Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: laboral
Escrache en Wiener-Labs, Viernes 14/09/2007
21 set 2007
El viernes 14/09/2007 a las 12.00 hs, se realizó un escrache repudiando las persecuciones gremiales, amenazas y despidos en Wiener.
#file_1

Esto es Wiener Labs, una empresa que se presenta como modelo a seguir, que gana U$S 19 por minuto o sea U$S 1140 por hora. En verdad, que le hacen ganar todos los trabajadores que día a día se ven humillados por los malos tratos de sus superiores, que son expuestos a agentes tóxicos y cancerígenos sin las medidas de seguridad adecuadas, que sufren de dolores crónicos y de enfermedades en las articulaciones por el trabajo repetitivo que deben realizar. En esta empresa se fabrican reactivos para dignósticos (determinación de Colesterol, Glicemia, Hierro, Magnesio, detección de Chagas, Hepatitis, HIV, entre otros).

El viernes 14/09/2007 a las 12.00 hs, se realizó un escrache repudiando las persecuciones gremiales, amenazas y despidos en Wiener. Un nuevo despido agrabó la situación. Andrea Gonzáles una empleada que venia reclamando que le reconozcan la enfermedad laboral [tendinitis por movimiento repetitivo debido al puesto en la línea de preparación y armado de kits] y la reubiquen para no perder su puesto de trabajo. Esto se ubica en el marco de una serie de reclamos colectivos por mejores condiciones de trabajo que hace meses un grupo de trabajadores le venian planteando a la empresa. Nosotros estuvimos presente escuchando a los protagonistas. La actividad se desarrolló con animosidad y contó con el apoyo de varias organizaciones sociales y sindicales, entre estas últimas estuvo presente el apoyo de los trabajadores en lucha del Lavadero Virasoro (que mantiene en paro la planta de Ovidio Lagos 4600 desde hace 85 días, reclamando por la reincorporación de los despidos, reconocimiento de la comisión interna y $1800 de básico).

Al sonido de los tambores y redoblantes se repartieron volantes denunciando el incumplimiento de la empresa Wiener en materia de seguridad laboral y libertades sindicales al desconocer el convenio colectivo de trabajo y la implementación de las leyes vigentes (ley de riesgo de trabajo, ley de asociaciones sindicales y art. 14 bis. de la constitución nacional). Se habló con los trabajadores y se leyó un documento.



En un principio no hubo nada.

Desde que se constituye la empresa nunca el sindicato se hizo presente, moneda corriente desde la década del '80 y del '90, y que se repite en tantas otras fábricas de la ciudad de Rosario. A cambio de un buen sueldo comparado con otros, se fueron precarizando y degradando cada vez más las condiciones de trabajo extremando los malos tratos, hasta llegar a atentar contra la salud y la integridad física de sus empleados. La salud paso a ser un recurso mas a ser consumido o descartado de acuerdo a la conveniencia. Otrora los trabajadores mantuvieron la convicción de estar en una empresa familiar y que si se hacían las cosas bien -soportando el verdugueo de gerentes "locos" o simplemente "malas personas" (que en toda "gran familia" suele haber) y la presión por conseguir nuevos topes de producción- se llegaría a la edad de retiro tranquilamente.-

Hoy por hoy, el sueldo ha perdido gran parte de su poder adquisitivo y ya no es argumento como para tolerar el maltrato psicológico y físico. Es así que un grupo de trabajadores se empezaron a juntar desde hace meses fuera de la fábrica, buscando organizarse para conseguir mejores condiciones laborales y de salud.

Sucede que los mismos criterios con el que se fabrican los descartables se aplican a los operarios y a los vecinos del barrio, pues la fábrica no cuenta con un sistema contra incendios adecuado (ni siquiera tiene alarma) mientras que pegado a los vecinos se encuentra un deposito con grandes cantidades de material combustible y explosivos. Wiener por su sistema de extracción, expulsa al medio ambiente el aire viciado y contaminado de productos tóxicos -que aún en bajas concentraciones- son altamente peligrosos para el organismo. Pero la vida no es desechable, y menos aún cuando tras la elaboración de productos para la salud se terminan produciendo enfermedades.-



La desbocada, la desmedida.

No es para los que trabajan en Wiener-Lab noticia nueva que la empresa tenga reacciones represivas desmedidas con los trabajadores que día a día fraccionan, controlan y producen los kit de análisis que le permiten ganar U$S 19 por minuto. El terror, el hostigamiento y las reiteradas amenazas de pérdida del trabajo hacen marcar el paso, así días antes del escrache realizado en la sede de calle Maipú y 27 de febrero y a raiz de volanteadas que se hicieron en la puerta, Claudio Beristain [gerente de producción] pasó por algunas secciones diciendo que âla empresa sabe muy bien quién está enfermo y que no se toleraría deslealtad alguna (sic!)â?. Entiéndase, participación en las actividades sindicales a favor de mejorar las condiciones de trabajo dentro de planta.-

Días después la empresa daba un ejemplo utilitarista de que lo que decía era cierto, despidiendo a una empleada con tendinitis crónica que había pedido ser reasignada con "tareas livianas" y le ofrecía -como golpe sádico- tan sólo cubrir el 50% de la indemnización. El pánico se hizo presa de todos los trabajadores y la cuerda se tensó más contra el cuello, pero un grupo de laburantes que venía reuniéndose por fuera de la fábrica y que ya habian presentado un petitorio acompañado de 100 firmas por mejores condiciones de trabajo, habían realizado charlas de seguridad e higiene y circulado encuestas entre sus compañeros -entre los cuales se encontraba Andrea- se solidarizó con la compañera y además del apoyo legal, organizó un escrache el viernes 14/09/2007.

Entre ellos se encontraba Guillermo Piccolo, despedido con anterioridad a Andrea, y que junto a ella está luchando por su reincorporación a la planta. Al ser consultado por los motivos de su despido nos comenta: "El telegrama que me llegó decía 'sin causa', lo rechazé por discriminatorio e ilegal y exijimos inmediata reincorporacion. Mi despido es la respuesta de la empresa por habernos empezado a organizar y a reclamar mejores condiciones de trabajo."

Con estos despidos el mensaje de Wiener es claro: No vamos a permitir que se organicen ni que peleen por su salud.



Con reacciones desbocadas y desmedidas, instaurando el terror y la incomunicación, esta empresa "modelo" muestra que está dispuesta a todo por maximizar su ganancia, sin importar los daños a la salud que ellos mismos dicen cuidar.-

This work is in the public domain
Sindicat