Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
Presos de la solidaridad o como nos venden la moto
24 feb 2008
El Consejo Social Penitenciario permitirá a las oenegés coordinar mejor con la Administración el trabajo en prisiones de sus 5.000 voluntarios
«Los reclusos son personas con sus derechos y deberes, y no podemos olvidarlos porque en la cárcel ya no molestan», enfatiza Luciano Poyato, presidente de UNAD, la Unión Nacional de Asociaciones que trabajan en Drogodependencias. «No podemos arrojar al vertedero a ningún ser humano», coincide la directora ge- neral de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, quien subraya el «trabajo cada vez más profesional» de las 527 organizaciones no gubernamentales que desarrollan proyectos en las 77 prisiones españoles. Y remacha: «Pero sus más de 5.000 voluntarios aportan mucho más, una mirada solidaria y comprometida de la sociedad y, sobre todo, esperanza» a los más de 60.000 reclusos.

Este telón de fondo inspira la decisión de crear el Consejo Social Penitenciario (CSP), un organismo de carácter consultivo reclamado por las oenegés y que reunirá a organizaciones sociales y Administración con un doble objetivo. Por una parte, coordinar las tareas que se están llevando a cabo en el ámbito penitenciario. Por otra, servir de foro para que el movimiento asociativo plantee mejoras sobre el desarrollo de programas y sobre cuestiones legales.

Antecedente

De hecho, las propias oenegés se mueven ya en ese camino y, como apunta desde la Fundación Atenea Grupo GID su director Miguel Pérez-Lozao, ultiman un informe sobre la situación penitenciaria con sus propuestas de actuación. Entre éstas, por ejemplo, programas de medidas alternativas de régimen abierto, con su financiación; un Observatorio Penitenciario de la Reinserción que vaya señalando lo que funciona y lo que no; o la posibilidad de dedicar a la reinserción laboral una línea del Fondo Social Europeo.

El CSP, cuyo proceso administrativo de creación ya está en marcha, se apoyará en la experiencia de los dos últimos años de la Comisión de Seguimiento de Oenegés y Voluntariado, en la que están representadas las 11 oenegés con mayor número de programas en prisiones y la Dirección General de Instituciones Penitenciarias. La intervención de las organizaciones se remonta a 1979, quedó regulada en la Ley Orgánica General Penitenciaria y ha registrado un gran crecimiento en los últimos años, en los que se han ampliado y diversificado los programas y ha mejorado su calidad, y han aumentado las asociaciones participantes. «Pero valoramos a todas, hasta las más pequeñitas», apostilla Gallizo.

Poyato abunda en la idea de que todos los esfuerzos suman y en la gran importancia de que la propia población penitenciaria se implique en ellos. Y pone como símbolo el proyecto de agentes de salud, que no sólo permite que «los reclusos aprendan a tener hábitos saludables», sino que «ellos mismos sean formadores y consigan su título de agentes de salud». Más optimista se muestra incluso el sacerdote Jaime Garralda, presidente de Horizontes Abiertos, convencido de que el compromiso solidario del voluntariado ha tenido un papel clave para avanzar en el «tratamiento humano» en las cárceles españolas. A su juicio, tras una primera etapa de recelos mutuos, «voluntarios y funcionarios han ido ganando poco a poco confianza», hasta acabar sentándose «en la misma mesa para pensar cómo servir al preso». Y ahora, recalca, «la nueva foto fija» incluye a esos tres protagonistas «unidos, porque todos nos necesitamos; y eso está funcionando ya».

Todos los ámbitos

En este contexto, añade Pérez-Lozao, el Consejo Social Penitenciario servirá para «articular la voz» de un movimiento que desarrolla «más de 700 programas e intervención en todos los ámbitos». Empezando por algo tan básico como la salud, la educación y la formación profesional; pasando por la atención a colectivos específicos (drogodependientes, inmigrantes, miembros de minorías étnicas, mujeres...) y las actividades culturales, religiosas y de ocio; y terminando por los grandes retos de la integración social y el apoyo a la inserción laboral

( escrito por norte de Castilla.es )




http://www.tokata.ateneoalmargen.org/base/index.php?option=com_content&t

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa