Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: educació i societat
[Maig 68] Bajo los adoquines tan solo hay estiercol
03 jun 2008
Mayo del 68: Bajo los adoquines tan sólo hay estiércol

x Colectivo La Fuelguera

La conmemoración del mayo francés pretende eso mismo: convertirlo en Historia, mediante un falso consenso según el cual se respete siempre la versión oficial y se incida en aquellos aspectos más espectaculares.
Un equipo de La Felguera repartió bolsas con estiércol a los espectadores que asistieron, el pasado día 29 de Mayo, a las proyecciones de las películas "Sur le passage de quelques personnes à travers une assez courte unité de temps" (1959, Guy Debord), así como "Critique de la séparation" (1961, Guy Debord). Ambas películas se exhibían en el Museo Reina Sofía de Madrid dentro del ciclo de cine "Con y contra el cine: en torno a Mayo de 1968". Junto al estiércol, ya en evidente estado de descomposicón, se acompañaba el panfleto "Mayo de 1968: bajo los adoquines tan sólo hay estiércol". Del mismo modo, por el centro de Madrid La Felguera ha fijado el cartel "Yo también disparé a John Lennon", el cual también reproducimos (más una foto con el panfleto-objeto) en archivo adjunto."

Este es el tiempo en que los revolucionarios se encuentran en todos los lugares y, al mismo tiempo, en ninguno. La cultura de la contracultura, exaltada en conmemoraciones culturales como la de Mayo del 68, se expresa por medio de un estilo de vida alternativo que busca complacer un cierto deseo de vida satisfecha, aún cuando la violencia y la dominación ocupen ya todas y cada una de las parcelas en que la vida cotidiana se expresa.

Lo cool, el buenrollismo y lo post han logrado semejante alquimia: Debord es âguayâ? y los anarquistas, cómo no, âsuper radicalesâ?. Se importan ideas con sabor a podrido (Reclaim the streets, antiglobalizaciónâ¦), porque siempre es mejor apuntarse a lo que ya no asusta ni a las viejas. Este es el triunfo de una sociedad que, para su supervivencia (es decir, su anhelo de caminar junto a la Historia), necesita de la disidencia y la rebeldía, a los artistas modernos. Sin ellos, bajo el ruido de sables, se descubre el velo y emerge el hecho de que la revolución, el Terror, jamás será permitido. Los mínimos éticos han sido rebajados a la altura del suelo, porque renunciando a la felicidad se persigue una banal satisfacción y una devaluación grotesca de revolución parcial y siempre lúdica: la fiesta o la mani-fiesta-acción, la apariencia. Esta protesta es, casi siempre, multitudinaria y divertida. Triunfa. No obstante, como dijo Breton hace ya mucho tiempo, cuando otra revuelta del espíritu era fagocitada (Dada): âHace tiempo que el riesgo ya no está allíâ?. Pero esto no parece importar, porque entonces las ideas se convierten en cultura, sin excitación, sin que tengan la virtud de ser un asalto a nuestras vidas. El movimiento se encuentra actualmente privado de vida porque participa directa y únicamente de la cultura y no de la revolución.

El fuego, igualmente, hace tiempo que tampoco está allí. Ni siquiera el juego, motivado por el placer del disfrute, el movimiento anárquico, incluso el anonimato⦠hace tiempo que ya no está allí. Mayo del 68, totalmente dirigido, programado y conmemorizado, en busca de un cierto consenso, por los directores, programadores y conmemoradizadores (¡que cada cual escriba sus nombres!), todos cómplices y actores de la buena conciencia en este año 2008 de la rata, despojan lo último que le quedaba a la revuelta.

Con la conmemoración de Mayo del 68 no se persigue, como algunos han señalado, abrir un debate, sino cerrarlo. En último termino, se pretende reconciliarse con la Historia. Para ello, medios de comunicación de todo tipo, políticos, intelectuales, filósofos, casi todos ellos espectadores ocasionales de los disturbios, tipos de segunda o tercera categoría en la revuelta sin nada que decir hoy, fósiles como Glucksman, gentes que no dudaron en comer de cualquier plato y que a buen seguro serían repudiados por más de un enragé, han acudido allí donde se les ha llamado. Esto es hoy Mayo del 68. Tal grado de equlibrismo resulta inaudito. Guardan disciplinados la instantánea y no hay quien se atreva de decir que no estuvo allí, en Mayo. Jamás un acontecimiento le sirvió a tantos personajes de rédito vitalicio ad infinitum.

Nadie, a derecha e izquierda, ha perdido la ocasión para opinar, comentar y, por supuesto, en muchos casos, decirse heredero del sesentayochismo. Cabe preguntarnos desde que instancias se ha impulsado esta masiva conmemoración. Podemos, efectivamente, pensar que los actos programados para este mes han sido promovidos por los mismos militantes, pero nosotros no somos tan estúpidos. Por supuesto, existen casos honestos (pocos, muy pocos), pero o bien son aislados, o son el resultado de una incorporación crítica y a posteriori a un evento que ya había sido programado.

La libertad de expresión no sólo implica el derecho a opinar y expresarse sin límite alguno sobre cualquier asunto, sino también el poder escoger el âasuntoâ?. La conmemoración de Mayo del 68 vino ya servida desde el Poder. No hay capital que se precie (Madrid, París, Londresâ¦) en cuyos museos, fundaciones o filmotecas no se alabe el sentido estético de aquella revuelta. El Poder nos ha dado el tema sobre el que hablar este mes, ha puesto suficiente pasta sobre la mesa y, en no pocos casos, ha actuado como buen topo âdejando hacerâ? a militantes para que estos elijan los autores, eventos y lugares comunes.

La conmemoración del mayo francés pretende eso mismo: convertirlo en Historia, mediante un falso consenso según el cual se respete siempre la versión oficial y se incida en aquellos aspectos más espectaculares. El movimiento se encuentra actualmente privado de vida porque participa directamente de la cultura y no de la revolución. Viejas y nuevas generaciones llegan, por fin, a un acuerdo âhistóricoâ?. Bajo el pretexto del recuerdo se ensalza una fecha, unos mitos y una iconografía de la que todos se dicen herederos. A la izquierda, pero también a la derecha, resulta sospechoso ese consenso plural y pacífico. A todos estos radicales prêt a porter Mayo les sirve como una forma snob de tener buena conciencia y demuestra, en último término, la incapacidad absoluta por vivir el presente, es decir, por impugnar la miseria contemporánea, instalándose en la nostalgia y en lo peor de un pensamiento que no conduce a la acción.

Llegados a este punto, para nosotros Mayo de 1968 no tiene hoy otro valor cultural que el de la coca-cola, la tecnología o el último disco de moda. Es cadáver porque su conmemoración crea ideología (pensamiento socialmente condicionado y falsa conciencia). Todo código y toda ideología existen para ser derribados. La mitificación de cualquier belle epoque genera un resultado aún más perverso, porque hace pervivir una ilusión a modo de historia masticada y luego devuelta a la cultura popular, un cuento de hadas y una miserable evocación del porvenir pasado.

Hoy, la única lección útil de Mayo de 1968 sería la de denunciar la increíble capacidad recuperadora de todos aquellos que renunciaron a la utopía y abrazaron un mundo que un día dijeron rechazar y del hecho de que el arte y la cultura, es decir, el Poder, se mantiene a costa de producir la falsedad del placer, el juego y la libertad. Desvelar los mecanismos modernos de la dominación.

Donde todo es fagocitado y la rebeldía es otro momento más del orden y la cultura, ¿Cuál es el papel del revolucionario? Si Mayo del 68 tuvo la sana costumbre de cuestionar e interrumpir a la autoridad allí donde está se expresase (en facultades o en la calle), una buena dosis de âpedagogía sesentayochistaâ? sería interrumpir todos y cada uno de los actos que se han programado durante este mes.

No, no está allí, no busquéis rebelión en los actos de Mayo del 68.
Bajo los adoquines tan sólo hay estiércol.

Colectivo La Felguera, mayo 2008.

Panfleto [PDF] : http://www.lahaine.org/b2-img08/1_poster_mayo_68.pdf
Mira també:
http://www.lahaine.org/b2-img08/1_poster_mayo_68.pdf

This work is in the public domain

Comentaris

Re: [Maig 68] Bajo los adoquines tan solo hay estiercol
03 jun 2008
Muy buen texto, y acorde, en mi opinión, con la cruda realidad.

Me encanta el uso del verbo "fagocitar"; es el que gusto emplear para definir la asimilación de la mayoría de corrientes contestatarias por parte del sistema, dado que es el que mejor describe estas situaciones.

En este caso, la sobrevaloración de ciertos aspectos de lo ocurrido en mayo'68 en Francia y la exclusión del transfondo son evidentes, pero realmente cabe esperarlo; Jorge Manrique tendría mucho que decir aquí.

El problema principal está perfectamente expresado: "Este es el triunfo de una sociedad que, para su supervivencia (...), necesita de la disidencia y la rebeldía" Quizá necesitásemos un nuevo Marat para discernir ambos conceptos.

De todos modos, no creo que los condicionantes sociales que motivaron tos aquel revuelo fueses peor que lo que hay ahora, y nada ocurre... Por lo menos, nada significativo.

Salud y lucha
Re: [Maig 68] Bajo los adoquines tan solo hay estiercol
03 jun 2008
Hay siempre algunas resistencias que no pueden ser fagocitadas, por eso todavía existen las cárceles, los psiquiátricos, los centros de menores. Hoy por hoy, también el propio sistema crea simulacros de resistencia para ver si caen incautos en sus falsas luchas.Se trata del asociacionismo. Esta sociedad, si necesita disidencia ni rebeldía para su supervivencia, es porque la crea, no porque éstas no sirvan. Lo que sucede es que esas disidencias y resistencias rebeldes que el sistema crea, son ficticias, están bajo el sueldo de sus subvenciones.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more