Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: immigració
Europa fue una inmigrante de Tiro
03 jul 2008
El hambre generada por el sistema de apropiación de las riquezas, ha desatado el derecho a migrar, no pensado en su momento en que fuera legislado como normas protectoras
EUROPA FUE UNA INMIGRANTE DE TIRO.

Por Andrea Benites-Dumont
Julio 2008.

Qué llamativa metáfora. La mitología consignó en una mujer fenicia raptada por Zeus, la que diera el nombre a este continente. Europa, del griego ancho y amplio, no se puede negar que la etimología de su nombre, tiene, en los tiempos que corren un toque sarcástico.

No tienen ni idea de las ideas que se imponen en Europa los inmigrantes que arriesgan todo para llegar a esta parte del mundo, desde donde sí les ha llegado que el hambre y la miseria no son los determinantes agónicos que se tragan la vida. Arriesgan a que todo se lo trague una ola. Siguen acudiendo en el balanceo marino para que se cumpla el tétrico rito, y es tanto el miedo, que Saturno no puede dejar de devorarlos.

Desde la misma auto-constitución europea como centro del mundo, -modernidad- instituye a las demás culturas en periferia, en las afueras. Y desde este sentido euro-centrista, implica en gran medida, la negación del resto, y paradójicamente encierra a su vez, la pretensión de universalidad. Este ha sido el signo de la historia y la constitución de la subjetividad moderna.
El otro es el lejano, sea tanto el conquistado, como el dominado, o el siempre ignorado o rechazado.

Pero el hambre generada por el sistema de apropiación de las riquezas, ha desatado el derecho a migrar, no pensado en su momento en que fuera legislado como normas protectoras, para los que se ubican más allá de los límites y fronteras del mundo occidental. Si no hubieran migrado los primeros humanos nadie estaría donde está, unos por libre elección, otros porque no llegan a saber lo que pueden elegir porque otros eligen por ellos. Y, entonces las máscaras de la tragedia y la comedia se yuxtaponen indefinidamente en una noria desvirtuadora y perversa.

No puede afirmarse que las máscaras alcanzan el objetivo de diluir los temores tan extendidos como imprecisos de los âotrosâ? que portan el drama y atracan en la orilla misma del escenario en que transcurre la opereta indecente que, para una parte del mundo no quiere que permanezcan ni siquiera entre bambalinas esos âotrosâ?, los que no tienen un papel asignado, y son los que pueden arruinar la función, aún cuando esta no tenga una delineada sucesión artística de cada uno de los actos, la imprevisión ya está instalada en los libretos, pero, la incertidumbre peligrosa que detentan los âotrosâ? se hace insoportable para el orden existente.
Un orden seguro, sostenido con temores y miedos, la medición, continuación y éxito del mismo, está apoyado en los términos de costo y beneficio, en la mercantilización maléfica de todo lo que está sobre la tierra y debajo de ella.

Además de los recursos subterráneos, están las cloacas del mundo glamouroso y de los triunfos con que nos hipnotizan a través de los medios de comunicación. En el siglo pasado, los parados eran la reserva de mano de obra que aguardaba retornar a la actividad laboral cuando los ciclos económicos abrieran las compuertas de las oportunidades. Pero los desempleados de antaño son los âexcedentesâ? de ahora, son sobrantes económicos, innecesarios sociales, son desperdicios no reciclables. Ellos son los pobladores de las cloacas, ellos son los portadores de la decadencia, de lo sucio, de la muerte. Y estos excedentes humanos, estos sobrantes sociales son irrecuperables porque no recobrarán o detentarán el status de consumidores. En la dinámica estructural que condiciona, la economía se recuperará cuando se restablezca el consumo, por ello, los sobrantes sociales están de más. Y la inseguridad, el temor extendido a todo y a todos, es una de las raíces más potentes de la globalización.
Planea en cierto sentido la afirmación del controvertido filósofo alemán Peter Sloterdijk, ...El miedo de alguna manera hizo al hombreâ?

Crecen y se extiende los muros externos e internos que levantan en las ciudades, ciudades rodeadas y sitiadas por la âinseguridadâ?, por temores permanentes. En su origen las concentraciones urbanas se dotaban de murallas para protegerse de los peligros y ataques exteriores; ahora se instalan y reproducen parapetos intra-urbanos.

Y para claridad, las palabras de Nicolás Sarkozy: "Debemos pensar en cómo podemos convertir a esta Europa en un medio para proteger a los europeos en sus vidas diarias (...) No debemos tenerle miedo a esta palabra, protección, los ciudadanos quieren estar blindados de los riesgos de la globalizaciónâ?.

Para la concepción de Sarkozy, los beneficios económicos de la globalización son derechos naturales para los accidentales originarios europeos, pero entre los riesgos de la globalización está el acercamiento indeseado de todos aquellos que han quedado marginados de la globalización, y como paradigma de ello, el continente africano. La globalización ha demostrado que la distancia ya no tiene magnitud de lejanía y ha perdido por ello carácter protector. Y entonces se multiplican los âfososâ?, las fronteras, las vallas entre los seres humanos. La obsesión por la seguridad ha normalizado una suerte de permanente estado de emergencia y ha ubicado a las empresas de seguridad como los máximos nichos de empleo estable. El mundo se ha transformado en un terreno minado, y la situación de los excedentes humanos es un problema criminal, de política penal.

En la Europa del siglo XIX la gente prescindible del proceso de la modernidad, era trasladada más allá de los confines, a otros continentes. Ahora ya no hay territorios donde llevar âlos desperdiciosâ?; han virado los desplazamientos; ya no hay buenos salvajes, todos los extraños son peligros potenciales, son representantes de desgracias, portan el horror de guerras remotas, hambrunas, privaciones⦠pero también operan como el espejo freudiano, ponen en evidencia la inestabilidad, precariedad y fragilidad de la especie humana.
Una parte de la especie humana impone un macabro cuadro: 115 millones de niños no tienen acceso a ningún tipo de educación, y según la ONU, educarlos costaría 5.600 millones de dólares al año. El coste de la guerra de Iráq cubriría la educación y salud de todos esos niños durante 12 años!!! El coste de dos misiles de crucero es de 1.600 millones de dólares; con esta suma se podría alimentar a un cuarto de millón de subsaharianos durante un mes.

La distribución de la riqueza, la desequilibrada y dramática detentación y acaparamiento de la riqueza, seguirá provocando que los atrevidos polizontes de este mundo se lancen en viajes desesperados a la Meca engañosa, discriminatoria y prejuiciosa.

Recientemente con 367 votos a favor, 206 en contra y 109 abstenciones se aprobó la Directiva Europea del retorno de inmigrantes. En el texto se especifica que el plazo de detención de inmigrantes será hasta 18 meses, permitiendo la deportación de menores incluso no acompañados, y prohíbe la entrada de los inmigrantes a todo el territorio de la Unión Europea durante 5 años.

Los inmigrantes hasta hace un par de años desempeñaron un papel primordial en el crecimiento económico. Sus cotizaciones, por ejemplo, al sistema público español sumaron en el 2007 unos 8.000 millones de euros; aproximadamente todo el superávit del sistema de seguridad social, afirmación realizada por el entonces ministro de Trabajo, Jesús Caldera. En junio del 2008, en el momento económico actual -al que por disposición gubernamental no puede llamarse crisis, la subida del petróleo, la caída del sector de la construcción, el aumento de las eléctricas, el acrecentamiento de la deslocalización de las empresas, el encarecimiento de los tipos de interés, el incremento del desempleo, etc., los que hasta ayer respaldaron con su trabajo el mantenimiento de un menguado estado del bienestar, hoy son sobrantes sociales, y los que no lo eran pasan a ser los inmigrantes ilegales. La normativa europea establece la consideración de delincuentes a los inmigrantes que no posean papeles. El modelo del neofascista de Berlusconi se ha impuesto en la legislación europea en temas de inmigración, que aspira a convertir al derecho penal y medidas policiales como los elementos resolutivos para los problemas sociales.

Causa indignación âcomo mínimo- escuchar que las medidas represivas de tener 18 meses detenido a alguien sin haber cometido delito alguno, expulsar a menores a terceros países, endurecer más aún las medidas de reagrupamiento familiar, constituyen un âavance progresistaâ? (¡¡!!)⦠La âignorancia supinaâ? estaba tal vez referida a desconocer que el âtalanteâ? es para los miembros de Democracia Nacional que siguen realizando manifestaciones autorizadas cuando en sus convocatorias se proclaman la xenofobia y el racismo, tipificados estos sí como delitos en el Código Penal español como en la práctica totalidad de normativas internacionales.
Siguiendo âlas pautas progresistasâ? ya han comenzado violentas redadas policiales a la caza y captura de inmigrantes sin papeles.
En el derecho administrativo, el abuso de autoridad o sus equivalentes abuso de poder o abuso de las funciones públicas, es el exceso indebido en el ejercicio de la función pública. El derecho penal contempla el abuso de autoridad en sentido lato, como la figura delictiva que comete quien investido de poderes públicos realice en su gestión actos contrarios a los deberes que le impone la ley, por lo que aflige la libertad de las personas, las intimida o de cualquier manera les causa vejámenes, agravios morales o materiales. En sentido estricto, se entiende como el delito doloso que comete el que actuando en calidad de funcionario público dictare resoluciones u órdenes contrarias a las Constituciones o leyes nacionales o provinciales o ejecutare las órdenes o resoluciones de esta clase existentes o no ejecutare las leyes cuyo cumplimiento le incumbiere⦠cuasi imperceptible el límite de libre interpretaciónâ¦

Asimismo es alarmante la ruptura de las elementales conductas de salvamento marítimo, al instar a tripulaciones de barcos a continuar su rumbo sin auxiliar a náufragos asidos a frágiles restos en el mar; es escalofriante pensar que esta suerte de inducción al homicidio negligente es justificada por el pensamiento dominante de este sistema que potencia lo peor del ser humano, incluso lo legisla.

Para concluir, un estudio del Departamento de Seguridad de USA ha concluido que en 50 años Europa será mayoritariamente islámica, a pesar de las intenciones de Sarkozy.

No es posible dejar estas suelta de palabras sin tocar aún a vuelo de papeles, la utilización desafortunada y equívoca de conceptos que provistos de ansias de denuncia y contundencia tergiversan la de por sí terrible situación de los centros de internamiento de inmigrantes. No son los campos de concentración y exterminio como los instaurados por el nazismo. No lo son; no hay cámaras de gas, ni trabajos forzados que conducen al aniquilamiento físico, no se realizan experimentos genéticos⦠Las cárceles son abominables sin ningún tipo de dudas; y es sobradamente denunciable en términos reales el sistema concentratario que adquiere cada vez más, carta de naturalidad, pero no son los campos de exterminio del nazismo; porque si así fuere requeriría el urgente concurso de todos para impedir aquellos inolvidables horrores.
Los centros de internamiento de inmigrantes son prisiones injustificadas y sobran razones y argumentos para combatir la injusta criminalización de los inmigrantes.

Finalmente y también en el marco paradójico que nos encontramos, si bien etimológicamente la palabra solidaridad tiene su raíz en el latín, su procedencia no es directamente de la lengua latina, sino a través del francés, que según los estudios fue el primer idioma en utilizarla.
Y es en este noble término en que se inscribe el relato de Zygmunt Bauman, en el que también nos empeñamos en vislumbrar un mundo en el que quepan todos los mundos.

âMe gustaría terminar evocando un recuerdo. Puesto que los viejos tienen cierta tendencia a recordar, voy a permitírmelo, ya que soy viejo. Cuando era estudiante, tuve un profesor de antropología que me decía (me acuerdo perfectamente) que los antropólogos llegaron a fechar los albores de la sociedad humana gracias al descubrimiento de un esqueleto fósil, el esqueleto de una criatura humanoide inválida, con una pierna rota; pero se había roto la pierna siendo niño, y había muerto a la edad de treinta años. La conclusión del antropólogo era simple: allí había existido forzosamente una sociedad humana, porque esto no habría podido darse en un rebaño, donde una pierna rota termina con la vida del inválido, ya que no puede sustentarse por sí mismo.
Mira també:
http://www.nodo50.org/codoacodo

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa