Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme
Sobre els fets d'Estònia
06 mai 2007
Aquests darrers dies hem estat veient greus aldarulls i manifestacions a Tallin com a conseqüència de la retirada del centre de la ciutat d'una estàtua en record dels soldats de l'Exèrcit Roig que van alliberar Estònia de l'ocupació nazi.

Considerem que aquesta retirada es un pas més de les continuades agressions cap al passat desenvolupament popular a l'Europa de l'Est, un pas més en el intent per part dels governs i institucions europees de revisar la història, de condemnar totes les experiències socialistes i de poder popular, continuant així amb la doctrina de fer creure'ns la similitud entre el feixisme i el comunisme.

La retirada d'aquesta estàtua es un insult i una humiliació per tot/es aquells lluitadors per la llibertat, milions d'ells que van entregar les seves vides, per tot el poble soviètic que va cobrir amb sang les terres de Rússia i Europa per lliurar al món de la lacra del nazisme.

Hem d'aturar els desesperats intents dels imperialistes europeus d'acabar amb la memòria i lluita dels comunistes, que amb la seva tenacitat, van donar una vida digna a milions de treballadors/es i pobles i van alliberar Europa del jou feixista.

Per la restitució de l'estàtua al seu emplaçament original, per la restitució de la memòria històrica i en record dels combatents caiguts per la llibertat.

ATUREM LA REVISIÓ DE LA HISTÒRIA!

RECORD I GLÓRIA A L'EXÈRCIT ROIG!


CJC-Joves Comunistes del Poble Català
www.jcpc.info

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Sobre els fets d'Estònia
06 mai 2007
Sense treure mèrits a l'exèrcit roig en la seva lluita contra el feixisme, no deixa de ser cert que el monument en si, per a molts estonians, representava l'annexió d'Estònia a la Unió Soviètica... Perquè l'exèrcit roig no només va lluitar contra el feixisme, sinó que també va ser una eina de l'expansió imperialista russa. I d'això no crec que en direu fer revisionisme històric.
Re: Sobre els fets d'Estònia
06 mai 2007
Aquests de PCPC que son tan anti troskistes, no van a les eleccions amb els troskistes de Lluita Internacionalista?

Mara meva...
Re: Sobre els fets d'Estònia
06 mai 2007
Chico, el que suscribe este articulo es demagogo con ganas. Te recomiendo que te leas mas libros de historia y que dios te conserve la vista para que te enteres con objetividad de lo que pasó allí.
Una visita recomendable el museo del exterminio de Riga en Letonia, alli veras como tanto unos como otros nazis o soviets hicieron de las suyas al conquistar dichos paises Balticos y mantener campos de concentracion de un color u otro.
Por suerte alli los letones y en este caso los estonios no son tan quejicas como algunos nacionalistas de estos lares.
Re: Sobre els fets d'Estònia
06 mai 2007
El Ejercito Rojo libero a gran parte de europa del fascismo, y eso es un dato totalmene objetivo lo mires como lo mires.
De museos anticomunistas hay mucho y de muchos colores en Europa, también puedes conectar tu Tv y a diario tienes mucho información si esa es la calse de información que deseas.
Re: Sobre els fets d'Estònia
06 mai 2007
Quejica et refereixes a que ells ja han superat la dominació d'un altre estat?, llavors segur que ja no ho són.
Re: Sobre els fets d'Estònia
07 mai 2007
Pesats comunistes: destapeu-vos els ulls d'una puta vegada. Per molt que contribuïssin a alliberar Europa del jou del nazisme, ells mateixos van ser una puta lacra per tota l'Europa de l'Est i més enllà. Assassinats, exterminis, xeques, policies polítiques, camps de concentració, repressió, desaparicions, falsejament de la història... Llegiu-vos "La comuna de Cronstadt. Crepúsculo sangriento de los soviets", d'Ida Mett, publicat per Ediciones Espartaco Internacional, l'haurien de tenir en distris alternatives, jo el vaig trobar a "El Lokal" de Barcelona. Parla d'un episodi de 1921, quan només 4 anys després de la revolució russa, ja començava a funcionar amb tota la seva brutalitat l'aparell burocràtic intoxicador i assassí soviètic. No es salven ni Lenin ni Trotsky. I si us plau, que qualsevol crítica al comunisme (el real, no sé de què parlar sinó) no s'interpreti com una crítica anticomunista cega capitalista, perquè llavors demostreu ja un rentat de cervell digne de Stalin. A més, si ho feu, feu el mateix que els sionistes amb tota (justificada) crítica a Israel.
Re: Sobre els fets d'Estònia
07 mai 2007
Colla de desgraciats, si o fos pels 20 milions de morts de la URSS ara tots estarieu morts pels nazis, incults!
Per cert, està més que demostrada la col·laboració dels "nacionalistes" lituans, estonians i letons amb la ocupació nazi.
La història és la història, que el capitalisme i quatre infantilistes (que no anarquistes, compte!) es dediquen a tergiversar... i això no vol dir ser stalinista ni estar d'acord amb la URSS, pero al papa lo que es del papa, i al poble soviètic el que és del poble soviètic.
Re: Sobre els fets d'Estònia
07 mai 2007
BULGARIA
En Bulgaria la represión fue, comparativamente, menos fuerte que en otros países del Este Europeo, se ha dado como explicación de este fenómeno el hecho de que Bulgaria, prácticamente, no participó en la contienda, aunque, al final, como veremos en otro lugar, logró estar en guerra con todo el mundo. Sea como fuere, el caso es que en Bulgaria no se produjo un clima de guerra civil larvada, tal como ocurrió en casi todos los demás países europeos, precisamente a causa de la guerra mundial. Ãnicamente se produjo, a título de depuración, la bien conocida "Ingeniería Socialâ, cuando los soviéticos llegaron. Las fuentes más moderadas hablan de unas diez mil ejecuciones y unos ciento diez mil deportados a Rusia.
Creemos es muy significativo lo que a continuación mencionamos. Un Judío inglés, David Pela, escribió en el órgano oficioso de la Judería británica, el Jewish Chronicle:
"Las medidas que, desde 1945 hasta hoy, ha tomado el nuevo régimen comunista de Bulgaria, han provocado el disgusto de importantes sectores populares. Esos elementos que disienten de la política del gobierno, invariablemente culpan a los judíos que ocupan elevados puestos en la administración, de los perjuicios que se les han ocasionado" [657].
Y opinamos que es, también, muy significativo, que, pese, a que la población judía de Bulgaria no llegue al 1 por cien, la mitad
de los ministros y el hombre-clave, el llamado ojo de Moscú en el Comité Central del Partido Comunista Búlgaro, Kiril Lazarov, fueran judíos. Esto, nos dirán, los bien pensantes, no tiene nada que ver, y, en todo caso, se trata de una coincidencia. Nos parece muy bien. Simplemente queremos dejar constancia de que esta coincidencia se repite constantemente, en todas partes, sin ninguna excepción.

[657] "Jewish Chronicle", Londres, 5-XII-1952

RUMANÃ?A
Infinitamente más cruel fue la represión en Rumania. Esta fue llevada a cabo, a la par, por las unidades especiales del Ejército Rojo, y por los comunistas locales. Al frente de éstos se hallaba Anna Rabinsohn (a) Anna Pauker, Judía originaria de Polonia y ojo de Moscú hasta 1952. El Mariscal Antonescu, Jefe del Gobierno, fue colgado, y, con él, todos sus ministros.
Todos los cargos administrativos de mediana y pequeña importancia fueron condenados a largos años de trabajos forzados. Toda la élite del país sufrió las consecuencias de la "Ingeniería Social". No tenemos datos de parte contraria sobre el total de ejecutados, pero parece fuera de toda duda que el número fue varias veces superior que el de Bulgaria. Al verse obligada a ceder a la URSS la Besarabia y la Bukovina, Rumania se vio amputada de casi un tercio de su territorio nacional. Y, para colmo, en Bucarest se instaló un gobierno títere, a las ordenes de Moscú. Todos los cargos de alguna importancia, con Anna Pauker a la cabeza, estaban ocupados por judíos, aunque el "Jefe" oficial era un rumano ario, Petru Croza, casado con una hebrea, y llevando a cabo un papel puramente decorativo.
En Rumania, como en los demás países del Este de Europa, fue particularmente odiosa la persecución religiosa. Todas las escuelas religiosas fueron cerradas y los seminarios confiscados por el Estado; la Acción Católica suprimida. La mayoría de los sacerdotes que no fueron asesinados fueron mandados a campos de concentración, donde muchos murieron. También murió, a consecuencia de los malos tratos, Monseñor Marco Glasev, Vicario General de Jasi, y el Nuncio Papal, Monseñor O'Hara fue expulsado como â indeseable â?.

ESLOVAQUIA

Algo menos cruel que en Rumania, pero también implacable y solapada fue la depuración que se llevó a cabo en Eslovaquia. Se calcula, por las fuentes más conservadoras, que la tal depuración causó en Eslovaquia unos 25.000 muertos, sin contar los soldados alemanes que cayeron en manos de los "patriotas" de la Resistencia, casi todos ellos comunistas. Hubo más de cien mil detenciones en campos de concentración. La persecución anticristiana no se produjo de inmediato, pero la prensa creó un ambiente hostil a la Iglesia Católica, porque el Presidente del Estado Libre Eslovaco, era un ministro de la Religión Católica, Monseñor Iosef Tisso. El proceso contra Tisso duró casi dos años, y los asistentes a su ''juicio" dicen que, en los últimos días, parecía un autómata y casi no podía ni hablar. Fue, naturalmente, condenado a muerte por traición, y ahorcado el 18 de Abril de 1947.
Pero cuando, en 1948, tras el ostracismo de Benes y la defenestración de Massaryk, Eslovaquia, integrada por fuerza en el Estado Checoeslovaco, experimentó de verdad lo que es el Comunismo y se lleva a cabo, con rudeza implacable, el sistema de la "Ingeniería Social". No hay cifras con garantías de verosimilitud. No se sabe nada. Pero consta que las deportaciones han sido masivas. También es en 1948 cuando se desencadena en toda su virulencia la persecución religiosa. Eslovaquia era, antes de la invasión soviética, un país católico en un 80 %. Pues bien: más de 800 sacerdotes fueron internados en cárceles o campos de concentración; 2.500 religiosos y religiosas fueron mandados a campos de trabajo del Ejército. Todos los conventos fueron cerrados y todas las escuelas confesionales pasaron a ser propiedad del Estado [658]. Las instituciones de la minoría religiosa protestante fueron puestas fuera de la Ley.
[658] Traian Romanescu: " La Gran Conspiración Judía", pág. 234

YUGOSLAVIA
Aparte de los de los desmanes de los liberadores contra los croatas y contra las minorías alemanas en el Bánato, Croacia y Serbia. Recogiendo testimonios fragmentarios, se llega a la conclusión de que el método de la "Ingeniería Social" contra elementos civiles yugoeslavos no complicados de ningún modo con los alemanes, funcionó con siniestra eficiencia. Sólo en Eslovaquia, región mayoritariamente católica, el
â 254 â
régimen de Tito encarceló, desde 1945 hasta 1953, a mas de 40.000 católicos, acusados, precisamente, de ser católicos, lo que está considerado un crimen contra la Revolución.
También hubo, naturalmente, el correspondiente cupo de ejecuciones sumarias, como la del Obispo de Ljublana, Monseñor Vovk, a quien los comunistas rociaron de gasolina y prendieron fuego [659]. En Croacia, se llegaron a dictar condenas, desde seis meses de cárcel hasta la muerte, contra 750.000 católicos; 560 sacerdotes fueron asesinados y otros 470 enviados a trabajos forzados; 400 más fueron desterrados de sus parroquias. Todos los edificios e instituciones pertenecientes a la Iglesia fueron incautados. El Arzobispo de Zagreb, Monseñor Stepinac, fue condenado a dieciséis meses de prisión y el Obispo de Mostar, Monseñor Peter Chule, a once años de trabajos forzados.
Debemos abreviar. Pero no queremos cerrar el "dossier" yugoeslavo sin mencionar que 16.000 chetniks serbios, que lucharon con los alemanes contra el comunismo en Rusia y, en los Balcanes, contra las bandas de Tito, fueron entregados, faltando a la palabra empeñada, por los ingleses al gobierno comunista de Belgrado. Los ingleses cometieron con los chetniks la misma felonía que con los ustachis croatas: instarles a la rendición prometiéndoles que serán tratados como soldados y no serán entregados a los comunistas, y luego hacer lo contrario de lo solemnemente prometido. Los chetniks fueron exterminados a mansalva. Lo mismo sucedió con unos 10.000 anticomunistas eslovenos, al mando del General Andrei PreseIj.

[659] Ibid. Id. Op. Cit. pág. 235.
Re: Sobre els fets d'Estònia
07 mai 2007
POLONIA

El primer país liberado de la ocupación alemana fue Polonia. Polonia, recordémoslo, fue la excusa oficial, el pretexto esgrimido para la declaración de guerra. Polonia, como ya hemos dicho, fue amputada de la mitad oriental de su territorio, y, a cambio, se le regaló una cantidad similar de territorio indiscutiblemente alemán [653]. Los soviéticos organizaron un "gobierno polaco" con el mariscal ruso Rokossovsky como Ministro de la Guerra. Es el primer caso de la Historia Universal en que el cargo de ministro es ejercido por un ciudadano extranjero. Pero es que a los comunistas se les podrá acusar de muchas cosas, aunque no, ciertamente, de hipocresía. La hipocresía presupone una dosis de engaño en el hipócrita, y creemos, a la vista de los acontecimientos, que dejarse engañar por los comunistas implica que uno quiere que le engañen. Porque ¡por Dios! sólo un ciego voluntario o un débil mental podía negar que Polonia, como todos los demás países del otro lado del telón de acero, no es más que un satélite de Moscú, y que lo más lógico, en un satélite -o, políticamente hablando, en una colonia- es asegurar la posesión de los puestos de mando colocando a hombres propios. A Rokosovsky, Moscú pudo haberle nombrado "virrey de Polonia". Como el término suena "reaccionario", le denominó Ministro, y nada más. En el Politburó del Partido Comunista, 7 de sus 11 miembros eran judíos, y el Secretario General del Partido, Berman, y, asimismo, también lo era el Jefe del Estado Wladislaw Gomulka, así como los miembros Edward Ochab, Vice-Primer Ministro, Saúl Amsterdamsky, Edward Braniewsky, Julius Katz-Suchy e Hilary Minc. El encargado de la depuración era otro judío, Tadeusz Cyprian, Fiscal General del Tribunal Supremo.
Inmediatamente, los comunistas pusieron en marcha, en Polonia, lo que ellos denominan "Ingeniería Social", consistente en la eliminación pura y simple de los considerados "enemigos de clase" y la deportación de los políticamente dudosos. El Gobierno Polaco en el exilio, que continúa instalado en Londres, ha facilitado cifras sobre las víctimas de la depuración roja en su país. Pero la realidad es que se sabe muy poco de lo que ahí ha ocurrido. Según fuentes occidentales, la depuración costó en Polonia, más de un millón de vidas, pero no es posible saber nada con exactitud. Sólo una cosa se sabe con certeza: Polonia ya no es más que un
nombre. El nombre de un estado satélite. De una colonia que la URSS posee en Europa. El Mariscal Rydz-Smigly ya lo dijo en 1939: "Con los alemanes perderemos nuestra libertad. Con los rusos perderemos nuestra alma". La élite nacional polaca lo sabía en 1939. Esa "élite" quiso la guerra. Es dudoso -no se sabe si nunca podrá saberse- que con los alemanes, los polacos hubieran perdido su libertad, lo que si es cierto es que con los rusos han perdido la libertad y el alma.
[653] El periódico francés " Le Fígaro " publicó, el 3 de Noviembre de 1953, extractos de las Memorias de Guerra de Sir Winston Churchill. Hablando del viaje que éste hizo a Moscú en Octubre de 1944, para entrevistarse con Stalin, Churchill explica que escribió en un papel: " el 90 por cien de predominio soviético en Rumania, contra 90 por cien británico en Grecia; 75 por cien soviético en Bulgaria e igualdad de predominio en Hungría y Yugoeslavia". Empuje el papel hacia Stalin -cuenta Churchill-, " Tuvo un ligero momento de duda. Después él tomó su lápiz azul, y trazó una fuerte línea en signo de a- probación y me lo devolvió. Todo fué arreglado en menos tiempo del que fue necesario para decirlo. En cuanto a Polonia, no habían dudas. El predominio soviético sería del 100 por cien". Hubo un largo silencio. Churchill dijo: " ¿ No parecerá demasiado cínico que nosotros, sin consultar a nadie, hayamos decidido de la suerte de millones de personas ? ¿ Qué tal si quemáramos este papel ?"....." No, guardémoslo", dijo Stalin. El famoso papel azul estatuía ya, antes de la terminación de la guerra, la suerte de Polonia. (N. del A.).

ESTONIA , LETONIA Y LITUANIA
En Lituania, a finales de 1945, en cada una de las 309 comunidades del país se asesinaron, por las patrullas especiales de la NKWD, de 50 a 60 personas, lo que totaliza un mínimo de unas 15.500. Añadiéndoles las personas masacradas en Kovno y en Vilna el día de la llegada de las tropas rojas -dos verdaderos festivales de sangre- puede calcularse que unos 100.000 lituanos perdieron la vida. Otros 40.000 fueron deportados al interior de Rusia, a las costas del Mar Blanco, a las minas del Norte de los Urales. Las condiciones de trabajo de esos desgraciados son tan bestiales que muy pocos sobreviven. A consecuencia de esas medidas, el 34 por cien de la población lituana desapareció en 1945. En su lugar los rusos establecieron a tártaros, desterrados de Crimea.
En Estonia la represión fue, tal vez, menos brutal, con todo, los datos de pérdidas estonianas son impresionantes: unos 60.000 muertos o desaparecidos, para un país de algo más de un millón de habitantes [654]. A los empleados y funcionarios públicos se les obligó a afiliarse a la llamada âLiga de los Sin Dios", prohibida por los alemanes pero reimplantada por los ocupantes soviéticos. Particularmente odiosa fue la represión antirreligiosa en Estonia.
Fueron fusilados, o deportados al �rtico, unos 130 eclesiásticos evangélicos, incluido el Obispo Rahamoggi. La Iglesia Ortodoxa perdió asesinados a un prior y tres sacerdotes, mientras quince sacerdotes más desaparecían o eran encarcelados. En igual forma sufrió la Iglesia Católica Romana, cuyo obispo fue detenido probablemente muerto. Cuarenta y cinco iglesias fueron quemadas o destruidas y muchas más sufrieron daños de consideración o fueron convertidas en almacenes del Ejercito Soviético [655].
En Letonia, sucedió igual que en Estonia, con el agravante de que los miembros de la VII División Letona "Lettland" que no murieron en combate, fueron exterminados en masa al regresar a sus hogares. Sus vecinos y familiares fueron deportados. El número de deportados en ese pequeño país ascendió a cincuenta mil, de los que, al cabo de seis años regresaron, procedentes del Mar Blanco, unos 2.500. Los muertos pasaron de treinta mil [656].

[654] Julian Keris: " Estonia, un país condenado a la deportación".
[655] Julian Keris: Ibid. Id. Op. Cit. pág. 38.
[656] En un artículo aparecido en el" Canadian Intelligence Service Bulletin", de Mayo de 1951, el exiliado lituano. Doctor James Kaskelis dijo: " Había sólo unos 3.000 comunistas en los países bálticos. Casi todos ellos eran judíos, y fueron los instigadores y Monitores de las matanzas cuando los rusos llegaron. (N. del A.)
Re: Sobre els fets d'Estònia
07 mai 2007
ALBANIA

Albania era un país con mayoría religiosa musulmana. Como aquí no existía una comunidad judía que realizara las tareas de verdugos, tal como sucedió en los demás países del Este de Europa, los soviéticos, en 1945, buscaron atraerse a los musulmanes contra los cristianos ortodoxos y los católicos, instaurando un régimen de dictadura roja a base de musulmanes [660], mientras que en Serbia, Rusia Europea y Asia Central Rusa, no solamente se ha prohibido la religión musulmana, sino que millones de creyentes de esa religión han sido aniquilados. ;p:Así, utilizando a los musulmanes contra los cristianos, los 10.000 "consejeros políticos" que los soviéticos instalaron en Albania aniquilaron tanto a la Iglesia Ortodoxa griega como a la Católica en ese pequeño país. El número de muertos causados por la depuración se calcula en unos 20.000. La élite de Albania fue exterminada. El Delegado Apostólico, Monseñor León Negris, fue expulsado en 1945. De los otros tres obispos católicos, dos de ellos, Monseñor Volaj y Monseñor Gjini, fueron fusilados. Monseñor Vincenzo Prendhusi, Arzobispo de Durazzo, condenado a treinta años de trabajos forzados, murió en la cárcel en 1948.
Una vez eliminados los católicos, los comunistas han empezado a fomentar las disensiones entre las sectas musulmanas. La religión mahometana se halla, en Albania, en franca recesión, y, en 1975, existían la mitad de mezquitas que en 1945, cuando la población había registrado un aumento del 10 por ciento.
Antes de seguir adelante conviene mencionar que los SS albaneses que lucharon en la División SS "Skandenberg", que lograron supervivir a la ofensiva soviética en los Cárpatos, se dispersaron por Europa, negándose a regresar a Albania. No obstante, los ingleses o americanos, cuando lograban identificar a uno de ellos, inmediatamente lo enviaban a Albania, a sabiendas de que iba a ser inmediatamente fusilado.

HUNGRÃ?A

De entre los países del Este, el que más sufrió en la depuración fue Hungría. El Sur del país fue ocupado, en un principio, por las bandas armadas de Tito. 30.000 campesinos húngaros y 20.000 alemanes murieron en las "purgas" de las primeras semanas. Esos desgraciados, tras ser apaleados, fueron internados en improvisados campos de concentración que carecían de las más elementales facilidades sanitarias. Se les mezcló en las comidas -según el escritor húngaro Marschalsko- vidrio en polvo [662]. Muchos de ellos perecieron en horrible agonía. Los supervivientes fueron enviados, andando, hacia el Este, y nunca mas volvió a saberse nada de ellos. En el resto del país, ocupado directamente por las tropas soviéticas, otras 230.000 personas, civiles pertenecientes a la élite intelectual de Hungría, fueron igualmente mandados a la URSS, juntamente con 600.000 soldados, prisioneros de guerra. De esas 830.000 personas, sólo volvieron a Hungría, al cabo de unos años, 400.000, casi todas con la salud arruinada para siempre [663]. Según los cálculos más modestos, en las celdas de la calle Andrassy, n. 60, donde los comunistas instalaron su cheka principal, no menos de 50.000 personas fueron torturadas hasta morir [664], entre 1945 y 1948. Un millón de mujeres húngaras fueron violadas en las primeras semanas de liberación. Todos los miembros del gobierno húngaro, con Szallasy, el Primer Ministro, a la cabeza, fueron ahorcados, incluido el Ministro del Interior, Bardossy, que evitó que muchos judíos húngaros fueran deportados a Alemania [665].
Citamos a Marschalsko:
"En esta edad de asesinatos raciales, el caso de Hungría es completamente extraordinario. Esta infortunada nación, incluso en el desmembrado estado en que quedó tras los Tratados de París de 1920, proveyó a 560.000 judíos con su alojamiento pacifico, a pesar del papel casi preponderante judaico de la revolución comunista de Bela Kuhn en 1919-20.
Esa minoría racial, que representaba sólo el 6 por cien de la población total del país poseía el 12,5 por cien de la tierra; el 51 por cien de la propiedad urbana en Budapest y el 30 por cien, como mínimo, de la riqueza nacional. Hasta 1943, Hungría fue el último refugio de los judíos europeos, pues los alemanes los mandaban a todos a los campos de Concentración. Bardossy, apoyado en esto por Szallasy, se opuso a la política alemana de deportación de judíos húngaros. A pesar de ello, cuando la guerra terminó el vengativo espíritu judío infligió verdaderos horrores sobre el inocente pueblo magiar.
El gobierno constituido con el apoyo de las bayonetas soviéticas estaba constituido por Matyas Rakosi (a) Rosenkrantz (a) Roth comprendía a once judíos entre sus diecisiete miembros. Judío era también Martín Hemmler, un coronel del Ejército Americano, nacido en Hungría, que, en Viena, dirigió la campaña de revancha contra 300.000 húngaros que huyeron de su patria para escapar a la liberación. Hemmler gestionaba con las autoridades de ocupación inglesas y americanas la extradición de esos pobres desgraciados, muchos de los cuales cometían suicidio al verse forzados a regresar a su patria, donde sabían les esperaban las torturas y la muerte" [666].
Creemos que huelgan los comentarios.

[662] Louis Marschalsko: "World Conquerors", pág. 121.
[663] Louis Marschalsko: Ibid. Id. Op. Cit. pág. 120.
[664] Louis Marschalsko: Ibid. Id. Op. Cit. pág. 122.
[665] Louis Marschalsko: Ibid. Id. Op. Cit. pág. 117.
[666] Louis Manchalsko: Ibid. Id. Op. Cit pág. 121

RUSIA
Los ucranianos, los tártaros de Crimea, los alemanes del Volga, los bielorrusos, sufrieron tremendas pérdidas en vidas humanas. Lo único que se puede perder en la URSS, donde el Estado Omnipotente es el dueño absoluto de todo. No existen datos concretos y seguros. En realidad, tales datos son imposibles, pues la depuración continúa. Aún podemos leer en los periódicos occidentales que en determinado lugar de la URSS -generalmente en Ucrania- ha sido ejecutado un ciudadano soviético, acusado de

simpatizar con los nazis, o de haber colaborado con ellos, hace casi cuarenta años, o de formar parte de los movimientos nacionalistas anti rusos o antisoviéticos. La matanza sigue. No puede detenerse. Es la dinámica del Bolchevismo. Hay que depurar continuamente. Hay que matar para que viva el monstruo frío soviético.
Un estudio llevado a cabo por el periódico francés Le Fígaro asegura que, entre 1959 y 1978, en la URSS se ejecutaron, como mínimo, tres millones de personas [667]. ¿ Cuántas debieron matarse en la primera y tremenda depuración que siguió a la retirada de la Wehrmacht ? Probablemente, no se sabrá nunca.

[667] J. P. Dujardin: " Le Coût du Communisme". Editado por Le Figaro, París.

Victimas del comunismo
Muertos en la URSS de 1917 a 1959 66.700.000
Muertos en la URSS desde 1959 3.000.000
Muertos en China 63.784.000
Oficiales polacos de Katyn 10.000
Civiles alemanes víctimas de la ocupación rusa 2.923.700
Represiones de Berlín, Praga, Budapest 500.000
Muertos en Cambodge, 1975-78 3.000.000
Muertos en las agresiones contra, Grecia, Malasia, Birmania, Corea, Filipinas, Viet-Nam, Cuba, �frica e Hispanoamérica 3.500.000
TOTAL: 142.917.700
Re: Sobre els fets d'Estònia
07 mai 2007
ALEMANIA

Cuando los rusos irrumpieron en Alemania y en los demás países del Este de Europa, que con ella se habían aliado contra el comunismo, se desencadenó una orgía apocalíptica contra la población civil. Ilya Ehrenburg había desempeñado, durante años, una tarea de emponzoñamiento mental, en su calidad de jefe de la propaganda soviética. Había machacado y hecho machacar en la cabeza de los miembros de las fanatizadas masas bolcheviques la idea de que los alemanes eran, todos, unos criminales, y de que las mujeres alemanas deberían ser consideradas botín de guerra. Todos los frenos interiores -lo que llaman Derecho Natural- que el ser más ignorante que se quiera imaginar lleva en el fondo de su alma, fueron adormecidos por esa propaganda constante, que llegó a apagar todos los escrúpulos. Además, los altos mandos del Ejército Rojo, tales cómo el General Zhukov, y su colega Rokossowsky, coadyuvaron con sus órdenes a la puesta en práctica de esa propaganda.
He aquí lo que dice el noruego Thorwald:
"Todo poblado y toda aldea conquistada cayó en un inenarrable infierno. Ancianos asesinados a culatazos porque tenían un hijo en las SS; civiles muertos de un tiro en la nuca, delante de sus familiares; civiles requisados como bestias y
utilizados para cargar municiones o arrojados ante las líneas alemanas para que hicieran estallar minas al pisarlas. Niñas de 12 años y mujeres de hasta 70 ultrajadas públicamente y en masa; criaturas que lloraban y gritaban presas de espanto al ser obligadas a presenciar aquellas torturas de sus madres; saqueos de ropa y de víveres; mujeres semidesnudas, abandonadas en los caminos para morir lentamente de hemorragia y de frío. Todo lo que se temía del Oriente, monstruosamente superado por aquel infierno. Caravanas aterrorizadas de civiles comenzaban a huir hacia la retaguardia. Los tanques soviéticos, a veces, les alcanzaban y se divertían disparando contra esos blancos inermes, para luego caer sobre las mujeres. Hubo casos en que no respetaban ni a las muertas" [502]
En la confusión de la huida, agravada por los ataques rasantes de los aviones soviéticos, se producían escenas dantescas. Había, incluso, caravanas de prisioneros de guerra franceses, ingleses o rusos, que voluntariamente se alejaban del frente soviético [503]. La RAF y la aviación norteamericana también participaron activamente en los ataques contra las caravanas de civiles refugiados. Pero el record del horror se batió en ocasión del cerco de Prusia Oriental. La ciudad de Gumbinen fue tomada por los soviéticos, pero recuperada por un contraataque de la Wehrmacht el día siguiente. Lo sucedido en Gumbinen en menos de 24 horas desafía toda descripción. Marchalsko se limita a decirnos que había mujeres alemanas crucificadas en las puertas de sus casas; otras, colgadas boca abajo de las ramas de los árboles; otra con el vientre abierto, pendían de una rama colgada con sus propios intestinos. Ancianos castrados; niñas ultrajadas a bayonetazos; incendios por doquier; bebés empalados; incluso animales domésticos degollados; algo que ni Dante pudo imaginar al describir el Infierno [504].

[502] Jurgen Thomwald: " Empezó en el Vístula".
[503] Ibid. Id. Op. Cit.
[504] Louis Marschalsko: " World Conquerors".

SEVICIAS CONTRA LA POBLACIÓN CIVIL
Nunca un país ocupado ha sido tratado tan brutalmente como lo fue Alemania a partir de 1945 y durante, como mínimo, un año, por sus ocupantes. Los testimonios de vencedores honrados y neutrales son apabullantes en este aspecto. Todas las normas del Derecho Natural fueron conculcadas, con escarnio total de los ideales por los cuales los Aliados decían haber luchado. El ensañamiento contra la población civil adquirió caracteres patológicos, y no sólo en el Este, donde el Ejército Rojo se comportó en la paz -con la población civil- como se había comportado en la guerra.
La entrada de los rojos en Berlín, especialmente, fue apocalíptica.
"Prácticamente todas las mujeres, desde los siete años hasta las más ancianas, fueron repetidamente violadas..." [544].
"Tras las violaciones, muchas de ellas eran degolladas o destripadas; muchas de aquellas desgraciadas eran finalmente ultrajadas a bayonetazos". [545].
"En el Gran Berlín, el número de mujeres violadas no debió bajar del millón y medio".
"Los soldados del Ejército Rojo, en Berlín y en todas partes, no fueron más que unos ladrones y unos violadores, en todos los casos, y muy frecuentemente, además, unos asesinos.
Una chica alemana que luego yo tomaría como secretaria, cuando tenía 17 años, debió ser hospitalizada, tras lograr huir de Berlín y llegar a nuestras líneas. Siete soldados rusos violaron por turno a la chica y a su madre en su apartamento... 230 mujeres alemanas fueron tratadas en el mismo hospital en un sólo día, a consecuencia de violaciones y sevicias".
Así se expresaba el General norteamericano Frank Howley, el 17 de Junio de 1945" [547].
Hay un libro anonadante, "Martirio y Heroísmo de la Mujer Alemana del Este" [548], prologado por el antiguo Obispo Auxiliar de Breslau -el único obispo superviviente tras el paso de los rusos- Joseph Ferche, en el que se dan detalles sobrecogedores sobre el trato dado a la población alemana de la zona ocupada por los rusos, y, en especial, a las mujeres. Algunos ejemplos tomados al azar:
"... Eran terribles las noches en que los rusos penetraban en las casas para saquear y deshonrar. Muchas conocidas mías fueron víctimas de los rusos. Quien se negaba era fusilada en la mayoría de los casos. Desde la muchacha, aún niña, hasta la anciana de 82 años -una señora conocida mía- corrieron esta suerte".
"Mi hija fue violada 23 veces" [549].
"Así deshonraron a una venerable anciana de 80 años en presencia de su familia; una horda se lanzó sobre una muchacha de 13 años. La niña perdió la razón. En Herzogtswaldau todas las mujeres fueron violadas por rusos y polacos" [550].
"... Noche y día los rusos eran huéspedes. No se podían conducir más bestialmente al deshonrar a las muchachas o a las ancianas. ¡Cuántas veces se oía de noche el grito de socorro! Pero ¿quién podía prestar auxilio? Si uno se atrevía a hacerlo era fusilado al instante. Nada se podía impedir... [551]
"Elisabeth Thomas, hija del campesino Alois Thomas, fue sacada por los rusos de su casa y llevada a un pajar, donde la ataron a un palo después de deshonrarla y le cortaron los pies y las manos. Sus gritos de muerte se oían por todo el pueblo. Se la halló al día siguiente, casi enteramente carbonizada en el pajar incendiado por los rusos" [552].
"Los rusos se comportaban exactamente como animales. ¡Deshonraron salvajemente a mujeres de todas las edades. Los polacos demostraron ser unos buenos alumnos de los rusos" [553].
"En Wiese Pauliner, la Madre Superiora, que intentaba proteger a una alumna de los intentos lascivos de un polaco, fue atada a un pajar, golpeada con látigos y repetidamente violada. Al final, fue estrangulada" [554]
Tras los rusos y polacos, los que peor trataron a la población civil alemana, y en especial a las mujeres, fueron los franceses. En especial, los batallones de argelinos y marroquíes estacionados en Baviera se llevaron la palma en lo que a violaciones de mujeres se refiere. Salvando raras excepciones, el comportamiento de los ingleses fue bastante correcto en este sentido; no así en el de los saqueos, en el que los "gentlemen soldiers" del Ejército Británico casi igualaron los récords establecidos por rusos, polacos y franceses. En cuanto a los norteamericanos, sobre todo sus tropas de color, lograron también una buena marca en el capítulo de las violaciones, así como en el de las destrucciones gratuitas [555].
Las llamadas "altas autoridades morales" guardaron prudente silencio largo tiempo. Por fin, habló S. S. Pío XII, el día de Todos los Santos de 1945:
"Deseamos participar de todo corazón en todas vuestras preocupaciones y miserias al expresar especialmente Nuestra inquietud a éstos que viven en Berlín y en Alemania Oriental.
Conocemos bien su suerte, extremadamente dura y vemos casi con nuestros ojos las ruinas y terribles devastaciones en aquellas provincias, ciudades y lugares antes florecientes, producidas a consecuencia de la guerra. Sentimos con vosotros aquellos insultos y tratos indignos que sufrieron no pocas mujeres y muchachas alemanas ". [556]
Más vale tarde que nunca. Y eso que en el Vaticano, por ejemplo, poseían -no podían no poseerla- información de primerísima mano sobre las matanzas de sacerdotes cristianos, y casi todos ellos católicos, de Silesia. Los victimarios eran rusos y polacos. Por ejemplo, la lista oficial de sacerdotes católicos del Arzobispado de Breslau, asesinados entre 1945 y 1949 ascendió a 275. Sus nombres, apellidos y cargos aparecen relatados de forma impresionante [557].
También se posee la lista completa de los asesinados, en el mismo lapso de tiempo, en la Vicaría General de Branitz, diecisiete ministros de la Iglesia, y en la Vicaría General de Glatz, catorce sacerdotes más... y las doscientas monjas violadas y mutiladas en Neisse, por rusos y polacos [558].
Podríamos extendernos, a lo largo de páginas y más páginas, sobre el tema de las sevicias contra la población civil alemana, pero, ello, claro está, escaparía del ámbito de esta obra. Nos limitaremos a mencionar que el trato dado por los ocupantes alemanes a la población civil pacífica -no, naturalmente, a los partisanos- desde el Cabo Norte hasta Hendaya y desde Brest hasta Stalingrado fue, salvo rarísimas excepciones individuales, sancionadas por el propio Mando Alemán, extremadamente correcto. Churchill pretendió que los alemanes actuaban así movidos por móviles propagandísticos. No pasa de ser una opinión del alcohólico Primer Ministro, pues no creemos que el Todopoderoso le informara sobre las motivaciones de la
conducta de los nazis. En todo caso, no cabe duda que los alemanes se hicieron a sí mismos mejor propaganda que los Aliados; incomparablemente mejor propaganda, máxime si se tiene en cuenta que éstos cometieron crímenes abominables contra poblaciones civiles inermes, y en tiempos de paz.

[544] Jurgen Thorwald:".....Y terminó en el Elba".
[545] Saint Paulien: " Les Maudits".
[546] Jurgen Thorwald:".....Y terminó en el Elba".
[547] "Newsweek". 23-1-1950.
[548] Johannes Kaps: “ Martirio y Heroísmo de la Mujer Alemana del Este", Ibid. Id. Op. Cit. pg. 45.
[549] Ibid. Id. Op. Cit. pg. 46
[550] Ibid. Id. Op. Cit. pg. 51.
[551] Ibid. Id. Op. Cit. pg. 52.
[552] Ibid. Id. Op. Cit. pg. 50.
[553] Ibid. Id. Op. Cit. pg. 89
[554] Ibid. Id. Op. Cit. pg. 106
[555] Austin J. App: " Morgenthau Era Letters".
[556] Texto publicado por " Amstblatt der Erdiozese Munchen-Freising", n. 1, 20-1-1946
[557] Dr. Johannes Kaps: " El Martirio de los sacerdotes de Silesia, 1945-1946".
[558] Ibid. Id. Op. Cit. pg. 108

DEPORTACIONES MASIVAS DE ALEMANES EN EL ESTE DE EUROPA
Una de las finalidades de guerra definidas por los Aliados en la Carta del Atlántico incluía el de la libertad de residencia de los seres humanos en los territorios de su elección. No obstante, esa finalidad de guerra -como tantas otras- resultaría ser una burda patraña, sin más finalidad que reforzar el arsenal propagandístico de los Aliados. Tanto es así, que nada menos que el sabio Albert Schweitzer, en su discurso de recepción del Premio Nobel de la Paz en 1954, dijo:
"La violación más grave del derecho basado en la evolución histórica y en cualquier derecho humano en general consiste en privar a las poblaciones del derecho a ocupar el país en el que viven, obligándoles a trasladarse a otro lugar. El hecho de que las potencias vencedoras al final de la Segunda Guerra Mundial impusieran ese fatal destino a millones de seres humanos y, lo que es peor, de una manera absolutamente cruel, muestra cuan poco les importaban a esas potencias el restablecimiento de la prosperidad y el gobierno de la ley". [559]
Y, que nosotros sepamos, todavía no se le ha ocurrido a nadie calificar de "nazi" a Albert Schweitzer.
La deportación, como ganado, de dieciséis millones de alemanes residentes en el Este de Europa se decidió en la Conferencia de Potsdam por los señores Truman, Attle y Stalin. En números redondos, puede desglosarse así:
8.500.000 residentes en el Este de Alemania,
3.500.000 en los Sudetes,
250.000 en los Estados Bálticos y el distrito de Memel,
380.000 en Dantzig,
1.300.000 en la región de Posen,
623.000 en Hungría,
537.000 en Yugoeslavia,
786.000 en Rumania y
150.000 en Bulgaria [560].
Esos dieciséis millones largos de personas hicieron el desplazamiento a pié, tras abandonar todas sus pertenencias. No ha podido saberse con exactitud el número de muertos en el transcurso de ese éxodo, pero ningún comentarista serio baja de los dos millones de muertos, más una cifra incalculable, pero importante, de muertos a consecuencia de la infrahumana remoción de la población [561]. La mayor parte de los refugiados supervivientes se instalaron en lo que hoy se llama República Federal de Alemania, y en Austria, aunque casi tres millones y medio quedaron, por no habérseles permitido prolongar su viaje, en lo que hoy se denomina República Democrática de Alemania.
Para encontrar precedentes históricos a esa deportación en masa debemos reportarnos a los tiempos del Imperio Asirio, cuando Assurnasirpal y Assurbanipal, en los siglos VIII y VIl antes de Jesucristo deportaron a unos tres millones de personas de sus reinos. Esa práctica de éxodos forzosos se abandonó prácticamente en la Era Cristiana; el territorio de los enemigos vencidos podía ser repartido o anexionado, pero las poblaciones nativas podían permanecer en sus tierras y automáticamente pasaban a convertirse en sujetos del nuevo soberano.
Una excepción a esa regla general surgió, únicamente, en el Nuevo Mundo, donde la política yanki del llamado "destino manifiesto" trajo como consecuencia el progresivo desplazamiento de los indios americanos cada vez más hacia el Oeste, hasta terminar alojándolos en reservas, preludio de su exterminación física.
Inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial hubo el tratado greco-turco, para la remoción de dos millones de griegos de Asia Menor, particularmente de la región de Esmirna y Constantinopla; tratado que fue supervisado y aprobado por la Sociedad de Naciones, La remoción de los griegos se llevó a cabo en cuatro años y con relativo orden.
Posteriormente, y por necesidades bélicas, o lo que conceptuaron tales, los alemanes deportaron a buena parte de los judíos que cayeron bajo su zona de influencia -unos 3.200.000 como máximo- instalándolos en ghettos gigantescos, como el de Varsovia o el de Theresienstadt, y los americanos albergaron en Pine City, en California, a unos 300.000 japoneses de nacionalidad norteamericana, que nos les merecían credibilidad patriótica, en razón del color amarillento de su piel, a los campeones patentados del antiracismo militante. Pero las deportaciones de 1945-46, en plena paz, sin la excusa de los expedientes de tiempo de guerra, no tiene excusa ni justificación posible. Naturalmente, cuando una cifra es demasiado enorme,
demasiado monstruosa, se convierte en una simple estadística, y, andando el tiempo, en una cifra que puede llegar a convertirse en sospechosa. Tal vez no choque demasiado a la consciencia del lector amigo el hallarse confrontado con una tal estadística, con un mero número de personas desarraigadas en cualquier lugar del mundo. Para comprender su importancia debiera ser necesario visualizar la cifra estadística en cuestión como personas concretas, reales, sufriendo la muy auténtica desgracia de perder de vista, para siempre, su suelo nativo, sus casas, sus enseres, sus animales, sus amigos. No es posible, para un ser humano, a menos de estrujarse materialmente el cerebro, lo que no es corriente en una época, como la actual, de perezosos mentales; no es posible, decíamos, percibir existencialmente, prácticamente, lo que representa una estadística de "16.000.000 de deportados", si no se ha visualizado, siquiera mentalmente, a la madre hambrienta con su hijo aterido de frío, arrastrándose cientos y cientos de kilómetros sobre la nieve; el anciano sólo en el mundo con la mirada perdida, y esto no tan sólo una vez, sino millones de veces.
Y eso no es todo. Hay más, mucho más. Ya hemos visto cómo los vencedores, y especialmente los soviéticos, trataron a la población civil, en el epígrafe titulado "Sevicias contra la población civil". Pero aún hay que añadir el uso de civiles, deportados en sentido inverso, y que no se incluyen en la mencionada estadística de los dieciséis millones de deportados, todos los cuales fueron llevados hacia el Oeste. Una cifra no inferior a cuatrocientos mil alemanes residentes en Polonia y Eslovaquia fueron deportados hacia el Este en condiciones infrahumanas [562]. Tampoco se incluyen los prisioneros de guerra tratados como esclavos en plena paz, y de los que luego hablaremos. Y queda, en fin, sin tasación posible, el valor de las propiedades, bienes y enseres de los casi dieciséis millones y medio de deportados.
Como dijo Sir Winston Churchill: "Luchamos por la Libertad".

[559] Albert Schweitzer, Oslo, 4-XI-1954.
[560] Alfred M. de Zayas: " Nemesis at Potsdam", Prólogo, pg. 24.
[561] El norteamericano De Zayas calculaba en su obra citada que el número de muertos debió ser de unos 2.200.000 (N. del A.)
[562] De esos 400.000, no menos de 125.000 perecieron a consecuencia :e la deportación y de los malos tratos, según el historiador norteamericano De Zayas (" Nemesis at Potsdam " .Pg.70)
Re: Sobre els fets d'Estònia
08 mai 2007
HONOR I GLÒRA A L'EXÈRCIT DEL POBLE!

PD: a molts crítics: tant queixar-vos de les falsetas capitalistes i utilitzeu els MATEIXOS arguments q només ells demostren.
Re: Sobre els fets d'Estònia
08 mai 2007
Aquests escrits anteriors son nomès un resum molt pero molt basic de totes les neteges etniques, crims, assasinats i deportacions que heu portat a cap a Europa. Parla de deportacions massives a l´Est d´Europa, del tracte que vau donar a la població civil alemanya, i el que va significar la vostra politica genocida aplicada a tots els països que vau esclavitzar durant meitat segle. Sobre Russia posa un petit detall, seria interminable de parlar dels 75 anys de tirania i de brutalitat sense precedents als que vau sotmetre al poble rus. Res del que abans posa es irreal, i tot està tret de bases de dates i de llibres i historiadors fidels a la realitat i ben fidedignes. El que es inmoral es que en ple segle XXI ens volgueu fer creure 2 coses:
1er de tot que el vostre asquerós sistema politic genocida es viable, i mes despres de que es va derrumbar sobre la seva propia merda, sobre el seu fracàs i les seves miseries, i el pitjor, es va ofegar amb la seva pròpia sang.
I el 2on es que intenteu fer creure a la gent de que el comunisme fou un moviment de llibertat, de democracia popular, de justicia social, de pau i de fraternitat entre els homes i emancipació. La gent no es tonta i nomes sap que de la URSS nomès en van sortir triomfants i aplicades desde el primer dia : les txekas, els arxipielags gulags, les deportacions, les purgues, els castigs, els assassinats, la tortura, la fam,´l´espionatge, l´odi, la persecució i els crims mes grans de la humanitat i ben impunes.
Repeteixo, no enganyeu a ningú, llegiu una mica i canvieu de postura, perque faria riure si no fos que teniu les mans tant tacades de sang que s´intenti vendre algo tant maligne com el comunisme com una alternativa viable.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more