Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: un altre món és aquí
En la vida todo es cambio
17 jun 2007
Reflexión sobre la "cómoda" esclavitud del especialista, del experto, del técnico/a.
En la Vida Todo es Cambio.
Todo lo demás es una ilusión o la suma de muchas ilusiones juntas. Es fácil imaginar que toda esta enorme suma de ilusiones que llamamos conocimiento, ciencia, historia, cultura o lo que sea, se queda a la hora de la verdad a la altura de una babucha si lo comparamos con La Vida Como Cambio Total Y Contínuo. Dicho de otra manera, es una simplificación que te cagas. Es comparar el infinito en mayúsculas, con cualquier otro número muy por debajo de él.
Compárese a la luz de todo esto, el bosquimano con su bolsita de tres utensilios para toda su vida, o el PIRAH� con su lenguaje simple pero multitonal, con el especialista científico, o el acumulador bestial de cosas, objetos, y saberes.

El especialista es el que solo se mueve por una gran avenida muy recta. Toda su vida. Pasa a cada momento por cantidad de cruces, mira un momento hacia el lado, o los lados, echa una visual desde lejos y antes de continuar dice: ¡Ah Ya! Y sigue tan seguro de sí mismo como la rectitud de la avenida donde circula cada día, cada semana, cada mes y cada año de TODA SU VIDA, de todas sus vidas... Eso sí, se mueve en esa su gran y familiar Avenida, a la velocidad que él mismo elije, según las circunstancias. Cuando quiere o lo necesita, se mueve casi a la velocidad de la luz. Dejando anonadadas a las personas que lo escuchan hablar de su especialidad, ya que dentro de su especialidad, es decir a lo largo de su Avenida, ha profundizado más que nadie. Y por tanto ha llegado muy lejos, tan lejos, que ha dado ya varias vueltas a toda la Tierra, siempre por su familiar y su importante, tan importante Avenida, toda ella muy plana y asfaltada, con el mínimo rozamiento, la máxima velocidad punta.

Y se cree, porque es muy abierto de mente, en principio todo lo que los demás le cuentan sobre lo que saben, lo que han vivido, en las calles transversales, que son, el lo sabe, casi infinitas. De hecho el las conoce Todas, desde su punto de vista, es decir, sin abandonar, ni por un momento, su Gran Avenida. El ha mirado con lupa hacia los lados, ha mirado con microscopios de muchos millones, ha mirado con prismáticos, y con telescopios de largo alcance. Y ha comprobado todas sus hipótesis. De verdad. Es lo que más está acostumbrado a hacer. Cualquier duda que se le ofrece al pasar por cualquier cruce, allí que saca el aparato más sofisticado y adecuado, cada vez más de ambas características, y lo comprueba. Lo mira, reflexiona, escribe, comprueba, refuta, y al final se acuesta tranquilo, porque ha descubierto algo nuevo. Siempre descubre algo nuevo. Porque como vive en la definición estática más absoluta, siempre está descubriendo pequeños cambios, pequeñas excepciones, que va incorporando con todo lujo de detalles en sus próximas publicaciones. Porque tiene la orden interior, vamos la inercia, de hacer público cualquier cambio que el vea en su orden máximo de Avenida lineal. Una vez publicado ese pequeño cambio, infinitesimal, duerme tranquilo y contento, porque este pequeño último cambio lo ha descrito utilizando un nuevo modelo matemático importado desde miles de kilómetros, de "otro" país, de otro grupo de especialistas, que lo han requetecomprobado en sus larguísimas y lineales avenidas.

Y la verdad es que queda bonita la gráfica, elegante. Todo se ajusta, pues, a lo reglado en la Gran Avenida del Conocimiento Lineal. En eso es un gran experto, aunque no haya caminado ni siquiera un solo metro de calles transversales laterales. Ni un sólo metro. Es un grandísimo experto en su grandísima avenida. Y no existe ninguna posible queja por ello. Ya que el razona, con grandísima propiedad y elocuencia diciendo:

El Mundo es muy grande
El Mundo esta compuesto solo de Avenidas
Si yo conozco perfectamente mi avenida
Yo conozco a la perfección el Mundo, la Realidad.

Imagínense, las demás personas que andan por donde el estudia de arriba abajo su gran y lineal Avenida, se mueven mucho menos que él, por su gran Avenida no hay quien le aventaje. Porque además tiene todos los vehículos, todos los dineros necesarios para no pensar en otra cosa, solo su Gran Avenida. Es una Meditación Zen. A el le enseñaron, a través del bolsillo, que ese es el Camino, el Ãnico Camino, el Tao. Y no se sale de él. La otra gente, la no especialista, se mueve mucho menos que él, anda a lo mejor hasta un kilómetro al día: claro, dice él, como se ponen a hacer curvas, por las callles laterales, pues No Les Cunde Nada. Esa gente le cuenta cosas, diversas cosas e historias; él se sonríe incluso, diciendo: qué curioso. Por un momento incluso se ilusiona con ese aire fresco de la cercanía lateral, pero rápidamente su mente de monje adiestrada para una sola cosa le lleva de nuevo a pensar, a sentir, a disfrutar de su Celibato de Gran Avenida. Su trabajo, comparado con el de los demás: ¿No es acaso envidiable? Gana más que nadie y no tiene que rendir cuentas a nadie, solo a la rectitud de la , de Su Gran Avenida.

Cada vez, es verdad, hay más especialistas. Pero mejor, dice él. Porque si hace falta se construyen más Grandiosas Avenidas, de forma que los resultados obtenidos puedan ajustarse al máximo al muestreo más idóneo de forma que las toneladas de papel o de publicaciones producidas sigan siendo cada vez más inversamente proporcionales a lo que se lee.
(¡Por dios quien se podría leer todo eso sin acabar majareta! Ahora que no nos escucha)
Mira també:
http://balneario.foro.ijijiji.com/tema-41-balneario.html
http://balneario.foro.ijijiji.com/foro-11-balneario.html

This work is in the public domain
Sindicat