Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: educació i societat : especulació i okupació
Antes de morir
29 mar 2008
Mariano Cabrero:Pero el Ejecutivo chino poco (por no decir nada) cuenta con el pueblo. Y ahora comprobamos que tampoco aspira a respetar al pueblo de Tíbet que pide a gritos justicia y libertad para su independencia.
antes de morir,20080327elpepuint_9.jpg
curarse en salud ,monjes_tibet.jpg
Negar la evidencia es tontería: al final los acontecimientos se expanden a los cinco Continentes en menos que canta un gallo. Es el mundo de la informaciónâlos Mediosâ, que a manera de tela de araña corre que vuela: de boca en bocaâla radioâ, de periódico en periódicoâprensa escritaâ, de caja tonta en caja tontaâla televisiónâ, y por el ancho mundo de Internet donde las fronteras nunca deben cerrarse o maniatarse. Dice el refranero español: âLo escrito, escrito queda: las palabras se las lleva el vientoâ?( Verba vólant; scripta mánent).Así ha sido con los pasados sucesos ocurridos en las manifestaciones del 14-M, donde los manifestantes incendiaron comercios y coches, saquearon tiendas, cometieron serios desmanes y se enfrentaron a la policía en Lhasa( capital del Tíbet).Sin embargo, los tibetanos sienten en sus corazones el sentimiento de libertad, y es lógico, en cierta manera, que deseen ser libres antes de morir.

El Gobierno chino ha tratado de curarse en salud, y, a tal fin, ha autorizado y se ha efectuado un viaje de la prensa extranjera para tratar de probar las pequeñas consecuencias habidas en Lhasa (Así lo manifiesta el Gobierno chino: uno diría⦠graves consecuencia, pues han muerto seres humanos). Mas hubo sorpresas: monjes budistas vocearonâen el templo de Jokhangâconsignas y directrices de matiz independentistas: en cierto modo, con esta aptitud están marcando la futura historia que desean para su país: No es mala esta postura, pero hemos de convenir que âcon la violencia, incendios y desmanes callejerosâ? poco se consigue, pues violencia engendra siempre violencia. Hay que entender, por otra parte, que los religiososâsean del matiz que seanâbudistas, católicos, protestantes, testigos de Jehová...â, tienen derecho a expresar sus ideas y sentimientos cuando comprueban que un paísâen nuestro caso Chinaâ, está sometiendo a otroâTibetâ,y por la fuerza, negándole su independencia. Porque hemos de convenir que el derecho de manifestación es inherente a toda persona bien nacida: hombres pobres, hombres ricos, hombres religiosos...Hombres/es al fin y al cabo.

Todos sabemos que China es un coloso económico que corre sobre una plataforma ascendente irreversible y continua. Los habitantes de la República Popular China son sobre 1.300.000 millones de habitantes, muchos diría yo: que trabajan, piensan, sienten y padecen como seres humanos que son. El Gobierno dicta las normas de convivencia, y ellos han de cumplirlas a rajatabla: están viviendo en una democracia en ciernes. Ellos/as emplean una técnica de trabajo sana y convincente: âSi me lo dices, me olvido. Enséñamelo, y puede que me acuerde. Cuenta conmigo, y lo entenderé (proverbio chino).

Pero el Ejecutivo chino poco (por no decir nada) cuenta con el pueblo. Y ahora comprobamos que tampoco aspira a respetar al pueblo de Tíbet que pide a gritos justicia y libertad para su independencia.

EE.UU. apoya y apoyará, en todo momento a Pekín. Es fácil intuirlo: en un futuro ya muy próximo ambas naciones están llamadas a entenderseâeconómicamente hablandoâ, y norteamericanos y chinos saldrán beneficiados con un futuro bienestar y calidad de vida: todo lo anterior contribuirá a facilitar una estabilidad mundialâen cuanto a la economía de mercado libre y abiertoâdurante el siglo XXI.

Hemos de evitar que se desarrolle una pirámide interminable que expulse por su parte superior puntiaguda âhumos con miedosâ?, pues, a la corta o a la larga, los miedos colectivos tienden a desarrollar y desencadenar una reacción en cadena con resultados conflictivos e imprevisibles. Así de fácil. De la misma manera que violencia engendra violencia, ocurre lo mismo con el miedo que engendra siempre miedo.


¡Hoy tengo un mal día! ¡Todo lo veo negro! ¡Me duele el corazón!, solemos decir, como si dicha víscera muscular fuera capaz de detectar dolores. Dentro de estas afirmaciones y otras similares llevamos inserto un mundo de miedos (fobias, muchas veces): miedo al amor, al infarto de miocardio, al cáncer, al SIDA (Síndrome de Inmune-Deficiencia Adquirida), miedo a perder la cabeza, miedo al sufrimiento, miedo al dolor. Todos estos temores que nos amenazanâen los prolegómenos del siglo XXIâal mismo tiempo, nos conducen inevitablemente al gran miedo que todos llevamos dentro: nuestro miedo a la muerte.

China con sus pasos político-económicos, y con pies de gigante ,está desarrollando un modelo de país tipo capitalista mundial: ya posee médicos, ingenieros, banqueros, investigadores, científicos, grandes magnates con fortunas inmensas...Es decir, una pléyade de profesionales que están levantando el país de â La Gran Murallaâ? a cotas de riqueza que llegará no fiable tarde: es el principio de una historia y, sin duda, el fin de otra.(Si nos valemos de nuestro sentido comúnâel menos común de los sentidosâ, comprobamos que las democracias liberales tienen más capacidad para elevar el nivel de vida de sus respectivos países que, y los siempre presentes, aquellos regímenes comunistas y dictatoriales que aún pululan por nuestro Globo Terráqueo. Siempre es bueno que seamos leales a nuestras tradiciones y valores heredados, aunque introduzcamos nuevas maneras y modos del pensamiento para ir, poco a poco, regenerando nuestras vidas e ideales. Eso sí, con respeto y complacencia para con los demás).

Sin embargo, los XXIX Juegos Olímpicos se celebrarán en Pekín (capital de China), dios mediante entre el 8 y 24 de agosto del presente año, y claro está, con la anuencia de EEUU, Francia, Reino Unido...Es decir: con el beneplácito de la ONU. Los tibetanos sienten miedo, y es lógico que lo sientan: se están enfrentando a la futura âprimera potencia mundialâ?. Así seguimos contando la Historia Universal.    
       



La Coruña, 29 de marzo de 2008
© Mariano Cabrero Bárcena es escritor

http://canarias.indymedia.org/usermedia/application/11/mi_firma_actual.d

Copyright by the author. All rights reserved.

Comentaris

Re: Antes de morir
29 mar 2008
Lo que piden a gritos los tibetanos es que Tenzin Gyatso vuelva a reinar desde sus mansiones:
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/315807/index.php
Colera camping CNT