Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
muerto el fundador de los legionarios. !! Fuego al carro funebre!!
04 feb 2008
El cura Mejicano Marcial Maciel, fundador del orden de los Legionarios de cristo, ha muerto El Miercoles 30 de enero a Houston, Texas, a la edad de 87 años, la ultima vez que habia hecho notizia era en el mayo 2006 por la suspensiòn a divinis impuesta por el papa Ratzinger.
ZERDO.jpg
1. traducciòn (del 2004)
MADRID-ADISTA. "Serè libre solo el dia en el cual no serè mas obligado a escuchar mi llanto interior, un llanto sofocado, sin lagrimas. El llanto de un niño". Fue una semana de pasiòn en el verdadero sentido de la palabra el retiro espiritual por la Semana Santa que en el 1991 transformò Ricardo, un chaval de 12 años, en un infeliz hoy golpeado por la depresiòn: una semana de abusos sesuales y de maltratamientos perpetrados por los superiores del Centro vocazional de la congregaciòn religiosa de los Legionaros de Cristo de Ontaneta (Cantabria). Esta y otras historias han sido contadas por el caporedactor de la Agencia Efe José Martinez de Velasco en un libro de poco publicado en el estado, Los documentos secretos de los Legionarios de Cristo (Ediciones B), y que da cuenta el periodico electronico Religión digital tambièn el cuotidiano El País (25/10). Son historias, aquellas contenidas en el libro (que es la sucesiòn ideal de Los Legionarios de Cristo. El nuevo esercito del papa, 2002), que meten en luz la absoluta impunidad de la cual han gozado los Legionaros, como han evidenciado, cualquier año atras (1997 y 1999), algunas denuncias caidas en el vacio. En la màs reciente, aquella del 1999, algunos sacerdotes intentaron un juicio canonico a Roma contra el fundador, p. Marcial Maciel Degollado, interesando la Congregaciòn por la Doctrina de la Fede, el cual prefecto, card. Joseph Ratzinger, afirmava que "no se puede procesar un amigo tanto cercano al papa como Marcial Maciel".
Maciel, contra el cual han sido presentadas denuncias por pedofilia y consumo de drogas, en particolar la morfina, en un preparado noto como Dolatin, goza de solidos apoyos en todo el mundo en ambito politico però tambièn en la Curia. "No cree en Dios - dice de el el exlegionario Alejandro Espinosa, autor del prologo del libro -, sufre de una tremenda frustraciòn por la represiòn subida a causa de sus tendencias homosexuales durante la infancia en Mejico, donde la homosexualidad era considerada un terrible pecado y una verguenza social, y fundò los Legionari de Cristo para crearse su harem personal y conducir una vida de lujo".
"La Legion de Cristo - escribe Martínez de Velasco - es una secta intraeclesial con comportamientos mafiosos": en su lujosa casa de Roma, los huèspedes, cardinales y obispos de todo el mundo, vienen espiados con telecameras invisibles y los Legionarios que los acompañan escriben relaciones que despues vienen entregadas al fundador.
Para provar sus acusaciones, Martínez (que afirma de haber subido todo tipo de presiones para que el libro no seria publicado) no solo obtiene informaciones confidenciales expontaneas sino tambièn, por la primera vez, documentos que he conseguido quitar al secreto, entre estos las Constituciones que regulan la vida interna de la congregaciòn. Documentos de los cuales emergen el culto de la personalidad de Maciel, centro de todo, y el atentado a los derechos humanos y a la Constitucion de el estado y al Derecho canonico. Dos columnas: la santa obediencia y el secreto (llamado "discreciòn"), que constituye el cuarto voto y que comporta el divieto de la critica al superior, "cualquier cosa haga". "En base a este juramento hecho a dios - escribe el autor - la Legione ha escondido en el curso de los años los casos de abusos sexuales de menores, el sistema represivo en el cual viven, el isolamento de la familia y la imposibilidad de comunicar libremente". Los legionaros caminan siempre de dos en dos, asì que uno controla al otro.
En cuanto ala obediencia, esa deve ser ciega porque, se lee en uno de los articulos de la Constituciòn, "quien obedece no erra nunca". De aqui una dipendencia absoluta a los superiores, comenta Martínez de Velasco, y el completo anulamento de la voluntad y de cualquier capacidad critica de los alumnos. La rotura con el mundo externo es total: una carta a los padres una vez al mes, corrispondencia censurada, e-mail controladas, escuchas de las telefonadas por parte de los superiores. Y despues nada de geans y consena de los objetos personales. Reclutados entorno a los 11-12 años, los chavales que entran en la congregaciòn no tienen privacy fisica ni psicologica y son sometidos a una forma de "reprogramaciòn" que los transforma en automatas y a la cual es dificil sustraerse.
Los Legionaros de Cristo son 400.000 en todo el mundo (40.000 solo en el estado) y cuentan, entre los simpatizantes, algunos obispos (mons. Cañizares de Toledo, mons. García Gasco de Valencia), la mujer de el ex capo del gobierno José Aznar y otros ex ministros del Partito Popular, José María Michavila y �ngel Acebes. Es seguramente uno de los movimientos conservatores màs en crecimiento però ha acerrimos enemigos intraeclesiales: los gesuitas y el Opus Dei. La cosa no deve sorprender: si es verdad que "desde el Opus han copiado todo, hasta la organizaciòn", esplica Martínez, ahora se miran como perros porque "luchan por el mismo mercado".
ADISTA n°77 del 6.11.2004

2 TRADUCCIòN (DEL 1998)
Il papa serà un general sin divisiones, come decia Estalin. Però de legiones suyas tiene hasta ahora demasiadas. Tiene los Legionaros de Maria, aquellos que tienen por espada el rosario. Y sobre todo tiene los Legionaros de Cristo. Su fundador y caudillo es el cura mejicano Marcial Maciel. Marcial tambien en el nombre, de prefecto Von Clausewitz in sacris.
De los Legionaros de Cristo se sabe poco, fuera. Tambièn porque han siempre esquivado de hacerse publicidad. «Es la primera entrevista que doy», dice al enviado del "'Espresso" (1998) padre Thomas Williams, 36 años, americano del Michigan, rector de la casa generalicia y portavoz oficial del orden.
Documentaciòn escrita? Al minimo. Un reclamo del Ateneo pontificio Regina Apostolorum, Su facultad teologica de Roma, un bonito edificio lindo sobre via Aurelia. Un par de periodicuchos para promover las vocaciones. Un solo libro del fundator, Maciel:«La formaciòn integral del sacerdote», aburrido ya en el titulo y dentro todavìa màs, estampado por Città Nuova, la casa editriz de los ?Focolarini?. Cuanto a la historia del ordine, los unicos datos publicos son en un volumen celebrativo, fuera comercio, estampado en el 1991, cincuantesimo cumpleaños de los Legionaros.
El resto esta sumergido. Solo para iniciados. A empezar de las escrituras a uso interno de padre Maciel, que son tantas, editos y ineditos, la mayor parte en estile epistolar. El breviario del Legionario tipo es un volumen con la cubierta violeta, del titulo "Messaggio", una antologia de cartas del fundador desde el 1937 al 1981. Però despues hay toda una mirìada de libretinos de titulos codiciosos: «Tempo ed eternità», «La carità evangelica», «L'uomo del Regno». Este ultimo se presenta como «cartas a todos los imprenditores y señores del Regnum Christi» y està hecho para andar de la mano con los hombres de negocios y capitanes de la industria.
«Porque nuestra actividad principal es la formaciòn, en primer lugar de las élites», esplica padre Wllliams. En esto, los Legionaros de Cristo asimilan un poco al Opus Dei y, saliendo màs atras, a los gesuitas. Tambièn en el fundar en todo il mondo universidades y escuelas privadas de calidad.
«Una idea madre es la ecuivalencia entre èxito profesional y bendicion divina», confirma Davide Venturini, un abogado de la Sacra Rota que ha sido miembro del Regnum Christi, la asociaciòn laica que hace de halo a los Legionaros propiamente dichos. Venturini es de Ferrara, y en su ciudad los Legionarios tienen como amigo el obispo Carlo Caffarra, màs papista que el papa en el predicar una moral sexual ultrarijida. «La fidelidad absoluta al papa es otra de las caracteristicas distintivas de los Legionari», dice Venturini. A Caffarra le han llamado muchas veces a Ciudad de Mejico a tener lecciones en un instituto de moral familiar titulado a Giovanni Paolo II. Y hace algùn mes parecia en el punto de abrir a Ferrara otro seminario menor, para chavales de las medias (segundo ciclo en la escuela italiana): el segundo en Italia, despues de aquello ya en funciòn a Gozzano, en diocesi de Novara.
Porque es con los curas que esos ven la élite de las élites. De educar, con particolar atenciòn. Los Legionarios de Cristo son por definicion machos y curas consagrados, o per lo menos destinados al sacerdocio. Los primeros los llaman padres, los segundos hermanos, todos tiene los votos de castidad, pobreza y obediencia. Y sacerdotes se vuelve con a capo de un curriculum todavìa màs largo y severo de aquello por el cual son famosos los gesuitas. Con cuatro etapas fundamentales, sucesivas al diploma di madurez:
la primera de noviziado, que en Italia se tiene a Gozzano y dura dos años; la segunda de ciencias humanas, de un año, que se tiene en Espana, a Salamanca, en Messico, a Monterrey, o sino en los Estados Unidos, nel Connecticut; la tercera de filosofia, de cuatro años, a Roma o a New York; la cuarta de teologia, de otros tres años, a Roma. En total hacen diez años de estudios, a los cuales però se suman, en medio del cuadrienio filosofico, otros dos o tres años de "practica apostolica". A la fine, entre el diploma y la ordinaciòn son doce o trece años seguros, en seminarios ad hoc. Sin contar los ulteriores dos años de doctorado en teologia reservados a la super élite de los mejores. Los primeros votos los dan al terminar el noviziado, despues de tres años los renovan y despues de otros tres hacen la profesiòn perpetua.
«Entre nosotros el indice de perseverancia es muy alto», dice fiero padre Wllliams. Traducido, significa que pocos se pierden por el camino, al contrario de cuanto sucede en los seminarios normales. Aquì todo es en contratendencia. Mientras en las diocesis las vocaciones decaen, entre los Legionarios son en crecimiento extrabrillante. Mientras por todos los lados la severidad de los estudios y de la disciplina se deshilan, los Legionarios presionan sus estudiantes y los rimeten a estudiar la "Summa" de san Tommaso d'Aquino. Muchos obispos, de todo el mundo, prefieren ir a Roma, a la escuela de los Legionarios, los futuros dirigentes y insenantes de sus seminarios diocesanos. El aflujo se ha hecho asì de impetuoso que, para hacer sitio, los Legionarios se trasferiran rapido el propio Ateneo romano en una nuova sede universitaria, màs grande, en avanzada construciòn sobre la Aurelia, entorno al Raccordo anulare (cintura de Roma). Y la atual la reservaràn a la formacion de los jefes de seminario de las diocesis, hasta ahora hospitada en un colegio a Castel di Guido, poco fuera de Roma.
Però hay otra prerrogativa de los Legionarios:
el pujar de nuevo de los seminarios minores, practicamente extintos en las diocesis. «El primero lo hemos abierto en los Estados Unidos en el 1982», dice padre Wllliams. «Y todos nos decian que eramos fuera del tiempo. Alcontrario fue un exito y hoy en el mundo contamos màs de cien». Uno sobre tres de los actuales Legionarios han iniciado propio asì: en seminario desde chicos, con las varillas, las predicas sobre la pureza y la siempre eterna divisa del libro "Cuore". En esto del todo coherentes con el acto de nacimiento de la congregaciòn. Cuando Marciai Maciel la fundò, dicen las historias oficiale, era el 3 de enero del 1941, el tenia 2l años y sus primeros secuaces eran trece niños entre los 11 y los 14 años. El mismo entro en seminario de pequeño, con escarso exito: dos veces expulso y entonces hizo piruetas de colegio en colegio, apesar de que tenia cuatro tios obispos. Hasta los gesuitas lo echaron de punto en blanco de sus seminarios de Montezuma, en el giro de pocas horas. Porque? "Incomprensiones", dicen las historias oficiales. En cualquier caso siempre cuando el joven Maciel venia descubierto con alrededor de si de seminaristas màs pequeños, reunidos, como decia el, con la idea de hacer un futuro grupo escogido de curas.
A pesar de todo consiguio salirse con la suya, de fundador nacido. Se metio en propio y implantò a Ciudad de Mejico un seminarieto suyo hecho da se. Y a 24 años uno de sus tios obispos, aquel de Cuernavaca, lo ordinò cura. Dos años despues Maciel mandò sus secuaces a estudiar en España, da los gesuitas de Comillas. Y presentò a la curia de Roma la solicitud para el reconocimiento diocesano de su nuevo orden. Però se presentan ostaculos, los mismos de cuando era chaval. Agigantados. A Roma concurren sobre el, se refieren siempre las historias oficiales, «informaciones cargadas de calumnias de todo genero». De la misma casa de los gesuita de Comillas parten «notas con acusaciones infamantes». A Roma, la curia esta dividida.
A Favor de Maciel es el cardenal Nicola Canali, que le propicia una audiencia con Pio XII y un primer, provisorio nihil obstat al riconoscimiento. Però la mayoria non se fia. El 11 junio del 1948, de viernes, la Congregacion vaticana para los religiosos revoca al obispo de Cuernavaca la autorizaciòn a reconocer el nuevo orden. Manda però por correo aereo suo veto, que a Mejico llega solo el lunes sucessivo. Demasiado tarde. El fundador de los Legionaros y el obispo de Cuernavaca habian puesto a Roma de fronte al hecho realizado, con ceremonia clandestina celebrada con rapidez y alebosia la noche del domingo 13.
Maciel dirà que "una voz interior" le habia inspirado a anticipar los tiempos.
Diez anos despues, tercer capitulo de la historia, siempre en linea con los precedentes, però màs oscuro. Hasì oscura que las cronicas oficiales del orden ni siquiera hacen una palabra. Està de hecho que en el otono del 1956 el Vaticano suspende Maciel de jefe de los Legionarios, le obliga a estar lejos de Roma y instruye una inquiesta en plena regla para verificar una serie de acusaciones "infamantes" que si eran nuevamente acumuladas contra el, compresa la dependencia de los psicofarmacos. Ademas que desde el interior del ordine, las acusaciones provienen de obispos de Mejico y de gesuitas. Al Vaticano son muy severos con Maciel los cardinales Valerio Valeri y Alfredo Ottaviani. Pero al final tambien esta tempesta se para, y tambien esta vez en modo irritual. Sin sentencia publica. Dos años y medio despues, en el febrero del 1959, Maciel viene reinsediato al vertice de los Legionarios. Donde reynara hasta su muerte.
Siempre però con aquella linea de sombra que lo persigue. Y que en años recientes coge cuerpo una cuarta y ultima vez publicamente, a opera de testimonios de acusaciones con nombre y apellido, por decenios cercanos, cercanos a padre Maciel. Por acusaciones analogas, despues verificadas como atendibles, el cardinal Hans Hermann Groër, ya obispo de Vienna, ha sido degradado y confinado en un convento. Però padre Maciel no, ninguna verifica canonica resulta en curso. En Vaticano su caso propio no lo quieren reabrir. Y sus secuaces? Hacen legion.
Asì abusava de nosotros
Ocho ex discipulos acusan el fundador
Abusos sexuales. Infinitos, continuados, sobre màs de 30 chavales y jovenes. Entre los años Cuarenta y los Sesenta. Son estas las acusaciones dirigidas a padre Marcial Maciel, fundator y director de los Legionaros de Cristo, de ocho victimas suyas desde entonces.
Uno de estos, Juan Vaca, de Holbrook en el Estado de New Vork, era estado el presidente de los Legionarios en los Estados Unidos. En el 1976, dejando el orden, escribe a padre Maciel una carta acusatoria. Dos años despues, el obispo de Rockville, John McGann, que tenia acojido a Vaca entre sus curas, trasmite la denuncia a Roma. Y en el 1989 Vaca la rilanciò en una carta a papa Giovanni Paolo lI. Però del Vaticano ninguna respuesta. Es màs, en el 1994, el papa recomienda publicamente padre Maciel como "guia eficaz de la juventud".
«A este punto no podiamos màs callarnos», declara al " 'Espresso" José Barba Martin, hoy profesor de filosofia ala universidad ltam de Ciudad de Mejico. Vaca, Barba y atros seis ex Legionarios importantes, hoy cerca de los sesenta años y profesionalmente afirmados, han afidado sus testimoniancias al " 'Hartford Courant", el màs antiguo y competente cuotidiano del Connecticut, que es tambien la primera trinchea geografica de los Legionarios de Cristo en los Estados Unidos. A meter por escrito sus denuncias, en un amplio servicio sacado el 23 febrero 1997, han sido Gerald Renner y Jason Berry, este ultimo ya autor de un libro inquiesta sobre abusos sexuales de los curas premiado da la Catholic Press Association de los Estados Unidos. El raconto de los ocho son nitidos, sobrios, concordantes. Tambien en el describir el fascino de padre Maciel sobre sus no maduros discìpulos, las modalidades de sus encuentros y los artificios por el empleados para convencerlos que, masturbandolo, estavan haciendo opera buona, «con el permiso especial de Pio XII».
AI "'Hartford Courant" padre Maciel habia replicado con una breve carta: «Son todas calumnias y falsedades». Y con algunos documentos anexos: para demostrar que tambien en los anos Cinquenta, cuando el Vaticano Lo procesò, la sua inocencia era uscita acertada. Però los anexos son poca cosa: una carta sin fecha del dottor Riccardo Galeazzi Lisi, archiatra de Pio XlI, y otra carta, tambien esa sin fecha, de uno de los inquisidores de entonces, un viejo obispo de belgica, Polidoro Van Vlieberghe.
En el Vaticano, silencio. Tambien un apelo escrito de los ocho al papa, no ha tenido respuesta.
L'Espresso 10 dicembre 1998


http://euskalherria.indymedia.org/es/2008/02/45997.shtml

This work is in the public domain

Comentaris

Re: muerto el fundador de los legionarios. !! Fuego al carro funebre!!
04 feb 2008
weno... un cerdito menos...

:D :D :D
Sindicat