Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme : corrupció i poder : criminalització i repressió : dones
Ya no se "oye": Por¿?
20 oct 2007
En una decada y estrategicamente, se ha silenciado
todo grito contestatario: Se ha acabado la tortura¿?
Acaso ya no existe¿? Que pasa¿? Donde estan los que estaban¿?
Cronicas marcianas.

PORQUE ME DA LA GANA!!


http://www.ecn.org/actortura/home2.htm
ASOCIACION CONTRA LA TORTURA (d.e.p.)

Pese a haber transcurrido más de diez años(1988-1998) desde que entraron en vigor en el Estado español las convenciones europeas y de las Naciones Unidas contra la tortura y otros tratos o penas degradantes, continua siendo necesario dar a conocer los casos de malos tratos y torturas en un país que, como el nuestro, ha firmado las convenciones. Los informes publicados, recogen aquellos casos de malos tratos o torturas de los cuales la ACT ha tenido conocimiento (todos ellos avalados por criterios objetivos, acusaciones formales ante los tribunales, informes médicos, testimonios de testigos, reproducción gráfica y otros análogos). Sin embargo, y pese a su elevado número, no son la totalidad de los casos de malos tratos y torturas ocurridos en el Estado español: muchos casos denunciados no llegan a nuestro conocimiento; otros, o bien no llegaron a ser denunciados ante los Tribunales (requisito imprescindible para ser recogido en este informe) o se ha solicitado su no inclusión en estos u otros informes, por expreso deseo de la víctima de la agresión de dar publicidad al caso.

Actitudes estas detrás de las que encontramos, casi siempre, desconfianza y un claro sentimiento de impotencia, frente a los Tribunales de justicia, cuando no miedo frente a la posibilidad de que su denuncia se vuelva en un procedimiento judicial contra el denunciante, que muchas veces acaba en condena, tras una contradenuncia de los agentes policiales o funcionarios de prisiones agresores; denuncia esta que será estimada con mucha mayor diligencia por los Tribunales, remisos, sin embargo, a admitir cualquier denuncia contra los agentes policiales o funcionarios de prisiones responsables de atentados contra la dignidad e integridad de las personas bajo su custodia.

Paralelamente a esta situación, comprobamos como la sociedad española asume la existencia de la tortura como algo habitual(y ya, a dia de hoy ni os cuento), no perturbador de la convivencia, cuando no como algo necesario en ocasiones:

Actitud motivada, entre otros factores, por el uso interesado de la "inseguridad ciudadana" que pide cada vez más "contundencia" en las actuaciones policiales, por un aumento de la descalificación y estigmatización de cada vez un mayor número de personas y colectivos sociales (delincuentes, FIES*, presos en general, terroristas, narcotraficantes, gitanos, negros, etc...), a cuyos miembros, puede que inconscientemente pero de forma muy eficaz, les es negada la cualidad de ciudadano, de ser humano y que son calificados públicamente por determinados responsables políticos y medios de comunicación como alimañas, etc.

Una vez incluido en alguno de estos grupos, una vez negada la cualidad de ciudadano, de persona, deja de ser un problema ético y jurídico, deja de ser noticia, la aplicación de la tortura, pura y dura, a un detenido o un preso, la aplicación de un régimen de vida como el impuesto a los presos FIES, los golpes a los detenidos por parte de los agentes policiales, la mera represión policial de los conflictos sociales, etc. Sólo los casos extraordinarios son motivo de preocupación social.

Por ello, ocurre que personas, que nunca habían soñado que podrían tener un problema con la Policía, acudan a la A.C.T. solicitando ayuda tras haber sufrido una agresión policial después de un incidente de tráfico, etc., con una justificada y sana indignación pues habían sido tratados "como delincuentes". Aunque no se explicite, se ve como lógico y normal que se golpeé a un detenido... pero no que se golpeé a un ciudadano que cumple con sus obligaciones, que paga sus impuestos etc.

Estas actitudes, pero sobre todo la ausencia de una respuesta auténticamente efectiva por parte de la Administración frente a la tortura, la falta de voluntad política en poner coto a las agresiones a personas detenidas o no por parte de miembros de las F.S.E., el incumplimiento del Estado en hacer efectivos los compromisos y normas internacionales en defensa de los derechos humanos..., justifica la existencia de la A.C.T., después de más de once años de su fundación, y otras asociaciones en defensa de los Derechos Humanos, así como la publicación de informes como el presente, en el ejercicio de ese derecho y obligación ciudadana de controlar a los funcionarios y gobernantes que no ajustan sus actuaciones a la legalidad, a pedir cuentas a todo agente público sobre su administración como ya se recogía, hace dos siglos, en la declaración de los Derechos del Hombre de 1789.

En estos informes se incluyen junto a los nuevos casos de malos tratos y torturas ocurridos en el año correspondiente, recogen otros casos de torturas producidos en años anteriores y su seguimiento a través de los órganos judiciales, encargados de velar por el imperio de la Ley que, con honrosas excepciones, frecuentemente hacen dejación de esta obligación a través de la inactividad del Ministerio Fiscal; el papel de los médicos forenses; la lentitud de la Justicia, la ausencia de una verdadera y exhaustiva investigación judicial de los casos de tortura denunciados, etc.

Por todo lo anterior, nuestro agradecimiento, una vez más, a aquellas personas que, después deb haber sido objeto de torturas o malos tratos y pese a todas las dificultades y obstáculos, se han mantenido en defensa de la dignidad y en el ejercicio de este derecho de control de los funcionarios públicos. Ellas son las hacen posible nuestro trabajo y las que, algún día, permitirán que la tortura, sino desaparecida, sea una lacra en claro retroceso en nuestra sociedad.
----
DENUNCIAS POR TORTURAS
EN LAS PRISIONES ESPAÑOLAS
1996 - 1998
A finales de noviembre del pasado, las personas y colectivos que formamos parte de la Coordinadora de Solidaridad con las Personas Presas comenzábamos una campaña para denunciar la vulneración de los Derechos Humanos en las cárceles españolas y la absoluta indefensión y desamparo que sufren los presos a la hora de hacer valer sus derecho y exigir esa efectiva tutela judicial que, al menos en teoría, ampara a todos los ciudadanos, así como el respeto a su dignidad.

Con este propósito, más de cien personas, pertenecientes a una treintena de colectivos, mantuvieron un encierro en la catedral de la Almudena, Madrid, que finalizó días después tras una entrevista con Javier Delgado, Presidente del Consejo General del poder Judicial, que se comprometió a estudiar las quejas de los encerrados. Estos, a su vez, se comprometieron a presentarle, un dossier detallados sobre situaciones concretas de vulneración de esta tutela judicial. Cumpliendo con este compromiso adquirido, el 23 de febrero de 1998, se presentó al Presidente del C.G.P.J. un dossier que recogía 58 casos en los que entendíamos que se había quebrado esta tutela judicial.

0 Las personas y colectivos en contacto con los presos llevamos años conociendo multitud de casos de malos tratos físicos, lesiones, amenazas y vejaciones en las cárceles españolas, especialmente a presos en primer grado y aislamiento.

La mayoría de estas situaciones no llegaban nunca a los juzgados ante el temor de los presos a sufrir represalias. Una denuncia por tortura o malos tratos contra un funcionario conllevaba, generalmente:

* Un traslado a una cárcel distante, con pérdida de contacto con familia y amigos.

* Un retroceso en el grado de clasificación con la correspondiente pérdida de posibles beneficios obtenidos anteriormente, así como denegación de visitas, permisos, etc.

* Una denuncia por atentado, por parte de los funcionarios, contra el preso para, de esta forma, justificar las posibles lesiones que éste pudiera presentar tras la agresión (denuncias estas que, ahora sí, son tenidas en consideración por la Fiscalía y los Tribunales dando lugar a nuevas sentencias condenatorias y a un aumentó de varios años de prisión en la pena total a cumplir).

Cuando las agresiones son denunciadas, éstas son inmediata y reiteradamente archivadas sin que, por el juzgado, se practique, apenas, investigación alguna:

* No se oía al preso, víctima de la agresión. El Juzgado se limitaba a solicitar a la cárcel un informe sobre lo ocurrido que, lógicamente, contradecía las manifestaciones de la persona presa. En el mejor de los casos, el Juzgado se limitaba a considerar la denuncia como meras alegaciones o pliego de descargo a la denuncia de los funcionarios y correspondiente parte sancionador.

* Tampoco la persona presa era reconocida por el médico forense, si había reconocimiento éste se producía muchos días después de la agresión, cuando ya no quedaban marcas.

* No se escuchaba a otros presos, testigos de la agresión. El sólo hecho de estar preso restaba credibilidad, a ojos del Juzgado, a su testimonio. Pero, además, las personas presas que hubieren sido testigos de la agresión eran dispersados por diferentes cárceles, con lo cual, si finalmente se conseguía oírles en declaración, por el empeño puesto por la acusación particular o popular, esta declaración se producía mucho después y a ella no podía, normalmente, acudir la representación del agredido por haberse producido lejos del Juzgado que tramitaba la causa.

Días después de presentado el dossier, la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Pode Judicial acordaba la apertura de expedientes para investigar las actuaciones de los Tribunales y juzgados en los casos denunciados. Los expedientes abiertos fueron 31, habiéndose agrupado en cada expedientes los casos relativos a cada una de las prisiones en las que se habían denunciado vulneración de derechos.

Ocho meses después, el Consejo General de Poder Judicial ha acordado el archivo de la mitad de las quejas presentadas. Ha entendido que éstas se referían a "cuestiones jurisdiccionales" que quedaban fuera de la vía disciplinaria.

Sin embargo, independientemente de esta iniciativa, en noviembre de 1997 y la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, miembro de la CSPP, se presentó una queja contra el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Granada, con competencia sobre la cárcel de Jaén II. A esta queja se acompañó un amplió dossier sobre las denuncias e irregularidades acaecidas en la cárcel de Jaén II, no solamente relativas a malos tratos y torturas. En mayo del presente año, el CGPJ, resolviendo esta queja, afirma que "existen denuncias ante el juzgado de Vigilancia Penitenciaria que ponen de relieve diversas cuestiones controvertidas como la situación de desigualdad de los internos para acreditar sus versiones de los hechos frente a los múltiples recursos del centro Penitenciario, la conveniencia de que el Ministerio Fiscal motive sus informes, la limitación de la actividad limitadora del Juzgado, que no suele exceder de la petición de informe al Centro Penitenciario o las escasas visitas a dichos Centros por los Jueces de Vigilancia Penitenciaria a que vienen obligados por la Ley general penitenciaria".


Hoy un año después del encierro de la Almudena, las torturas, malos tratos y vejaciones siguen produciéndose en las cárceles españolas. Durante los nueve primeros meses de 1998, la coordinadora de Solidaridad con las Personas Presas hemos tenido conocimiento de 75 nuevas agresiones de funcionarios a los presos y este número es tan sólo una pequeña parte de la realidad carcelaria.

Según los datos de una encuesta efectuada entre algo más de mil presos en el Estado español, 357 personas de los encuestados manifestaba haber sido maltratados físicamente, lo que representa un 35% del total de las personas que respondieron la encuesta. Este porcentaje sube hasta el 68% cuando nos referimos a los presos en primer grado.
Al mismo tiempo, los propios presos, sus abogados y los colectivos que forman la Coordinadora han recopilado numerosos casos de torturas que tuvieron lugar en 1996 y 1997, años a los que se refería el dossier presentado ante el CGPJ, y que habían escapado a nuestro conocimiento. En todos los casos que ha sido posible las asociaciones que forman la CSPP han denunciado judicialmente los hechos y se han personado en las causas abiertas, en las que se encontraban archivadas se a intentado reactivar la investigación judicial.
Fruto de ese trabajo es la existencia de numerosas las causas que se encuentran abiertas en distintos Juzgados, en las que han declarado como inculpados varios funcionarios de prisiones. En algunos casos estos han sido acusados y se han celebrado, ya, algunos juicios y otros están próximos a celebrarse:

* Algunos Juzgado han reducido las trabas al ejercicio de la acción popular de los colectivos de la PSSP (Las querellas presentadas por la ACT contra funcionarios de la prisión de Soto del Real en abril de 1998 han sido, todas, admitidas a trámite. Inicialmente solamente una de ellas fue rechazada y, posteriormente, el propio Juzgado rectificó y admitió a trámite la querella presentada)

* Otras causas han sido activadas después de largo tiempo paralizadas o los Tribunales han revocado los archivos iniciales y han ordenado la continuación de la investigación

* Se ha abierto causas penales contra funcionarios por denuncia falsa y falso testimonio después de que uno de ellos hubiese denunciado por atentado a un preso al que había agredido previamente.

Sin embargo, las torturas y las circunstancias que hemos adelantado siguen produciéndose:

* Los presos que denuncia torturas siguen siendo trasladados a cárceles distantes (de Madrid a Asturias, de Asturias a Cádiz, de Cádiz a Valladolid,

* las numerosas denuncias y la nueva situación ante los Juzgados, con las declaraciones como inculpados de los funcionarios y la celebración de juicios en los que aparecen como acusados, han dado lugar a graves represalias contra algunos de los presos denunciantes, quienes han recibido nuevas agresiones para que retirasen las denuncias formuladas.

* Siguen formulándose denuncias por atentado cada vez que un preso es agredido por los funcionarios con la correspondiente apertura de una nueva causa penal contra este, así como el correspondiente parte sancionador.

* Se siguen denegando derechos a la obtención de beneficios a los presos que denuncian torturas.

En este nuevo dossier se incluyen más de 150 casos de torturas y malos tratos en los años 1996 y 1998.

http://www.ecn.org/actortura/carceles/index.htm

(nos habeis silenciado, no vencido-HISTORIA MEMORIA)
Y NO, PASO DE COMPRENDER NADA, LOS HECHOS CANTAN.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Ya no se "oye": Por¿?
21 oct 2007
Para que¿?
Ya se encargan los ma$$ !!
QUE BIEN HACEN SU TRABAJO!! COMO HEMOS EVOLUCIOONADO JODER!!
Pero aquí no, aquí no se tortura!!
LOS YANKIS SI.
SI JODER!! El País y esos otros paraperiodicos satisfacen los gustos revolucionarios ma$$ diversos y velan por la integridad de nuestros detenid@s y pres.@.s.
Que gilipollas estoy!! No había caido!!
HALE!! YA ESTA ARREGLADO!!

"No estoy aquí para satisfacer a nadie, sino para sacar información"


⢠Un periodista de EL PA�S ha recorrido la implacable maquinaria de la cárcel de Guantánamo. ⢠Hablan desde el jefe de los interrogadores hasta el contraalmirante.
⢠Sus métodos quedan al descubierto"

(los vuestros (METODOS) quedaron al descubierto hace ya...ni se sabe)
Re: Ya no se "oye": Por¿?
21 oct 2007
Para que¿?
Ya se encargan los ma$$ !!
QUE BIEN HACEN SU TRABAJO!! COMO HEMOS EVOLUCIOONADO JODER!!
Pero aquí no, aquí no se tortura!!
LOS YANKIS SI.
SI JODER!! El País y esos otros paraperiodicos satisfacen los gustos revolucionarios ma$$ diversos y velan por la integridad de nuestros detenid@s y pres.@.s.
Que gilipollas estoy!! No había caido!!
HALE!! YA ESTA ARREGLADO!!

"No estoy aquí para satisfacer a nadie, sino para sacar información"


⢠Un periodista de EL PA�S ha recorrido la implacable maquinaria de la cárcel de Guantánamo. ⢠Hablan desde el jefe de los interrogadores hasta el contraalmirante.
⢠Sus métodos quedan al descubierto"

(los vuestros (METODOS) quedaron al descubierto hace ya...ni se sabe)
Re: Ya no se "oye": Por¿?
21 oct 2007
Así es mucho más fácil.
Que bien vivimos joder!!
Ni asambleas ni ostias, pa k¿?
Viva la (R)evolución!!

Gora Salhaketa!!!!!!!
El antiguo (k kedo muy antiguo)
Sindicat Terrassa