Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Maig»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: pobles i cultures vs poder i estats
Andalucia - Estrategia nacional o estrategia estatal
28 mar 2007
Tras el Referéndum del Estatuto toma cuerpo en la izquierda en Andalucía, el debate sobre estrategia. Aquí, a partir de la reedición de los textos sobre la Cuestión Nacional en el Estado español del VIII Congreso estatal de la LCR, una reflexión en la que el balance histórico sirve para argumentar las perspectivas desde una posición de izquierda independentista andaluza.
La Cuestión Nacional en el VIII Congreso estatal de la LCR
A modo de introducción
ESTRATEGIA NACIONAL O ESTRATEGIA ESTATAL
Kemal - [Andalucía Libre]

Andalucia cortejo LCR mani Granada 1985.jpg

Granada, 1º de Mayo de 1985
"Andalucía es una Nación ¡Soberanía ya! Tierra, Trabajo, Libertad"


El bloque de documentos sobre la Cuestión Nacional en el Estado español aprobados por la LCR [la entonces sección de el Estado español de la IV Internacional] en su VIII Congreso estatal de mayo de 1989, constituyen en su conjunto y aún hoy, un material político, analítico y teórico de extremo interés.

Al difundir estos textos desde Andalucía Libre, aquí y ahora, pretendemos de una parte contribuir a la memoria de la izquierda andaluza, haciéndolos asequibles especialmente a las nuevas generaciones militantes que los desconocen; contrapesando olvidos y desconocimientos, fruto de las discontinuidades y derrotas.

No obstante, nuestro objetivo no es sólo ni fundamentalmente histórico. Prioritariamente queremos facilitar el acceso a unas aportaciones todavía útiles para afrontar cuestiones que siguen siendo tremendamente polémicas en nuestros días y que constituyen elementos centrales y definitorios de delimitación política -incluso entre quienes se proclaman comprometidos con los derechos nacionales de Andalucía y su emancipación desde una perspectiva socialista- como pueden ser la relación entre lo nacional y lo estatal y consecuentemente los ámbitos adecuados y coherentes de organización política y social para la izquierda andaluza o la definición del objetivo político estratégico necesario para la emancipación de Andalucía como Nación.

Recuperar unas reflexiones no supone compartir todas o algunas o muchas de sus premisas y conclusiones; incluso si se asumieron en su momento. Así ocurre en este caso. No nos preocupa en absoluto constatar las evoluciones intelectuales y aún rupturas políticas, personales o colectivas. De todas formas, este aspecto nos parece aquí secundario. Como el tan conocido y practicado 'ajuste de cuentas' nos parece pueril y estéril, hemos optado por el rigor documental, como se intenta en este dossier, para que las opiniones actuales no distorsionen el contexto pasado.

Como es sabido, desde Andalucía Libre hace años que venimos defendiendo que la construcción de una izquierda andaluza fuerte y eficaz para alcanzar la liberación nacional y la emancipación social de Andalucía implica ineluctablemente asumir los objetivos y estrategia independentistas. En multitud de ocasiones hemos planteado que el esfuerzo necesario para conducir al éxito a este proyecto requiere confrontarse política y analíticamente, entre otras tareas, con las diversas estrategias estatalistas y españolistas que mantienen política, ideológica y orgánicamente colonizada y por tanto inoperante a buena parte de nuestra izquierda.

Desde esta posición, nuestra motivación fundamental al editar este Material con los textos del VIII Congreso estatal de la LCR quizá resulte paradójica para algunos, pero lo hemos hecho porque âtras comparar sus contenidos con otros muchos, pasados y presentes- seguimos encontrando ahí la formulación más elaborada, articulada y sutil en la cuestión nacional âsin españolismos burdos- de una estrategia estatalista que rechazamos. Por eso precisamente la escogemos como contrapunto sugerente para la formación y el debate. Que en 2006 estas posiciones de la LCR de 1989 no dispongan de soporte orgánico alguno en Andalucía ni nadie las defienda, no les resta valor para cumplir este cometido.

Lo dicho resultará más claro si resumimos a continuación los documentos reproducidos en el Material.

En su "Informe sobre la Cuestión Nacional" (que incluye un repaso histórico a la cuestión), sus "Tesis sobre la Cuestión Nacional" o su "Resolución sobre Modelo de Partido" se encuentran condensados, a la vez, tanto un resumen de la propia trayectoria de la LCR[1] âo al menos, un reflejo de cómo era leída entonces por la organización- como un serio esfuerzo de elaboración política y estratégica ante el problema nacional, que aún ahora trasciende su propia experiencia específica. Puede decirse que la LCR llegó al máximo posible en relación a esta cuestión por parte de una organización de izquierda estatal.

No en balde en ese Congreso la LCR aprobó, entre otras propuestas, apoyar la independencia nacional de Euskadi y Cataluña como concreción de su derecho a la autodeterminación; descartó apellidar al derecho a la autodeterminación con cualquier propuesta apriorística unionista -incluida su hasta entonces tradicional âLibre Federación de Repúblicasâ?[2]- tal como era y es costumbre ritual en la extrema izquierda; realizó un análisis del origen y consecuencias del españolismo y se comprometió a promover la conciencia nacional de las naciones sin Estado.

Además intentó dotarse de una formula organizativa que quería coherente a su nuevo proyecto estratégico, queriendo conciliar lo nacional y lo estatal. Así, desarrollando y formalizando una practica precedente, aprobó que la LCR vasca âLKI- se definiera como partido nacional soberano -estatus al que también accedió la LCR catalana- lo que implicaba reconocer que disponía en su ámbito nacional de la capacidad de decisión política y organizativa en ultima instancia. Así la LCR resultante de este congreso quedaba como una confederación a tres; integrada, de momento, por las organizaciones de Euskadi, de Cataluña y de la LCR del resto del Estado español (que a su vez, incluía las organizaciones nacionales de Andalucía, Canarias o Galicia, a las que su desarrollo militante aún no les hacia posible acceder a esa situación).

UN ADELANTO PARA EL DEBATE ACTUAL

Para ampliar la perspectiva y describir su implicación nacional, ubicando sus limitaciones políticas y sirviendo además para insertarla en su contexto, incluimos además en el Material una aportación para el debate congresual elaborada entonces desde Andalucía por Kemal: "Notas sobre la Cuestión Nacional". Dejando aparte los aspectos positivos ya citados y algunos otros -como la relativización y alejamiento de los marcos estatales preexistentes- los limites políticos del debate de 1989 y de sus conclusiones aparecen nítidos en este texto.

Así, por ejemplo, se dice allí:

âEl proyecto de tesis propone una modificación importante. Dejar de considerar que la existencia del Estado determina la existencia de un plan estratégico central a desarrollar tácticamente a nivel nacional para reconocer que existen tareas y dinámicas estratégicas nacionales y estatales, interrelacionadas pero autónomas, que conllevan sus propias mediaciones tácticas y organizativas. Eso sí, ambas tienen un determinante terminal común: la destrucción del Estado burgués español; meta que, por su envergadura, se considera planteable necesariamente sólo a escala estatal[3]. Es decir, no creemos que la Liberación Nacional se pueda obtener con el objetivo de la ruptura territorial con el Estado sino con la destrucción del Estado[4]. Consecuentemente, el partido comunista revolucionario ha de construirse con sus dos dimensiones -nacional y estatal- de manera que se encuentre preparado para afrontar tanto sus tareas nacionales como estatales o internacionalesâ?

Se suceden aquí encabalgadas varias premisas erróneas. De entrada, afirmar temerariamente que la âLiberación Nacional no se puede obtener mediante la ruptura territorial con el Estado sino con la destrucción del Estadoâ? es una previsión estratégica arbitraria. Convierte lo que entonces era apuesta o deseo solidario en pronostico cerrado.

Más aún, establece implícitamente una jerarquía de objetivos que desmiente y desvaloriza la pretendida nueva equiparación entre tareas estratégicas nacionales y estatales. Si todo âincluida la autodeterminación o la independencia- depende de la âdestrucción del Estado españolâ?, entendido como totalidad institucional y territorial, es lógico que termine predominando la dimensión estatal y que ello implique la supeditación de lo nacional a lo estatal, único marco en donde se afirma que podrá resolverse.

Ya se podía defender en "Notas sobre la Cuestión Nacional" que:

âHoy lo que tenemos que subrayar en la autodeterminación es lo que ésta implica de ruptura con ese Estado que hoy existe, de soberanía nacional plena de la nación oprimida. Tenemos que dotarnos de las reivindicaciones que, atendiendo a la realidad de cada país y de la lucha nacional que en él se desarrolla, sirven mejor a estos objetivosâ?

La conclusión consecuente con esta reflexión ây con otras que aparecen en esa aportación- y que no se asumía, era alterar radicalmente la primacía de marcos y objetivos y convertir la emancipación nacional de Andalucía y su liberación social en central, extrayendo de esta conclusión todas sus implicaciones políticas, ideológicas y organizativas. Conllevaba avanzar en la definición del modelo para la Nación a reivindicar que -a partir de la valoración positiva de la ruptura, que ya se incluía- no podía ser otro en pura lógica que la demanda expresa y abierta de independencia nacional; aunque luego se concretará tácticamente a las diversas coyunturas.

En la practica, sin embargo, esta línea seguía condicionada por una hipótesis estratégica estatalista que conllevaba subordinar la emancipación nacional de Andalucía a la desaparición de España o del Estado español y en consonancia a esa tesis, colocar en servidumbre la dinámica, ritmos y objetivos nacionales en alianzas y prioridades a los estatales. No se caía en la cuenta de que si bien situar como centro lo nacional, aparte de ubicarse correctamente en la propia Nación, podía conducir también âo no- a esa disgregación estatal; sostener por el contrario la centralidad estratégica estatal -al menos en su fase resolutiva- implicaba, especialmente en el caso andaluz, castrar toda posibilidad de desarrollo emancipador nacional y por ende fortalecer al Estado español que se pretendía combatir.

Los textos congresuales comentados incluían, ciertamente, la posibilidad de que el Estado español âquedara paralizadoâ? en su capacidad represiva una vez conquistada la soberanía nacional âlo que en coherencia significaba que esta era alcanzable, al menos en principio, en un proceso nacional- pero este reconocimiento volvía a ningunearse al adjuntarle que âlas movilizaciones necesariasâ? para sostenerla serían efectivas sólo âsi tienen una dimensión estatalâ?.

Sin desmerecer el efecto benéfico y positivo de una crisis estatal o de una solidaridad española efectiva, el enfoque presente, tanto en el texto de Kemal como en las Tesis, venía a negar la posibilidad de alcanzar la Soberanía Nacional o la independencia sólo o esencialmente a partir de las propias fuerzas nacionales; sin contemplar siquiera la hipótesis de un proceso nacional de alcance lo suficientemente profundo como para que el Estado español âincluso conservando su capacidad operativa fuera de Andalucía- reconociera que los costes de impedirlo eran tan altos como para hacer inviable una intervención contra Andalucía. Por otra parte, se obviaba la evidencia de que la consecución de esta âparalizaciónâ? ayudada por movilizaciones de fuera de la nación, no implicaba necesariamente la existencia de un âpartido con dimensión estatalâ? -como sí ocurría en el esquema estratégico anterior formalmente superado en el Congreso- siendo hipotéticamente posible sin su existencia.

De hecho, toda la argumentación estaba construida para afirmar la utilidad ây por tanto necesidad- del mantenimiento de un partido estatal (aunque fuera una suma confederal de partidos nacionales), también para la emancipación nacional. Procesos políticos y sociales nacionales de amplitud masiva eran leídos y retocados para avalar lo que en comparación resultaban minúsculas continuidades organizativas. Incluso el reconocimiento expreso recogido tanto en el texto como en los documentos congresuales de que la clase obrera debía elevarse a la condición de clase nacional en las naciones oprimidas, quedaba desmentido al volver a verla como sujeto social anacional, lo que se traducía en la practica como âestatal-españolâ?. El atavismo estatalista que se echaba por la puerta, se colaba de nuevo por la ventana.

No ser consciente de esas implicaciones hacia posible creer entonces que eran conciliables contradicciones evidentes. Aún defendiendo sinceramente la Soberanía Nacional, sin descartar la independencia, la circunstancia de participar aún de una lectura simplificada y esquemática del modelo insurreccional leninista y de no extraer las conclusiones debidas de toda la historia de Andalucía y las otras naciones del Estado español durante el siglo XX hasta esa fecha, conducía a intentar ingenuamente resolver por elevación las incoherencias políticas de los textos congresuales y así Kemal escribía:

âLa estructura del partido no tiene porqué prefigurar el modelo de relaciones entre las naciones. Se puede construir la nación, hacer política nacional, luchar por la independencia... en un partido que sea nacional y estatal con la capacidad de decisión última conferida al CC. El partido es un instrumento de combate; tiene que ser ágil, golpear fuerte y rápido cuando sea necesario. Cuando decimos que la Liberación Nacional está unida a la Revolución Socialista estamos diciendo que se necesita una dirección política estatal que en coyunturas de crisis pueda decidir y una organización que se vaya construyendo ya desde hoy educándose en ello.â?

La propia tesis 13 respondía a esta cuestión, aunque no extraía la conclusión lógica de su propio razonamiento, cuando para defender el modelo partidario nacional y estatal, argüía:

âEl partido a construir no debe ser la consecuencia mecánica de un proyecto estratégico necesariamente general, ni tampoco el simple reflejo de las tareas asumibles en cada momento, con sucesivas adaptaciones a la realidad cambiante. Debe ser una opción, a medio y largo plazo, de construir una vanguardia revolucionaria a través de las luchas, capaz de relacionar las tareas actuales con el proyecto estratégico, y que tenga en cuenta la realidad concreta (...) en cada momento (importancia numérica, implantación, influencia social, formación, experiencia. etc).â?

Bien se podía destacar en "Notas..." que:

âLos proyectos reafirman que favorecemos el desarrollo de la conciencia nacional de las naciones oprimidas, que laboramos por su construcción nacional desde nuestro propio proyecto nacional como comunistas. No se la ve pues como una tarea ajena a la que, una vez que ya ha obtenido un apoyo social sustancial, damos una salida democrática; queremos participar en ese combate en todas sus fases. No tomamos como referencia para actuar como patriotas de esas naciones o proyectos nacionales la presencia o fortaleza de corrientes nacionalistas radicales. Optamos por ello al constatar que se han producido demandas políticas de autogobierno y que éstas se encuentran vinculadas a una situación de opresión específica valorando que el progreso de esta conciencia y de las reivindicaciones a ella conectadas juegan un papel positivoâ?

Seguían sin extraerse todas las implicaciones de este posicionamiento. Se confundía el tener presente el contexto estatal, continental y mundial con mantener una estrategia que seguía siendo en ultima instancia estatalista. Sin tomar conciencia de todas las consecuencias de la necesidad ya asumida de generar una lucha socialista contra España y el Estado español desde y por Andalucía, no se aquilataban todas las diferencias existentes entre, por ejemplo, formar parte de una Internacional y ser parte de una organización cuyo ámbito es justo el del Estado opresor con el que se quiere romper. Se eludía la incomoda constatación de que no es materialmente posible luchar por la soberanía e independencia nacional en y desde una fuerza dependiente ni construir una organización nacional como sección de una estatal.

Han transcurrido 17 años desde la redacción de estos textos y más de 30 desde el inicio de la Transición.

La experiencia transcurrida -con todos sus avatares- hace hoy aun si cabe más quiméricas que entonces las bases políticas y teóricas que sostenían cualquier estrategia estatalista y más insustanciales las argumentaciones al uso que pretenden sostenerlas.

La practica de organizaciones políticas y sociales como PSOE, PCE-IU, CCOO o UGT han demostrado que a efectos andaluces su recurso demagógico a la 'solidaridad', no es más que una envoltura para perpetuar la opresión de Andalucía y especialmente de su clase obrera y su supeditación a sus intereses burocráticos y a su sometimiento a España. Las organizaciones estatales a su izquierda âde cualesquiera definición- en Andalucía han evidenciado su inoperancia; incluso cuando han recurrido a camuflarse como 'nacionales'. La dependencia conduce a la impotencia.

El estatalismo de izquierdas âcuya versión extrema es la secta maoespañolista UCE- se ha demostrado un secuaz objetivo del Estado español. Los procesos de radicalización vividos âcon todos los limites y contradicciones habidos y por haber- manifiestan con nitidez que las alternativas son o bien una 'Andalucía Libre' âo una Euskadi, Canarias o Cataluña... Libres- y por tanto independientes o bien una 'Andalucía española' y por tanto sometida (y lo mismo puede decirse en relación a las otras naciones).

La miscelánea de federalismos y confederalismos varios âeufemismos de España- han ratificado que sólo actúan eficazmente a efectos narcóticos en contra de la extensión de la conciencia nacional andaluza; propalando confusión o pasividad cuando no directamente colaboración o colusión con el españolismo. Sus posicionamientos directamente ofensivos cara a los intereses nacionales andaluces en los recientes debates estatutarios han vuelto a evidenciar que Andalucía como Nación y los trabajadores andaluces como clase sólo pueden confiar para su emancipación en si mismos y que cualquier relación nacional futura digna sólo es viable desde la independencia. Sus silencios o posturas ante el debate estatutario andaluz lo reiteran. Así pues, la única solidaridad efectiva para con Andalucía que cabe reclamarles a estas alturas es que, reconociéndonos como Nación, cesen en sus interferencias en Andalucía e impulsen o reconozcan la emancipación de sus secciones andaluzas de su tutela.

En Andalucía la resistencia frente a la asimilación española, la normalización nacional y la ruptura con el subdesarrollo y la dependencia requieren avanzar en la definición de un modelo alternativo que sólo puede partir de asentarse en la reivindicación de la independencia nacional y en la construcción de una izquierda andaluza que desplace a la fracasada izquierda sudespañola.

CIERRE E INVITACION

Para concluir esta introducción y sin animo de ni siquiera apuntar un balance general que no procede incluir aquí y que excede el objeto de esta introducción, cabe añadir simplificadamente -y a titulo estrictamente informativo- que las carencias políticas acumuladas en general por la LCR a lo largo de su historia ây en lo tocante a lo nacional, entre otras, el predominio de su organización vasca- condujeron, vía fusión con la secta postmaoista MC, a su desaparición en 1991 y consecuentemente al fracaso practico de esta reflexión y a su conclusión.

Desde entonces los diversos descendientes âdirectos o indirectos- de la LCR en el Estado español âque no herederos- hemos ido construyendo por separado reflexiones y practicas divergentes sobre lo nacional. En unos casos avanzando a partir de ese punto, reflexionando críticamente sobre sus limites y en otros, instalándose en la regresión a posturas estatalistas más o menos sofisticadas, que la misma LCR llegó en su momento a considerar francamente obsoletas; al menos teóricamente.

Es desde la perspectiva de la que aquí hemos ofrecido un adelanto y un breve resumen que pensamos que estos textos siguen teniendo actualidad como espejo sobre el que desarrollar por contraste y más allá de lo coyuntural o anecdótico, los argumentos y fundamentos políticos de una estrategia de izquierda independentista andaluza.

Kemal,
Andalucía, 19 de Septiembre de 2006

Notas

[1] Entre los documentos que forman parte de esta trayectoria y convergen para dar lugar a estas elaboraciones se encuentra Los Comunistas Revolucionarios y la lucha por la Liberación Nacional de Andalucía, Declaración del CN de la LCR de Andalucía, Septiembre de 1988. Este texto esta asequible para descarga en Andalucía Libre - Archivo de Documentos, Carpeta Andalucía Libre

[2] Una consigna y un objetivo estratégico que cumplía hasta entonces funciones ideológicas y políticas similares a las que van inscritas en las actuales 'III República (española)' o 'República Confederal'; que hoy asumen y defienden las organizaciones de la extrema izquierda española en Andalucía y aún alguna organización política de ámbito nacional como CUT-BAI. Aunque este era su cometido esencial, aunque sea a nivel de matiz, cabe reseñar que la formulación de 'Libre Federación de Republicas' âquizá por necesidades vasco/catalanas- hacía hincapié en la previa autodeterminación y sobre todo en la multiplicidad estatal consecuente, preexistente a la pretendida federación propugnada.

[3] La Tesis 13 lo manifiesta con énfasis cuando decía: âSin embargo, la destrucción del Estado burgués español no puede conseguirse a nivel de una nacionalidad, sino que exige una ofensiva conjunta (y, por tanto, más compleja que la solidaridad o la simple coordinación) de todos los pueblos del Estado, la vertebración de una amplia mayoría social con la clase obrera como centro de gravedad.â?

[4] En la tesis 7 de las "Tesis sobre la Cuestión Nacional", aprobadas en el Congreso, se reitera como resumen de la hipótesis estratégica que asumía la LCR: âPor estas razones, la autodeterminación sólo puede conquistarse por medio de grandes luchas de masas que se enfrenten al Estado y sean capaces de destruirlo o, por lo menos, de paralizar su capacidad de intervención represiva una vez conquistada la soberanía (lo cual sólo es posible si tienen una dimensión estatal).â?


LCR - La Cuestión Nacional en el Estado español (1989)
http://www.elistas.net/lista/andalucialibre/ficheros/8

Publicado en:
Andalucía Libre nº 319 - Estrategia nacional o estrategia estatal - Historia: LCR y MC
domingo, 25 de marzo de 2007

En este numero:
*Andalucía - Debate
- Izquierda y Nacionalismo en Andalucía, Francisco Campos López
- La falsa dicotomía en el problema nacional y la izquierda marxista, Juanma Barrios
- Estrategia nacional o estrategia estatal, Kemal
*Materiales
- LCR. La Cuestión Nacional en el Estado español (1989) VIII Congreso estatal
Informe y Tesis sobre la Cuestión Nacional - Modelo de Partido - Notas sobre la Cuestion Nacional, Kemal (1989)
*Memoria Histórica - Izquierda a debate
- LCR, Secuencias de una crisis: La marcha hacia la fusión con MC, Andalucía Libre
Indice del Material
1. Nuestra opinión sobre el proyecto de relaciones con MC, CN de Andalucía de la LCR, sep. 1990
2. Las relaciones MC/LCR, Resolución del CC de la LCR, 21 de Julio de 1990
3. Actas reuniones centrales LCR-MC. Marzo, Abril, Junio, Septiembre, 1990
*Solidaridad con Palestina y la Nación �rabe
*Musica de Fondo: Como quieres que te quiera, Rosario Flores
*Directorio de Andalucía en Internet

--oOo--

Archivo de Documentos - CARPETA Dossier "EL PROCESO LCR-MC" (4 archivos)
Documentos para la historia y la reflexión de la izquierda revolucionaria.
---------

0 - LCR - La Cuestion Nacional en el Estado español (1989).doc
La Cuestión Nacional en el VIII Congreso estatal de la LCR (1989). Informe, Tesis, Documentos de aportación - Reflexiones y balances estratégicos

1 - Informe Debate LCR-MC (1987-1988) - Boletín 27.doc
Descripción, posición, análisis y conclusión del segundo proceso de discusión LCR-MC (Estrategia, Teoria, Organización...) 1989 - Resumen de las posiciones de la LCR antes de su crisis y fusión con MC

2 - Nuestra opinión sobre el proyecto de relaciones con MC + Actas LCR-MC.doc
Documento de oposición del CN de Andalucía de la LCR al proceso de fusión con MC (sep.1990) - CC de la LCR: Relaciones con MC (julio 1990) - Actas reuniones LCR-MC (Marzo-Abril-Junio-Sep.1990)

4 - EL FRACASO DE LA UNIFICACIÃN LCR-MC (1991- 1993).doc
La crisis de Izquierda Alternativa (LCR+MC) y en su sucursal andaluza Acción Alternativa. Plataforma de Tendencia para la Conferencia de IA (Enero 1993). Crisis y salida en Andalucia (Feb-Junio 1993)

ANDALUCÃ?A LIBRE
- http://www.elistas.net/lista/andalucialibre
- http://www.andalucialibre.tk/
- http://andalucialibre.cjb.net/
* Alta: andalucialibre-alta ARROBA eListas.net
* Baja: andalucialibre-baja ARROBA eListas.net
Independencia - República - Socialismo
==========================
Mira també:
http://www.elistas.net/lista/andalucialibre
http://www.andalucialibre.tk/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Historia LCR y Proceso LCR-MC - Archivos
31 mar 2007
A V I S O

En nuestro anterior numero ANDALUCIA LIBRE 319 -dedicado a debates sobre estrategia en la izquierda andaluza- incluimos, junto a otros textos, un par de articulos dedicados a diversos aspectos de la historia de la LCR [la entonces sección en el Estado español de la IV Internacional]; uno sobre su estrategia general ante la Cuestión Nacional y otro sobre su crisis y marcha hacia la fusión con MC -pertinentes a la cuestión- que acompañaban a enlaces para descargar de nuestro sitio los materiales completos a los que se referían.

Con posterioridad a su edición y distribución, hemos comprobado que -por ignotas razones tecnicas- la carpeta donde se agrupaban estos archivos no era de libre acceso; estando restringida su visión y utilización sólo a direcciones de correo registradas como suscritas a ANDALUCIA LIBRE.

Tras diversos intentos para solucionar el problema, hemos tenido que optar por abrir una nueva carpeta dentro de nuestro Archivo de Documentos - Ficheros en donde agrupar esos materiales, con una nueva dirección: http://www.elistas.net/lista/andalucialibre/ficheros/9

Con esta operación, esperamos haber conseguido abrir su acceso sin restricciones definitivamente para facilitar su libre uso y disposición en la Red.

Al objeto de evitar busquedas infructuosas, difundimos el presente AVISO.

Un cordial saludo,
ANDALUCIA LIBRE

Sobre El Proceso LCR-MC y la IV Internacional en Andalucía Libre:
XV Congreso Mundial-Sugerencias, Andalucía Libre nº 143, octubre, 2002; Nota-Desvinculación de Andalucia Libre de Quadernos Internacionales, Andalucía Libre nº 159, febrero 2003; Cuba Sí - A proposito de la Declaración de la IV Internacional, Andalucía Libre nº 189, mayo 2003; Historia de la IV Internacional en Andalucía (1) - El fracaso de la unificación LCR-MC, Andalucía Libre nº 191, junio 2003; Historia de la IV Internacional en Andalucía (2) - El Boletin 27, Andalucía Libre nº 196, septiembre 2003; LCR, Secuencias de una crisis: La marcha hacia la fusión con MC, Andalucía Libre nº 319, marzo, 2007.

ANDALUCÃ?A LIBRE
- http://www.elistas.net/lista/andalucialibre
- http://www.andalucialibre.tk/
- http://andalucialibre.cjb.net/
* Alta: andalucialibre-alta ARROBA eListas.net
* Baja: andalucialibre-baja ARROBA eListas.net
Independencia - República - Socialismo
==========================

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more