Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: un altre món és aquí : globalització neoliberal : educació i societat
First life versus Second life (2)
09 jun 2007
Continúo con este trabajillo que intenta explicar lo interesante y necesario que es internet para los cambios e incluido como aportación del Congreso Mundo Internet de hace unas semanas.
3. La necesidad de la política: de lo individual a lo comunitario

¿Alguien tiene miedo a Internet? La nueva economía e Internet no hay que entenderla como una api-sonadora que va a destruir discográficas, editoriales, etc sino como una forma de gestionar la diversidad y hacer que los recursos y las iniciativas se distribuyan mejor. Con una participación e interacción que nunca antes fue posible. Y ahora además de posible es necesario. Por eso es importante un mundo político muy bien enterado de lo importante e inevitable que es Internet. Pero ojo, Internet no es un mundo neu-tral, hay una lucha encarnizada por el poder y por monopolizar los nuevos negocios. No todas la versiones de Internet favorecen el bien común general y un mundo en red capaz de autogestionarse eficientemente.

Aunque algo hablaremos de ello más adelante, lógicamente en este texto no podemos entrar en detalle de cómo tienen que ser los modelos de negocio y una economía vertebrada por Internet a través de la participación y la colaboración. Por un lado (1) hay que hacer posible un mundo más abierto y participa-tivo. Por lo tanto sin concentraciones de poder económico, ni grandes empresas o financieras monopolís-ticas insaciables, que pongan sus intereses por delante del bien común. Por otro (2) hay que llevar finan-ciación estable a todas las grandes aportaciones colectivas que en estos momentos se realizan en la red y en red de forma altruista. Es la falta de financiación, lo que impide que puedan crecer y avanzar en su configuración proyectos comunitarios y colectivos propios de una economía participativa y global en red. Y sin embargo otros negocios tienen una sobre financiación. Ejemplo los últimos chollos de Wall Street, youtube y mySpace, interesantes aportaciones pero me parece que con negocios desorbitados, si investi-gáramos estos negocios detalladamente veríamos que no son simplemente âunos chicos emprendedores que consiguen el éxito desde el garaje de su casaâ?... âLa fiebre del oroâ? que mueve la especulación de los grandes negocios bursátiles (en Internet y fuera de ella) no es algo que los verdaderos empresarios puedan valorar positivamente. Quede claro además que muchos desarrollos que necesita Internet entorno a nue-vos empleos, aprovechamiento de recursos, aplicaciones para la desintermediación en la agricultura, agrupaciones de pequeños empresarios, etc no tienen cabida en la actual Internet porque toda la financia-ción se concentra en las inversiones especulativas que pueden generar grandes, rápidos y fáciles benefi-cios...

3.1. Lo que recibimos ¿quién lo paga?: Los intereses triangulares

Todos tenemos cuentas de correo, los emails. Algo tan revolucionario, tan útil. La mayoría son cuen-tas gratuitas. ¿Quién las paga y por qué?
Internet se ha construido gracias a los negocios triangulares, de tres partes: (1) los pioneros empresa-riales de Internet, científicos, programadores y hackers, (2) las demandas de los ciudadanos que vemos en Internet un nuevo mundo libre y necesario, y (3) el dinero subdividido en dos grupos: (a) Inversores arriesgados que apuestan por los cambios y (b) los grandes fondos especulativos que quieren ganancias rápidas, fáciles y gigantescas para sus inversiones. Estos negocios triangulares tienen una característica sobresaliente y es que la ganancia no está en la cuenta de resultados sino en la plusvalía bursátil por lo que âla audienciaâ que consiguen âvendiendoâ? servicios âgratisâ? facilita una expectativa que supone una alta ganancia especulativa incluso con cuenta de resultado negativa.

En resumen, Internet tiene cosas gratis porque (1) la gente participa altruistamente en proyectos cola-borativos, (2) hay grandes negocios que se basan en desarrollar la tecnología que facilita esa colaboración abierta y libre. O sea âlo gratisâ? que âvendenâ? muchas empresas en Internet no es nada altruista sino al contrario, detrás hay un negocio multimillonario. Al principio, en una primitiva Internet, puede ser nor-mal incluso meritorio, pero con el paso del tiempo cada vez será más lógico que a los que se llevan más pasta se les exija una parte de ese beneficio para la comunidad (también habría que innovar en la distribu-ción de ese beneficio porque no se trata de volver a situaciones burocráticas precedentes).

Por ejemplo, los links de Google, indexación que por supuesto es una aportación importante y de ca-lidad a toda la Comunidad Internet, ¿no es lógico que parte de las ganancias de Google, a su vez, sean revertidas en la comunidad? ¿Por qué todo el beneficio de Google se lo tienen que llevar sus accionistas si no son sus accionistas quienes producen ese beneficio?

Todo este mundo de la trastienda de Internet, tan fundamental, sería lo que necesitamos analizar de forma independiente fijándonos en el bien general para saber como tenemos que consolidar una Internet libre y abierta con accesos y contenidos gratuitos pero superando los actuales conflictos producidos por-que unos se llevan toda la pasta y otros aportando mucho no se llevan nada. Hay que superar estos con-flictos para que Internet sea un mundo más en red y disperso y no concentrado en los intereses de dos o tres... Hay que beneficiar e incentivar sobre todo a los creadores de contenidos (blogs, software, música, videos, fotos, cine) en detrimentos de grandes empresas proveedoras pero no autoras de contenidos. Esto facilitará mucho las Internet locales con Comunidades bien financiadas que por eso mismo aumentarán considerablemente la influencia y la necesidad de la red. Las personas por ejemplo dedicaran un tiempo a trabajo reglado y otro a trabajo comunitario a través de las necesidades de la Internet local que les reverti-rá en una situación económica más estable y positiva. Estoy hablando de otro mundo con pleno empleo donde todo el mundo trabaja y tiene la retribución correspondiente.

En las relaciones económicas triangulares, y por tanto en la Internet actual, repito, hay un conflicto de incentivos puesto que lo importante muchas veces no recibe retribución y si y mucha âel intermedia-rioâ?. Precisamos una discusión política y económica el respecto sin miedo a superar ciertos dogmas (que enmascaran intereses multimillonarios) y que sirva para configurar los mecanismos necesarios. El pro-blema es que la clase política actual no entiende ni quiere entender todo el cambio que Internet represen-ta. No estoy hablando de comunismo burocrático, ni de luchas de clases que denuncian un problema pero no su solución, ni tampoco estoy hablando de capitalismo aunque hay que reconocer que el gran problema hoy son los privilegios y la acumulación de riqueza desorbitada que en los últimos años se ha dado en toda una clase financiera y empresarial que poco han aportado en general al bien común. [4]

3.2. Las formas de pago

Si queremos superar los conflictos que tiene la actual Internet necesitamos estudiar los medios de pago de la actual Internet y los nuevos a inventar.

Mira algo que me escandaliza y que demuestra la inutilidad de nuestra clase política es el bombardeo de propaganda de las ONGs en Navidades. âCon dos duros que nos des acabas con el hambre en el Mun-doâ?. Cada vez hay más gente que sospecha que detrás de tanta propaganda hay más negocio que solución sostenible y solidaria a los problemas. Y mucha gente de buena voluntad les da dinero porque saben que aunque no llega todo. al menos algo llegará... (Sin negar la labor conmovedora de los trabajadores del actual sistema Ong). Considero demencial que las aportaciones a las ONGs se convierta en un consumis-mo más... Demencial, repito, convertir los ámbitos sociales colaborativos en una compra-venta mercan-til... Y que conste que no hay nada más bonito que el comercio, la compra-venta, fórmula milenaria de intercambio justo de necesidades... precisamente son las âinnovadorasâ? relaciones triangulares las que falsean esta relación. Lo lógico sería crear un impuesto de gestión privada... (1) Se concierta una red de ONGs donde todas se sometan a auditorias, control de gastos, precios de compra y retribuciones, y se hace una lista wiki de objetivos comunes a cubrir entre todas (aprovechando las sinergias para ahorrar gastos)... (2) Y luego los ciudadanos aportan un porcentaje establecido de sus ingresos... Lo que no puede ser es que unas ONGs compitan con otras y no se garantice que los mejores proyectos y mejor o más urgentes y más barato gestionados sean los que consiguen financiación simplemente porque los que ganan son los que tienen más capacidad de hacer propaganda... ¡¡Demencial!! Y nuestra clase política sigue con sus modelos burocráticos paralelos incapaz de intervenir, ni de aportar mejoras o alternativas...

Los impuestos son algo importante. Cuanto más impuestos se pagan más libre es una sociedad, aun-que hay que innovar mucho en su gestión quitando discrecionalidad al político, dando más protagonismo a la interactividad de los propios contribuyentes (presupuestos participativos desarrollado experimental-mente en algunos sitios pero todavía con modelos de gestión muy primitivos). Gestión interactiva de los impuestos, ¡¡algo absolutamente revolucionario y necesario!! Evidentemente quien más gana, tiene que aportar más para el bien común, y ojito, por deber y por lógica, no por caridad. Si Google o Microsoft ganan mucho dinero (en dividendos o en plusvalía de sus acciones, como sea) pues de ese negocio hay que decirles que parte de los mismos no se puede ir a retribuir a los accionistas sino que tiene que ir como aportación (un nuevo coste) al bien general de la Comunidad Internet que altruistamente, ella sí, tanto aporta sin recibir ninguna retribución .... Entonces tendríamos dinero para pagar a contenidos, al software libre, a los autores de blogs, de música, de video, de libros, de cine, el acceso y la formación de los más desfavorecidos... Considero que parte del dinero que gestiona la Fundación Bill Gates (que muy bien) debería ser gestionado por la Comunidad Internet que tanto ha hecho por Microsoft... Microsoft y Google se están beneficiando de ser pioneros en sus áreas (además de excelentes empresas) pero ya va siendo hora de que estudiemos sus modelos de negocio para ver como los integramos en un mundo más partici-pativo y eficiente. A lo mejor resulta que decidimos que Microsoft y Google sean bienes públicos propie-dad de todos...

¿Lo ves? Necesitamos de la política, de una nueva política, porque lo público no se puede gestionar desde un individualismo teórico que en la práctica da una ventaja indecente (1) a los mayores monopolis-tas y capitalistas, y (2) a los monopolios-partidos políticos ya establecidos que no tienen (ni quieren tener) canales de participación interna y cuya financiación depende sobremanera de los grandes monopolios económicos. Internet es una estructura social en red y por tanto lo colectivo, las comunidades, tienen más importancia que las pequeñas partes sin conexión. La política necesita un cambio radical que pueda adap-tarse a los tiempos que las Comunidades de ciudadanos demandamos.

Quizás una nueva forma de gestionar los impuestos o la participación de los accionistas, consumido-res y depositantes de grandes empresas y bancos necesite del voto o interactividad de los ciudadanos mucho más de lo que hasta ahora es preceptivo. ¿por ejemplo cuantas stock option multimillonarias de muchos banqueros serían aprobadas si antes se obliga a que sean sometidas a referéndum de accionistas y depositantes? ¿Cuántas subvenciones serían rechazadas si se establecieran fórmulas innovadoras de pre-supuestos participativos? Frente a la demagogia del âlibre mercadoâ? son necesarias otras estructuras en red más interactivas que asignarán mejor los recursos.

Incluso podemos innovar con nuevas monedas que convivan con las actuales y pagar ciertos servi-cios sociales... en este sentido me parecen sobresalientes las comunidades de dinero-tiempo [5], revitali-zadoras de las economías locales. En ellas la moneda es la HORA-DEDICADA, y la hora tiempo vale producirla igual para todos (en este modelo no es el banquero o el político el que âfabricaâ? dinero sino que es el ciudadano con su trabajo), tu puedes cambiar una HORA de masaje por una hora de cuidar niños (o de otra cosa que puedas aportar). En un documental que vi por la tv recientemente una señora mayor cambiaba una HORA de enseñar a comprar en el mercado (que los jóvenes desconocen) por una HORA de jugar al parchis con ese joven. ¡¡Fantástico!! Hay otro mundo necesario que viene con Internet, más justo, más colaborativo ¡¡démosle paso!!

4.     Salvar a los dinosaurios

¿Acabará Internet con la prensa? ¿con las discográficas y la SGAE? ¿con la televisión? ¿con Micro-soft? ¿con Google? ¡¡Ay Madre!!
Continuará...
Mira també:
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/304404/index.php

This work is in the public domain
Sindicat