Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: laboral
La aparente despolitización del sindicalismo
25 nov 2007
POR UN SINDICALISMO ANTICAPITALISTA. Tercera entrega.
Todos los sindicalistas, hombres y mujeres, saben que si se contextualizan los problemas, si se desvelan sus raíces, si, en definitiva, se politiza el discurso sindical, te separas de la gente. Hablar de más cosas que las reivindicaciones inmediatas puede acarrear el aislamiento respecto a la mayoría de los trabajadores.
30805_las3conhambre_2.jpg
También los sindicalistas radicales tienen un compartimento para el convenio y las reivindicaciones de los trabajadores y otro para los discursos más âpolíticosâ?. Es difícil hablar de algo más que de los "intereses" o de fútbol, pero no hacerlo agrava la situación cada día. Paradójicamente, sin una mirada general de las relaciones sociales, es imposible comprender lo que sucede en el interior de una empresa.

Cuando decimos "nadie quiere saber nada", estamos trasladando a los demás nuestra falta de conocimiento y de convicción. Explicar la verdad no depende de las condiciones externas, sino de las convicciones internas. La peor derrota es la de la batalla que no se libra, aunque esto no quiere decir que sea deseable cualquier batalla en cualquier condición.

La despolitización del sindicalismo es sólo aparente. El vacío de luchas que interrumpan el despliegue de las relaciones mercantiles en la sociedad y la debilidad del discurso crítico al capitalismo actual, se llena con las ideas y la subjetividad del enemigo.

En su supuesta despolitización, la mayoría de la clase obrera ve bien la integración en Europa, vota mayoritariamente al PP, PSOE, PNV y CiU, y a CCOO y UGT y piensa que, con la globalización económica, la competitividad y la flexibilización de los mercados, conseguirá un alto nivel de consumo. Identifica bienestar con un buen sueldo, considera que la libertad consiste en elegir entre las opciones que el mercado le brinda y basa su identidad social en el fútbol, el consumismo o las campañas del poder contra cualquier movimiento popular constituyente.

Algunos sectores radicales se oponen al discurso del poder, refugiándose en las esencias obreristas. Suponen que haciendo funcionar las reivindicaciones obreras se pone en marcha un mecanismo inherente a la esencia revolucionaria del proletariado, que garantiza la generalización de las luchas.

Este obrerismo coexiste con dinámicas de lucha radical debidas, más a la brutalidad de las patronales y la corrupción del sindicalismo mayoritario, que a su propia capacidad de acumular fuerza anticapitalista en una sociedad conservadora como la actual.

La ausencia de un discurso anticapitalista en los sectores más combativos es una de las principales carencias del sindicalismo que se autoproclama alternativo. Este discurso debe plantearse la crítica de las formas de explotación y dominio del capital en la actualidad y contemplar el poder como una estrategia difusa que comparten, no sólo los beneficiarios sino también las víctimas de âla democracia del consumidorâ?.

No estamos hablando de un discurso elaborado por unos pocos dirigentes, sino de una teoría que impregne la práctica sindical cotidiana de decenas de miles de sindicalistas y que fecunde las constantes luchas defensivas que se agotan y profundizan la derrota. Ese discurso al mostrar otra explicación de la realidad, abriría la posibilidad de desafiar a la impunidad patronal.

La falta de una teoría sobre nuestra miserable práctica sindical, deja un hueco que es inmediatamente ocupado por el discurso y la ideología del poder. Así se cierra el plano de lo que es la realidad con el plano de lo que se dice de la realidad, contribuyendo a la apariencia de que dicha realidad es inmodificable. Esta apariencia es fuente de desaliento para quienes quieren luchar contra el orden actual. Al concentrarse en las reivindicaciones inmediatas de los trabajadores y trabajadoras, el sindicalismo mayoritario no está despolitizado, ya que, por acción o por omisión se convierte en apologista del único discurso político, el del Capital.

Entregas anteriores

La crisis del sindicalismo como movimiento popular. Primera entrega.
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display_any/316671
El antídoto al sindicalismo amarillo y colaboracionista no es el sindicalismo corporativo. Segunda entrega.
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display_any/319244

Buscar también en:
http://www.nodo50.org/caes/todos.php?cat=4

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa