Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: educació i societat : especulació i okupació
"Por una ciudadanía virtuosa", article de Manuel Delgado a El País
21 oct 2007
Article publicat ahir, 20 d'octubre, a El País, edició Barcelona
POR UNA CIUDADANÃ?A VIRTUOSA

Manuel Delgado


Es curioso, pero nadie parece haberlo notado. En el mismo momento en que se anunciaba la puesta en marcha de los nuevos planes educativos, con el asunto-estrella de la nueva asignatura de educación para la ciudadanía, se se-ñalaba que un altísimo porcentaje de sus destinatarios iban a ser inmigrantes o hijos de inmigrantes. A nadie le llamó la atención que todo estuviera dispuesto para formar en ciudadanía a seres humanos que no eran ciudadanos âningún niño lo esâ y que eran hijos de quienes en muchísimos casos no lo eran, que lo serían luego de horas de cola y años de espera âlo estamos viendo también estos díasâ o que no lo serían en toda su vida. Hijos de una multitud de seres humanos a los que la ley negaba derechos que, por la identificación entre ciu-dadanía y nacionalidad, la mayoría sí que podía disfrutar. En otras palabras, que se iba a preparar a miles de escolares para que asumieran como incontes-tables y fundamentales unos valores democráticos de los que ellos mismos no eran y probablemente no serían nunca beneficiarios y unos principios éticos de justicia e igualdad que no valían para sus familias.
Difícil encontrar una plasmación más descarada de hasta qué punto la educación para la ciudadanía es en realidad una educación de y para la hipo-cresía social. De hecho, ha sido de lo más oportuno que el vídeo elaborado por las Juventudes Socialistas a favor de la nueva asignatura haya venido a ilustrar de manera inmejorable tal evidencia. De lo que se trata es de que las personas lleguen a saber contestar, es decir sepan manipular un lenguaje políticamente correcto que permita âquedar bienâ? y dárselas de persona âsensibleâ? y âcons-cienteâ? ante los problemas que sufre la sociedad. Que estos individuos debidamente educados lleguen un día a inferiorizar, discriminar o maltratar a otros es todo irrelevante. Lo importante es que, en el momento de presentarse ante los demás, estén en condiciones de exhibirse como adalides de los dere-chos humanos, la equidad de género, la paz universal, la sostenibilidad del planeta y la fraternidad universal entre pueblos y culturas. He ahí la gran dife-rencia entre la âbuenaâ? y el âmaloâ? del spot. El joven no educado en ciudadanía resulta tan tonto y tan torpe que dice lo que piensa; mientras que la chica ha sido debidamente entrenada para pensar lo que dice.
Estamos ante el núcleo mismo del ciudadanismo, esa doctrina que los nuevos planes pedagógicos colocan hoy en el centro de la formación ideológica de los escolares, y que no es sino el reducto moralista en que se han ido a cobi-jar los restos de lo que fuera un día el izquierdismo de clase media y de lo que ha sobrevivido del movimiento obrero. Consiste en una exhortación constante a valores democráticos y humanísticos abstractos, valores que conciben la vida en sociedad como una cuestión meramente teórica, de espaldas a un mundo real que puede hacerse como si no existiese, como si todo dependiera de la correcta aplicación de principios elementales de orden superior, capaces por sí mismos de neutralizar la experiencia real âhecha tantas veces de arbitrariedad, de rabia y de dolorâ de seres humanos reales manteniendo entre si relaciones sociales reales.
El ciudadanismo vendría a ser una variante actual de mediación, ese concepto que Marx diseccionaba en su crítica a la filosofía del Estado de Hegel. La mediación expresaría una de las estrategias mediante las cuales se produce una conciliación ilusoria entre sociedad civil y Estado, como si una cosa y otra fueran lo mismo y como si se hubiese generado un territorio en el que hubieran quedado superados los antagonismos sociales. El Estado, a través de tal mecanismo de legitimación simbólica, puede aparecer ante sectores sociales con intereses y objetivos incompatibles ây al servicio de uno de los cuales existe y actúaâ como neutral, capaz de hacerles superar sus conflictos o de arbitrarlos de manera equitativa. Todo ello en un espacio de encuentro en que las luchas sociales han quedado como en suspenso y los sectores enfrentados asumen una especie de tregua infinita. Como ejemplo de mediación que es, la retórica ciudadanista sirve en realidad para enmascarar toda relación de explotación, todo dispositivo de exclusión, así como el papel de los gobiernos formalmente democráticos como encubridores y garantes de todo tipo de asimetrías sociales.
Es a través de la ideología ciudadanista que los poderosos consiguen que los gobiernos a su servicio obtengan el consentimiento de los gobernados. Lo hace activando un dispositivo didáctico de amplio espectro que concibe a todos los miembros de la sociedad, y no sólo a los más jóvenes, como un con-junto de escolares perpetuos a los que someter a todo tipo de campañas de promoción de la figura del âbuen ciudadanoâ?, campañas que, por cierto, resul-tan estratégicas en orden a la legitimación de normativas âcívicasâ? que, en la práctica, sirven no para perseguir la pobreza, sino directamente a los pobres.
Luego de habernos diplomado todos en civismo y ciudadanía, ninguno de nosotros cuestionara las estructuras que hacen injusta la sociedad, ni de-nunciará cómo se van implantando nuevas formas de conformismo y sumisión. Ahora bien, se habrá alcanzado un gran objetivo: el de que, en un mundo en que prolifera en aumento la miseria, el sufrimiento y la postergación, crezcan y se reproduzcan hombres y mujeres verdaderamente virtuosos.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: "Por una ciudadanía virtuosa", article de Manuel Delgado a El País
21 oct 2007
Pero vale.
Los MISERABLES, POBRES, ( en materia, ric@s en otro aspecto) DETENIDOS, PRES.O.S... etc...etc...etc a un lado y los fuertes del "hacha y el tocón de madera" a otro.
No me quedan argumentos o me quedan muy pocos.

Además,que ostias,si yo no pienso!! O soy tan "tont@" "que digo lo que pienso" (je je), no me han educado en ciudadania (je je) y me perdí muchas clases de otra indole.

Don Quijote contra los Molinos de Viento.
(es un nombre propio, es decir tienen muchos nombres propios Los Molinos).
"Por una ciudadanía virtuosa"
21 oct 2007
"En ese marco, aunque oficialmente no se han repetido sucesos tan graves como la huelga de hambre de 2006 o los tres casos de suicidio del año siguiente, los presos organizan de forma periódica actos de protesta ("esta semana nos negamos a hacer tal cosa, y la siguiente, tal otra", explica Rester(educado en ciudadania, Dr. en mecanismos electricos y pinzas por Oxford, master en argollas y grilletes por Harvard, premio nobel de la pax por su tesis "la bañera")insultan o amenazan a sus guardianes. El mayor peligro para éstos son los llamados cócteles, hechos con un amasijo de excrementos. Los guardianes llevan ahora protegida la cara por una pantalla de plástico -similar a la que utilizan los policías antidisturbios- para evitar los impactos de esa peculiar munición."

"Rester se niega a describir las condiciones precisas de los interrogatorios. Los guardianes enseñan al periodista una sala pequeña sin nada que llame la atención más que dos cámaras para grabar lo que allí ocurre y un sillón en el que el preso permanece amarrado a unos grilletes(los ojos tripas asi como otros restos fueron limpiados el dia anterior). Pero, aparte del posible uso de la violencia física por parte de los interrogadores, quedan muchas preguntas sin respuesta: ¿A qué hora son los interrogatorios? ¿Cómo están alimentados los presos en ese momento? Se encarga Mac Donalds. ¿En qué condiciones psicológicas afrontan los detenidos el momento de los interrogatorios?En las mejores, teniendo en cuenta que llevan algun que otro año allí... ¿Qué lenguaje o amenazas utilizan los interrogadores? Ninguno, son muy edudcados y amables.
Vete gurú!!
Ve a comerle el coco a otro!!

¿ Donde está la argolla de la pared de la DGGC en Madrid? Quien fue/la ultima en pasar¿? ¿Que esta sucediendo ahora mismo en La Verneda...?
Re: "Por una ciudadanía virtuosa", article de Manuel Delgado a El País
21 oct 2007
Muy buen articulo. Me ha gustado mucho, la reflexión esta muy bien hecha. Aunque creo que requiere de mayor extensión.
Re: "Por una ciudadanía virtuosa", article de Manuel Delgado a El País
21 oct 2007
La ideología es eso: ocultar las desigualdades reales con unas creencias que están al servicio de los dominadores.

Como la izquierda ha renunciado a superar las desigualdades reales, pues se han decidido a ganar a la derecha en el terreno de la moral: para ellos la lucha de clases y los conflictos sociales queda reducido a una cuestión de "buena educación", de tener buenos valores que hay que enseñar adecuadamente.

Como profe de secundaria, y de sociales, me veo obligado a enseñar diariamente verdaderas patrañas, sobre todo de cara a la galería (los "antidisturbios" del Departamento de Sociales del centro, de la coordinación, de la dirección, de la jefatura de estudios, los padres capados en su trabajo diario pero que intentan enseñar paquete en otros ámbitos de la vida...), que me obligan a pensar constantemente para mis adentros "menudas tonterías" estás soltando.

Suerte que siempre hay algún chaval que me lanza algún comentario que me deja a mí y a las cosas en su verdadero sitio.
Re: "Por una ciudadanía virtuosa", article de Manuel Delgado a El País
21 oct 2007
"Como profe de secundaria, y de sociales, me veo obligado a enseñar diariamente verdaderas patrañas..."

Pues yo compañero, NO ... y me dedico a lo mismo.

La única batalla que se pierde es la que se abandona !!

www.kaosenlared.net
Re: "Por una ciudadanía virtuosa", article de Manuel Delgado a El País
22 oct 2007
En Delgado sempre mira prim i els seus análisis són benvinguts.

Per portar-li la contraria, tot desconeixent els manuals de ciudadania, dues coses:

- Crec que qualsevol manual de ciudadania hauría de parlar dels drets del ciutadans, proclamats desprès de la Revolució francesa i ratificatas , tot i que retocats, per l?ONU a mitjans del segle passat.

El dret dels ciutadans a autodeterminar-se.
El drets dels ciutadans a decidir en referéndum
El que tots els ciutadans hem d’esser igual davant la llei.
El dret a asociar-se i no ésser perseguit per muntar un partir politic o participar en una asamblea
El drets de tots els ciutadans a expresar lliurament les seves opinions en públic.

Tots aquests drets no es compleixen. I menys
El dret dels ciutadans a revolar-se quan els governs neguen el dret a un qualsevol dels ciutadans de l’Estat.
En els primers textos dels drets humans es deia que els ciutadans tenen el dret i el deure de rebelar-se quan els governs abusen del poder i irrespecten alguns dels drets.

Ara, segons l’ONU els ciutadans tenen dret a rebelar-se.

En el Regne d’espanya, no sabem massa bé quins drets gaudim, ja que molts no els tenim, i d’altres depen de l’interpretació de la constitució d’alguns inquisidors.


La segona cosa es que no sols l’asignatura de ciudadania és hipòcrita i al servei de l’Estat per a fer bons treballadors i ciutadans sumisos…, etc.

També l’organització escolar,
també les normes escolars,
també la pedagogía escolar,
igualment les altres asignaturedss, com les d’historia.

Dit això, el ciutadà Manuel té tota la raó sobre aquesta asignatura que sembla va de bon rotllo i enmascara que hi han ciutadans de primera, de segona i de tercera, i del quart mon.

I un consell al ciutadà Manuel: no escriguis en aquest diari El País, desinformatiu global en espanyol, de ciutadans de primera, que ens redueixen a subtids globals dels amos del mon i ens tranmateixen en español el pensament únic i propagande del Pentagon.

Ciutadà Txema
Re: "Por una ciudadanía virtuosa", article de Manuel Delgado a El País
22 oct 2007
l'última ximpleria que he ensenyat avui: tema 2 del manual de Barcanova de Socials de segon d'Eso. Un apartat parla de les bases de la convivència social. En parla de tres: llibertat, igualtat i solidaritat. Com a exemple de solidaritat parla del voluntariat (és a dir, ONGs i tota la pesca).

I ara que hi penso, unes pàgines enrere parlava de les classes socials. Les defineix com un grup de gent amb un nivell semblant de diners, poder, i uns valors semblants i un mateix nivell de vida. Seguidament, parla de tres classes socials: alta, mitjana i baixa. També s'assenyala que la classe mitjana acostuma a estar associada amb professions liberals relacionades amb graus universitaris. La classe baixa, en canvi, queda associada a treballs manuals. Exercici posterior que proposo als alumnes: enquadrar les professions en alguna de les tres classes proposades pel llibre. Comencen els problemes: els alumnes no m'accepten que un pintor, un mecànic i d'altres feines manuals estiguin relacionades amb la classe baixa. Sobretot no m'ho accepten quan els dic que la feina de metge o professor cal associar-la, en canvi, tal com diu el llibre, a la classe mitjana. Revolució a l'aula:

-claro, profe, tú dices eso, porque tú eres profesor y quieres ser clase media.

-Pues, profe, por mucha clase media que seas, mi padre, que es mecánico, gana mucho más que tú.

I ara ja és el moment adequat per dir-los que, segons el llibre, una classe social no són tan sols els diners: també són els valors, l'estil de vida... "Así que ya ves, tu padre gana más que yo, pero ni sabe disfrutar de la ópera como yo, ni entiende los artículos sesudos del diario El País, ni sabe escribir tan bien como yo para engañar a la gente... Venga, continuemos, que hay que acabar la lección y me han dicho que tengo que poner un examen para la preevaluación. Y sobre el libro, pues aceptemos de momento su clasificación, aunque recordad que los libros, y sobre todo los de sociales, están llenos de cosas que convienen a sus autores, a su visión de cómo tiene que ser la sociedad, a los intereses de su clase social, del estado que defienden..."

Me alegro que tu gaudeixis de tanta llibertat per fer classes: per escollir el manual de l'assignatura, per decidir la manera d'avaluar, per decidir quines sortides pedagògiques cal fer... Jo, que estic envoltat de meravellosos i cívics professors d'esquerres, no tinc aquesta llibertat.

Salut i ensenyament sense dogmes
Re: "Por una ciudadanía virtuosa", article de Manuel Delgado a El País
23 oct 2007
Una llibertat il.lusoria. En Delgado com tots els professors universitaris, estan dintre de plans i programes universitaris. Dintre una organització classista que divideix els que saben i els que no saben, uns horaris que beneficien els estudiants que no treballen, etc.

en delgado ens podria també ilustrar de la seva universitat, com a reproductora hipòcrita del dels valors i pensament dominant, igual com ho ha fet amb l'asignatura de ciudadania. Podria cuestionar i descorticar el clans dels doctors, un clan poderosós al que perteneix, i directius universitaris amb qui deu prendre cafe, i li permeten certes llibertats.

I és que en Delgado també per a tenir reconeixament social ha d'escriure a El país, que ho paguen bé i ho llegeixen cent de mils de persones.

tot això per dir que no gaudeix de tanta llibertat.

Però ojalà hi haguessin en la nostre societat molts Manuel delgado, que tenen el valor d'anar a contracorrent al pensament dominant amb anàlisis implacables que ens apoten noves visions, o coneixements, de la realitat.

Molt esclaridor el testimoniatge d'Herodes. I la funció dels professors d'eliminar els inocents de la terra i seleccionar els que dirigiran les empresses, l'educació, els governs i els que seran els propers funcionaris de l'estat.
El ciutadà txema

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more