Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: @rtivisme
Al juez 8º Civil del D. F.
26 abr 2007
Nueva acometida delincuencial contra Las Flores de Uxmal Arte y Cultura AC. Este documento es la contestación ante el juez respectivo de nuestra sede social y domicilio mexicano del poeta Orlando Guillén
Al Juez 8º Civil del D. F.

Roberto Godínez Navarijo

México DF, 26 de abril de 2007

C. Lic. Julio G. Iglesias Gómez
Juez Octavo de lo Civil
Presente

ROBERTO MANUEL GOD�NEZ NAVARIJO, mexicano, mayor de edad, actor profesional, con domicilio para oír notificaciones en el interior 5-6 del edificio número 430 de las calles de Uxmal, colonia Vértiz Narvarte, C. P. 03020 en esta ciudad, ante usted en uso de todos mis derechos atentamente comparezco y expongo:

PRIMERO: Que recibí notificación de demanda civil, expediente 55-07, y vengo dentro del plazo legal a contestarla, promovida por María Castañeda en mi contra y en la del escritor mexicano Orlando Guillén por supuestas irregularidades en la posesión del domicilio en que vivo y que es sede social legalmente notariada según la copia simple que exhibo de la organización en activo de intercambio cultural mexicano-catalán Las Flores de Uxmal Arte y Cultura A. C., que coordina el escritor arriba citado y de la que soy miembro fundador.

SEGUNDO: Que asumo la defensa general del caso en ausencia del país del señor Guillén, quien actualmente reside en España, y en esa virtud acopio y presento copia simple de toda la documentación relacionada, y me atengo en lo general y en lo particular a la legislación civil y procesal civil vigente para el Distrito Federal, tachando de falsos y dolosos todos los presupuestos y documentos que con malas artes la sustenten, la demanda en nuestra contra.

TERCERO: Que fundo todo lo anterior en la siguiente relación, de la cual se desprenden nuestros derechos legales, y presento como testigos de lo dicho a los señores Rilke Guillén Roca, Hugo Swami Isachar Gallardo, Orlando Díaz y Norberta Régules Casiano, a quienes provisionalmente puede notificárseles en mi propio domicilio. Esta es mi relación de

HECHOS:

Llegué a Uxmal 430 en abril o mayo de 1997 a invitación del grupo de teatro Chuen. Yo trabajaba entonces para la Asociación Civil que dirigía el doctor Raúl Mena, quien me hiciera el honor de venir a cenar hacia la segunda mitad de 1998, y podría testificarlo si se le requiriese para ello a través de mi persona.
Mi habitación estaba en el 4º piso; en el tercero, el espacio donde ensayaba el grupo de teatro Chuen, antecedente inmediato de las Flores de Uxmal, según la relación firmada por sus integrantes que anexo en copia simple, y en los pisos 1 y 2 las habitaciones del resto de los integrantes del grupo, Hugo Swami Isachar, Sandra Sabugal, Sandra Oviedo y Federico Galo, además de otros moradores, todos ellos inquilinos de paso y ajenos a la historia del edificio de mérito, mismo que entonces presentaba inequívocas señales de
deterioro por envejecimiento y falta de mantenimiento.
La dueña del edificio vivía en el primer piso. María Oropeza Bermea (ya difunta; pido a este juzgado solicitar certificado de defunción al área correspondiente en Ciudad Victoria, Tamaulipas), era una maestra que había recibido menciones internacionales por su labor de alojar a estudiantes a precios accesibles. Ella veía con buenos ojos nuestras actividades artísticas y nos invitó a ensayar y a hacer uso de su espacio por primera vez en su casa para una presentación de Chuen en Los Talleres que tendría lugar el Día de Muertos de 1996. Mas tarde el grupo Chuen se presentaría en el Foro Causa Joven, en el CENART, en el plantel 18 del Colegio de Bachilleres y en los museos Frida Khalo, Anahuacalli y Dolores Olmedo.
Al cabo de un breve tiempo, Chuen podía ensayar tres días a la semana, por espacio de dos horas, por la tarde, en la gran sala de la maestra Oropeza, aún cuando los únicos que vivieran ahí fueran Federico Galo, Swami Isachar y su mujer, Sandra Sabugal. Después llegaría Sandra Oviedo, y finalmente yo, que sucumbí a la practicidad de vivir todos en un solo sitio, lo que ayudó al grupo a consolidarse y foguearse un poco antes del encuentro brutal y maravilloso con el teatro de Orlando Guillén.
De las cuestiones administrativas nos entendíamos con José Luis Segura, delegado para estas cuestiones. La cocina era de uso general, y había delegados de limpieza y mantenimiento por áreas.
Pero la maestra Oropeza empezó a tener lapsos de irritabilidad, senilidad y pérdida de la memoria, por lo que se produjo la aparición de unos familiares que la pusieron bajo observación médica, asumiendo el control temporal de la habitación de la maestra Oropeza y requisando sus documentos, hasta que se la llevaron a Ciudad Victoria a finales de 1997, donde después de su estancia en un asilo, falleció intestada. Doña María no se había casado y no tenía hijos. En razón de ello no hubo testamento o escritura que los familiares pudieran esgrimir para desalojar de un día para otro a los habitantes del edificio, como era su intención; por ello se organizó una Junta con carácter democrático, para saber a qué se tenía derecho y en principio para negociar un plazo razonable para marcharse.
La Junta sirvió para discutir metódicamente los problemas, decidir las soluciones, reunir los fondos que hicieran posible el pago de los servicios y para dirimir las diferencias producto de la vecindad.
En los primeros meses de 1998 se votó a favor de su ingreso al edificio del poeta Orlando Guillén, quien inmediatamente simpatizó con el grupo Chuen y se sumó a la invitación de la doctora Esther Orozco para participar con una obra de teatro, cuya dirección asumió, en la campaña pereredista por el gobierno de Chihuahua, en prueba de lo cual anexo muestras periodísticas. Orlando llegó originalmente invitado por un
tal Alfredo McKelligan, quien había llegado allí a invitación de uno de los antiguos inquilinos y que utilizaba sus presuntos atributos de abogado y escritor para hacerse de interés entre la concurrencia y entretejer alianzas. La que no prosperó fue la que intentó con el propio Orlando, cuando le confesó sus intenciones de quedarse con el edificio, que ya para entonces se tenía por intestado. Unas cuantas semanas antes del arribo del maestro Guillén, la Junta había autorizado a Rocío Medina Brera a vivir en el inmueble compartiendo el espacio con su hermano, Federico Galo.
Aprovechando una prolongada estancia por motivos profesionales de Orlando Guillén en Barcelona, McKelligan organizó la invasión del tercer piso de Uxmal 430, patrocinando el arribo de Manuela Flores, tía de los Medina Brera, y familia extensa, con lo que se acabó la convivencia pacífica y el orden antes reinante.
En el año 2000 McKelligan promovió un juicio por despojo en contra de la mitad de los habitantes del edificio, los que se le oponían. En complicidad con el abogado Aarón Peña, quien reside en Pachuca, elaboraron un poder notarial falso en el que
supuestamente María Oropeza convertía a Peña en su representante legal y con
ello él adquiría autoridad para desalojarnos; pero se pudo demostrar mediante
documentos que los demandados ingresamos de buena fe al inmueble y para fiasco de
ellos en una fecha muy anterior a la que manejaban en su versión.
En aquella etapa de la historia del edificio se firmaba un documento de arrendamiento con José Luis Segura, quien entonces era el encargado o administrador nombrado por la Junta del edificio en virtud de la cada vez más deteriorada salud de la señora Oropeza.
Pero la historia de José Luis es punto y aparte; a él lo extirparon de la manera más vil y cobarde, sembrándole droga y solicitando su arresto, lo que le mereció cárcel y el despojo de su espacio con todas sus pertenencias, incluidos documentos históricos como las libretas de acuerdos de la Junta, boletas de predial, documentos firmados por María Oropeza, de donde procede toda falsificación documental de su firma, etc.
En marzo de 2002 Federico Galo sufre una crisis emocional y atenta contra su vida arrojándose al vacío desde el 4º piso de Uxmal 430. El hecho se consigna en la nota roja de tres o cuatro periódicos, y un mes más tarde muere a causa de su lesiones. El grupo de teatro le brinda un âTiresiasâ? de despedida afuera de la iglesia donde se realizaron las exequias.
Al día siguiente sus familiares encabezados por María Virginia Medina se apropiaron del espacio que yo venía ocupando desde 1997, alertados por Rocío Medina quien observó que me encontraba ausente del local haciendo arreglos para convertirlo en estudio. Emprendí una demanda, de la que anexo copia simple, en contra de los
transgresores, y para sorpresa mía el Ministerio Público se negó a recibir a mis
testigos en el momento inmediato a los hechos y me emplazó para ratificar mi
denuncia tres días mas tarde. Sigo sin entender por qué este tipo de
delitos no se investigan en el momento y se manda a la gente a dormir a
quien sabe dónde y a esperar tres días para levantar acta formal y mientras
tanto permanezca el despojado sin casa.
No me quedó más que reconocer mis límites humanos y tragarme
esa derrota, mas la justicia ha consignado el antecedente, aunque sea por su fecha y porque nunca me he desistido formalmente de ella.
Orlando Guillén sufrió una persecución de Estado y de particulares con instrumentos del Estado que impidieron en 2004 la aparición de su libro monumental y de vida âDoce poetas catalanes del siglo XXâ?, cuya defensa está largamente documentada en su libro âLa estampida de los hipócritasâ?, publicado en México en 2006 y en circulación, del cual exhibo un ejemplar. Las Flores de Uxmal continuó trabajando en la
defensa de los derechos escamoteados desde el Estado a su coordinador Orlando
Guillén y realizó diversas acciones de protesta, y montajes teatrales. En febrero de 2004 Las Flores de Uxmal se constituyó legalmente en asociación civil.
A partir de entonces, la página web www.floresdeuxmal.com y la producción de eventos como la exposición âNuevos Artistas Mexicanosâ? en el museo Santiago Gutiérrez de Toluca, y la presentación doble de la edición artesanal y del libro-objeto âRey de bastosâ?, con diseño e ilustraciones del pintor Orlando Díaz, dan cuenta entre otras de las actividades de Las Flores, de las relacionadas con la defensa
de la poesía catalana y con la obra de Orlando Guillén. Destaco el ayuno de conciencia de ocho días y medio que sostuvo durante la Feria Internacional de Guadalajara en 2004, hasta llegar a la publicación de âLa Estampida de los hipócritasâ?, con la que el maestro cierra una etapa por la defensa de su obra en México y abre una nueva en Barcelona donde actualmente está por aparecer âDoce poetas catalanes del siglo XXâ? en una prestigiada firma editorial de ámbito hispanoamericano.
Antes de partir, Orlando Guillén me encomendó la custodia del domicilio social de Las Flores de Uxmal, actualmente ubicado en los números 5-6 del edificio de referencia por razón de las circuntancias a que este documento alude, así como de los documentos y bienes materiales y artísticos allí depositados. Una vez que Orlando desapareció de la escena local, los Medina y anexas iniciaron labores hostiles, principalmente en contra de Norberta Régules, posesionaria del interior 4 desde 1997, a quien obstaculizaron hasta el cansancio (pero sin éxito) en su propósito de contar con un contrato para el suministro eléctrico.
Norberta es ejemplo de resistencia y valentía y de que aún bajo las circunstancias más adversas se puede sonreír y ser sencillo y generoso. Norberta nació en Oaxaca, es
mazateca, y a la edad de trece años llegó a esta ciudad a trabajar de doméstica.
Actualmente pasa de los 30, y se gana la vida como cocinera en un pequeño local
de la colonia Roma. Ha aprendido a punta de demandas y querellas a defender su
derecho de estancia en un espacio intestado al que se incorporó en 1997 bajo el
gobierno de la Junta y pagando por un pequeño espacio del cual más tarde se le
reubicó en virtud de su puntualidad en los pagos y sus circunstancias
familiares.
Gracias a Norberta hay luz en Las Flores, con quien comparte ese y otros servicios; y ello le valió aguantar vara y ganar un juicio en contra de Luz y Fuerza del Centro con todo lo que ello implica.
Ahora nos demandan por la vía civil a Orlando Guillén y al de la letra, la devolución de la sede de las Flores de Uxmal, alegando invasión y posesión de mala fe a partir de julio
de 2003. Suena hasta infantil que se refieran a una fecha tan posterior a nuestro ingreso pacífico al inmueble, y convenientemente cegata y sin referencia a las querellas anteriores en contra de una y otra partes.
Por eso, con todos mis derechos a salvo, me reservo la vía penal contra la parte demandante por los delitos que resulten de esta falsa imputación en nuestra contra.
Llama la atención que quien reclame el espacio marcado con los números 5-6 no sea la propia Virginia Medina, sino Maria Castañeda, persona a la que hasta el momento no he logrado identificar, pero que sospecho emparentada, toda vez que el individuo que se apoderó de los pisos superiores del inmueble responde al nombre de Armando Medina Castañeda. Aún mas en la sentencia que exhibe como supuesta prueba de que compró el edificio a María Oropeza figuran como testigos la citada María Virginia
Medina Velasco y su compañero Víctor Manuel Ortega Robledo, y en esta nueva
demanda contra Las Flores de Uxmal se compromete a presentar a Rocío Magdala
Medina Brera y compañero, Rubén Gómez Vázquez, en calidad de testigos.
En los textos âDelincuencia de Estado y delincuencia comúnâ? (1 y 2) y en âAsedio sucio a las Flores de Uxmalâ? (publicados en la red mundial indymedia.org, a la cual remito en su parte relativa, y recogidos en âLa estampida de los hipócritasâ?) ya se había ventilado de cara a la opinión pública la conflictiva imperante en el inmueble de Uxmal 430 y se había demandado a los involucrados en la parte ahora promovente. Anexo la documentación respectiva en copia simple. Ya entonces se pidió las autoridades responsables de la procuración e impartición de justicia una investigación exhaustiva del caso, de las actividades de la familia Medina y de sus fuentes de financiamiento.

DERECHOS:
Todos los relativos de la legislación civil y procesal civil vigente para el Distrito Federal.

PETITORIO ÃNICO: Se me tenga por presentado en tiempo y forma, se falle a nuestro favor, y se dé por sobreseída esta causa por carecer de fundamento legal alguno, y sustentarse en falsedades y falsificación de documentos.

ATENTAMENTE, Roberto Godínez Navarijo.
Mira també:
http://www.floresdeuxmal.com

This work is in the public domain
Sindicat