Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: guerra
¡Paremos el TAV!
30 jul 2007
Más allá de parar el Tren de Alta Velocidad (TAV), hemos de luchar por el cambio político y social, por un marco democrático en Euskal Herria y la construcción de un modelo económico y social opuesto al modelo del TAV.
Un modelo que se sustente en el reparto de la riqueza, en la justicia social y en el respeto al medio ambiente

La mayoría social y sindical ha manifestado en infinidad de ocasiones su oposición al Tren de Alta Velocidad. Los resultados de las consultas populares celebradas en pueblos y concejos y el sinfín de movilizaciones y actos de denuncia realizados a lo largo y ancho de Euskal Herria así lo atestiguan.

No obstante, los responsables del proyecto continúan haciendo oídos sordos a la demanda popular, que exige la paralización inmediata del TAV y la apertura de un debate social en profundidad, e insisten en la vía de la imposición. Clara muestra de ello son las declaraciones de la consejera de Transporte y Obras Públicas del Gobierno de Gasteiz, Nuria López de Gereñu, que viene reiterando que los resultados de las pasadas elecciones municipales y forales, en las que la ciudadanía de los pueblos y comarcas directamente afectadas castigó a los partidos impulsores del TAV, no van a hacer variar ni un ápice sus planes; o las del delegado del Gobierno español en la CAV, Paulino Luesma, que ha anunciado que prohibirá las consultas populares en torno al proyecto e impedirá que la ciudadanía pueda pronunciarse al respecto, tal y como ya hizo en Aramaio. Y claro exponente de la imposición es la extensión de las obras que, en el más absoluto silencio, vienen llevando a cabo en Urbina desde hace meses, tal y como ha denunciado AHT Gelditu! Elkarlana esta misma semana.

Detrás del TAV se esconden grandes intereses económicos. Las empresas constructoras y los grandes propietarios de suelo vinculados al PNV, UPN y PSOE pretenden hacer el negocio de su vida con los 9.000.000.000 de euros que, una vez más, habrán de salir de los bolsillos de los sectores trabajadores y populares. Pero aún hay más. Y es que el TAV viene a reforzar el modelo económico y social que PNV, UPN y PSOE están imponiendo en Euskal Herria a golpe de ley, de decreto y de reforma: el modelo del capitalismo más salvaje, de las privatizaciones y deslocalizaciones, de la precariedad laboral, de la especulación del suelo y la vivienda, de la rebaja recurrente del impuesto de sociedades, de los recortes también recurrentes del gasto social, del recorte de derechos sociales y laborales... Un modelo que reporta pingues beneficios a unos pocos a costa de precarizar las condiciones de vida de la inmensa mayoría.

El TAV también esconde inconfesables intereses políticos. 9.000.000.000 de euros dan para mucho. También para «incentivar» a los sectores más inmovilistas de PNV y UPN y, con ello, alimentar el actual marco jurídico-político. Marco que, como refleja el propio proyecto del TAV, niega a los y las ciudadanas vascas la capacidad de decisión sobre su presente y su futuro y, por ende, sobre el modelo de transporte, de ordenación del territorio y de sociedad que desean.

Precisamente, el TAV es un claro exponente de la situación de sometimiento y falta de soberanía que padece Euskal Herria. Todas las decisiones estratégicas en torno al proyecto han sido tomadas en Madrid y París, a espaldas de los y las ciudadanas vascas y, por supuesto, a espaldas de las necesidades e intereses de los sectores trabajadores y populares, por mucho que el PNV se refiera a él como «el máximo exponente del autogobierno vasco» cuando se trata de demostrar lo muy bueno, por ser muy vasco, que es el TAV.

Además, tal y como viene denunciando el movimiento opositor al TAV, el proyecto se ha desarrollado en ausencia total de información y cauces de participación en la toma de decisiones, lo que pone en evidencia la hipocresía del señor Ibarretxe y de quienes como él se llenan la boca diariamente con palabras como democracia y participación ciudadana.

Así las cosas, el TAV es un acto de imposición y, por ello, fiel reflejo de la necesidad del cambio político y social. Y es que la falta de soberanía condena a Euskal Herria al modelo del TAV. Un modelo que hipoteca el futuro de los sectores trabajadores y populares y, con él, el de la propia Euskal Herria. Por todo ello, los sectores trabajadores y populares hemos de unir fuerzas y parar el TAV. Y más allá de parar el TAV, hemos de luchar por el cambio político y social; por la consecución de un marco democrático en Euskal Herria y la construcción de un modelo económico y social opuesto al modelo del TAV; un modelo que se sustente en el reparto de la riqueza, en la justicia social y en el respeto al medio ambiente y que tenga por objeto la plena igualdad y el libre desarrollo de las personas.

Con todo, este sábado tenemos una oportunidad inmejorable de unir fuerzas y parar los pies a los responsables de la imposición. Por ello, llamamos a todo el mundo a acudir a la manifestación a las obras convocada por AHT Gelditu! Elkarlana en Urbina para exigir la inmediata paralización de las obras y del proyecto del TAV.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ¡Paremos el TAV!
30 jul 2007
"Más allá de parar el Tren de Alta Velocidad (TAV), hemos de luchar por el cambio político y social, por un marco democrático en Euskal Herria y la construcción de un modelo económico y social opuesto al modelo del TAV"

A eEn Italia ya lo están haciendo, luchando contra el TAV y apostando por el decrecimiento (decescita).

Salut!

www.decreixement.net

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona