Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: globalització neoliberal : corrupció i poder : amèrica llatina
Venezuela 2007: corrupción, hipocresía y boliburgueses
05 jul 2007
* Las tres notas que siguen dan buena idea del clima de fingimiento y dolo dominante en Venezuela tras 8 años y medio de fraudulento "socialismo bolivariano", enumerando hechos y personajes que son representativos de los resultados concretos de un régimen donde se han desatado por igual la verborrea demagógica y el afán de saquear las arcas estatales.
_La Boliburguesia_

Domingo Alberto Rangel [El Libertario, # 50, julio-agosto 2007]

Ya el chavismo tiene su oligarquía propia. Ocho años de gobierno han creado en Venezuela lo que Juan Carlos Zapata llamó, con un neologismo afortunado, "boliburguesía", que uno de los grandes diarios del mundo O' Globo de Río de Janeiro, ha acogido y difundido con júbilo desbordante.

En la Europa clásica, la burguesía creaba al Estado, aquí, el Estado crea a la burguesía. Como Júpiter cuando creó a Minerva, aquí el Estado pare burguesías sacándolas de la cabeza como hizo el dios romano. Desde 1900 hasta el día de hoy, cada capa burguesa surgida en los horizontes sociales de nuestro país ha sido obra del Estado.

El Estado venezolano es arbitrario, torpe y criminal, pero también opulento, corrompido y caprichoso. La renta petrolera lo dota del único excedente apetitoso que hoy, a casi un siglo del "Barroso Nº 2" de Cabimas, detenta Venezuela. Aquí el Estado puede convertir en las doce horas que necesita la luz de los cielos para alternar con las sombras, a un peladito tipo Cantinflas en un personaje aristocrático.

Desde hace cien años los sucesivos cabecillas de nuestra oligarquía han sido producidos por una incubadora milagrosa, la Tesorería Nacional. Hay en la burguesía venezolana, como las hay en la burguesía imperial de Estados Unidos, distintas modalidades y capacidades, pero todas ellas son hijas del Estado. O creación del presupuesto nacional, si nos permiten extremar la franqueza. La oligarquía bolivariana es el más reciente brote de la vieja plantación burocrática venezolana.

- Los tres grupos oligárquicos bolivarianos

Hoy es posible divisar ya, como esbozo, tres grupos oligárquicos cimentados por el presupuesto en los últimos ocho años.

El primero gira en torno a Diosdado Cabello y Rafael Sarría, ambos militares retirados. Tiene ese grupo una galaxia de tres bancos coligados, varias plantas industriales y participación como accionista en empresas de servicios. Es posible que después del grupo Polar sea este el primer imperio financiero del país.

Desaparecido el grupo Alfonzo Rivas, adquirido por Cargill de Estados Unidos, sólo el grupo Delfino (Manpa) podría alternar con este brote bolivariano. Alguien podría señalar una omisión, no figura en estas comparaciones, me diría, el grupo Cisneros. Ese grupo dejó de ser venezolano, respondería yo, es hoy un grupo gringo con inversiones en Venezuela como Rockefeller o cualquier otro de la misma procedencia.

Un segundo grupo se esboza en torno a otro militar retirado, Jesse Chacón. El hermano de Jesse, dueño o líder aparente de este grupo en ciernes, es un fenómeno de retardo vocacional. Como el personaje de Moliere, que ya viejo vino a saber que hablaba en prosa, el caballero necesitó la llegada de su hermano al gobierno para descubrir su vocación por los negocios.

En ocho años ha adquirido un banco, una fábrica de leche en polvo, de las más grandes de Suramérica, y un haras. ¡Jesús, María y José! exclamaban las beatas de Tovar ante fenómenos tan portentosos como éstos.

Por último, se perfila un tercer grupo oligárquico en el chavismo, el que podría encarnar en Ronald Blanco La Cruz y Edgar Hernández Behrens, militares retirados ambos, gobernador de estado el uno, banquero hasta hace poco el otro, pero al parecer magnates en ascenso o en gestación. Tendríamos entonces tres grupos económicos entre los cuales reparte sus efectivos la naciente oligarquía bolivariana. No he hecho comparaciones, pero creo que ningún otro régimen desde 1900 creó tantos grupos en tan poco tiempo. Es un récord de velocidad que sería necesario remitir a Londres para su debido registro.

- Tres grupos, ¿tres ingredientes?

La celeridad en la creación de esa oligarquía se explica por la coincidencia de tres factores en el régimen bolivariano. El primero, la abundancia fiscal que comenzó en 1999, cuando Chávez encontró el petróleo en nueve dólares el barril y de inmediato vino la racha alcista que luego lo colocaría en sesenta y dos dólares y que, aunque atenuada, aún dura.

Es cierto que los cincuenta dólares de hoy, reducidos a monedas de igual paridad, resultan muy inferiores a los de 1980, pero es evidente o innegable que a Chávez le ha correspondido una mejor experiencia de precios petroleros que a Caldera o al segundo período de Pérez. De todas maneras, la economía petrolera ha vivido un lapso de prosperidad que se traduce en abundancia fiscal.

El segundo factor que ha propiciado el enriquecimiento acelerado de algunos cabecillas del oficialismo, es el descaro de clase. Entiendo por descaro de clase aquella ligereza moral, aquella desenvoltura rapaz que caracteriza a los plebeyos cuando de súbito cambia su suerte en la vida. En el fondo de todo plebeyo hay un trepador, o mejor, todo plebeyo es un trepador. El oficialismo se ha formado de plebeyos que en el sistema político o en los cuerpos militares veían con codicia, pero con frustración, el festín que saciaban adecos y copeyanos.

El chavismo ha sido, fue y será siempre envidioso y como tal no tiene principios, tiende a atiborrarse cuando la suerte le favorece.

El tercer factor es la tolerancia, casi alcahuetería, diríamos, con que Venezuela siempre toleró y hasta aplaudió a los ladrones de su Tesoro Nacional. ¿Acaso no fue popular Páez que pasó de peón de sabana a latifundista por la hazaña de su lanza? ¿Y Guzmán, Crespo y Panchito Alcántara, no gozaron las mieles del prestigio popular? Un caudillo que robe siendo plebeyo y que siga conservando su cultura de plebeyo es algo que embeleza a los venezolanos.

¿Decimos estas verdades o incurrimos en el silencio cómplice que todo lo guarda como hacen ciertas familias con el bobo de la casa? Ya la oligarquía chavista, la "boliburguesía", es suficiente ella sola, para sostener al régimen.

******************************

_Revolucionarios "buchonesâ?_

Manuel Isidro Molina [El Libertario, # 50, julio-agosto 2007]

Todos, toditos, están âbuchonesâ?, multimillonarios (algunos forrados para el resto de sus vidas). Me refiero a los altos burócratas del Estado âbolivarianoâ? de Venezuela que preside Hugo Chávez Frías, quien se quedó corto âcomo ha dicho el diputado Luis Tascón- con su alarma reciente (¡y tardía!) ante los sueldos multimillonarios que perciben, y llevan ocho años percibiendo, sus más conspicuos burócratas en los Poderes Públicos ârojos rojitosâ?. Sin contar los vulgares negocios sucios a los que se han dedicado no pocos de sus copartidarios, desde puestos claves en la administración y gestionando contratos con entes nacionales, regionales y municipales desde posiciones partidistas y de representación popular, mediante la más frondosa red de testaferros âbolivarianosâ?.

Todo comenzó en 1999, con la indignante corrupción de la mafia Miquilena-Carrero, estrechamente vinculada al Jefe del Estado y a la familia presidencial, algunos de cuyos nexos de amistad y mutua dependencia aún persisten. En los archivos del Consejo Moral Republicano (Poder Ciudadano) debe reposar una denuncia formulada por quien suscribe, sobre dos casos protuberantes de corrupción mafiosa en el gobierno del presidente Hugo Chávez Frías, sin resultado alguno, después que se la entregara al entonces Fiscal General y presidente del Consejo Moral Republicano, Javier Elechiguerra:
1.- La danza de contratos ventajistas e impuestos a favor de la empresa Multinacional de Seguros, C. A. Desde Carmelitas, bajaba la orden para que los mejores contratos de seguros fueran firmados con dicha empresa, de lo cual existen múltiples constancias administrativas en ministerios y empresas del Estado. Está vivo el ex ministro Luis Miquilena, están vivos los altos funcionarios que firmaron los ventajistas contratos de seguros, y está vivo, viviendo ahora en el Country Club de Caracas, el principal beneficiario, Tobías Carrero Nácar, financista de la campaña electoral presidencial en 1998.
2.- La subasta forjada del grupo de radioemisoras compradas a Fogade, por Tobías Carrero Nácar, mediante testaferros, con cheque de Multinacional de Seguros. Esas emisoras forman parte hoy, del âCircuito Radial Venezuelaâ?, cueva comunicacional de la mafia Miquilena-Carrero.

Los diputados de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional tienen centenares de casos engavetados, gracias a la eficiencia del ahora ministro del Interior y Justicia, Pedro Carreño. Sólo mencionaré algunos, todos imprescriptibles constitucionalmente:
1.- Recepción y mecanismos de aplicación de los millones de dólares donados ilegalmente por al menos dos bancos españoles, a las finanzas manejadas por la mafia Miquilena-Carrero, al margen del âPolo Patrióticoâ?, alianza política que fraguó el triunfo electoral de 1998.
2.- Presuntos casos de corrupción administrativa durante la gestión de Grüber Odreman, en la Gobernación del Distrito Federal.
3.- Presuntos casos de corrupción durante la gestión de Alfredo Peña, en la Alcaldía Metropolitana de Caracas.
4.- Presuntos hechos de corrupción y violación de derechos de humanos en el Estado Guárico, durante la gestión de Eduardo Manuitt (engavetado politiqueramente, en la AN).
5.- Vinculaciones del ex banquero prófugo Orlando Castro Llanes, con factores gubernamentales que le han permitido la reconstrucción (al menos esa es su aspiración) de su emporio asegurador y bancario.
6.- Enriquecimiento acelerado (¿indetenible?) de testaferros financieros vinculados estrechamente a altos funcionarios del gobierno, algunos ministros, gobernadores, alcaldes, etc., cuyos nombres todo el mundo conoce, pero me reservo para que no inventen que existen âproblemas personalesâ? entre ellos y quienes formulan denuncias. Los casos son ampliamente conocidos por el presidente de la República, el Contralor General, el Fiscal General y los diputados honestos (pero cómplices, por omisión, hasta ahora) que dicen estar dispuestos (en verdad, están obligados por la Constitución) a luchar âa muerte, contra la corrupciónâ?.

- ¿Sabe el presidente�

No quiero ser urticante, pero: ¿no sabe el presidente Hugo Chávez cuánto gana el Contralor General de la República, cuánto cobra por bonos de vacaciones y fin de año? Nada personal, pero esos emolumentos están dolarizados, al igual que los devengados por el Fiscal General, el Defensor del Pueblo, los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y los rectores del Consejo Nacional Electoral; y en cascada, sus subalternos inmediatos. Agréguese lo concerniente a viáticos y gastos de representación, para apreciar en su gigantesca magnitud la calidad dineraria de estos altos cargos ârevolucionariosâ?, âsocialistasâ? y âbolivarianosâ?.

Les debería dar vergüenza haberse enriquecido, y seguir enriqueciéndose, tan grotescamente con los dineros del pueblo que dicen defender. El agua derramada en estos ocho años de nuevorriquismo ârevolucionarioâ?, ha dejado una pléyade de jubilados y jubiladas, cuyas cuentas bancarias reciben religiosamente diez, catorce, dieciséis, dieciocho, veinte y veintidós (o mas, nadie sabe, públicamente) millones de bolívares. Es decir, se forraron para toda la vida, en nombre de la ârevolución bolivarianaâ?, mientras el grueso de los trabajadores y trabajadoras perciben 512 mil bolívares mensuales (salario mínimo) y la mitad de la población laboralmente activa permanece sobreviviendo en la economía informal, lo que algunos mitigan con los aportes de las âmisionesâ? y hasta con el salario mínimo que les garantiza ingresar a la milicia.

De ello veníamos advirtiendo, política, social y moralmente. Pero, después de ocho años de aprovechamiento burocrático y corrupto (que de los dos hay) de la gestión pública, lo que tenemos como resultado, lamentable resultado, es un desempeño público moralmente injustificable y moralmente insalvable. Tenemos una ârevolución sifrinaâ?, de ricachones enfranelados para tratar de esconderle al pueblo su enorme riqueza (los más resueltos, con jugosos âguisos bolivarianosâ?) o su aventajado nivel de vida (los altos y medios burócratas). Como la tos -nos lo recordó cínicamente Carlos Andrés Pérez- la riqueza súbita no puede ocultarse, y es el drama de estos sifrinos y corruptos que han utilizado âla revoluciónâ?, para darse la gran vida, en nombre del âpuebloâ? y el âsocialismoâ?.

En su proclama número ânâ? en contra de la corrupción, el presidente Hugo Chávez Frías estuvo a punto de causar lo que pudiéramos llamar âmuerte súbita colectivaâ?, en el acto de juramentación (para su renovado mandato presidencial) del miércoles 10 de enero, en la Asamblea Nacional. Leyó el pasaje bíblico de Ananías y su esposa, en el que ambos mueren fulminados por Dios, por coger parte de su propia dote destinada a la Iglesia. O el Jefe del Estado es un gran cínico, o estaba despidiendo a decenas de los aplaudidores de su auditorio. Esa âespada contra la corrupciónâ?, así cantada, es de cartón, de utilería. ¿Qué pensarían los corruptos y burócratas ricachones que le aplaudían, mientras el presidente exaltaba la indispensable fuerza moral de toda lucha justiciera y solidaria, mediante ese relato bíblico? ¿No tiene culpa moral y política, el Jefe del Estado en cuanto al origen y desarrollo del charco de inmoralidad que le rodea? Quiero ver esa âespadaâ?, escuchar de su boca una profunda reflexión sobre la materialización de la inmoralidad en su gestión de gobierno y, más allá, en todo el tinglado político-administrativo del país. ¿Habrá harakiri?

******************************
_Los Buenos Negocios de la Familia Chávez_

Por: Paulo A. Paranagua / Diario LE MONDE - París, Francia. Traducción de C.A.Figueredo [original en francés: http://www.lemonde.fr/cgi-bin/ACHATS/acheter.cgi?offre=ARCHIVES&type_ite]

El padre José Palmar tiene la impresión de arar en el desierto. Admirador incondicional del presidente venezolano, el teniente coronel Hugo Chávez, no comprende porque no se cumplen los pedidos de sus oraciones. De lo alto de su púlpito, por radio o en las columnas de un pequeño diario, Reporte, denuncia sin cesar un pecado capital: la corrupción. Cansado de pedir audiencia sin éxito, el Padre Palmar pierde paciencia: âPresidente Chávez, lo reto a que diga ante el conjunto de cadenas de televisión que las denuncias presentadas desde hace un año en la prensa y entregadas al ministerio público son una mentiraâ?, escribe. Y de regañar al Sr. Chávez: âUsted está rodeado de ladrones, -le increpa- ¿Oye usted? ¡De ladrones!"

Este cura católico y chavista ha recibido mal los nombramientos para la cúpula de la empresa pública Petróleos de Venezuela (PDVSA), mientras no cesa de apuntar con el dedo a la corrupción que reina en la industria petrolera. A fines de mayo, un primo del jefe de Estado, Asdrúbal Chávez, fue promovido a vicepresidente de PDVSA. Desde que su primo Hugo preside los destinos de Venezuela, Asdrúbal Chávez se ocupa, en PDVSA, de la comercialización y de la dotación, así como de la filial PDV Marina, la flota petrolera.

La comercialización, la exportación y el transporte del petróleo dan lugar a negocios jugosos, gracias a los intermediarios y a las manipulaciones financieras favorecidas por un dólar cambiado en el mercado negro al doble de su cotización oficial. Fue allí donde hizo fortuna Wilmer Ruperti, capitán de la marina mercante hace apenas veinte años a penas, convertido en el principal transportista naviero de Venezuela.

- Boli-Burguesía

A fines de 2002, logró romper la huelga de PDV marina y de PDVSA con sus cargas, lo que le valió una medalla y el reconocimiento del presidente Chávez, que desde entonces no ha dejado de alentar sus proyectos. Para demostrar su apego a la ârevolución bolivarianaâ? lanzada por el Sr. Chávez, Wilmer Ruperti pagó 1,6 millones de dólares por un par de pistolas que pertenecieron a Simón Bolívar, en una subasta de Christieâs, para que esas armas regresaran a Venezuela.

Figura emblemática de la nueva burguesía emergente, la âboli-burguesíaâ?, el Sr. Ruperti no es el único en haberse enriquecido gracias a la renta petrolera, Desde que el Sr. Chávez está en el poder (1999), el precio del barril de petróleo se ha quintuplicado. Fuera de la industria petrolera, ningún sector no recibe tantos beneficios como los bancos, La Bolsa de Caracas bate records y los bancos experimentan un crecimiento del 43%, mientras el techo del sector industrial está por debajo del 10%, según el ministerio de finanzas.

âEl control de cambios y la venta de divisas a discreción, mientras el dólar vale el doble en el mercado negro, añadidos a una inflación del 20% y a una administración pública caótica, suscitan un esquema de corrupción que permite realizar beneficios a corto plazo al alcance de los banqueros, los comerciantes, los altos funcionarios y los militares colocados en puestos clavesâ?, subraya Orlando Ochoa, economista de la Universidad Católica.

Entre los hombres de negocio de la âCityâ? venezolana, los escándalos de los años 1990 que afectaron al banco Progreso y al banco Latino parecen olvidados. En 2002, el hundimiento del Banco Industrial de Venezuela y las irregularidades del Banco del Pueblo soberano no le hicieron mella a la euforia provocada por el alza del petróleo y por las generosidades del Estado.

Es así como los bonos de la deuda argentina, comprados por el gobierno de Chávez a nombre de la solidaridad âbolivarianaâ?, fueron de inmediato puestos en mano de los bancos privados que percibieron ganancias máximas en el mercado internacional en un tiempo record.

Banqueros tradicionales, como Víctor Vargas Irausquin (Banco Occidental de Descuento) y Víctor Augusto Gill Ramírez (Banco Fondocomún), hallaron rápidamente su cuenta y sus ingresos en lugar elevado, al lado de recién llegados como Danilo Díaz Granados y el teniente Arne Chacón, hermano de Jesse Chacón, muy cercano al Sr. Chávez desde que conspiraban juntos en el ejército, ex ministro de relaciones interiores y ahora de telecomunicaciones. El teniente Chacón compró a crédito la mitad del Banco Baninvest, con su sueldo de oficial por todo peculio. Decididamente novicio, confesó a los medios que tenía la intención de pagar su âdeudaâ?⦠¡gracias al tráfico de influencia!

Lo hombres de negocio âemergentesâ? no siempre se las llevan bien, en el Country Club y en las recepciones encopetadas de Caracas, con la burguesía tradicional que el Sr. Chávez invariablemente llama âoligarquíaâ?. En el sector de la alimentación, el programa social Mercal âun circuito de mercados que venden productos a bajo precioâ ha desestabilizado a los negocios del grupo Polar, el principal grupo privado del país, en provecho de dos jóvenes lobos afectos al chavismo, Ricardo Fernández Barruecos y Sarkis Arslanan Beyloune. Los proveedores de Mercal no pagan ni arancel de aduana ni impuestos y no dudan en importar en detrimento de la producción venezolana. El hermano mayor del jefe de Estado, Adán Chávez, se ocupó de la importación de alimentos, en los tiempos en que era embajador en La Habana, antes de ser promovido a secretario de la presidencia y luego a ministro de educación.

- "Acumulación primitiva"

La acusación de nepotismo no parece molestar al jefe de Estado, cuya familia ocupa sólidas posiciones en su estado natal de Barinas. El gobernador es su padre, Hugo de los Reyes Chávez, ex maestro de escuela convertido en propietario de tierras. El secretario de Estado de Barinas es un hermano de Hugo, Argenis Chávez. Argenis Chávez el hombre fuerte de la región.

La fraternidad parece haber oído el llamado del Estado, ya que Aníbal Chávez es alcalde de Sabaneta de Barinas y que Narciso Chávez busca la alcaldía de Bolívar. El ex presidente de la comisión de contraloría de la Asamblea nacional, el social-demócrata Conrado Pérez Briceño encabeza las denuncias por malversaciones.

âLa acumulación primitiva de la nueva burguesía halla su origen en la corrupción administrativaâ?, acusa Teodoro Petkoff, director del diario de oposición Tal Cual. De allí la importancia para el gobierno de Chávez de la abogada Esther Bigott de Loaiza, una penalista que ha hecho una reconversión fulgurante al derecho mercantil. Ella vela por los intereses de los ministros y los altos funcionarios, quienes no dudan en acusar a la prensa por difamación a pesar de que el enriquecimiento de unos y otros es fácilmente visible. Los inmuebles y los automóviles de lujo están en auge.

Nadie parece estar dispuesto a oír el llamado del Jefe de Estado, del 10 de junio, cuando en un discurso similar al de los evangelistas citó a sus partidarios a deshacerse de los âsuperfluoâ?, a nombre del socialismo. Dan qué desesperar al padre Palmar, quien sobre ellos escribe que âdesgraciadamente, este proceso está tan infectado de corrupción que pierde su carácter de revolución y mancha los ideales bolivarianosâ?.
Mira també:
http://www.nodo50.org/ellibertario

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Venezuela 2007: corrupción, hipocresía y boliburgueses
05 jul 2007
coño! tanta mierda escrita, con razón hasta teodorito petkof se duerme dodó en el Parlamento Europeo... mientras denuncia a la dictadura bolivariana.

Amén libertarios, id con dios del brazo con el diablo!
Re: Venezuela 2007: corrupción, hipocresía y boliburgueses
05 jul 2007
Tantes chorrades juntes només ho pot escriure un anarcoespanyol...

No tens res millor que fer que criticar Venezuela??

Visca Chavez!! Visca la revolució Veneçolana!!

Socialisme o barbàrie //*//
Re: Venezuela 2007: corrupción, hipocresía y boliburgueses
08 jul 2007
Añorando a aquella oligarquía de antes de auténticos señorones,que robaban el dinero del petróleo para llevárselo a Miami y ser tan "venezolanos" desde sus mansiones y piscinas del extranjero...
¡eso si que era una "elite" con glamour y no éstos desarrapados con boina que se ocupan de dar sanidad gratuita y alfabetización a los "malandros" de los cerritos!!!
Pues, anarco-pijos, no volveran!
Venezuela es roja,rojita y vosotros estais haciendo el juego a los que la quieren corrupta,corruptita!
Sindicat