Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Comentari :: altres temes
Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
31 mar 2007
Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
Muchas corrientes que reivindican la lucha por el comunismo asumen sin reservas una postura de defensa del nacionalismo y por tanto de la patria. Otras intentan disimular la cuestión en nombre de una lucha en defensa de la independencia y contra el imperialismo. ¿Será que estas dos orientaciones âlucha por el comunismo y defensa de la patria- se complementan a nivel teórico y práctico y se fortalecen mutuamente o, por el contrario, se excluyen? En la historia de la lucha revolucionaria por su emancipación, el proletariado ya confrontó esta cuestión y le costó mucho la falta de claridad frente al nacionalismo.
Esta breve toma de posición fue motivada por la discusión con elementos que mostrando un interés por nuestra perspectiva, reivindicaban al mismo tiempo el nacionalismo.[1] Consideramos necesario poner claramente en evidencia frente a ellos cómo, a lo largo de la historia, la burguesía utilizó el nacionalismo para corromper la conciencia del proletariado y llevarlos así a la derrota. De igual modo, esta crítica considera también a otros pretendidos internacionalistas, como los trotskistas.
¿Será que el internacionalismo es realmente compatible con el nacionalismo?
Un documento que, desde el punto de vista teórico, fundó la perspectiva del comunismo y que tiene todavía completa validez en muchos de sus aspectos, el Manifiesto Comunista de Marx y Engels de 1848, es claro sobre esta cuestión cuando afirma: âLos proletarios no tienen patriaâ? y cuando concluye con la consigna: â¡Proletarios de todos los países, uníos!â?. No es nada casual que el llamamiento inaugural de la AIT de 1864 contenga la misma consigna.[2]
Por su situación, el proletariado en cada país tiene la obligación de desarrollar su lucha en el lugar en que trabaja y vive. Pero no por ello tiene que defender cualquier reivindicación que coincida con el interés nacional de tal o cual país en particular. âPor la forma y no así por su contenido, la lucha del proletariado comienza por ser una lucha nacional. El proletariado de cada uno de los países tiene naturalmente que comenzar resolviendo los problemas frente a su propia burguesíaâ? (Manifiesto Comunista). Estas frases fueron escritas en un momento en que las interpelaciones internacionales eran mucho menos desarrolladas que hoy en día. Eso significa que no perdieron validez, sino al contrario.
A pesar de diversas divergencias entre ellos, Rosa Luxemburgo y Lenin estaban totalmente en sintonía al considerar el carácter decisivo de la extensión de la revolución rusa: â⦠la revolución rusa sólo ha confirmado la enseñanza fundamental de toda gran revolución cuya ley vital se formula así: se debe avanzar rápido y resueltamente, derribar con mano férrea todos los obstáculos, y definir sus objetivos siempre altos, si no quiere ser devuelta rápidamente a su frágil punto de partida y quedar abatida por la contrarrevolución (â¦) El futuro de la revolución en Rusia dependía íntegramente de los acontecimientos internacionales. Al haber apostado decididamente a la revolución mundial del proletariado, los bolcheviques suministran la flamante prueba de su inteligencia política, de su solidez en cuanto a los principios, de la audacia de su políticaâ? (Rosa Luxemburgo, La revolución rusa; retraducido del portugués â subrayado nuestro.)
La revolución âla lucha del proletariado mundial contra la burguesía mundial- al extenderse hacia nuevos países deberá de manera prioritaria abolir las fronteras nacionales, dando fin así a la división del mundo entre naciones.
El comunismo, la construcción de la comunidad humana mundial, que significa necesariamente el fin de la división del mundo entre clases sociales, solo puede realizarse a escala mundial, pues las relaciones sociales de producción, que se basan en la explotación del trabajo asalariado, no pueden ser abolidas más que a esta escala.
Dado que el socialismo sólo se puede construir a escala mundial y no en cada país de manera separada, la lucha por el comunismo y la defensa del proyecto de la revolución proletaria son, en nuestra época, totalmente antagónicos con cualquier tarea de defensa de la nación y de la patria, por parte del proletariado.
De ahí resulta que cualquier pretensión de cambiar las relaciones sociales de producción en el ámbito de un país constituye una auto-mistificación, es decir, una tentativa de engañar al proletariado. La revolución rusa ilustró trágicamente esta realidad. En la Rusia soviética aislada no había posibilidad alguna de construir el socialismo. Sólo el peor representante de la contrarrevolución, el estalinismo, podía afirmar lo contrario con su teoría del socialismo en un solo país. Este aislamiento condenó al estado que surgió después de la revolución a degenerar y a convertirse en vanguardia de la contrarrevolución mundial.
Es por eso que el desarrollo del sentimiento nacionalista es totalmente antagónico al desarrollo de la conciencia en la clase obrera de las necesidades de su proyecto revolucionario.
¿Será que se puede defender la patria sin defender el capitalismo?
Siguiendo lo expuesto resumidamente, la defensa de la patria y la perspectiva de la revolución proletaria mundial son antagonistas. Además, de manera práctica, la propaganda nacionalista constituye uno de los peores venenos ideológicos para someter al proletariado a los intereses de la burguesía.
La burguesía mundial está dividida en fracciones nacionales que entran en concurrencia económica e imperialista. Son las necesidades de esta concurrencia, cada vez más agudas provocadas por el agravamiento de la crisis, las que obligan a intensificar la explotación del proletariado por parte de la burguesía. Para conseguir la adhesión de los proletarios a estas necesidades, para hacerlos aceptar los sacrificios, la burguesía intenta inyectar el nacionalismo en las filas obreras.
El sacrificio supremo del proletariado a las necesidades del capitalismo se presenta cuando es alistado tras las banderas nacionales en las guerras imperialistas, en las cuales llega al grado de tolerar el dar su propia vida para una causa que no es la suya.
De este modo, podemos decir que el nacionalismo es una de las formas ideológicas más peligrosas de la dominación de la burguesía sobre la sociedad.
Los ejemplos más dramáticos de esto los constituyen las dos guerras mundiales en las cuales el proletariado existía sólo como carne de cañón incapaz de oponer su propia perspectiva a la barbarie de la burguesía. Hoy en día, si la burguesía lograra arrastrar a los principales batallones del proletariado mundial al nacionalismo y en la defensa de la patria, significaría el hundimiento de la humanidad, sin posibilidad de retorno, en una barbarie que implicaría probablemente su regresión trágica y quizás su desaparición. Es por ello que la primera responsabilidad de una organización que reivindica el proyecto histórico del proletariado es la defensa intransigente del internacionalismo y la denuncia, sin treguas, de cualquier forma de nacionalismo.
Terminamos esta ilustración de la nocividad del nacionalismo con un ejemplo del peligro del nacionalismo de las ânaciones oprimidasâ? en las filas obreras: el caso de Polonia y del proletariado polaco en dos momentos sucesivos y diferentes de su historia. La independencia de Polonia contra la opresión zarista era una de las reivindicaciones centrales de las 1ª y 2ª internacionales. Sin embargo, desde finales del siglo XIX, Rosa Luxemburgo y sus camaradas polacos cuestionaron esta reivindicación poniendo en evidencia, de manera notable, que la reivindicación de los socialistas amenazaba con debilitar al proletariado de este país. La realidad comprobó eso. En 1905, el proletariado polaco había constituido la vanguardia de la revolución contra el régimen zarista. Sin embargo, en 1917 y después no mantuvo esa dinámica, por el contrario: el medio más importante encontrado por las burguesías inglesa y francesa para paralizar y derrotar al proletariado polaco fue el de conceder la independencia de Polonia. Los obreros de este país fueron así arrastrados por un torbellino nacionalista que los llevó a dar la espalda a la revolución que se estaba desarrollando del otro lado de la frontera oriental, e incluso, hasta el enrolamiento de algunos de ellos en las tropas que combatieron esta revolución. El hecho de que la mayoría de los obreros polacos hayan seguido las banderas nacionalistas después de 1917 tuvo trágicas consecuencias. Su no-participación, e incluso su hostilidad frente a ella, impidieron la conexión geográfica de la revolución rusa y la revolución alemana. Si esa conjunción hubiera acontecido, es probable que la revolución mundial habría sido capaz de vencer, preservando así a la humanidad de toda la barbarie del siglo XX que continúa hasta hoy.
¿Cuál es la naturaleza de clase de una organización que defiende el nacionalismo o apoya a una fracción de la burguesía mundial frente a otra?
Por su reivindicación abierta de su proyecto nacionalista, incompatible con el programa de la revolución comunista, las corrientes que reivindican el nacional-comunismo, el nacional socialismo, el nacional-bolchevismo nunca constituirán organizaciones revolucionarias proletarias. Nadie iría a contradecir eso considerando al nacional-socialismo; pues fue muy evidente el papel de defensa del capital nacional que el NSDAP (Partido Obrero Nacional Socialista Alemán â partido nazista de Hitler) asumió contra la clase obrera de Alemania antes y después de haber sido llamado a asumir la dirección del Estado burgués. Volveremos al asunto del nacional-bolchevismo, el más âizquierdistaâ? y âobreroâ? de los partidos nacionales, después de haber examinado el caso de otras organizaciones proclamadas âobrerasâ? e incluso ârevolucionariasâ? o âcomunistasâ? en relación a la cuestión del nacionalismo y del internacionalismo.
Se trata de organizaciones que fueron obreras e internacionalistas antes de convertirse en órganos del Estado capitalista:
⢠    Los partidos proclamados âcomunistasâ? o âsocialistasâ? que, a pesar de denunciar el nacionalismo de extrema derecha, no son por eso menos nacionalistas, y que son tan defensores del capital nacional tanto como los primeros.
⢠    Las organizaciones trotskistas que reivindican el internacionalismo proletario, pero que, en la práctica, no dejan de apoyar a una u otra fracción nacional de la burguesía en los conflictos imperialistas que las enfrentan.
La traición de la socialdemocracia frente a la guerra de 1914 constituyó un evento de mayor importancia porque, por primera vez, en esta circunstancia, organizaciones que se reclamaban del socialismo, e inclusive de Marx y Engels se encontraban en lados distintos de las barricadas:
⢠    Los partidos socialdemócratas, la mayoría de los cuales habían pasado a la dirección de los antiguos âreformistasâ?, apoyaron la guerra imperialista invocando los escritos de Marx de un período anterior. Al hacer esto, llamaron a los proletarios a matarse mutuamente en 1914, bajo el pretexto de la lucha contra el âmilitarismo prusianoâ? para unos (socialdemócratas franceses,â¦), y contra la âpresión zaristaâ? para otros (socialdemócratas alemanes,â¦) y pasaron definitivamente al campo de la burguesía, convirtiéndose en estandartes para la guerra. Lenin en El oportunismo y la bancarrota de la II Internacional, los caracterizó de manera muy clara: â¡Basta de frases, basta de «marxismo» prostituído a la Kautsky! Después de 25 años de existencia de la II Internacional, después del manifiesto de Basilea, los obreros no creen más en las frases. El oportunismo, más que haber madurado, pasó definitivamente al campo de la burguesía, transformándose en social-chovinismo: rompió espiritual y políticamente con la socialdemocracia.â? (V. I. Lenin, enero de 1916; subrayado nuestro);
⢠    las corrientes de izquierda de la 2ª Internacional, y sólo ellas, fueron capaces de levantar la bandera del internacionalismo proletario contra el holocausto imperialista, de unificarse en la defensa de la revolución proletaria en Rusia y de encabezar las huelgas y sublevaciones que estallaron en numerosos países durante la guerra. Fueron esas mismas corrientes las que proporcionaron el núcleo de la nueva Internacional Comunista fundada en 1919.
Este método empleado por Lenin y Rosa Luxemburgo durante la Primera Guerra mundial, es implacable en cuanto a la caracterización de los partidos de la clase obrera que, de la misma manera que la socialdemocracia en 1814 y bajo pretextos diversos, traicionaron el internacionalismo en el transcurso de otros conflictos imperialistas. Todos estos partidos se convirtieron en partidos al servicio del orden burgués:
⢠    Los partidos comunistas, gangrenados por el estalinismo y en vías de degeneración oportunista desde los años 20, cuando participaron activamente en la preparación ideológica y política de los proletarios para la Segunda Guerra mundial.
⢠    El anarquismo âoficialâ?[3] en la España de 1936 que jugó el mismo papel de seguimiento ideológico y de alistamiento de los obreros en los frentes de guerra en el conflicto entre âdemocraciaâ? y âdictaduraâ? durante la Guerra civil española, preparación de la Segunda Guerra mundial;
⢠    El trotskismo, cuyo oportunismo creciente en los años treinta lo llevó a la traición del internacionalismo por su apoyo al imperialismo de la Unión Soviética y de las potencias democráticas.
Solamente un análisis no materialista donde la Segunda Guerra mundial sería diferente de la Primera, es decir, no imperialista y el producto de una âlucha entre el bien y el malâ?, puede permitirse negar esta caracterización de las corrientes y partidos comunistas, anarquistas oficiales y trotskistas que âpasaron definitivamente al campo de la burguesíaâ?. Toda la actuación de éstos desde entonces confirmó ampliamente esta realidad, y ninguno demostró el carácter no imperialista de la Segunda Guerra mundial.
Los argumentos que los trotskistas utilizaron en la Segunda Guerra mundial, como en todos los conflictos que acontecieron después, apoyando tal o cual campo contra el otro,[4] son fundamentalmente del mismo tipo que los de los socialpatriotas de la Primera Guerra mundial, o sea, aquellos sectores de la socialdemocracia âsocialistas de palabra y chovinistas en los hechosâ? (Lenin) que tanto ayudaron a la burguesía alistando al proletariado en la matanza mundial.
El punto de convergencia de todos los nacionalismos de âderechaâ? y de âizquierdaâ?: la defensa del capital nacional.
A pesar de ser considerados muchas veces como parte de campos diferentes, e incluso opuestos, al grado de combatirse, todas las fracciones nacionalistas convergen finalmente en la defensa del capital nacional. Ilustraremos eso a través de algunos episodios escogidos y significativos que tuvieron lugar entre la Primera Guerra mundial y los años 30.
El primer político que tuvo la osadía de reivindicar abiertamente el internacionalismo y la defensa de la patria, no fue un nacional-socialista o un nacional-comunista, sino un miembro eminente de la Socialdemocracia alemana, es decir, situado entre el ala derecha âabiertamente reformista y social-chovinistaâ y el ala izquierda marxista. Fue el centrista Kautsky [5] (el centro era tan peligroso como la derecha social-chovinista del partido, como decía Lenin) que, para justificar su traición al internacionalismo proletario en la Primera Guerra mundial, declaraba ser:
⢠    Patriota en tiempo de guerra: âTanto los que justifican y exaltan a los gobiernos y a la burguesía de un grupo de las potencias beligerantes como los que, como Kautsky, reconocen para los socialistas de todas las potencias beligerantes un derecho idéntico a la defensa de la patria, son social-chovinistas.â? (Lenin, El socialismo y la guerra, agosto de 1915, traducido por nosotros.);
⢠    E internacionalista en tiempo de paz: âOh, los social-chovinistas de todos los países son grandes âinternacionalistasâ (â¦) Escuchen a Kautsky. Para él es muy sencillo, la Internacional es «un instrumento en tiempos de paz».â?
Todos los socialchovinistas fueron defensores del capital y de las burguesías nacionales en la guerra imperialista y estandartes para la guerra contra los intereses de clase del proletariado.
Pero no fueron los únicos.
Durante la Guerra, los nacional-bolcheviques, que se hacían llamar «comunistas de izquierda» distribuían en Hamburgo folletos anti-semitas contra la dirección de Spartacus (el grupo encabezado por Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo, Die Internationale, que recibió el nombre de Spartacusbund en 1916) a causa de su postura internacionalista.
Los nacional-bolcheviques ingresaron al KAPD (Partido Obrero Comunista de Alemania) en el momento de su formación en abril de 1920, que siguió a la exclusión de la mayoría de los miembros del KPD (Partido Comunista de Alemania, fundado en diciembre de 1918) por la dirección de éste. Fue un error enorme por parte del KAPD haber aceptado la presencia de los nacional-bolcheviques en su seno y finalmente fueron expulsados poco después. Pero no fue ése el fin del nacional-bolchevismo y del nacionalismo, más bien lo contrario.
Aunque la IC (Internacional Comunista) se hubiese dividido frente a la exclusión de los nacional-bolcheviques, su actitud en relación al nacional-bolchevismo comenzó a cambiar con su dinámica oportunista incluyendo concesiones cada vez mayores e importantes al nacionalismo. Esta política fue prolongada en Alemania por el KPD totalmente oportunista y por Radek, el representante de la IC en Alemania. Con la finalidad de servir, no a la lucha internacional por el comunismo, sino a la defensa del Estado ruso que cada vez tenía menos que ver con la dictadura del proletariado, Radek promovió la necesidad del apoyo, por parte del KPD, de una política nacionalista: âLa Unión Soviética está en una situación peligrosa. Todas las tareas deben ser sometidas a la defensa de la Unión Soviética, pues, siguiendo este análisis, un movimiento revolucionario en Alemania sería peligroso y debilitaría los intereses de la Unión Soviéticaâ?. Haciendo eco a esta declaración, Die Rote Fahne, el periódico del KPD escribe en abril de 1923: ââ¦hoy, el nacional-bolchevismo significa que todo está impregnado del sentimiento de que los únicos que pueden salvarnos son los comunistas. Hoy día somos la única salida. La gran insistencia en la nación, en Alemania, es un acto revolucionario como lo es la insistencia sobre la nación en las colonias» (Traducción nuestra, subrayado por nosotros). Los ejemplos se pueden multiplicar. Ahora es Talheimer (secretario general del KPD) quien declara el 18 de Abril en Die Internationale: «La tarea principal de la revolución proletaria sigue siendo no solo liberar a Alemania, sino terminar la obra de Bismarck integrando a Austria en el Reich. El proletariado tiene que cumplir esta tarea aliándose con la pequeña burguesía» (traducción y subrayado nuestros).
Quién puede negar la semejanza con el discurso nacional-socialista de Hitler. De cierto modo, esta política del KPD constituyó el trampolín para que un gran número de obreros embriagados por el nacionalismo ingresaran al partido nazi. El KAPD, refiriéndose al KPD, señalaba que: âhizo de la demagogia un principio, y sólo fue superado por el maestro de la demagogia: Hitlerâ?. El resultado de eso fue que âuna gran proporción de los defensores del KPD pasaran a ser adeptos de Hitlerâ? (Folleto del KAPD, El movimiento de la industria capitalista, 1932).
Después de todo eso, cómo sorprenderse por este pasaje del Manifiesto por la salvación de Italia y la reconciliación del pueblo italiano, redactado por la propia mano del propio Palmiro Togliatti (secretario del Partido Comunista Italiano) y aprobado en septiembre de 1936 por el comité central de ese partido y publicado en Lo Stato Operario nº 8, del año 1936: âNosotros, comunistas, adoptamos el programa fascista de 1919, programa de paz, de libertad y de defensa de los intereses obreros. Camisas Negras y Veteranos del Ã?frica, llamamos a ustedes para unirnos en este programa. Proclamamos que estamos listos para combatir a su lado, Fascistas de la Vieja Guardia y Juventud Fascista, para realizar el programa fascista de 1919.â?
Podríamos multiplicar los ejemplos, en varios países, de la convergencia entre el estalinismo y el fascismo, unidos por el nacionalismo. Pero sería un error pensar que el nacionalismo fue exclusivo de estas corrientes políticas. En realidad todos los sectores de la burguesía, incluida la democrática, utilizan el veneno del nacionalismo para arrastrar al proletariado a la guerra.
Ahora sólo queda elegir con toda conciencia de los perjuicios causados por el nacionalismo en la historia de la lucha de clases contra la causa revolucionaria: internacionalismo sin concesión alguna o patriotismo.
CCI
Traducido de: http://pt.internationalism.org/icconline/2007_nacionalismo_Internacional
________________________________________
[1] Se trata en particular del grupo NACO (Nacional Comunismo), en Brasil. http://www.nacos-br.org
[2] Tenemos que señalar, sin embargo, que en el siglo XIX los revolucionarios apoyaron algunos movimientos de liberación nacional con la condición de que estos pudieran favorecer el desenvolvimiento de las fuerzas productivas âcon el proletariado en primer lugar-, y acelerar así la maduración de las condiciones objetivas de la revolución.
[3] La precisión de âoficialâ? es necesaria para identificar a aquellas corrientes del anarquismo que reivindican o pretextan la participación en la guerra imperialista, en la central de Madrid y de Cataluña, pues existen corrientes del anarquismo que las condenan.
[4] Vale la pena señalar a qué nivel no solamente de traición sino también de absurdo conduce esta problemática trotskista que consiste en buscar siempre, en cada conflicto, un campo que no sea imperialista para apoyarlo. Un ejemplo de esto fue dado en la reciente guerra en los Balcanes (1998-99) cuando una parte de las organizaciones trotskistas apoyaron al UCK (Frente de liberación de Kosovo), por ser perseguido por Serbia, mientras otra parte de estas organizaciones apoyó a Serbia debido a los remanentes de una economía estatizada y planificada (calificados como âadquisiciones obrerasâ?) que aún subsistían en ese país.
[5] Llamado el papa del marxismo antes de su traición por su notoriedad internacional sobre las cuestiones teóricas del marxismo.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
31 mar 2007
Pels qui volgueu un argument ràpid contra aquestes bajanades:

¿És legítima la lluita feminista? En un món ideal, la gent seria tractada com a persones, i no com a homes o dones. Però avui en dia, hi ha un poder generalitzat dels homes sobre les dones. La opció corresponent a la que planteja aquest text seria negar la legitimitat de la lluita feminista alegant que, en el fons, tots sóm persones independentment del nostre sexe. ¿Oi que això no té ni cap ni peus? Precisament per arribar a la igualtat cal una lluita específicament feminista.

Doncs passa el mateix en les nacions oprimides. Si ets internacionalista i no creus en l'alliberament nacional dels pobres oprimits, ets un hipòcrita.
Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
31 mar 2007

Entre la UCE y la izquierda no existe afinidad alguna, hay que elegir

Entre la UCE y la izquierda no existe afinidad alguna, hay que elegir
31 mar 2007

Entre la UCE y la izquierda no existe afinidad alguna, hay que elegir

Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
31 mar 2007
Que posa al vostre correu? espanya potser? això no és nacionalisme oi? espanya està per sobre del bé i del mal i omplir-se la boca amb aquesta paraula no us produeix les mateixes nausees ni pot suposar el mateix. Mantenir els estats actuals, les mateixes fronteres capitalistes heretades de segles, això si que és maco i bonic i molt comunista. Parlar d'espanya si que és parlar d'internacionalisme, parlar de Catalunya o de qualsevol altre lloc es veu que no.

Si a sobre algú aquí apunta que sou els de l'UCE amb un altre nom més "simpatic", simplement dir que no volem sectes ni feixistes disfressats amb pell de roig i molt menys que ens donin lliçons de res els mateixos que han estat creats pel ministeri de l'interior, que es manifesten amb falangistes o que van recolzar a Mayor Oreja al Pais Basc. Els no nacionalistes com els ciutadans. Aneu a manipular a una altra banda pallasos.

Visca la terra sempre
visquin tots els pobles lliures
mort a l'imperialisme, mort als estats
En defensa del territorio
31 mar 2007
arton11110.jpg
Los de Abajo

Todos y todas las personas y las organizaciones debemos ser como el agua: transparentes y en permanente movimiento", dice Oscar Oliveira, de la Coordinadora en Defensa del Agua y la Vida de Bolivia, junto a otras voces que reivindican el concepto de territorio y la defensa del mismo, como algo más que un espacio físico. Durante el espacio destinado a la América Latina que camina abajo y a la izquierda, dentro del Global Meeting organizado en Venecia por la Asociación Ya Basta y otras expresiones del movimiento social italiano, Oliveira destacó que las nuevas realidades latinoamericanas encabezadas por gobiernos progresistas son, ante todo, "producto de las luchas del pueblo contra la institucionalidad de los estados nacionales que han pasado a ser cuidadores de los intereses de las trasnacionales." En Bolivia, explicó, esta lucha es consecuencia de una larga historia de resistencia, librada por los pueblos originarios durante más de 500 años; y de una historia más reciente, que se inicia en Cochabamba en el año 2000, con la lucha contra la privatización del agua. En el contexto de un espacio de pensamiento en el que participan este fin de semana representantes de diversos movimientos sociales de América Latina, Estados Unidos, Asia, Medio Oriente y Europa, se expuso como uno de los ejes centrales la lucha por el territorio, entendiéndolo no sólo en el sentido geográfico o físico en el que se defiende la tierra, el agua, la flora, la fauna y los recursos naturales, sino, ante todo, como un espacio el que formamos nuestros valores, donde el ser humano desarrolla y profundiza su relación con la naturaleza y con sus semejantes. Esta manera de entender el territorio -y la lucha por su preservación contra las fuerzas del capital- tiene eco en muchas de las historias compartidas en todo el planeta: la construcción de la autonomía zapatista y la defensa actual de las tierras recuperadas a partir del levantamiento de 1994; la defensa de la tierra en San Salvador Atenco; la lucha contra la implantación y expansión de bases militares estadunidenses en Europa (caso emblemático el de Vicenza); la lucha contra la devastación provocada por las compañías petroleras en Ecuador; las ocupaciones de tierra en Brasil; el movimiento piquetero y autónomo en Argentina; la lucha por el establecimiento y permanencia de los centros sociales autónomos en Europa, hoy amenazados de igual modo por los gobiernos de derecha y de izquierda. Y fue precisamente el establecimiento de gobiernos progresistas en algunos países de América Latina los que suscitó un debate en el que Oliveira destacó "que son espacios victoriosos en los que el problema sigue siendo quién decide, pues en muchos de estos gobiernos siguen decidiendo de arriba por más que digan que mandan obedeciendo". El gran desafío, reiteró, sigue siendo la lucha por una democracia participativa, pues no sólo se trata de desprivatizar los bienes naturales, sino, sobre todo, de desprivatizar la política y hacer de las decisiones un proceso colectivo". En este contexto, señaló el activista boliviano, "no podemos dejar que estos gobiernos consoliden la política capitalista y que nada cambie para nuestros pueblos...". Y, finalmente, el llamado a ser transparentes y a estar en constante movimiento... como el agua.

losylasdeabajo ARROBA yahoo.com.mx

http://www.jornada.unam.mx/2007/03/31/index.php?section=opinion&article=

GlobalMeeting· Venecia - It
http://www.globalproject.info/art-11110.html
Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
31 mar 2007
} @aaJ Ã}~à èïîà £ÃÆ Æñú¿ +ÃÃ+--0{_¦¦Ã?

jo encara diria més, entre interplanetarismo, intergalaxismo, interuniversalismo y nacionalismo, hay que elegir

VIVA POSADAS!!!!!
4ª INTERGALACTICA UNIVERSAL

(eso si, en español, que en el tercer planeta Orion de la galaxia Andromeda de la constelación Vulcanus tambien lo entienden)

marx-iano
Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
31 mar 2007
C. Agujero Negro, 4568 Quinto Qasar
Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
31 mar 2007
si la burgesia caga sentada
nosaltres ho farem de peu dret,
si la burgesia es tira un pet
nosaltres ens aguantarem
i, si fa falta, reventarem

això si que és indepèndencia de classe
Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
01 abr 2007
lo saben aquell que diu: què és un tortskista?

....

un partit polític

Què són dos trotskistes?

....

un partit polític i una escisió

I què són tres trotskistes?

....

la 4a internacional.

En fi, vist el nivell del article que incita a seguir Lenin i Rosa Luxemburg com si fóssin la biblia i no autors dels qual aprendre moltes coses i prou...
Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
02 abr 2007
a la uce esta financiada por la cia. hay los que los saben y son de la uce unos canallas, y hay los que no lo saben y son unos gilipoyas.
Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
02 abr 2007
en la uce no se puede elegir, si entras y sabes que la financia la cia, eres un fascista y si no lo sabes un idiota, si por el camino te enteras, pues eso o te vas o eres un fascista, hay que elegir. uce secta finanziada por la cia.
Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
02 abr 2007
Jajaja Enric. Internacionalismo es a nacionalismo lo que machismo a feminismo..Ahí les has dado campeón, con tu réplica haremos trizas a estos de la CCI.
Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
02 abr 2007
La CCI és el mateix que l'UCE? Jo diria que no, eh? Es podran rebatre els seus arguments i és necessari que així sigui (en algunes coses tenen tota la raó, cal dir), però la descalificació automàtica per ser una secta creada pel Ministeri de l'Interior i finançada per la CIA no val com a rèplica...
Re: Entre Internacionalismo y nacionalismo-patriotismo no existe afinidad alguna. Hay que elegir.
17 abr 2007
Pienso que muchas veces en las discusiones hay que partir de ideas básicas para entender lo mas difícil, porque la dificultad no siempre esta en lo que en sí mismo se discute sino en el peso que tiene sobre nuestras cabezas, para entender los problemas, la educación que hemos recibido que no es otra que la de los valores burgueses.Pensar por cuenta propia cuesta.
Así sobre este debate me parece a mi que una cosa previa consiste, sencillamente, en observar cual es la división más importante que a simple vista se observa entre los humanos: a mi juicio no se trata de las divisiones entre hombre y mujeres, entre razas, adultos o niños, naciones, etc. Por encima de todo esto hay una división superior en calidad i cantidad, que es la que existe entre explotadores y explotados, entre una minoria de capitalistas que se apropian y disfrutan de la riqueza que produce los explotados, los cuales se resisten a esta situación y cuando pueden luchan solidariamente junto con sus hermanos de otros paises para arrebatar parte del producto de esta explotación, porque su enemigo mortal es el capital se vista con los ropajes de cualquier nacionalismo. Las naciones no las crearon los explotados sino los explotadores. Y ahora ocurre lo mismo, los que pretenden crear nuevas naciones defienden, a veces sin saberlo, los intereses de grupos capitalistas enfrentados a otros capitalistas. Acaso lo obreros checos o eslovenos estan menos explotados que cuando estaban unidos en una sola nación, se ha eliminado el sistema capitalista en algunos de los nuevos estados de la antigüa Yugoeslavia, desapareceria el sistema de explotación si el Canada anglofono alcanzara la independencia. Lo mismo pienso en el casso de las llamadas nacionalidades en España. Preguntémosle a la mayoria de la gente en todo el mundo, es decir a la mayoria de los obreros, dende ven ellos la opresión más angustiosas, ¿en sus condiciones de vida o en la llamada opresión nacional? Por ahí andan las estadísticas que prueban lo primero. Por mi parte creo que lo más importante, con mucho, es la lucha de clase internacional, que termine con el capitalismo y sus naciones. Esta demostrado que !JAMAS¡ puede haber destrucción del capitalismo y desarrollo de una organización comunista de la sociedad en una sola nación o nacionalidad.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat