Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
"¡Carlos, hermano, no olvidamos!"
14 nov 2007
400 personas dan el último adiós al menor asesinado en el metro.
En el cartel se lee "crematorio". Una chica se apoya en la señal. Lleva una rosa roja, deportivas marrones y el pelo suelto. Calla y mira al suelo. A su derecha, unas 400 personas. La mayoría son jóvenes. Algunos llevan crestas, otros van rapados, con cazadoras bomber o sudaderas y zapatillas negras. Abrazos. Lágrimas. Muchos se quedan de pie. Otros suben al montículo de césped y se sientan. Esperan la llegada del féretro de Carlos Javier P. en el cementerio de la Almudena.

La madre de Carlos
madre_Carlos.jpg
La mayoría son amigos, conocidos o familiares del menor de 16 años que murió el domingo tras recibir una puñalada en el corazón en un vagón de metro en Legazpi. También hay quienes no le conocían y han venido de Zaragoza y de Barcelona como muestra de apoyo. Al otro lado de la entrada, una veintena de periodistas. Ni un solo político. Una mujer y una chica con el flequillo largo compran una rosa y media docena de claveles en el puesto de flores de la entrada. El único chico que viste traje, con patillas hasta el mentón y una cicatriz en la mejilla derecha, cruza la puerta del cementerio. Lleva un ramo de margaritas blancas. Se abraza a un colega.

Antes de las 17.30, la fila de amigos abre paso a un coche negro procedente del tanatorio de la M-30. El silencio se rompe con un aplauso. En el vehículo viajan la abuela y la madre de Carlos, que era hijo único. La madre, Mariví, baja del coche gimiendo. La sujetan dos mujeres. Otras dos sirven de apoyo a la abuela, que tampoco para de llorar y camina con dificultad.

La familia se dirige a la capilla del crematorio, que se llena rápido. Hasta la puerta acuden las cámaras de televisión. Un hombre fotografía las caras de los reporteros. Otro joven con una cresta rosa se acerca a un cámara y le saca una foto con su móvil. "¡Buitres!", se oye desde el fondo del grupo del césped. El periodista se cabrea: "Sólo hago mi trabajo". Es el único momento algo tenso de la ceremonia, y los tímidos y escasos gritos se acallan. En la capilla apenas caben la familia y los más allegados. Cae la tarde y un sol naranja ilumina a quienes esperan fuera.

Cuando sale la familia, varios gritan puño en alto: "¡Carlos, hermano, nosotros no olvidamos!". Y arranca una voz en el grupo del césped. Un anciano empieza a cantar La Internacional. Algunos jóvenes le siguen. El resto guarda silencio. Al terminar el himno, ovacionan a Carlos. Y a su familia. La abuela se sube a un coche negro y saluda con la mano. La madre entra después. El vehículo aparca en un lateral de la capilla. Se acercan algunos asistentes para dar el pésame. El coche se marcha.

Y comienza la salida de los amigos, de los conocidos, de los que han venido a solidarizarse. Se marchan en pequeños grupos, casi en silencio. No quieren hablar. "Estamos hechos una mierda, no hay más que decir", afirma después una amiga del fallecido. Cuatro chicos se despiden en la puerta de la Almudena. "Nos vemos el sábado", dice uno. El resto asiente. El sábado han convocado una concentración a las 16.30 en la Puerta del Sol. Lo pone en un cartel con la cara de Carlos.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: "¡Carlos, hermano, no olvidamos!"
14 nov 2007
Tot el suport a la família i als companys/es

No els deixem sols ni aquest dissabte ni mai

Tots a les concentracions antifeixistes
Re: "¡Carlos, hermano, no olvidamos!"
14 nov 2007
El más sentido pésame a familia y amigos.

Esto pasa de castaño oscuro, otro soldadito fascista matando y seguramente quedando impune para volver a hacerlo, como el de León y tantos otros.

Estoy absolutamente en contra de la autocriminalización, por lo que no creo que generalmente haya que responder violentamente a estas provocaciones, pero llevamos mucho tiempo así, tragando hiel y apretando los puños.

Esto estaba en la web de alinza nazional:

"Desde Alianza Nacional lamentamos que como consecuencia de la permisividad del gobierno con las bandas organizadas de extrema izquierda en el día de hoy haya que hacer mención a lo ocurrido en el metro de Legazpi, en Madrid, donde uno de estos grupos ha atacado, amparados como siempre en el número, seguros de su impunidad, y provistos de todo tipo de armas, a unos jóvenes patriotas.
Hace mención el refranero castellano a la expresión "ir por lana y salir trasquilado", y el refranero castellano casi siempre se distingue por la sabiduría de sus sentencias.
El próximo día 17 se celebrará en Madrid por parte de AN la gran manifestación contra la inmigración. Y las gentes de AN sabremos hacer valer, como no puede ser de otro modo, nuestro derecho a la libre manifestación, derecho constitucionalmente reconocido como fundamental y además en este caso amparado en la previa comunicación a la autoridad gubernativa.
Que quede claro que se pondrán cuantos medios sean necesarios para asegurar a la ciudadanía el libre ejercicio de este derecho, y no permitiremos, bajo ningún concepto, que este ejercicio del derecho de manifestación sea coartado. Por nadie.
Y continúa diciendo el sabio refranero, que el que avisa...."

Si esto no es una amenaza, nada lo es. Si fueran nuestras palabras, nos encausaría por coacción y amenazas, o peor, pero estos cerdos hacen y dicen lo que se les antoja. Sabemos dónde encontrarlos. Manos a la obra.
Sindicat