Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: @rtivisme
Del 2007 poético catalán
02 gen 2008
Las "Perles" de Verdaguer y la "Missa Pagessa" de Dolors Miquel,los dos libros del año poético catalán según el traductor de "Doce poetas catalanes del siglo XX"
Del 2007 poético catalán
Orlando Guillén


â?

Más allá de las presencias y omisiones opíparas, los registros minitumultuarios de la crítica al uso de los medios y del parto múltiple de los habituales cerritos ratoneros de la moda que Espriu dixit, el año 2007 poético catalán dejó por lo menos dos libros plenos de destino. Tan plenos o más que el juicio virtuoso de la mujer de Carner.
Me refiero a âMissa pagesaâ? [âMisa campesinaâ?] de Dolors Miquel y a la edición de Enric Casasses y Agnès Prats de las âPerlesâ? [âPerlasâ?] del gran clásico de la poesía catalana del siglo XIX Jacint Verdaguer (1845-1902).


â?â?

Puede decirse con giro lacónico que las âPerlasâ? de Verdaguer son una puesta en verso de aquellas que el poeta seleccionó de entre las que constituyen la prosa poética (más de 300 versículos, que en realidad debieran ser âtantos como días tiene el añoâ?, cosa en la que no voy a ahondar; de los que tomó âunos 170â?) del âLibro del amigo y del amadoâ? de Ramon Llull; y lo son, pero también en principio son entendimiento y fusión por amor y canto y sujeto de canción. âLos devotos del Beato y los admiradores del sabio Doctor me pueden agradecer, si otra cosa no, la impresión de una nueva selección de sus cánticos. Algunos están como en su original, hasta con sus mismas palabras, habiendo añadido a ellas solamente las consonantes y las cadencias; otros son como una glosa o comentario poético, no sé si lo bastante afortunadosâ?, resume Verdaguer mismo, y con ello queda claro que no son meras versiones sino más de una vez engarce y diálogo de amorosos del mismo amado. Amorosos que sin embargo espiritualmente son por amor distintos: converso el uno, y ortodoxo ânaturalâ u âoriundoâ el otro. Espiritualmente Llull viene del amor carnal del mundo, y dejándolo atrás se âconvierteâ al amor del espíritu; Verdaguer virgen de la carne es carne del espíritu y ni viene ni se va del amor del mundo sino que ama al mundo vivo en su amado espiritual que omnímodo y voraz con ambos y con otros se entiende.

âLa nueva lengua catalana puede vanagloriarse de haber dado al mundo un âCantar de los cantaresâ del siglo XIII y de haber enseñado a las literaturas modernas el camino de aquella teología mística que busca âla posesión de Dios por amorâ â?. Miquel dels Sants Oliver, editor de las âPerlasâ? en 1908 y autor de las palabras anteriores, destaca que este ascético en el sentido de austero libro de Llull âse impone al lector con poderosa potencia de cosa elemental y de acto puro, que determinan una identificación perfecta. ¿Cómo no había de prendarse de él, pues, del aroma de aquel vergel trecentista el ruiseñor de Folguerolas, y qué otra alma poética sino la de Verdaguer podía apropiárselo y revivirlo en pleno siglo XIX?â?

Por su parte, Enric Casasses, autor en compañía de Agnès Prats de esta nueva, lúcida, contemporánea y se antoja definitiva edición de las âPerlasâ? de Jacint Verdaguer, acota, hablando y como quien habla de cosas puntuales: âcomo si hubiese hecho girar uno de los círculos combinatorios llullianos, Verdaguer altera la fórmula llulliana del amor (ni voluntad ni entendimiento; sólo memoria) en una diferente (ni entendimiento ni memoria; sólo voluntad) que vuelve a ser fórmula del amor: no niega la de Llull; le cambia el signo. Pero el resultado final es el mismo; ambas resultan ser grandes palabras sobre el amor. Es una de las âPerlasâ más logradasâ?.

Me limito aquí a una muestra de las âPerlasâ?, y mi versión es, como todas las que ilustran el presente artículo, de campo. Este es el texto de Llull: âSembrava lâamat diverses sements en lo cor de son amic dâon neixia e fullava e floria e granava un fruit tan solament e és qüestió si dâaquell fruit poden néixer diverses sementsâ? [âSembraba el amado diversas simientes en el corazón de su amigo, donde nacía y enramaba y florecía y granaba un fruto único, pero la cuestión está en si de este fruto pueden nacer diversas simientesâ?]. Y esta la perla de Verdaguer: âLâEstimat ensementa/ de son amic lo cor,/ com si fos una airola,/ de diverses llavors./ Les llavors treien fulles,/ les fulles treien flors,/ mes de totes les granes/ nâeixia un fruit tot sol.// Ara nâhi ha que diuen/ si dâaquell fruit hermós/ ne sortiran per grana/ diferentes llavorsâ? [âEl Amado siembra/ el corazón de su amigo/ como si fuera una artiga,/ con diferentes semillas./ Las semillas sacan hojas/ y flores las hojas sacan,/ mas de todas las simientes/ un fruto solo salía.// La cosa está según dicen/ en si de aquel fruto hermoso/ han de salir por simiente/ sus diferentes semillasâ?].


â?â?â?

El rito es sagrado y en consecuencia sucesivo e inmortal. De la ofrenda vegetal y animal y del sacrificio humano al sacrificio del cordero, el rito es la forma, y no es separable de su fondo. Religiones hay dominantes y las hay aplastadas y extinguidas, pero el rito sobrevive por los caminos oscuros de la resistencia y su esoteria. Si el rito muere, muere vivo. Esto es así mientras alguien crea en su Dios y en sus dioses y su humanidad viva en la historia. En cambio, si un rito aparentemente vivo y en ejercicio muere es porque su sustancia ha perdido lo que era esa sustancia y se está pudriendo en vida. El oficio de la misa católica es un rito muerto, un rictus hieratista de gusanería, un revuelo en el tablao de los hipócritas, el logos fársico de una infamia practicado por infames y vendido al mejor postor por el mejor impostor. La misa católica apenas ha tenido, no tiene o ha perdido sacrificantes dignos del sacrificio de la transustanciación del pan y el vino, la multiplicación de la palabra y la sangre y el cuerpo divinos sin que Dios y no la jerarquía los suspenda a divinis como Dios a la jerarquía. Esa es su minimalia trágica. Su feligresía es asunto de feligreses.

La estructura de la misa católica permanece por contra, latente siempre, en los países donde este credo es estigma social de fe, como las piezas en desuso de un armario olvidado y desvencijado entre otros triques y cachivaches de la memoria colectiva o personal, y desde el punto de vista poético es una fuente simbólica que más o menos de Baudelaire para acá ha surtido raudales sueltos a la teoría de la imagen viva. Ningún poeta sin embargo como hace ahora Dolors Miquel la había sacado en todas sus partes del desván hasta la arena laica, desacralizádola, dádole una buena sacudida de hueso y cane humana, y estirádola por sus puntas para hacerla sonar y decir la cosa viva del misticismo y el misterio poético como quien canta trayendo de la cosa divina la cosa humana, o llevando a la cosa divina la causa humana que es su causa y no al revés sino también, y desde un lenguaje exaltado que anda a oscuras luminoso de tan tenso y que de tanta carga de contemporaneidad hace de la poesía lengua y mano de Dios, y de los artilugios de la razón maña del hampa del pensamiento y guante de mano de la dominación. La âMissa pagesaâ? es al mismo tiempo una misa cósmica y terrenal y una indagación trágica y ética en lo insondable de la totalidad de lo que existe, y en la absurda petulancia de la naturaleza humana y sus conductas sociales y espirituales frente a la precariedad real de una inteligencia y una sensibilidad que ni saben lo que perciben ni pueden ni tienen con qué dar respuesta siquiera a la elementalidad y a la evidencia. El plantón de lo callado en los geranios del silencio: âEl silencio siempre suma;/ nunca resta.// La sintaxis del silencio no tiene sujeto.// El objeto del silencio/ es su sujeto escondido.// En lo oculto del silencio/ lo está todo.// El silencio es la materia/ más dura e indestructibleâ?. El âcanibalismo vitalistaâ de esta cazuelita que consagra y ofrece a Dios: â¿Dónde está el conejo que perdemos mientras deglutimos el conejo?/ ¿Es conejo lo que descuartizamos o ya es otra cosa?/ ¿Donde está esa muerte que nos tragamos para convertirla en vida?/ ¿Es el conejo muerto la sonrisa que tendremos esta tarde?/ Y, ¿es la lechuga decapitada el cabello que nos va creciendo indómito? [...] Señor: acepta el horror milagroso de esta cazuelita [...]â?.

En términos generales el misticismo de este libro es transgresor y renovador. Pero antes es perfeccionista, y de un perfeccionismo que liquida con homenaje de trascendencia toda antecedencia y cierra la llave de paso a descendencias posibles. Doy dos ejemplos de lo uno y de lo otro y me retiro a oficiar las tinieblas de mi muerte prójima con un beso en los labios radiantes de mi novia muerta:

1

âYo, Dios, la mamífera,/ miro boquiabierta el universo y las cosas invisibles/ y miro la pulga que habita en la panza de mi perra./ ¿Me mirará también ella así/ con esta espiritual complacencia?/ ¿Querrá la pulga aventurar la hipótesis/ de los universos trismegistos?/ ¿Sentirá de súbito la pulga un deseo infinito de amor/ y lo llamará Dios. Dios. Dios./ ¿Lo llamará Dios en un cántico/ desde los microbios que yacen inmóviles en la panza de la pulga/ y hacia abajo y hacia arriba hasta mi mano o más todavía?/ ¿Se sentirá la pulga infinitamente poderosa/ en la panza de mi perra?/ ¿Pensará en destruir el bosque de los suaves, largos pelos/ que el otoño desprende y me llenan el piso de briznas?/ ¿Pensará en una guerra nuclear?/ ¿Sentirá la pulga la occidentalidad del vacío de los siglos?/ ¿Irá la pulga al psicoterapeuta o al psiquiatra/ cuando intuya que es mirada por alguien que mira?/ ¿Culpará a su padre y a su madre, la pulga, de esta neurosis?/ ¿O me llamará Diosa? O lo que es mucho peor:/ ¿llamará Diosa a mi perra; pensará que es la hija de mi perra?/ ¿Se hará también preguntas tan estúpidas como yo?/ ¿Crucificará a otras pulgas?


2

Bésame con besos de tu boca./ De los frutos de tu boca quiero saciarme,/ con el aliento de tu boca quiero refrescarme,/ ceñirme sobre la piel de tu piel,/ respirar el respiro de tu silencio eterno,/ comulgar con tu lengua más húmeda./ Bésame con besos de tu boca./ Tráeme de la frialdad el hielo divino, el beso polar,/ el hielo ardiente de tu lengua mística./ Sea dentro de tus palabras trigo dentro de su pan;/ sea levadura del trigo del pan de tus palabras./ Me dirija tu saliva hasta las torres del universo,/ hasta donde la golondrina de la luz se lleva mi ojo.// Bésame con besos de tu alma hecha saliva,/ hecha papila, hecha célula sensorial, hecha mía./ Proclámame la meretriz de tus besos./ Proclámame la heredera de tu carnalidad más alta./ Bésame con besos despojados de Ti y de Mí,/ con besos de la sonrisa, con besos de la lágrima./ Que reposen en mí la paz y la guerra, inmóviles./ Bésame con tu muerte eterna, con el pétalo de tu muerte./ Deshoje yo toda la flor de tus labios, primavera./ Bésame con besos de tu boca.
Mira també:
http://www.floresdeuxmal.com

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Del 2007 poético catalán
04 gen 2008
Com si hagués descarregat el llamp
del judici,
Ella i Ell,
apareixen superbs, dominants,
disposats a repartir misericòrdia
als penedits;
I condemna eternal als incrèduls
que encara gosin alçar la seva indigna mirada
i dubtar de tot allò indubtable,
immutable,
incommensurable,
espaterrant.

A la dreta la cohort de querubins,
a l'esquerra, els exèrcits celestials,
a l'esquena, les trompetes del destí,
i al centre, campió imbatut,
revestit de pontifical,
proclama la seva glòria
i inflama el cor dels fidels
que,
místicament,
van saltant dels balcons
per esclafar-se:
-escraix-
secament i espargida
damunt
l'asfalt.

Cavaller escolat,
podrit Tirant de beates carmesines,
galant prohom de faccions parquinsonianes,
paladí de la mediocritat
(l'únic aspecte que tracta de ressaltar).
De les mitges tintes,
De la llengua llarga
(i bífida),
De la ganyota traïdora,
Del rictus quasi luxuriós,
enganxós,
i potser fastigós.

Cavalquen escortats per les seves criatures
entre els sangonosos empelts de virtut
dels seus vassalls
-un petit sarraí ve netejant els vidres
de l'oriflamat papamòbil,
dels fragments de massa encefàlica
que reboten a l'entorn de la divina forma-.


(I que n'és de bufó! -comenten les comares...)


Més Ells, tibats i encarcarats, talment
com si acabats d'emmidonar
a la bugaderia de la senyora Fàlsia,
somriuen i saluden,
consuetudinàriament,
ninots de falla,
atrezzo policial.

"Res més no importa, res,
sinó el vent d'on ve,
sinó el vent d'on bufa"
han declarat.
I els seus heralds
ho esventen en ones hertzianes... (Pobre Joan!)

Hores després Ella se'l mira. Enutjada
li recriminarà, ben segur:
-Jordi, t'hauries de fer mirar les ganyotes.
I ell respondrà, sol·lícit:
-Són els flatus, Marta.
Sindicat