Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Desembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* %sArticle
Notícies :: globalització neoliberal : laboral : amèrica llatina
Venezuela: Luchando por la autonomía de los movimientos sociales
29 abr 2008
* Sale a la calle El Libertario # 53 (mayo-junio 2008), vocero ácrata de ideas y propuestas de acción, que en su editorial ratifica el compromiso con la movilización social autónoma, opción que ya empieza a expresarse en las luchas concretas de los de abajo, como en el reciente conflicto de los trabajadores siderúrgicos.
 
Pese a la opinión que nos merezca la estatización de la compañía, el camino recorrido por los trabajadores de SIDOR, la principal siderúrgica venezolana, ejemplifica la impostergable tarea a realizar por los movimientos sociales y populares del país: movilizarnos y luchar por nuestras propias demandas. Para libertarios y libertarias es la beligerancia del movimiento de oprimidos y oprimidas, de cualquier signo, la que promueve los cambios positivos en la sociedad. Esperar que esas mejoras lluevan desde las alturas del poder es, como lo ratifica la realidad en los últimos años, una quimera. Pero el accionar de los movimientos se ha visto atrapado por dos grandes camisas de fuerza: la polarización inducida por los de arriba, por una parte, y la hipoteca de la autonomía cedida por los de abajo, por la otra.
 
Desde el año 2001, El Libertario ha denunciado la falsedad de la polarización inducida por las cúpulas en pugna por el poder. Ambas concepciones, ilusoriamente antagónicas, beben de la misma fuente: un gobierno basado en la renta petrolera, enmarcado en la globalización económica, con el máximo control posible sobre la sociedad y con la apertura mínima de reales espacios de protagonismo popular. El maniqueísmo impuesto logró legitimar el "liderazgo" de cada cúpula, destrozando el tejido social beligerante de base evidenciado durante los 90´s, infantilizando el pensamiento y ocultando la causa estructural de la crisis política: una de las distribuciones de riqueza más injustas del continente, situación que por lo demás se ha mantenido. Al tener que tomar partido por uno de los bandos, los propios movimientos de base asumieron la racionalidad maniquea, desplazando sus agendas políticas a un segundo plano y movilizándose por las consignas difundidas desde el poder, electoralizando sus esfuerzos.
 
Es en este contexto donde valoramos como significativo que un grupo de trabajadores retomen sus exigencias laborales, independientemente de sus preferencias políticas, y que se hayan movilizado por ellas contra viento y marea. Al romper el falso consenso, la lucha sidorista se enfrentó a la respuesta tradicional, de antes y de ahora, de los gobiernos venezolanos: represión y solidaridad estatal con la patronal. Ante los palos y el encarcelamiento de los trabajadores, los cogollos sindicales "bolivariano" y "opositor" olvidaron elementales principios de solidaridad de clase, en un silencio estruendoso. La polarización de las centrales laborales recordó amargamente las consecuencias de sustituir la agenda social y laboral por la agenda politiquera y mediática.

Sin embargo, la ausencia de respaldo real ante la represión vivida por los sidoristas, evidencia la profunda crisis del movimiento de trabajadores y trabajadoras en el país, y su incapacidad de establecer lazos de solidaridad horizontales, una identidad común y diferente a la de "chavistas" y "opositores", así como un horizonte compartido, la conquista aquí y ahora de mejores condiciones laborales. Estas faltas son en particular incisivas cuando un gobierno, retóricamente "revolucionario", ha adelantado claras políticas antiobreras: acorralando las libertades sindicales, flexibilizando las condiciones de trabajo, mediante su fantoche "cooperativo", y privilegiando una economía basada en la exportación de energía barata al mercado mundial, aniquilando fuentes de empleo tradicionales en la economía del país. Por otra parte, organizaciones gremiales denunciaron que, para el año 2007, 243 contratos colectivos se encontraban sin firma en el sector público, lo que dice bastante acerca de la incidencia del "sindicalismo bolivariano" en las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras de un Estado autoproclamado como "revolucionario". Y como si lo anterior fuera poco, Venezuela se ha convertido, detrás de Colombia, en el segundo país más peligroso para la actividad sindical. 53 personas fallecieron durante el año pasado en pugnas, en el sector petrolero y construcción, asociadas a la obtención de puestos de trabajo. La gangsterización y degradación de la organización laboral, catalizada por la prédica de la burguesía bolivariana, sólo en el estado Bolívar ha cobrado la vida de 6 obreros entre enero y marzo de 2008. Y dicha situación se encuentra ausente de las preocupaciones de quienes dicen representar a la masa trabajadora.
 
Para los oprimidos no existen diferencias sustanciales entre los opresores. Cuando se conmemora un nuevo Primero de Mayo todos y todas, trabajadores y trabajadoras, debemos pelear, aquí y ahora, por arrancar nuestros derechos a los patrones. Retomar nuestras propias banderas de lucha y no claudicarlas por nada: ni por elecciones de nuevos amos ni por promesas demagógicas de caudillos de pies de barro. Rechazando el esquema simplista y desmovilizador de la polarización, recuperando la autonomía de nuestros movimientos. Una consigna, preñada de sentido común, lo resume mejor que nosotro/as: ¡El pueblo unido avanza sin partido!

www.nodo50.org/ellibertario - ellibertario ARROBA nodo50.org
Mira també:
http://www.nodo50.org/ellibertario

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more