Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anunci :: ecologia
Fray Luis Cappio debe vivir
09 gen 2008
El semiárido brasileño es inmenso: 912 mil kilómetros cuadrados. Es poblado: 22 millones de personas en las zonas rurales. Es el más lluvioso del planeta: 750 mm / año, en promedio, lo que corresponde a 760 mil millones de metros cúbicos de lluvia por año. No es cierto, por lo tanto, decirse que no hay agua allí.
Fray Luis Cappio debe vivir

Cesar Benjamin

Busco un libro en casa. En la primera pagina leo: "Para César, que también camina en el mismo lado del mismo río. Gentio do Ouro, octubre de 2001." Del libro se cae una tarjeta que ya se me había olvidado: "Cesar, agradecido por su inesperada suavidad, por su lúcida y firme presencia. Gracias por usted. Yo te abrazo. Adriano. "No puedo contener mi emoción.

Entre 1992 y 1993, por un año, Adriano y tres personas más hicieron una caminata de 2700 kilómetros, de las fuentes a la boca del río San Francisco. El libro, que me dieron durante mi visita en el desierto-"De la boca a la fuente, el mensaje del río", Nancy Mangabeira Unger-poéticamente cuenta los trabajos de este grupo de héroes cuyas vidas se confunden con la lucha por la vida del río y de las poblaciones que dependen de él.

El líder de los peregrinos fue un fraile franciscano, el más franciscano de todos los franciscanos que conocí, Luís Cappio. No recuerdo cuando lo encontré por primera vez - creo que fue en "Pintada" -, pero nunca lo olvidé. Él es un hombre raro. Vive profundamente al cristianismo, su misión. Hoy en día, él es el obispo de "Barra". Sigue siendo el mismo simple peregrino, un hermano de la humanidad, un pobre que vive entre los pobres.

Él está en huelga de hambre por más de 30 días y puede morir. Adriano sigue a su lado.
Desde Brasilia, el Presidente Lula critica hermano Luis y sus compañeros, en contra de la transposición de las aguas del río San Francisco, diciendo que no les importa nada la sed del pueblo del noreste. Para los que conocen los dos personajes, es patético. Un abismo moral los separa. De este abismo nacen las dos propuestas diferentes.

El semiárido brasileño es inmenso: 912 mil kilómetros cuadrados. Es poblado: 22 millones de personas en las zonas rurales. Es el más lluvioso del planeta: 750 mm / año, en promedio, lo que corresponde a 760 mil millones de metros cúbicos de lluvia por año. No es cierto, por lo tanto, decirse que no hay agua allí. La naturaleza lo proporciona, pero se lo desperdicia: el agua se evapora rápidamente, bajo el sol fuerte, o pronto se vá, sobre el suelo cristalino, impermeable.

Durante décadas, el Estado invirtió en grandes y costosas obras, que concentran el agua y, con el, el poder. El Presidente Lula quiere hacer más de lo mismo. En el mundo de las promesas y del espectáculo, donde vive, la transposición mata la sed de la gente de la región. En el mundo real, sólo el 4% del agua se dará para el consumo humano, en un área equivalente al 6% de la región semiárida. "Es la última gran obra de la " industria de la sed " y la primera del " hidrobusiness ". Una falsa solución a un falso problema", dijo Roberto Malvezzi, de la Comisión Pastoral de la Tierra.

Gracias a gente como Cappio, Adriano y Malvezzi, el semiarido del noreste brasileño vive una lerda revolución cultural. Cientos de organizaciones sociales, con el apoyo de la Iglesia Católica y otras iglesias, han adoptado el concepto de convivencia con la naturaleza y desarrollaron localmente una cuarentena de técnicas inteligentes, baratas y eficientes para almacenar agua de lluvia. La lluvia es suficiente-son casi 800 veces el volumen de agua de la transposición, pero se concentran en un corto período del año.

Ellos están luchando por dos objetivos principales: "un millón de cisternas" y "una tierra y dos aguas". Combinados, los dos proyectos tienen como objetivo proporcionar a cada familia del semiarido una superficie de tierra suficiente para vivir con dignidad, una fuente permanente de suministro de agua para consumo humano y una segunda fuente para la producción agrícola, de acuerdo a la vocación de cada microregion. Las experiencias han producido magníficos resultados.

Para ofrecerlo a los habitantes de la región, hay que emprender una reforma agraria y la construcción de una malla de aproximadamente 6,6 millones de pequeñas obras: dos tanques a los pies de las casas, para el consumo humano, un habitual y otro de seguridad, más 2,2 millones de contenedores de agua para la agricultura. En general, se trata de un trabajo enorme, pero la desconcentración de la captación de agua así realizada, a los pies de la casa y en la tierra, es también la distribución del agua, que desmonta una de las más importantes bases del poder de las oligarquías locales. Guardado en recipientes cerrados, no se evapora. Empujados por miles de personas, esto podría ser un proyecto que movilizara todas las energías de la sociedad, emancipador de la región y de la gente, si tuviera un apoyo decisivo del gobierno federal.

La propuesta tiene el respaldo técnico de la Agencia Nacional del Agua (ANA), que realizó un profundo diagnóstico del agua de 1356 municipios de la región, una brillante labor. El tema central es la región semiárida, pero el diagnóstico incluye importantes ciudades como Salvador, Recife y Fortaleza, y abarca un universo de 44 millones de personas. Las obras propuestas por la ANA, las iglesias y entidades de la sociedad civil, resuelven la cuestión de la seguridad del abastecimiento de agua de la gente de la región. Costaría $ 3,6 mil millones, la mitad del costo inicial de la transposición del río San Francisco.

Eso no importa a la agroindustria, que quiere grandes volúmenes de agua de regadío en las culturas únicas, la producción de fruta para la exportación y de la caña para producir etanol. Es para la agroindustria y para algunos grupos industriales - los principales donantes a las campañas electorales - que la transposición se destina, porque necesitan del agua concentrado. Para la gente de la región, cada vez más, se deja la opción de emigrar o convertirse en trabajadores al día.

Para detener la marcha de la locura, hermano Luis ofrece su vida, lo único que tiene. Se le dejó pocas opciones, porque el gobierno se ha esquivado del debate que habia prometido. Prefiere la apuesta en el "hecho cumplido". Ahora la farsa sólo puede seguir sobre el cadáver del obispo. El Presidente Lula ha dejado claro que él considera que es una alternativa aceptable. Pero antes de ese terrible resultado, el presidente debe meditar en las palabras de Pablo Maldos, del Consejo Indígena Misionero, su tradicional aliado: "Alrededor del gesto radical del obispo ocurre la formación de una cadena de solidaridad, de apoyo, de alianzas, éticas, políticas, sociales, ideológicas, cuyos contornos son fácilmente identificables: se trata de políticos, de gente de derechos humanos, movimientos sociales, pastorales sociales, personalidades de la Iglesia Católica, de la política, de la cultura, que, desde el año 80, hicieron Lula como líder de las masas en nuestro país. (...) Si Luis Cappio muere, será el final de esa historia. No habrá solamente Cappio para morirse. La referencia política de Lula y del Partido de los Trabajadores en la historia de los movimientos sociales en Brasil se mueren también. (...) La historia de liderazgo popular de Lula es la historia de un fracaso. La muerte física de Dom Cappio señaliza la muerte política de Lula. "
Yo suplico que el presidente abra el diálogo con rapidez, por generosidad o por cálculo: Fray Luis Cappio debe vivir.

This work is in the public domain
Colera camping CNT