Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: @rtivisme : un altre món és aquí : antifeixisme : corrupció i poder : educació i societat
Hiroshima-Nagasaki:Memoria inolvidable y fundamental
14 ago 2007
No me quiero alargar pero todos y cada uno de los argumentos de Truman y su élite pueden ser desmentidos.
hiroshima2007.jpg
hiroshima-Seattlel.jpg
Hiroshima-Nagasaki, memoria inolvidable y fundamental.

Todos los años humildemente se celebra en Agosto, en Hiroshima y Nagasaki, un recuerdo del gran crimen que allí se cometió. Hiroshima y Nagasaki deberían ser los centros mundiales de peregrinación y oración (incluso para no creyentes) más importantes del mundo. Fueron capaces de bombardear con una nueva arma mortal a la población civil y matar como nunca antes el ser humano había podido matar. Miles de personas fueron nuclearmente quemadas y asesinadas y otras muchas murieron en días por la tortura de las quemaduras y la sed. Dada la degeneración absoluta del âimperio USAâ? que ni siquiera es capaz de defender el bienestar colectivo del propio pueblo USA tendremos que examinar que pasa en nuestros días para entender bien este crimen, del que no podemos admitir, hoy, en este siglo, ningún tipo de excusa o justificación.

Un ejemplillo. Los talibanes de Afganistán. Nos cuentan que son la gente más mala y malvada del mundo. La realidad es que se están reagrupando y âla guerra de Afganistánâ? no parece que haya terminado y eso que tuvieron enfrente a un ejercito âsuperpoderosoâ? que además nos ha terminado arrastrado a todos (la OTAN) ¿qué pinta el ejercito español en Afganistán?... Para el esquema racional al que quiero llevarte necesito que valores la última acción taliban: han secuestrado a un grupo de misioneros coreanos (gente honesta e inocente que alguien ha metido malintencionadamente en âla boca del loboâ?). Los coreanos, como los italianos, son muy sensibles a estas amenazas y se han movilizado en apoyo de sus compatriotas secuestrados... Los talibanes ya han empezado a matar a algunos de los misioneros y en estos días han indultado a algunas mujeres porque están enfermas (una de cal criminal y otra de arena)... No es el tema HOY la cosa de los talibanes, pero si quiero que hagas una valoración de esta forma de actuar: âamenazar con el asesinato de inocentes para lograr unas reivindicaciones âjustasâ?.

¿Qué opinión te merece esto que han hecho los talibanes? Obviamente es una acción repugnante y criminal ¿Verdad?

Ahora ya puedes reinterpretar el crimen de Truman del que como he dicho ya no podemos admitir ningún tipo de excusa o justificación. El presidente Harry S. Truman, sucesor de Roosevelt (fallecido) y toda la burocracia militar de que se rodeó cometió el acto criminal más grande que un hombre ha cometido nunca. Truman amenazó al igual que los talibanes, pero Truman no solo amenazó sino que cumplió su amenaza antes incluso de pedir la rendición. A difertencia de los talibanes Truman y la burocracia en que se apoyaba mató friamente a miles de personas sin absolutamente ninguna justificación. Y no solo mató friamente sino que unos días más tarde volvió a repetir el mismo crimen bombardeando Nagashaki (el discurso a bordo del portaaviones que le llevaba a USA desde Europa para celebrar el bombardeo atómico de Hiroshima es el absoluto discurso de un criminal vengativo). Pero el crimen de Truman no termina ahí porque antes llevaban días bombardeando todas las ciudades japonesas, al igual que bombardearon Alemania con bombas incendiarias sobre la población civil y una vez ya tenían la guerra ganada. Evidentemente si Truman quería demostrar que tenía un âarma mortalâ? y definitiva no tenía que bombardear ninguna población civil sino alguna zona desértica algo que propusieron los científicos que la crearon.

No me quiero alargar pero todos y cada uno de los argumentos de Truman y su élite pueden ser desmentidos. Es mentira claro que se tiraran las bombas para salvar vidas usamericanas y en todo caso este argumento es indecente y una cobardía.

El acto criminal más grande que un hombre ha cometido nunca: lo cometió el presidente USA Harry Truman. Resalto que Hitler y los nazis cogían a los judíos, a los subnormales, y a disidentes y les quitaban los dientes de oro, el pelo, los zapatos, habían montado una especie de fábrica del exterminio. Hitler hizo esto en la última parte de la guerra cuando ya se sentían perdedores... al principio solo pretendían deportar a la entonces latente âPalestina libreâ? a todos los judíos europeos (idea nazi que coincidía con la del entonces grupo fanático y minoritario judío: los sionistas ¿curioso verdad? Evidentemente a ninguno de los judios americanos que ayudaron a descubrir la bomba atómica âpara la pazâ? se les hubiera ocurrido ir a vivir a Oriente Medio). Gran diferencia: Harry Truman cometió el gran crimen atómico cuando se sentía ganador. Hitler no bombardeo Francia ni nada que pretendiera conquistar. El negocio de Hitler era el trabajo esclavo, los díentes de oro, los zapatos y demás que cogía a los pobres judios de clase media (lo cual es un crimen del que no tiene culpa, por cierto, el pueblo alemán en absoluto, ni siquiera los que sufrieron algún tipo de adoctrinamiento, ni el pueblo alemán de entonces ni por supuesto el actual). ¿Y cual era el negocio de Truman? El negocio industrial y criminal de la guerra enmascarado como defensa de la âlibertad y la democraciaâ?. Truman tenía la bomba atómica y por tanto no necesitaba bombardear todo Japón. Pero Truman no solo bombardeo salvajemente todo Japón sino que tiró una bomba nuclear y luego otra. ¿Por qué lo hizo? Porque tenía que gastar y justificar todo el gasto realizado. Truman descubrió para toda una élite improductiva y parásita el negocio de la guerra (véase al peli de Scorsese âEl aviadorâ? y como amenazan y arrinconan a cualquiera que les pone en peligro el negocio). Recientemente también Clint Eastwood ha realizado una peli donde se describe como el Pentágono montó toda una campaña de propaganda para sacar dinero âcontra Japónâ?... en la película queda claro lo poco que les importaba la vida de la gente, incluida la vida de los soldados usamericanos.

Verdaderamente en contra de la propaganda, si hay una industria de la guerra y de la muerte esta no fue la que inventó Hitler y sus fanáticos explotando y matando de forma racista (históricamente una simple anécdota por mucho que ciertos grupos racistas supuestamente opuesto a los nazis se aprovechen de ello), sino que la verdadera industria de la muerte fue la que Harry Truman inauguró (mucho más efectiva y lucrativa y es vigente). No hace falta molestarse en sacar el diente de oro a la victima esclava, es mucho más rentable robar los impuestos para mantener una industria militar y su burocracia paralela,.. No importa que haya que seguir bombardeando y matando... La guerra de Vietnam fue otra gran estafa que pago toda una generación rebelde de usamericanos, que termino engañada, asesinada y/o mutilada... Acabado el comunismo (y no fueron ellos quienes lo lograron) ahora necesitan inventarse guerras antiterroristas y choque de civilizaciones... Pero el negocio tiene que seguir, siendo el mismo: vivir de la muerte y el exterminio masivo. Bush pudo obligar a rendirse a Sadan, algo parecido a lo que consiguió Clinton y el general Clark en Yugoslavia con bombardeos muy selectivos, pero no, tenían que entrar e invadir todo, necesitaban una invasión total que destruyeran todo el país y su infraestructura porque así podían adueñarse mejor de la riqueza petrolera y tener un âgasto militarâ? muy importante para Halliburton, empresas de mercenarios amigos y demás... La codicia extrema después de tantos años robándonos ha desnudado totalmente toda esa nata ideológica patriotera con que todos los políticos se suelen cubrir (Hitler, Olmert, Bush, da igual todos). Y en Irán las cosas no les han podido poner más en evidencia además de ser la invasión un acto criminal tan injustificable como los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.

El negocio de la guerra. Bush continúa aumentando el gasto militar descaradamente y justificándose en mentiras (una vez más) para favorecer los intereses de los grupos elitistas y sectarios en que se apoya. Nadie puede creer los argumentos de toda esa burocracia que sobre todo hace negocio para sus âamigosâ?. ¿Podrá algún candidato demócrata presentar un proyecto creíble y ganador sin pactar exageradamente con estos grupos tan necesitados del negocio de la guerra para sobrevivir? Véase mi anterior texto: el Informe Harry Potter. Dejo la cita de Galbraith de su importante legado económico y político absolutamente desenmascarador de todo estos intereses bastardos. Palabra de Galbraith:

ââ?El mito de los dos sectores. En USA, al igual que en los demás países económicamente desarrollados, ninguna idea es tan común y tan aceptada como la de los dos sectores del mundo económico y político, el sector privado y el sector público. La distinción generalmente aceptada entre los sectores público y privado carece de significado cuando se la examina con seriedad. Ejemplo: Cerca de la mitad del presupuestos de gastos discrecionales se gastó en la adquisición de armas o se invirtió en su invención y desarrollo. Semejante gasto es consecuencia de la gran capacidad de quienes están involucrados en este negocio y se benefician de él para influir en el gobierno, y esto es cierto incluso en el caso de la llamada defensa nuclear. El gasto en armamento no se produce después de un análisis imparcial realizado por lo que comúnmente entendemos como sector público. Buena parte de él es iniciativa de la industria armamentística, es decir, del sector privado, y depende de la autoridad de ésta y de sus voceros políticos. Los diseños de nuevas armas son propuestos por las industrias pertinentes, y es a ellas a las que se adjudica su producción y, por tanto, los beneficios.â?â?
http://usuarios.lycos.es/euroim/overcome.htm

Toda una clase improductiva y parásita que roba algo más que impuestos... La bomba atómica fue desarrollada por científicos más bien de izquierdas que no querían matar sino combatir a Hitler, fueron traicionados. En los 70/80, no solo la URSS tenía problemas económicos que finalmente no pudo superar también la USA imperial estaba en bancarrota por las primeras crisis del petróleo y la imposibilidad de mantener un dólar creíble convertible en oro (simplemente se saltaron todas las normas con la ayuda âteóricaâ? de los monetaristas ahora enriquecidos y demenciales propagandistas de la globalización totalitaria salvaje neocons). Toda la revolución tecnológica californiana (liderada por jóvenes que no habían ido a la universidad o no terminaron sus estudios, unidos a inversores arriesgados y audaces, nada que ver con los estafadores âGoldman Sachsâ? de la actualidad) creo toda una riqueza que ha sido aprovechada para cubrir todo el agujero de los déficits USA, se recuerda que la no convertibilidad del dólar por suerte, coincidió con la extraordinaria revolución de todo lo que ha venido con el chip, el PC , la telefonía móvil e Internet. Y esta revolución tecnología ha sido (al igual que con la ventaja atómica) otra vez aprovechada para âsalvar el pellejoâ? a toda una clase improductiva que vive de la guerra, el asesinato masivo, monopolios y especulación. Y es que el viejo capitalismo (vendido falsamente como revolucionario y tecnológico) militarista y burocrático impide todo un nuevo resurgir de sistemas abiertos, participativos, autogestionarios mucho más eficientes y sostenibles. Cambios que podrían entenderse como una evolución natural y audaz de la propia sociedad âcapitalistaâ? usamericana pero todos estos cambios tan necesarios por el momento son imposibles...

Estrategia contra esta gente y estas mafias... Combatir las mentiras, intentar avanzar hacia otro mundo más sostenible y eficiente. Evidentemente no valen las ideologías del siglo 20 porque no se trata de crear algo ânuevo y revolucionarioâ?. Lo digo muchas veces necesitamos âmédicos socialesâ? que acoten y extirpen los cánceres y a la vez faciliten medicamentos que permitan que âel cuerpo humano-sociedadâ? recupere sus equilibrios. No a los mesianismos políticos y si a nuevas estructuras y forma de trabajar radical y constructivamente integrando en la diversidad. Con determinación radical de lo que no hay que permitir a dirigentes políticos âdemocráticosâ? ni a las minorias burócrata-capitalistas que les apoyan y financian. Y defendiendo sin titubear las reformas que son indispensable acometer. Reformas que devuelvan los equilibrios sociales y cierren los negocios especulativos y la acumulación de riqueza improductiva. Como por ejemplo, promoción de la autosuficiencia, el desarrollo local y la autogestión de la mayor parte de la sociedad con mayor bienestar y menos consumismo, etc. Y libertad de mercado toda la que se quiera siempre que el bienestar colectivo, la sanidad universal, el equilibrio ecológico y el pleno empleo estén garantizados previamente... Estos objetivos hubieran sido muy defendibles por una Europa integrada en red, pero con la victoria de Sarkozy, la construcción europea no solo está paralizada sino en proceso de liquidación...

¿La violencia terrorista funciona? Ni siquiera en Irán porque debes saber que parte de los crímenes que allí se comenten son patrocinados por âescuadrones de la muerteâ? financiados por los propios invasores o mercenarios USA (ellos mismo han creado un caos que no pueden controlar). LA VIOLENCIA INDISCRIMINADA NO FUNCIONA. Lo hemos visto en un documental sobre la transición española que están poniendo en TVE. Los primeros atentados de ETA y la consiguiente respuesta represiva franquista conseguían una movilización antifranquista general... Hoy en día es justamente al revés, ETA mató y facilitó a Aznar la mayoría absoluta ... ¿No me digas que no ves como la estrategia de âantesâ? no puede ser la de âahoraâ?? En el área internacional las acciones terroristas les facilitan una mascara para seguir con el negocio de la guerra y con ganas de vendernos la âguerra de civilizacionesâ? una absoluta mentira más. Si estudiamos la historia USA vemos que hay muchos momentos en que han buscado excusas (incluido el bombardeo de Peartl Harbor y el 11S) para justificar los negocios de los que viven (repito): la guerra y el crimen masivo.

Por cierto hay algo que me pregunto de los documentales que denuncian insistentemente que el 11-S no fue lo que nos dicen: ¿Dónde están todos los lingotes de oro que estaban almacenados en las Torres Gemelas que dos simples aviones fundieron totalmente? ¿Está bien explicado el derrumbe horas después de la Torre 7?

El premio novel inglés-europeo lo ha explicado y denunciado muy bien en su discurso de toma de posesión del premio, palabras que debemos recordar por el valor y la verdad que contienen. Palabra de Harold Pinter:

1. Los crímenes de Estados Unidos han sido sistemáticos, constantes, inmorales, despiadados, pero muy pocas personas han hablado de ellos. Esto es algo que hay que reconocerle a los Estados Unidos. Han ejercido su poder a través del mundo sin apenas dejarse llevar por las emociones mientras pretendían ser una fuerza al servicio del bien universal. Ha sido un brillante ejercicio de hipnosis, incluso ingenioso, y ha tenido un gran éxito.

2. Los Estados Unidos no ven ningún interés en ser reticentes o disimulados. Ponen sus cartas sobre la mesa sin miedo ni favor. Sencillamente no les importan un bledo las Naciones Unidas, la legalidad internacional o el desacuerdo crítico, que juzgan impotentes e irrelevantes.

3.     Al menos 100.000 iraquíes murieron por las bombas y misiles americanos antes de que la insurgencia iraquí empezase. Estas personas no existen ahora. Sus muertes no existen. Son espacios en blanco. Ni siquiera han sido registrados como muertos. 'No hacemos recuento de cuerpos', dijo el general americano Tommy Franks.

4.     Los estados Unidos poseen 8000 cabezas nucleares activas y usables. Dos mil están en sus disparaderos, alerta, listas para ser lanzadas 15 minutos después de una advertencia. Están desarrollando nuevos sistemas de fuerza nuclear, conocidos como "destructores de búnkeres". Los británicos, siempre cooperativos, están intentando reemplazar su propio misil nuclear, Trident. ¿A quién, me pregunto, están apuntando? ¿A Osama Bin Laden? ¿A tí? ¿A mí? ¿A Joe Dokes? ¿China? ¿París? ¿Quién sabe? Lo que sí sabemos es que esta locura infantil - la posesión y uso en forma de amenazas de armas nucleares - es el corazón de la actual filosofía política de Estados Unidos. Debemos recordarnos a nosotros mismos que Estados Unidos esta en un continuo entrenamiento militar y no muestra indicios de aminorar el paso.

http://usuarios.lycos.es/euroim/pinter.htm

(Y mientras continúa el armamentismo más indecente en la USA de Bush se caen hasta los puentes y reconocen la incapacidad para derribarlos y construir otros nuevos. Son continuas también las estafas bursátiles que roban los ahorros de la clase media para concentrar el poder en muy pocos y muy improductivos, la última la estamos viendo estos días con un apoyo masivo y vergonzoso de todos los bancos nacionales importantes incluido el europeo...)

Hiroshima-Nagasaki, memoria inolvidable y fundamental. Que nunca se nos olvide. Solicito su contribución difundiendo este texto en todo o en parte o cualquier otro que ayude a denunciar el crimen que allí Truman cometió, así como denunciar el actual e indecente armamentismo USA.

afc euroimmersion.com 14Ag7

11Ag7 Kabul. (EFE).- Los talibanes liberaron hoy a dos de las misioneras surcoreanas que tenían como rehenes, en un "gesto de buena voluntad" y "sin condiciones" tras dos días de negociaciones directas con representantes del Gobierno de Seúl en la ciudad afgana de Ghazni. "Puesto que están enfermas y son mujeres, las liberaremos sin ninguna condición ni canje por prisioneros talibanes", dijo el portavoz insurgente Mohammed Yousif Ahmadi, que poco después anunció que la liberación ya se había producido.

De textos anteriores que he realizado recojo algunas citas y comentarios:

Por favor relee el texto que aporto al final que es un discurso de Günter Grass muy reciente de hace unos días justo en medio de la polémica por las confesiones de su último libro. Para animarte a meterte con el texto entresaco algunas pequeñas frases âdivinasâ?:

·     Estamos llamados a contar los muertos separando cada muerto, sea amigo o enemigo, mujer o niño, de la masa de los sepultados sin nombre, a fin de que sea reconocible como víctima de un proceso que se llama guerra y tiene muchas causas.

·     ¿Quién la quiso? ¿Qué mentiras velaron su objetivo? ¿Quién se beneficia de ella? ¿Qué valores bursátiles hace subir? ¿Quién suministró las armas que han causado tantas muertes? Y más aún que la cuestión judicial de a quién corresponde la culpa, debe preocuparnos saber desde ¿cuándo nos convertimos también en culpables? ¿Cuando dijimos que no, sólo con desgana? ¿Cuando nos dejamos persuadir de que no era nuestra guerra? ¿Cuando creímos, al adaptar el proverbio "cuando hablan las armas, callan las musas", quedar bien con todos los que siempre opinaron que el escritor debía ocuparse del acontecer vulgar, es decir, mantenerse lejos de la sucia política y conservar limpio el arte? ¿Cuando nos refugiamos modosamente en el silencio? Hablo por experiencia. Tenía dieciséis años cuando fui soldado. A los diecisiete aprendí a tener miedo. Y sin embargo, creí hasta el fin, cuando hacía ya tiempo que todo estaba hecho añicos, en la victoria final.

http://usuarios.lycos.es/euroim/Gunter-Grass.htm


Hiroshima-Nagasaki, lo que no cuentan:

[6-Agosto-45.20] Los que tuvieron más suerte murieron con la explosión letal. Otros fueron muriendo más lentamente, desangrados, de las quemaduras, de la sed, del horror, de la radioactividad... Los moribundos de Hiroshima lo primero que pedían era agua, el calor de la bomba atómica dejaba el ambiente profundamente seco... Según cuenta un soldado japonés que se paseaba entre la gente moribunda sin poder hacer nada: âLa gente nos suplicaba que les diéramos agua. Teníamos cantimploras pero nos dijeron que no se la diéramos porque morirían. De todas formas murió mucha gente... Ahora pienso que debí darles agua...â? Algunos llegaron al río, donde había montones de muertos ahogados... Y de pronto empezó a llover una lluvia negra con gotas gordas âque hacían dañoâ? la gente habría la boca con la esperanza de que le cayera algo de agua en su boca... Era una lluvia negra venenosa ya que contenía las cenizas de la explosión nuclear, cenizas altamente contaminadas y radioactivas... Lo que facilitó que mucha más gente muriera...
http://usuarios.lycos.es/euroim/hiroshima.htm
Hiroshima-Nagasaki, memoria inolvidable y fundamental. Que nunca se nos olvide. Solicito tu contribución difundiendo este texto en todo o en parte o cualquier otro, en cualquier idioma, que ayude a denunciar el crimen que allí Truman cometió, así como denunciar el actual, antiamericano e indecente armamentismo USA.

afc euroimmersion.com 14Ag7
Mira també:
http://www.euroimmersion.com
http://seattle.indymedia.org/en/2007/08/260930.shtml

This work licensed under a
Creative Commons license

Comentaris

El terrorismo aereo de los aliados - 1ª parte
15 ago 2007
Una de las verdades históricas que los llamados medios informativos han procurado distorsionar más celosamente es que fueron los cruzados de la Democracia los inventores y casi exclusivos promotores de los bombardeos aéreos contra las poblaciones civiles. Se ha hablado mucho de los ataques aéreos de la Luftwaffe contra Londres y Coventry. Especialmente, los bombardeos a Coventry fueron muy intensos, pero iban dirigidos contra las industrias de la ciudad, y no contra la catedral de Saint Michel, como pretendió la propaganda inglesa. Saint Michel fue alcanzada por varias bombas, es cierto, pero no es menos cierto que cuando fue alcanzada fue en un bombardeo nocturno y que, en Coventry, las fábricas estaban instaladas en la propia ciudad, y no en las afueras. Coventry fue bombardeada porque poseía fábricas de motores de aviación, de locomotoras, de equipos de telecomunicación, de toda clase de utillaje
eléctrico y de material bélico [443]. En cuanto a Londres, a parte sus industrias y sus cuarteles, posee un inmenso puerto, así como astilleros. Eran, pues, Londres y Coventry, así como Birmingham, Manchester, Bristol, Leeds y otras ciudades que fueron igualmente bombardeadas, objetivos militares sin ningún género de dudas. Pero creemos que será mejor abordar el tema desde el principio. Desde mucho antes de que estallara la guerra.
* * *
El 18 de Febrero de 1932, es decir, un año antes de que Hitler llegara al poder, Alemania presentó, ante la Conferencia de Desarme, reunida en Ginebra, una proposición tendente a la supresión de la aviación de combate. El delegado inglés prometió "estudiar el asunto". Mientras se estudiaba, Lord Baldwin, Primer Ministro declaró, el 10 de Noviembre de 1932, en la Cámara de los Comunes:
"....He dicho que toda ciudad al alcance de un aeródromo puede ser bombardeada. La única defensa es el ataque, es decir, hay que matar más mujeres y niños que los que nos mate el enemigo a nosotros, si uno quiere protegerse a si mismo ".
Por fin, el 16 de Marzo de 1933, presentaba Inglaterra un proyecto ante la Conferencia del Desarme, el Plan MacDonaId, cuyo artículo 34 decía:
"Las altas partes contratantes aceptan la total abolición de los bombardeos desde el aire (excepto para necesidades policíacas en determinadas regiones lejanas)".
El paréntesis, como se observará, es sibilino. La Delegación Alemana (no olvidemos que Hitler estaba ya en el poder) propuso la siguiente modificación a la propuesta inglesa:
"Las palabras entre paréntesis desde excepto hasta lejanas deben ser tachadas y añadirse las palabras siguientes:. ..."Y la prohibición de toda preparación de tal lanzamiento".
El representante español, el conocido liberal Salvador de Madariaga, dijo que
"el proyecto británico, en cuanto a la lucha aérea, es altamente insuficiente".
Anthony Edén, el representante británico, defendió la posición inglesa diciendo, textualmente:
"No hace falta ser un Julio Verne para describir una terrible guerra en la que el punto menos expuesto será, acaso, la trinchera de primera línea y el más expuesto las viviendas de la población civil".
Durante dos años el gobierno alemán hizo notables esfuerzos para llegar a un acuerdo con los demás estados para excluir el arma aérea como medio ofensivo contra las ciudades abiertas y la población civil. Hitler, en la sesión del Reichstag del 21 de Mayo de 1935, propuso, incluso, la abolición del arma aérea. La propuesta fue presentada en la Conferencia del Desarme y rechazada por los representantes inglés y francés. Una nueva proposición se hizo, por el gobierno alemán directamente al gobierno inglés, el 31 de Marzo de 1936, tendente a la humanización de la guerra. El artículo 13, concretamente, decía:
1).- Prohibición del lanzamiento de bombas de gas, tóxicas e incendiarias.
2).- Prohibición del lanzamiento de bombas de toda clase sobre poblaciones abiertas que se hallaren fuera del alcance de la artillería pesada de los frentes combatientes.
3).- Prohibición de hacer fuego contra ciudades, con cañones de largo alcance, fuera de una zona de combate de 20 kilómetros.
4).- Prohibición y abolición de la artillería ultrapesada.
El gobierno alemán, además, se declaraba dispuesto a adherirse a cualquier reglamentación de ésta índole, siempre que obtuviera validez internacional. El gobierno inglés no contestó directamente a este Memorándum alemán, pero el 14 de Febrero de 1938, el Primer Ministro Chamberlain declaró ante la Cámara de los Comunes que
"el Gobierno de Su Majestad no estaba dispuesto a limitar la actividad de sus fuerzas aéreas".
La Delegación de Holanda en París, insistió cerca del gobierno francés para que éste, por su parte, y mediante presiones sobre el gobierno inglés, aceptara la totalidad o una parte del Memorándum alemán del 31 de Marzo de 1936, pero la sugerencia holandesa no fue tenida en consideración.
El mismo día que estalla la guerra con Polonia, Hitler dice en su discurso ante el Reichstag:
"... No quiero hacer la guerra contra mujeres y niños. He ordenado a nuestro ejército del aire que limite sus ataques a los objetivos militares".
Y a la embajada de Polonia en Berlín, en el momento de entregar los pasaportes a los miembros del cuerpo consular polaco que van a
regresar a su país, provistos de la inmunidad diplomática, se les entrega una nota en la que se afirma:
"Las fuerzas de combate aéreas han recibido orden de limitarse en sus operaciones en Polonia, a objetivos militares. El mantenimiento de esta orden presupone naturalmente el que las fuerzas aéreas polacas se atengan a la misma regla. Si ésto no fuera así, los alemanes emplearíamos inmediatamente la más enérgica represalia".
El 6 de Septiembre, el Subsecretario de Estado británico, Butler, afirma en la Cámara de los Comunes:
"Parece demostrarse que los alemanes, en sus ataques aéreos, alcanzan por lo general objetivos militares y no dirigen sus ataques impremeditadamente contra la población civil".
Esto es confirmado por el general Armengaud, agregado militar francés en Polonia, quien, en un informe enviado a su gobierno, dice:
"La Luftwaffe no ha atacado a la población civil. Debo subrayar que las fuerzas aéreas alemanas han obrado con arreglo a las leyes de la guerra [444]; han atacado sólo objetivos militares, y si a menudo ha habido muertos y heridos entre la población civil, ello ha sido debido a que se encontraban a proximidad de estos objetivos militares. Es importante que ésto se sepa en Francia e Inglaterra para evitar que se emprendan represalias allí donde no hay motivo para represalia, y para no desencadenar una guerra aérea total por nuestra parte".
El 6 de Octubre de 1939, pronuncia Hitler un discurso en el Reichstag y, en el curso del mismo, aboga por que la guerra se conduzca de la manera más humanitaria posible. Entre otras cosas, dice a este respecto:
"Así como la Convención de Ginebra consiguió, al menos en lo que a los estados civilizados se refiere, prohibir dar muerte a los heridos, maltratar a los prisioneros y hacer la guerra contra no participantes en la contienda, y así como se logró que esta prohibición fuera generalmente respetada en el curso del tiempo, así debe ser posible reglamentar la intervención del arma aérea, el empleo de gases, de los submarinos, etc., así como también el concepto de contrabando, de forma que la guerra pierda el terrible carácter de una lucha contra mujeres y niños, y, en general, contra personas ajenas a la misma. La continuación de determinados procedimientos conduce por sí sola a la supresión de armas que entonces resultarían supérfluas".
Pero estas palabras no fueron tenidas en cuenta..... El primer bombardeo de la II Guerra Mundial fue llevado a cabo por aviones de combate ingleses que arrojaron bombas sobre Wilhelmshaven y Cuxhaven, el 5 de Septiembre de 1939.
En el curso de Septiembre y Octubre de 1939 la R.A.F. sobrevoló numerosas veces territorio belga, holandés y danés para realizar vuelos de observación sobre Alemania, pero sin volver a arrojar bombas. Tampoco la Luftwaffe bombardeo territorio inglés o francés. El 27 de Noviembre, en la sesión del Consejo Supremo de Guerra, en Londres, Chamberlain propuso el bombardeo, sin contemplaciones, de la región del Ruhr. Pero Daladier se opuso, por considerar imposible bombardear fábricas sin alcanzar a obreros, es decir, a no combatientes. Pero Inglaterra decide hacer caso omiso de las objeciones de Francia, e inicia por su cuenta su guerra de bombas. Sus bombardeos se dirigen contra las ciudades de Wilhelmshaven, Vechta, Heligoland, Sylt, Borkum, Juist y Amrum... es decir, puertos de Alemania Septentrional.
En contraste con esta actitud, el Mando Supremo de la Wehrmacht anuncia, el 25 de Enero de 1940, la limitación de la guerra aérea a objetivos puramente militares y en zonas de combate (con respecto a Francia) y a ataques aéreos contra objetivos terrestres en la metrópoli, incluidos los puertos (con respecto a Inglaterra).
El 30 de Enero de 1940, Hitler dijo, en su discurso del "Sportpalast", de Berlín, lo siguiente:
"El estado al que Inglaterra ha prestado su garantía ha sido barrido del mapa en dieciocho días, sin que se cumpliera dicha garantía. Con ello ha terminado la primera fase de esta contienda. Comienza la segunda. El señor Churchill [445] arde ya de impaciencia por esta segunda fase. A través de sus mediadores, y también personalmente, expresa la esperanza de que comience al fin la lucha con las bombas. Y dice ya que, naturalmente, esta lucha no se detendrá ante mujeres y niños. ¿ Cuándo ha reparado Inglaterra en mujeres y niños ? Toda la guerra de bloqueo no es más que una guerra contra mujeres y niños. La guerra contra los boers no fue sino una guerra contra mujeres y niños".
Maticemos: Churchill no había, evidentemente, dicho que haría una guerra contra mujeres y niños. Por lo menos, no lo había dicho explícitamente. Pero lo que sí había hecho era abogar por la extensión de la guerra aérea, del bloqueo naval e incluso de arrojar bombas incendiarias contra explotaciones agrícolas, y esto
era, indirectamente al menos, hacer la guerra a no combatientes, es decir, ancianos, mujeres y niños.
Y los ataques aéreos ingleses continuaron. El 14 de Abril son bombardeadas Haide y Wenningstedt, a pesar de no existir allí objetivo militar alguno. Tras empezar la guerra aérea, ahora la R.A.F. ha empezado el terrorismo aéreo. Es, de momento, un terrorismo muy limitado, algunos aviones que dejan caer algunas bombas en aldeas y pequeñas ciudades. Todo ello, posiblemente, emanado de la iniciativa de algunos mandos subalternos. Consta que Chamberlain se opone a la acción de la R.A.F. contra objetivos no militares. Pero cuando Chamberlain cae -dimite, o es dimitido - y Winston Churchill se instala en el poder comienza la verdadera lucha a muerte contra la población civil. Esto es un hecho que ninguna propaganda masiva, a escala mundial podrá jamás disimular por completo, pese a los esfuerzos tremendos que se han hecho en tal sentido.
Churchill, en efecto, es nombrado Primer Ministro el 10 de Mayo de 1940, y el día 11 de Mayo, la R.A.F. recibe la orden de volar a gran altura a través del frente de combate - en plena ofensiva alemana en Bélgica, Holanda y Francia y de descargar sus bombas sobre ciudades alemanas desprovistas del menor interés estratégico y militar, y, por consiguiente, sin protección antiaérea. Ese día, la ciudad de Freiburg, totalmente alejada de la zonas de operaciones militares, y sin una sola industria remotamente relacionada con la guerra, fue bombardeada por la R.A.F. Cincuenta y tres civiles, incluyendo veinticinco niños que jugaban en un jardín público resultaron muertos. Otros 151 civiles fueron heridos. Mr. Edward Taylor, de la Cruz Roja Norteamericana dio estos datos en el New York Times [446].
El Secretario del Ministerio del Aire británico, J. M. Spaight certifica que fue Inglaterra la iniciadora del bombardeo de civiles, y se vanagloria de ello:
"Empezamos a bombardear las ciudades alemanas antes de que el enemigo procediera de igual forma contra las nuestras. Es, este, un hecho histórico que debe ser públicamente admitido. Pero como teníamos dudas respecto al efecto psicológico de la desviación propagandística de que habíamos sido nosotros quienes habíamos empezado la ofensiva de bombardeos estratégicos, nos abstuvimos de dar la publicidad que merecía a nuestra gran decisión del 11 de Mayo de 1940. Seguramente esto fue un error. Era una espléndida decisión". [447]
Para Mister Spaight -que inventa la palabra "estratégicos" para designar el terrorismo aéreo- bombardear poblaciones civiles fue una "espléndida decisión". Hacia justicia a sus compatriotas al guardar el secreto de que fué la R.A.F. la iniciadora de esa sucia forma de combatir, por constarle que lo reprobarían, pero remacha afirmando que, en todo caso, fue una espléndida decisión.
F.J.P. Véale, escritor inglés especializado en temas bélicos dice que
"... esa histórica noche, los grandes bombarderos ingleses "Whitley", en vez de atacar las concentraciones alemanas en el frente, fueron lanzados hacia la retaguardia civil del enemigo. Era un acontecimiento que hacía época, puesto que era la primera ruptura deliberada de la regla fundamental de la guerra civilizada, de que sólo se deben llevar a cabo hostilidades contra las fuerzas combatientes enemigas... Sin saberlo, los tripulantes de esos 18 bombarderos estaban dando la vuelta a una gran página de la Historia. Su vuelo marcó el fin de una época que había durado dos siglos y medio " [448]
El terrorismo aereo de los aliados - 2ª parte
15 ago 2007
J.F.C. Fuller, uno de los mejores críticos militares ingleses de ésta época, por su parte, escribió al respecto:
"Churchill, a pesar de ser comandante supremo de las fuerzas armadas británicas, no podía actuar como un caudillo militar, pero superó estas dificultades dirigiendo una guerra particular con las formaciones de bombardeo de la R.A.F., una especie de ejército privado suyo. El 11 de Mayo de 1940 ordenó bombardear la ciudad de Freiburg. Pero Hitler no devolvió el golpe, aunque no cabe la menor duda de que estos ataques contra Freiburg y otras ciuudades alemanas lo impulsaron, a su vez, a pasar al ataque" [449]
Los alemanes, evidentemente, protestaron contra el terrorismo aéreo. Al cabo de varios meses de ininterrumpidos ataques contra ciudades alemanas desprovistas de todo interés militar, las autoridades militares alemanas amenazaron con tomar represalias contra las ciudades inglesas. Pero los bombardeos no cesaron y las víctimas entre la población civil alemana empezaron a contarse por millares. No puede haber ninguna duda razonable: la adopción del terrorismo aéreo por parte de Inglaterra no tuvo otro objeto que provocar represalias alemanas, enardeciendo, de tal suerte, al pueblo inglés, que seguía, casi en bloque,
reacio a exponer la suerte del Imperio por motivos tan fútiles y extraños a sus intereses como "Dantzig", la "Democracia", "Las fronteras occidentales de Polonia ", etc. Así, la Gran Prensa, sujeta en Inglaterra, como en el resto del mundo, al Internacionalismo Financiero, soslayó el hecho de que fue la R.A.F. quien comenzó los bombardeos de terror contra los civiles y cuando, por fin, Hitler, tras el bombardeo contra un barrio residencial de Berlín, ordenó el bombardeo de represalia contra Londres, el día 7 de Septiembre, pudo decirse que Churchill había logrado su objetivo. La Gran Prensa - que había guardado atronador silencio sobre los "raids" contra poblaciones civiles alemanas - armó un alboroto tremendo al comentar el ataque de la Luftwaffe contra Londres, presentándolo como un ataque, traidor e improvocado, contra la población civil inglesa. La opinión pública británica, hasta entonces reacia a tomar en serio la guerra contra Alemania, montó en cólera y se apiñó junto a su gobierno. El objetivo había sido alcanzado.
Sir Thomas Elmhirst, Vice-Mariscal del Airé pudo, más tarde, averiguar que
"... Hitler estaba furioso contra la primera incursión de bombardeo nocturno de la R.A.F. contra un suburbio de Berlín el 27 de Agosto de 1940 y ordenó a los bombarderos de la Luftwaffe tomar represalias contra Londres. El bombardeo contra la ciudad universitaria de Heidelberg hizo que el ataque a Londres se realizara, el 7 de Septiembre" [450]
. Apelamos al testimonio de J.M. Spaight, al que ya hemos aludido anteriormente:
"Hitler empezó a contestar contra los bombardeos a ciudades más de tres meses después de que la R.A.F. los hubiera iniciado y siempre estuvo dispuesto, en cualquier momento, a suspender esa clase de guerra. Desde luego, Hitler no quería que continuase el mutuo bombardeo" [451]
Sir Arthur Harris, Mariscal del Aire y uno de los "padrinos" del eufemísicamente llamado bombardeo estratégico, -al que consideraba moderno, mientras llamaba anticuado al sistema alemán de guerra aérea, limitado a objetivos militares exclusivamente- confirma que los alemanes fueron prácticamente arrastrados a ese tipo de guerra terrorista por la R.A.F. [452].
De este modo se inició la que sería llamada "Batalla de Inglaterra", respuesta alemana a los bombardeos terroristas británicos y un ataque a la industria inglesa. Se puso de moda el verbo "coventryzar", y, en efecto, como hemos ya dicho, Coventry sufrió tremendos bombardeos, al igual que Londres y otras ciudades industriales inglesas, pero los ataques, en general, se dirigieron contra objetivos militares o para-militares. No hubo, por ejemplo, bombardeos de Oxford, Eton o Cambridge, pero los hubo de Heidelberg o de Halle por la R.A.F.. Son, estos, hechos incontrovertibles que ninguna propaganda ha sido, jamás, capaz de soslayar. De todos modos, y refiriéndose a estos bombardeos alemanes, el propio Churchill confiesa, en sus "Memorias", que fueron objeto de grandes exageraciones por la prensa inglesa. Además, esos ataques comenzaron el día 7 de Septiembre, es decir, casi cuatro meses después del ataque terrorista de la R.A.F. contra Freiburg.
El ya aludido historiador inglés F.J.P. Veale comenta al respecto:
"Uno de los mayores triunfos de la moderna ingeniería emocional es que, a pesar de la claridad del caso, que no podía enmascararse ni torcerse en modo alguno, el público británico, a través de todo el período de la Blitzkrieg (guerra relámpago), de 1940 y 1941, siguió convencido de que la responsabilidad por los sufrimientos que esta experimentando, recata sobre los líderes alemanes" [453]
Y otra prominente figura de la aviación británica, y uno de los co-autores del llamado bombardeo estratégico, J. M. Spaight, reconoció que
"hay abundante evidencia de que Hitler se opuso con tenacidad al terrorismo aéreo ..." [454]
Pero hay, aún, más testimonios anglo-norteamericanos en ese sentido: Anthony Edén dijo en la conferencia anual del Partido Conservador, celebrada en Londres, el 20 de Mayo de 1943:
"... Sabemos qué conviene a Alemania: no ataques nocturnos o diurnos, sino ataques nocturnos y diurnos, continuos, sin interrupción, hora tras hora".
El General Arnold, Jefe Supremo de las Fuerzas Aéreas Norteamericanas durante la II Guerra Mundial, declaró a un representante de la United Press, el 14 de Diciembre de 1943:
"Cada ciudad y cada aldea de Alemania serán alcanzadas por nuestros bombardeos. Alemania puede prever ahora que el número de los sin hogar aumentará constantemente y que el aprovisionamiento de todo lo necesario para la vida de su población se hará cada vez más difícil".
El propio Arnold apostilló, el 14 de Marzo de 1944
[455];
" ¡Podemos poner tapices de bombas en Alemania ! Es más indicado para quebrantar la moral de un pueblo; produce confusión en una comunidad y contribuye a la destrucción de una ciudad más que a la de un objetivo, como nosotros intentamos hacerlo".
El General -luego Mariscal- Montgomery declaró:
"Yo creo que una de las grandes cosas que realmente tienen importancia es bombardear Alemania. Yo bombardearía una ciudad cada tarde, y esperaría a ver hasta cuando resiste" [456]
El General I. C. Eaker, Comandante en Jefe de las Fuerzas Aéreas Norteamericanas en Europa, dijo, en una interviú publicada en 1942:
"Disponemos de suficientes aviones para destruir Alemania. Los obreros alemanes necesitan casas para vivir en ellas. Nadie querrá, sin embargo, trabajar bajo tierra, sabiendo que durante su ausencia puede ser destruido su hogar y perecer su familia " [457]
Brendan Bracken, miembro del Gabinete de Guerra inglés y jefe de fila del Partido Conservador, dijo:
"... nuestros planes son: bombardear Alemania por todos los medios a nuestro alcance; exterminar por el fuego y destruir sin piedad a los pueblos responsables del desencadenamiento de esta guerra.
He dicho y repito, sin piedad" [458]
El Lord Mayor (Alcalde) de Londres, Philip Cribbles, declaró a la Agenda Reuter:
"El perder el tiempo en conferencias sobre la aplicación dé determinados artículos del Derecho Internacional, en los que se expresa que los niños menores de dieciséis años y hombres y mujeres de más de setenta años deberían quedar al abrigo de la guerra total, constituye una torpeza criminal" [459]
El Vice-Mariscal del Aire, Saundby, ex-piloto de la R.A.F. en la 1ª Guerra Mundial, declaró:
"... En las ciudades alemanas ya atacadas han sido asolados casi el 25 % de los distritos edificados. El número de edificios destruídos asciende a millones. En las ruinas de Hamburgo, Dusseldorf, Colonia y otras ciudades no es posible una vida civilizada, tal como nosotros la entendemos " [460]
Como se observará, en estas manifestaciones de prohombres ingleses y americanos se nota fácilmente la existencia de una autocomplacencia por la conducta de las democracias occidentales en su guerra aérea contra las poblaciones civiles de sus adversarios, es decir, Alemania, primero, Italia, después, y luego toda Europa ocupada. No sólo reconocen que han sido ellos los pioneros de esta clase de guerra contra la población civil, sino que además se enorgullecen de ello. Walter Lippmann (a) Lipschitz, el buda sionista de los periodistas americanos, hombre con más influencia real que muchos ministros y miembro distinguido del Brain Trust de Roosevelt, escribió en uno dé sus artículos:
"Deberíamos avergonzamos de nosotros y de nuestra causa, si no pudiéramos mirar con sincera conciencia nuestra responsabilidad moral en la destrucción de las ciudades alemanas" [461]
Y Hugh Baillie, diputado laborista, remachó:
"Una tras otra han sido reducidas a polvo las grandes urbes alemanas. Las viviendas de obreros, que son consideradas objetivos militares han sido convertidas en ingentes montones de escombros. Los obreros mismos se convierten así en fugitivos. En los cálculos de la ofensiva aérea en marcha entra en que los obreros alemanes sean lanzados a la calle como fugitivos". [462]
He aquí lo que decía el editorial de uno de los más leídos periódicos americanos, a finales de 1943:
"Nadie cree ya las habladurías de daños puramente industriales al referirse a las incursiones de nuestra aviación y de la R.A.F. sobre Alemania. Cuando nuestros bombarderos toman el vuelo, nuestros campesinos sacuden la cabeza y esperan que ello signifique la pronta terminación de la guerra. Al fin y al cabo, es preferible que las matanzas tengan lugar en Alemania". [463]
Acudamos, ahora, al Newsweek, el primer semanario de América, al referirse al ataque terrorista sobre Berlín, el 22 de Noviembre de 1943:
"... lo mismo que en Hamburgo, probablemente muchos refugios se convirtieron en hogueras vivientes. De un extremo de la ciudad al otro, yacen convertidos en ruinas los monumentos en que estaba materializada tanta historia alemana" [464]
Y cerremos esta, creemos, definitiva exposición de testimonios de parte contraria con la opinión de
Raymond Clapper, el decano de los corresponsales de guerra norteamericanos:
"El terror y la brutalidad de la guerra aérea son uno de sus mejores aspectos.
Tenemos, por fin, los medios de hacer inhabitables las ciudades y sembrar -¿por qué no hemos de reconocerlo abiertamente?- la destrucción sobre barrios de viviendas. Hemos llegado ahora al punto en el que la guerra se ha hecho tan horrorosa para la población civil, que tal vez se evidencie algún día su falta de sentido". [465]
Es irrefutablemente histórico: las democracias occidentales, en el periodo de pre-guerra, se opusieron tenazmente a toda concesión, incluso teórica, en el desarme aéreo. Si firmaron la Convención de la Haya sobre guerra aérea, que prohíbe expresamente el recurso a las tácticas de Douhet [466] es porque no tenían posibilidad moral de evitarlo. Pero luego, en la práctica, recurrieron a ese sistema de combatir, que es no sólo desleal y criminal, al romper las barreras que durante siglos se habían mantenido entre combatientes y ciudadanos, sino que además es ineficaz desde un punto de vista puramente militar, pues en pleno auge de los bombardeos terroristas sobre Alemania, la producción industrial y militar del Reich llegó a su punto máximo.
El terrorismo aéreo no tuvo, inicialmente, otra finalidad que procurar las represalias alemanas -que llegaron, en efecto, pero con una virulencia cien veces menor, como reconoce el propio Churchill- que sirvieran para motivara una opinión pública reacia a la participación de Inglaterra en una guerra extraña a sus intereses reales. Posteriormente, otros motivos fueron injertándose en el inicial, y concretamente la venganza mesiánica del Sionismo contra el Nacionalsocialismo alemán y, en definitiva contra Alemania. Nada menos que Winston Churchill reconoce en sus "Memorias" que fue Lord Cherwell el instigador de los bombardeos de terror contra Alemania. ¿Quién era lord Cherwell? Era un tal profesor Lindemann, un hebreo emigrado de Alemania en 1935. Ese noble lord era el Presidente del "Bomber Command", y pese a su rango de civil tenía autoridad sobre profesionales como Harris y Spaight, y sólo dependía, en última instancia, oficialmente, de Churchill. Su secretario particular -y correligionario suyo- David Bensussa-Butt y el Profesor Salomón Zuckerman estudiaron científicamente los efectos de los bombardeos sobre poblaciones civiles. En el informe de Lindemann, en el que colaboraron Bensussa y Zuckerman, se prescribe una serie de bombardeos masivos
"para zapar la moral del enemigo, dirigidos contra zonas obreras de las 58 ciudades alemanas cuya población supere los 100.000 habitantes... Cada bombardero lanzará unas 40 toneladas de bombas. Si éstas caen en zonas habitadas, producirán la pérdida de viviendas a unas 4.000 u 8.000 personas" [467]
.
La consecuencia inmediata de este tenebroso informe fue la directiva del Estado Mayor del Aire, aprobada personalmente por el Primer Ministro, Winston Churchill, así concebida:
Referencia: Directiva sobre nuevos bombardeos. Supongo ha quedado suficientemente claro que los objetivos deben ser las zonas edificadas, y no, por ejemplo, los docks o fábricas. Esto, si aún no está lo suficientemente claro, debe quedar bien entendido de una vez para siempre" [468]
.
El conocido escritor y hombre de ciencia Charles Snow publicó en Londres en 1961, el libro Science and Govemment, en el que afirma:
"El Plan Lindemann fue adoptado bajo la presión conjugada de los jefes de la aviación inglesa y, naturalmente, los medio Judíos tan poderosos entonces en el gobierno".
El reconocimiento oficial del carácter terrorista de los bombardeos aliados se hizo en 1953, cuando la "H.M. Stationery Service" (Servicio de Imprenta de Su Majestad) publicó el primer volumen de una obra titulada La RAF 1939-1945, libro presentado como una publicación oficial, leída y aprobada por la Sección Histórica del Ministerio del Aire del Reino Unido. El autor, Dennis Richard, dice con toda franqueza que la destrucción de instalaciones industriales no era más que una finalidad secundaria de los ataques aéreos contra Alemania, ataques que se iniciaron en Mayo de 1940. La finalidad principal de esas incursiones era inducir a los alemanes a llevar a cabo raids de represalia similares contra Inglaterra. Tales raids provocarían una intensa indignación en Inglaterra contra Alemania, y crearían así la psicosis de guerra imprescindible en una guerra moderna. Dennis Richard concluye sin ambages:
"Los ataques aéreos contra el Ruhr no eran más que una manera disfrazada de inducir a los alemanes a bombardear Londres".
En 1961, la Imprenta Oficial de Su Majestad Británica volvía a reconocer, por segunda vez, el carácter terrorista de su aviación en la II Guerra Mundial, en su publicación The Strategic Air Offensive.
Creemos huelgan más argumentos en favor de la super-demostrada tesis de que fueron los ingleses, secundados luego entusiásticamente por los americanos y los rusos, los iniciadores y casi exclusivos cultivadores del terrorismo aéreo. El odio de Churchill - o de los poderes fácticos que movían al Primer Ministro británico- contra Alemania fue tan brutal que no dudó en quebrantar los más elementales sentimientos humanitarios en la conducción de la guerra. Es el propio Churchill quien, con increíble desenvoltura, manifiesta en sus Memorias:
"Di instrucciones al Gabinete de Guerra para que todas las ambulancias aéreas alemanas fueran derribadas u obligadas a descender por nuestros aviones de combate".
* * *
La cifra total de muertos causados entre la población de Alemania por los bombardeos terroristas angloamericanos es difícil de evaluar. Se ha hablado de tres millones. En todo caso, la cifra más baja la da el periódico suizo Die Tat, en un artículo del demógrafo de Zurich Dr. Adalbert Aigner, quien afirma:
"La cantidad de 2.050.000 muertos en los bombardeos de ciudades alemanas es la que me parece mis próxima a la verdad" [469]
El escritor inglés, de raza judía, David Irving, cree que la cifra se halla próxima a los dos millones y medio [470]. Mas de 15.000 tripulantes angloamericanos perdieron sus vidas en estos bombardeos en que la estupidez disputaba con la más satánica crueldad un combate interminable. Mientras tanto, la industria alemana, infinitamente menos atacada que la población civil, llegaba a su punto más alto de producción a finales de 1944.
Hay que tener muy presente el número de heridos y mutilados a causa de los bombardeos, que se ha evaluado en algo más de 4 millones de personas, la mayoría, como es lógico, ancianos, mujeres y niños. Así mismo, debe tenerse muy presente los enfermos crónicos y los subsiguientemente fallecidos a causa de las intoxicaciones por óxido de carbono. El siniestro Profesor Lindemann consideraba que el óxido de carbono liberado por las bombas debía causar aproximadamente el 70 por ciento de las víctimas de los bombardeos. Resumiendo, creemos, personalmente, que el número total de muertos a causa de los bombardeos terroristas Aliados debe hallarse cerca de los 4 millones, pero nos quedaremos, para la evaluación final, con la más baja que hemos encontrado, de los 2.050.000.
Aunque toda ciudad alemana de alguna importancia fue profusamente bombardeada, cabe hacer especial mención de los bombardeos de Berlín y, sobre todo, de Hamburgo, el 25 de julio y el 3 de agosto de 1943. Los ataques contra los barrios residenciales de la capital hanseática se desarrollaron de noche, y con una saña hasta entonces inigualada. Pero todos los récords de la gratuita violencia fueron batidos en el bombardeo de Dresde, llevado a cabo durante la noche del 13 al 14 de febrero de 1945. Esa fué la más sangrienta acción bélica realizada, a lo largo de toda la Historia del Mundo, contra una población civil. Dresde, se hallaba entonces, a unos 115 kilómetros de las líneas del frente germano-ruso, y a ella habían llegado más de medio millón de refugiados, ancianos, mujeres y niños. Dresde era una dudad abierta. En ella no habían cuarteles, ni fábricas de armamentos, ni objetivos militares de ningún género. Habían, en cambio, numerosos hospitales, con enormes cruces rojas pintadas en sus azoteas.
El terrorismo aereo de los aliados - 3ª parte
15 ago 2007
En la mañana del 13 de febrero, 35 aviones ingleses de reconocimiento volaron sobre Dresde y tomaron numerosas fotografías, sin ser inquietados por la ''Luftwaffe", que se hallaba operando en el frente, ni por las defensas antiaéreas, inexistentes en una ciudad residencial cuya única industria era la de cerámicas. Por la noche, 800 bombarderos de la RAF arrojaron sobre la indefensa ciudad, abarrotada de refugiados, una lluvia de bombas explosivas e incendiarias. Al amanecer del día siguiente, una segunda oleada de bombarderos descargó otro alud de fuego.
Y horas más tarde, otros 1.200 tetramotores acabaron de machacar la ciudad destruida, avivando la horrorosa pira con latas de petróleo. En total se lanzaron sobre Dresde 10.000 bombas explosivas y 650.000 bombas incendiarias, amén de 15.000 latas de petróleo, de un hectolitro cada una. [471]. El escritor inglés F.J.P. Veale, dice:
"Para dar una impresión más dramática, en medio del horror general, las fieras del Parque Zoológico, frenéticas por el ruido y por el resplandor de las explosiones, se escaparon. Se cuenta que estos animales, así como los
grupos de refugiados, fueron ametrallados cuando trataban de escapar a través del Parque Grande, por aviones de caza en vuelo rasante... en dicho parque fueron encontrados luego muchos cuerpos de hombres y animales acribillados a balazos... Para evitar las epidemias causadas por los cadáveres en putrefacción, hubo que organizar gigantescas piras que consumían, cada una, cinco mil cuerpos o pedazos de cuerpos. La espantosa tarea se prolongó durante varias semanas.
Los cálculos del número total de victimas en ese descomunal bombardeo varían mucho de uno a otro. Algunos elevan la cifra hasta un cuarto de millón. Personalmente nos sentimos inclinados a adherirnos a esa cifra" [472]
Irving no se atreve a dar cifras aunque opta por la de 235.000 muertos [473] y cabe suponer que el número de heridos debió, al menos, doblar esa cantidad. En una palabra, el gratuito crimen de Dresde costó más muertos que las dos bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki juntas. He aquí lo que dice F.J.P Veale al respecto:
"Para la mente popular quizá lo mejor que puede decirse del lanzamiento de la primera bomba atómica es que la muerte cayó literalmente del cielo azul sobre la ciudad condenada. Pero lo que ocurrió allí, puede parecer menos turbador que lo que ocurrió unos meses antes en Dresde, cuando una gran masa de mujeres y niños sin hogar se puso en camino hacia ahí y tuvo que correr alocada por una dudad desconocida en busca de un lugar seguro, en medio de explosiones de bombas, fósforo ardiendo y edificios que se derrumbaban" [474]
El Comodoro del Aire Leslie MacLean censuró, en un libro [475] escrito después de la guerra, al Estado Mayor Aéreo Inglés que
"se alejó de su antigua tradición, hasta el grado de abandonar los últimos restos de humanidad y caballerosidad, a cambio de nada... pues el ataque terrorista aéreo fue un fracaso, desde el punto de vista militar, ya que la nación sufrió bombardeos en escala nunca antes imaginada no se doblegó bajo el terrible castigo".
Los americanos tomaron el relevo de los ingleses tras el bombardeo de Dresde. Según David Irving en su varias veces citado libro:
"El día siguiente al brutal ataque, los americanos atacaron Chemnitz. Esta vez ni se intentó camuflar el objetivo del ataque. Curiosamente, aunque en Chemnitz había una fábrica de tanques, varias fábricas textiles de fabricación de uniformes para el ejército, así como uno de los mayores centros de reparación de locomotoras del Reich, los servicios de información pasaron las siguientes órdenes a las escuadrillas americanas:
"Esta noche, el objetivo será Chemnitz. Vais allí para atacar a los refugiados que van llegando, tras el ataque a Dresde la noche pasada. Vuestras razones para ir allí son de acabar con todos los refugiados que puedan haberse escapado del fuego de Dresde. Llevareis el mismo cargamento de bombas, y si el ataque de esta noche tiene el mismo éxito que el de la noche pasada, ya no volveréis a realizar incursiones en el frente ruso".
Y añade Irving:
"La ferocidad del raid de la aviación estratégica americana durante toda la jornada del 14 de febrero, puso, finalmente a la población civil de rodillas... Pero no fueron las bombas las que desmoralizaron finalmente a los habitantes; fueron los aviones de caza Mustang que, descendiendo súbitamente sobre la ciudad, abrían fuego sobre todo lo que se movía".
Parece ocioso decir, y, no obstante, debe ser dicho, que ninguno de los responsables de ese macabro e inútil crimen fue jamás procesado por Crímenes de Guerra.
Aunque Alemania se llevó la palma del martirio en la cuestión de los bombardeos de terror contra la población civil, otros países de Europa también los sufrieron en su propia carne, aún cuando en mucha menor escala. Roma, Milán y Venecia vieron sus barrios residenciales bombardeados, e incluso Paris, Bruselas, Amberes, Sofía y Bucarest. Mención especial merece el bombardeo del puerto de Le Havre, efectuado por los norteamericanos un día antes de su ocupación por los propios americanos, y cuando ya los alemanes habían evacuado por completo la ciudad. Una explicación a tan estúpida y gratuita acción destructora puede hallarse en el hecho de que, en 1946, fue un consorcio norteamericano quien se encargó -naturalmente, pagando Francia- de la reconstrucción de dicho puerto.
En Extremo Oriente, la acción de la aviación norteamericana contra el Japón no presentó, en un principio, rasgos de tan excepcional crueldad como la desplegada en Alemania. No obstante, debe mencionarse el bombardeo de la ciudad de Toyama, de unos 125.000 habitantes, a finales de 1944. Según el historiador Caidin, los edificios de la ciudad fueron destruidos en un
98,6 por ciento. [476]. Tokyo sufrió varios bombardeos, el mayor de ellos a finales de mayo de 1945. En ese ataque, aunque se atacaron fábricas, se bombardeó también el núcleo urbano de la población. Se ha llegado a decir que se produjeron 500.000 víctimas en un sólo día, la cifra más baja dada por la literatura aliada es de 130.000. Es decir, más o menos Hiroshima y Nagasaki juntas, aunque no se han dado datos oficiales contrastables. Desde luego, y tal como reconoce la revista propagandística norteamericana, en lengua castellana, En Guardia (num. 9, año 4),
"tan destructiva fue la campaña que las autoridades japonesas se vieron obligadas a retirar de Tokyo a la mayor parte de la población".
El padre espiritual de esos bombardeos contra el Japón fue el General Curtis Emerson Le May, un hebreo que ya se había distinguido en los ataques aéreos contra las ciudades alemanas, desde 1942 hasta 1944. Se ha pretendido que ese ataque a Tokyo fue un simple bombardeo de un objetivo militar. Ahora bien, lo que en modo alguno pueden considerarse ataques a objetivos militares fueron las dos bombas atómicas lanzadas por los norteamericanos contra Hiroshima y Nagasaki Se ha pretendido que el Presidente Truman ordenó personalmente ambos ataques atómicos contra esas ciudades para forzar al Japón a pedir la paz y ahorrar, así, derramamientos ingentes de sangre norteamericana. El argumento sería valido de no mediar dos hechos que lo invalidan por completo:
a) A principios de 1945, el Mikado hizo tanteos de paz, a través de la URSS y de Suecia, pero Roosevelt los rechazó, exigiendo una rendición incondicional [477].
b) En mayo de 1945, unos días después de la capitulación de Alemania, Suzuki, nuevo Presidente del Consejo de Ministros del Japón, ofrece retirar todas las tropas niponas de Birmania, China, Malasia y todas las islas que aún conservan en el Pacífico. Sólo pide la no ocupación de la metrópoli y que sea respetada la familia imperial. El ofrecimiento se hace a través de los servicios diplomáticos del Vaticano, especificando que es "una base de negociación", lo que equivale a decir que se trata de un mínimo, y que otras exigencias norteamericanas pueden ser discutidas y, consiguientemente, aceptadas. Pero Truman sigue los pasos de su antecesor, Roosevelt, y rechaza la oferta japonesa. [478].
El 6 de agosto de 1945, un avión norteamericano deja caer la primera bomba atómica sobre Hiroshima, ciudad desprovista de objetivos militares y, lógicamente, de defensas antiaéreas: 70.000 personas perecen en el acto.
El Japón pide la paz de modo oficial. Washington prepara cuidadosamente su respuesta a la petición japonesa. Muy laboriosamente para que Stalin tenga tiempo de denunciar su tratado con Tokyo, declarar la guerra al Japón y poder participar como "beligerante" en la Conferencia de la Paz. Lo hace el día 8 de agosto. Veinticuatro horas después, una segunda bomba atómica es arrojada sobre Nagasaki. 55.000 muertos. El Imperio del Sol Naciente pide la paz, de nuevo, y por cuarta vez. Esta vez, Truman, magnánimo, se la concede, aunque, eso sí, incondicionalmente.
El caso es, no obstante, que esa "incondicionalidad" será, en la practica, mucho menos dura que la impuesta a Alemania. De hecho, los americanos aplicarán las condiciones que pedía el Japón a Truman en el mes de mayo, pero la diferencia práctica será enorme: de haber aceptado la petición nipona de mayo del 1945 -que equivalía a todos los efectos, a una rendición sin condiciones,- la URSS no habría tenido tiempo de declarar la guerra al Japón (lo que fue insólitamente solicitado por Truman) y no se hubiera podido inmiscuir en los asuntos del Asia oriental. El rechazo de la petición del Presidente Suzuki en mayo del 1945 trajo como consecuencia que, al final de la guerra en Extremo Oriente, los soviéticos, que no llegaron a disparar un sólo tiro contra los japoneses, ocuparon el Sur de la gran Isla de Sakhalin y Manchuria, lo que les fue revalidado en el tratado de paz. En cambio, todos los que efectivamente lucharon contra el Japón saldaron su participación en la "victoriosa" contienda con pérdidas territoriales: los ingleses y los holandeses perdieron sus imperios asiáticos; los norteamericanos perdieron las Filipinas, y los chinos, que luchaban contra el Japón desde 1931 recibieron, como premio, la implantación del Comunismo, posibilitada por Washington. Todo eso, por el criminal retraso en aceptar una capitulación. Todo eso, para poder largar dos bombas
atómicas sobre dos ciudades indefensas. Y no podemos pasar por alto la interesantísima observación hecha por un escritor católico inglés, Arthur Kenneth Chesterton, quien recuerda:
a) La primera comunidad católica del Japón se hallaba precisamente en Hiroshima.
b) la primera comunidad protestante y segunda cristiana, en número de practicantes, tras Hiroshima, se hallaba precisamente en Nagasaki.
c) La orden de que se lanzaran esas bombas las dio personalmente el Presidente Harry Salomón Schippe Truman.
d) La escuadrilla a la que pertenecía el avión homicida de Hiroshima se llamaba "Dreams of David" (Sueños de David).
e) El piloto que arrojó la primera bomba atómica, Thibbets, era de la misma extracción racial que el Presidente Truman y el Rey David. [479].
Los libros de Monniot, Streicher y Mullins sobre crímenes rituales judíos serán una falsedad, como asegura la "Verdad" oficial, pero analizando los móviles, los ejecutores y las víctimas de esos dos horrendos genocidios, cabe -creemos- dar paso a la duda razonable.
No podemos cerrar el "caso" Hiroshima y Nagasaki sin mencionar que, desde entonces, cada año han venido pereciendo supervivientes de la horrorosa matanza y a consecuencia de la misma, la prensa mencionó, en junio de 1979, el suicidio de uno de ellos, que, tras soportar más de 30 años los males causados por la radiación, puso fin a sus días al declarársele un cáncer ocasionado por ésta. El numero de muertos causados por los efectos de la radiación desde el día siguiente al del bombardeo hasta hoy, sobrepasa la cifra de 25.000, y los nacimientos de seres tarados imputables a tal causa, no bajan de 18.000.
* * *
Aún cuando por razones de espacio, hemos querido limitar a unas pocas páginas el tema del terrorismo aéreo de los "buenos", no queremos dejar pasar por alto el tema de dos tipos de crimen particulares, dignos en su ejecución de seres bárbaros, ignorantes y depravados: los ataques contra los niños y los ataques contra las obras de arte.
El 18 de marzo de 1941, la prensa sueca [480] publicaba, espantada, la noticia de que la aviación británica había literalmente inundado varias poblaciones italianas con objetos aparentemente inocuos, como lapiceros, plumas estilográficas y juguetes que, al ser recogidos, estallaban, causando graves heridas en quienes ingenuamente las tomaban en sus manos. El satánico experimento se repetiría en Alemania. En la documentación gráfica que acompaña a esta obra puede observarse el efecto causado en niños alemanes e italianos por los mortíferos juguetes. Mencionemos, igualmente, que en el bárbaro ataque aéreo contra la ciudad de Freiburg, el 10 de mayo de 1940, la aviación inglesa, además de arrojar sus bombas, descendió en vuelo rasante para ametrallar un parque en el que estaban jugando numerosos niños, de los que 20 perecieron acribillados. Podríamos extendernos más sobre este desagradable tema, pero creemos que como muestra basta con estos dos tristes ejemplos.
La lucha contra el Arte europeo, llevada a cabo con singular violencia por las fuerzas aéreas norteamericanas y británicas, obtuvo, tristemente, éxitos sobresalientes. El escritor francés Henry La Farge, en un libro prologado por el español Juan Estelrich -y ni el uno ni el otro podían ser catalogados, ciertamente, como nazis-, cita las principales destrucciones de monumentos artísticos ocasionadas por la guerra. De las 410 principales destrucciones mencionadas en el libro en cuestión [481], por lo menos 357 son imputables, sin duda posible, a la aviación de los "buenos", y otras 31 pueden serle, con grandes visos de similitud, igualmente atribuidas. Las 22 atribuibles a los "malos" se produjeron a causa, bien de bombardeos terrestres (como el palacio Real y el Palacio Staczic de Varsovia, o la Iglesia de San Lorenzo de Rotterdam) en plena batalla, bien en bombardeos de objetivos militares que, por error, causaron daños en monumentos como la Catedral de Coventry. A las armas de represalia, V-1 y V-2,
pueden achacarse los irreparables destrozos causados en el Merchant Taylor's Hall y la Portland House, de Londres, así como en la Iglesia de San Nicolás de Bristol.
A los "buenos, los patentados inventores del terrorismo aéreo, hay que reconocerles el "mérito" de haber destruido joyas arquitectónicas como el barrio gótico y la Catedral de Ulm. el Castillo de Karlsruhe, la Iglesia Conventual de Stuttgart, la Iglesia de San Kilian de Heilbronn, la "Marienkapelle" de Wurzburg, la totalidad de la preciosa ciudad de Hildesheim, que pasaba por ser la más bella de Europa, la Iglesia de las Damas, de Nuremberg, El Castillo Monbijou de Berlín, el Ayuntamiento de Brunswick, el ya mencionado arrasamiento de Dresde, el Monte di Pietá de Vicenza, El Palacio Salvadego y la Iglesia de Santa María de los Milagros, de Brescia, el Monasterio de Santa María de las Gracias y el Palacio Real de Milán, el Palacio Pallavicini de Genova, el Teatro Farnesio de Parma, el Museo Anatómico de Bolonia, el Templo Malatesta de Rímini, el Cementerio de Pisa, con los incomparables frescos de Benozzo Gozzoli, el Monasterio de Santa Clara de Nápoles, la Catedral de Benevento, la Catedral de Aquisgrán, la de Colonia, la de Mainz, y mil joyas más de nuestra Europa, destruidas por nada, porque sí... ¿Por que sí? ¿Acaso, como se demostraría después, como se demuestra hogaño a diario, los poderes fácticos que desencadenaron esa guerra idiota, no odiaban a Europa entera sin distinguir entre nazis y no nazis?
¿Acaso no es cierto que los alemanes, mientras estuvieron en guerra con Francia nunca bombardearon París pero los ingleses sí lo hicieron, en Junio de 1941, causando destrozos en los barrios más humildes de la capital francesa y provocando la muerte de 1.500 personas, civiles en su totalidad? ¿No fue la RAF? Lo que se odiaba no era sólo Alemania: era Europa entera y su espíritu, representado por sus mejores joyas artísticas. Los poderes fácticos movían a sus muñecos de las democracias occidentales porque odiaban y temían a Europa, presente y futura, y para matar a ese futuro atacaban, con diabólica lógica, a sus niños. Lindemann, el padre del terrorismo aéreo, fue hecho Lord por Jorge VI. Pero su pobre ejecutor, Churchill, que sólo llevaba a cabo el sucio trabajo por aquellos planeado, sólo quedó en Sir. Para los que mandan de verdad, "Lord". Para los simples instrumentos Gentiles, para los chusqueros incircuncisos, "Sir" y gracias.
El terrorismo aereo de los aliados - NOTAS
15 ago 2007
[443]     Encyclopoedia Britannica: Vol. VI., pg. 678.
[444]     A pesar del obstruccionismo inglés en esta materia, la Convención de la Haya había prohibido el bombardeo de poblaciones civiles. Todas las potencias de primero u segundo orden ratificaron dicha Convención, con la única excepción de la URSS. (N del A)
[445]     Aún cuando Chamberlain sigue en el poder, transitoriamente, a Hitler le consta que el alma del dan belicista ingles a ultranza, en Inglaterra, es Churchill y por eso alude a él. Los hechos darían la razón al Führer. ( N. del A.)
[446]     "The New York Times", 13-V-1940.
[447]     J. M. Spaight: "Bombing Vindicated"

[448]     F.J.P. Veale: "The Crime of Nuremberg".
[449]     J.F.C. Fuller: "The Conduct of War".
[450]     Thomas Elmhirst: "The German Air Force".
[451]     J.M. Spaight: " Bombing Vindicated".
[452]     Sir Arthur Harris: " Bomber Offensive".
[453]     F.J.P. Veale: "El Crimen de Nuremberg".
[454]     J.M. Spaight: "El Fantasma de Douhet".
[455]     "Chicago Sun". 14-III-1944.
[456]     "Daily Mail", Londres, 28-XII-1943.
[457]     "Daily Mail". Londres, 22-IX-1942.
[458]     Declaración a la prensa de Quebec, 19-VIII-1943.
[459]     Agencia Reuter, 11-IX-1943.
[460]     "Exchange", Londres, 15-XII-1943.
[461]     "Sunday Times", 2-I-1944.
[462]     "Daily Mirror", Londres, 25-XII-1944.
[463]     "New Statesman and Nation", 4-XII-1943.
[464]     "Newsweek", New York, 6-XII-1943.
[465]     "New York World Telegram", 12-V-1943.
[466]     Douhet era un aviador italiano que, antes que nadie, preconizó el bombardeo terrorista de poblaciones civiles para obligar al enemigo a capitular. ( N. del A).
[467]     David Irving: " La Destrucción de Dresde", pg.. 44.
[468]     Ibid. Id. Op. Cit. pg. 45-46.
[469]     "Die Tat", Zurich, 19-I-1955.
[470]     David Irving: " Dresde", ed. francesa, pg. 88.
[471]     David Irving: Dresde".
[472]     F.J.P. Veale: "El Crimen de Nuremberg".
[473]     David Iiving: "Dresde".
[474]     F.J.P. Veale: Ibid. Id. Op. Cit.
[475]     Leslie MacLean: " Bomber Offensive".
[476]     Martín Caidin: " A Torch to the Enemy".
[477]     Georges Ollivier: " Franklin Roosevelt L' homme de Yalta".
[478]     Robert E. Theobald: " Last Secret of Peal Harbour".
[479]     A.K. Chesterton: â?Candour", Septiembre 1963.
[480]     "Svenska Dagbladet", Estocolmo, 18-III-1941.
[481]     Henry La Farge: " Los tesoros perdidos de Europa".
Re: Hiroshima-Nagasaki:Memoria inolvidable y fundamental
16 ago 2007
Enrique gracias por tu aportación como muchos datos históricos. Aunque hago las siguientes aportaciones.

1.     Los bombardeos sobre población civil, terrorismo bélico como con gran acierto llamas, empezaron en Guernika y Madrid que como sabes fueron machacadas por la aviación nazi-nacional.

2.     No hay que descartar que Hitler âfuera buenoâ? al no utilizar el arma âterrorista bélicaâ? porque iba ganando y no lo necesitaba. Sin embargo âlos aliadosâ? iban en inferioridad y por eso utilizaron el âarma terrorista bélicaâ? sobre poblaciones civiles... Hoy día estos actos son absolutamente condenables sobre todo para evitar que se puedan seguir produciendo.

3.     Son importantísimos los datos sobre los bombardeos de Dresde y Tokio, actos absolutamente criminales, que conviene revivir y tener muy presentes,... Demuestra claramente la criminalidad de ciertas ideologías hegemónicas y lamentablemente vigentes todavía...

4.     Mi aportación para los que quieran investigar es que todos esos bombardeos criminales se dan porque cuentan con un gran incentivo: el negocio de la industria de la guerra. Fabricar tanto avión y tanta bomba representaba y representa un formidable negocio para ciertas influyentes minorías y por eso se produjo una salvajada tan grande sobre las poblaciones civiles alemanas y japonesas que para nada eran objetivo militar. Bombardeos que representan el mayor crimen contra la humanidad. Y George W. Bush con mentiras lo ha vuelto a repetir en Irán.

5.     Con Bush está muy visible el negocio de la guerra y los principios criminales que les sostienen. Ahora ya no tienen ni la coartada de los nazis, ni de la guerra fría. Con Bush es visible que todos los que le apoyan y a los que apoya (especialmente el estado inventado de Israel) son cómplices de crímenes difícilmente justificables, injustificables.

6.     Importante también el modelo de provocación que repetidamente utilizan (y que teorizas muy bien con el tema de los bombardeos terroristas sobre Alemania) para conseguir poner de su parte a la opinión publica de nuestras sociedades. Para mi el 11-S es eso también. Y en el 11-M les salió el tiro por la culata porque manejan Al-Qaeda como les da la gana...

7.     Para adelantarme a la estrategia de desinformación que tan bien dominan, al menos por mi parte no hay ningún interés de justificar ningún crimen de la alemania nazi, ni ningún crimen comunista... Pero evidentemente ni Hitler, ni Stalin fueron los mayores criminal del mundo (además que están muertos y no tienen descendencia significativa). Los mayores criminales son una red de intereses heterogénea, sin patria, religión, raza y bandera y hoy día tienen una influencia muy importante (aunque no tanto como muchos de ellos presumen) en la gobernanza económica y política del mundo.

8.     Profundizar en la democracia es la única forma de acabar definitivamente con estos grupos de criminales que tenemos enquistados a nuestras sociedades y a nuestro bienestar.

afc euroimmersion.com 16Ag7
Re: Hiroshima-Nagasaki:Memoria inolvidable y fundamental
16 ago 2007
Afc, un analisis por tu parte de lo mas coherente y directo, da gusto publicar cosas cuando sabes que las leen gente sensata y con criterio. Aunque la mayoria de las veces las cosas las leen gente que no tiene ni idea de historia, muy sectaria y cargada de prejuicios que en vez de analizar y debatir con rigor documentacion seria y factible de la historia se ponen a manipular las cosas y desviarlas para saciar su interés de politizar lo apolitico, y de pintar las cosas del color que mas les interese.
La historia es esto, historia, y hay que mirarlo friamente y sin apasionamientos faltos de información, para evitar deformar tanto las cosas que en veza de redescubrir todos la verdadera historia de nuestro pasado solo engordemos aun mas toda la red de basura mediatica que solo adoctrina en vez de descubrir, que solo hace propaganda en vez de investigar.
En fin, me alegro que aun siga habiendo gente que sepa hacer un analisis serio dejandose en su casa el sectarismo del demás rebaño.
Sindicat