento de la jornada laboral si hasta pido que lo “desarmenâ€? para que me acompañe en el avión.

Si la psicosis terrorista permitió en Estados Unidos que el resultado de las elecciones presidenciales de 2001 fuese un tema menor comparado con la cruzada contra el terror en la que estaban inmersos, ¿cómo no va dejar a un lado en Europa algo tan irrelevante como el número de horas a trabajar cada semana, para centrarnos en la vigilancia de teléfonos móviles itinerantes que se emboscan a la espera de incautos a los que explotarles mediante la carga de dinamita que portan? Atrás queda la regulación de la Conferencia General de la OIT en Washington de octubre de 1919 que estableció el convenio por el que se limitaban las horas de trabajo a ocho diarias y cuarenta y ocho semanales. Hay que modernizarse.

Naomi Klein en su magnífico libro La doctrina del shock, ya explica cómo ha llegado a la conclusión de que la paz ha dejado de ser pretendida por los gobernantes y los grandes grupos empresariales. La situación de que no podía haber prosperidad económica en medio de la violencia y la inestabilidad ha quedado atrás. El psicópata modelo económico al que nos hemos abocado ha desarrollado toda una infraestructura de negocio en torno al terror y la inseguridad. No sólo se trata del tradicional beneficio de los fabricantes de armas, hablamos de enormes ganancias para el sector de seguridad de alta tecnología, aseguradoras que se lucran del miedo, servicios de vigilancia hasta el infinito. Si el índice Dow Jones bajó en 2001 tras los atentados del 11-S, el Nasdaq subió siete puntos tras las bombas en el metro de Londres. Además el terror paraliza reivindicaciones laborales, desplaza los controles sobre los gobiernos y multinacionales e inhibe propuestas ciudadanas de regeneración democrática. En este momento el fin de la amenaza terrorista y la estabilidad mundial sería un desastre económico y político para gran parte de consorcios y gobiernos.

La expresión reaccionaria de que no es bueno cambiar de caballo cuando se está cruzando el río se ha vuelto más eficaz que nunca en la actual situación de psicosis mundial. Cómo vamos a movilizarnos contra el aumento de la jornada laboral si estamos a punto de morir por la onda expansiva de un móvil que han dejado Bin Laden y la guerrilla colombiana de Tirofijo con el asesoramiento de ETA.

Pascual Serrano es periodista. Acaba de publicar Medios violentos. Palabras e imágenes para el odio y la guerra. Mayo 2008. El Viejo Topo.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=70067
Re: Otra vez, más de cien años después
10 jul 2008
"LOS TRABAJADORES EUROPEOS SOMOS LOS EUROPEOS", jajaja, pobrecito, ya le han lavado su vacía cabezita rapada... si puedes darte el tiempo de escribir estas idioteces es porque todo el mundo trabaja para europa y de paso para ti nazi-caca

prefiero que me digas "progre" a ser un facha cagón e ignorante

solidaridad con los trabajadores, los inmigrantes y los explotados

les daremos el palo a estos fachas cuando vayan con su novia por la calle

fuera maderos y nazis de indymedia!
Re: Otra vez, más de cien años después
10 jul 2008
escòria, sicaris del sistema, enemics de la humanitat, explotadors dels països pobres, enemics de la solidaritat. MSR marxeu d'indymedia, marxeu!! NO PASAREU!!
Re: Otra vez, más de cien años después
11 jul 2008
Para "Ni caso".

No voy a caer en vuestra mezquindad insultando o poniendo en duda nada, porque no vale la pena; sólo aclararos que cuando pregunto "¿Dónde estabais...?" me refiero a vuestro movimiento, que tanto alardea de trabajador y no es más que otra cara del politiqueo estúpido. No voy a deciros si me partieron la cara o si estuve haciendo otras actividades para ayudar, ni he hablado nunca de lo que mi familia pasó durante la guerra (os sorprenderíais), pero sí te digo que he currado de muchas cosas y con mucha gen en muchos sitios, y la subnormalidad y la pobreza espiritual no es patrimonio de ninguna cultura ni de ningún país; por desgracia, hay en todas partes. Lo que sí he visto es que se usan muchas argucias para dividirnos y enfrentarnos, como convenios, racismo, nombramientos, verticalización y otros muchos, de modo que pensad antes de caer en estas redes.

Lo de principios de siglo, bueno, es evidente que los anarquistas eran el principal enemigo del capital, nada más.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona