Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: @rtivisme : criminalització i repressió
El jutge determina que un local no ha de pagar a l'sgae.
20 mai 2007
L'sgae contracta, fins i tot, detectius perquè vagin pels locals a veure quina música hi posen i procedir a denunciar.
L'amo del local denunciat, que considera que ja es gasta prou en música, reprodueix música antiga i específica que no està llistada a l'sgae. L'sgae no ha pogut aportar cap prova de que la música que reproduïda fos a les seves llistes i per tant de moment només li queda recórrer la sentència.
MORALEJA: utilitza música lliure en els teus locals que segur que no està a l'sgae i cap denúncia et podrà afectar.

aquí tens una mica de música per començar...

www.costellam.net
Un juez exime a un local de pagar derechos de autor a la SGAE
20MINUTOS.ES. 20.05.2007 - 13:15h

* La música que se pincha en este bar sólo los entendidos podrían tararearla.
* Su dueño se gasta más de 500 euros al mes en comprar discos.
* La SGAE contrato un detective para controlar la música que se ponía.

La Sala Beat es un peculiar local, cuyo dueño, Ricardo Alameda de 38 años, inició una pequeña batalla legal contra la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), que le reclamaba 120 euros al mes por los derechos de autor de las obras que pone, según publica elpais.com.

Y es que en este bar, cuyas paredes están cubiertas de pósters de conciertos, suenan un sinfín de grupos que sólo los muy entendidos podrían tararear.

Alegó que de alguno de los discos que tiene sólo se han sacado 500 copias en todo el mundo, y que duda que esos grupos perciban dinero de la SGAE, por lo que no entiende por qué el debería pagarles un canon.
De alguno de los discos que tiene sólo se han sacado 500 copias en todo el mundo
Por su parte la SGAE contrato a un detective para que vigilará y les informará de la música puesta en el local, y a finales de 2005 le reclamó en el juzgado 2.391,08 euros por realizar "actos de comunicación pública" sin autorización de la SGAE, algo prohibido, según la Ley de Propiedad Intelectual.

Ricardo, dueño del bar, contactó con el abogado Vicente Martínez Onsurbe y decidieron que, en vez de pagar, pelearían en el juzgado para sentar precedente: eludir a la SGAE pese a poner música que no está exenta de derechos de autor.

"Presentamos al juez una lista de 400 discos que pone la Sala Beat para que la SGAE dijese de cuántos de esos grupos tiene los derechos, pero no quisieron contestar. Ellos no gestionan toda la historia del rock and roll aunque actúan como si fuera así", señala el letrado.

La SGAE gestiona los derechos de autor de una gran mayoría de creadores (tiene 66.000 socios) y por eso cobra a bares, restaurantes, discotecas y bodas.

Si existe un aparato reproductor o televisión en un establecimiento y se prueba su uso público se devengan derechos de autor
En 2005, percibió unos ingresos de 69,1 millones de euros por este concepto, un 4,52% más que el año anterior y 56 millones más que lo que pagaron las radios, según su última memoria.

El 15% de lo que reparte lo da en función de lo que más suena en bares y radios, algo que calcula mediante encuestas. La SGAE no detalla cuánto paga a cada autor.

Sentencia
Antonio Mejía Rivera, magistrado del Juzgado de Instrucción 4 de Ciudad Real, admitió que no se puede pedir a la entidad de gestión que pruebe que "todas y cada una de las obras musicales utilizadas en establecimientos abiertos al público están dentro de su repertorio", pero sí "que aporte alguna prueba".

Y añadió que la SGAE sólo aportó el informe del detective en el que se afirma que "la música que suena es de actualidad sin hacer ninguna precisión".

Según Ricardo, en la vista el magistrado demostró su conocimiento al preguntarle si conocía Manassas. "La banda de Stephen Stills", replicó el dueño del bar.

En base a estos datos el pasado septiembre, en una sentencia pionera, el juez consideró que "en la Sala Beat de Tomelloso no se comunican, emiten o transmiten obras gestionadas por la SGAE, sino, por el contrario, obras musicales de los años cincuenta y sesenta, hoy sólo en soporte vinilo, que se hallan fuera de los circuitos comerciales.

Recurren la sentencia
La SGAE ha recurrido la sentencia ante la Audiencia Provincialy alega que "Si existe un aparato reproductor de música o televisión en el establecimiento y se prueba que se utiliza estando abierto al público éste, se devengan derechos de autor".

Además, considera que "el repertorio de obras que gestionamos es irrelevante". Por lo que, tiene que cobrar independientemente de la música que se ponga, y por eso no entró a detallar la lista de 400 discos que presentó Ricardo en el juzgado."

Preucupado por la piratería
Lo curioso del caso, es que Ricardo Alameda detesta la música pirata y no se la baja de Internet, incluso echa a aquellos que entrar en su bar vendiendo CDS piratas, porque dice que molestan a su amigo de la tienda de disco. Solo en comprar discos se gasta unos 500 euros al mes, por lo que considera que con eso ya paga suficientes derechos.

font: 20 minutos

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more