Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: laboral
Pamplona al carrer per la llibertat
18 mar 2007
El poble de Pamplona s'ha mobilitzat per defensar el dret a decidir i contra els que el volen utilitzar com a moneda de canvi per al xantatge de les multinacionals capitalistes en busca de mà d'obra barata i sense drets.
lab37229.jpg
Lab-manifestacion-ha-transcurrido-por-las-calles-de-2007031720550011hg2.jpg
lab37231.jpg
La lluita continua per la llibertat real del poble per a decidir el marc polític i econòmic

This work is in the public domain

Comentaris

En defensa de nuestra industria, Autodeterminación
18 mar 2007
Xabier Ugartemendia, miembro del Comité Nacional de LAB.

Se están dando situaciones de incertidumbre en empresas que han recibido grandes cantidades de dinero de la administración para instalarse en Nafarroa.

En los últimos años estamos afrontando un preocupante proceso de desindustrialización en Nafarroa, una situación de crisis y falta de política industrial, con responsables a los que es hora de identificar.

Globalmente, los sectores de químicas y metal son los más afectados por los cierres de empresas rentables como consecuencia de la deslocalización y la actitud indolente del Gobierno de Navarra. En químicas y afines, hemos asistido a todo tipo de situaciones con el resultado de la eliminación de puestos de trabajo y consecuencias graves para las familias y comarcas afectadas. Los cierres de Cauchos Ulzama -creada como salida al cierre de Danone- con la destrucción de 40 puestos de trabajo, de Digipack (Beriain) con la destrucción de 80 puestos de trabajo, o de Caucho Metal que ha cerrado para trasladar la mayor parte de la producción a Rumanía.

También hemos asistido a reducciones de plantilla por la deslocalización: Solano (Aoiz) donde se ha pasado de 180 puestos de trabajo a 60; Tecal (Tafalla) donde se han destruido 45 puestos de trabajo; Igartex (Altsasu), donde se despidió a 31 personas.

Además se están dando situaciones de incertidumbre en varias empresas que, mucho nos tememos, acaben con decisiones traumáticas; así, en Maier Navarra se ha perdido uno de los clientes principales y en Inquinasa todo hace indicar que va a estar inmersa en un negocio especulativo del terreno en el que actualmente está ubicada.

Todas las empresas que hemos mencionado, y muchas otras, tienen un común denominador: han recibido grandes cantidades de dinero en concepto de subvenciones por parte de la administración al instalarse en Nafarroa, por la creación de empleo, por la compra de maquinaria, por la ampliación de instalaciones..., pero en el momento en el que ven que pueden sacar un mayor beneficio en otros lugares, se olvidan del dinero que han percibido de las arcas públicas navarras, marchando a otros lugares a repetir el mismo negocio que hicieron con el beneplácito de UPN y CEN.

Pero hay que subrayar que esta situación tiene un responsable principal: el Gobierno navarro, su sociedad para el desarrollo de empresas SODENA, corporaciones de muchos municipios... Entregan grandes cantidades de dinero en concepto de subvenciones por la implantación de proyectos industriales y hacen la vista gorda en el momento en que la empresa comunica que va a despedir a toda o parte de la plantilla. No aportan soluciones a la desindustrialización, e incluso no son capaces de recuperar el dinero que como subvenciones han entregado a esas empresas. En definitiva están dispuestos a proteger los intereses de las empresas deslocalizadoras por encima los de Nafarroa.

También debemos denunciar el enchufismo y los amiguismos con que la administración de Nafarroa actúa. Por ejemplo, SODENA interviene en determinadas empresas en las que el titular es una persona afín a UPN o PSN, concediendo ayudas con dinero público al desarrollo de empresas o para hacer frente a situaciones de cierre, etc., para posteriormente retirarse de dicho proyecto, no recuperando la inversión pública realizada y quedando como único beneficiario ese empresario «amigo».

También debemos sacar tarjeta roja a los partidos políticos que componen el Parlamento, cuyo proceder se puede resumir en la siguiente frase: muchas palabras pero pocos hechos. Ante un cierre o reducción de plantilla, en el mejor de los casos, se limitan a dar buenas palabras, palmaditas en la espalda, pero no se realizan acciones para poner freno a las situaciones que sufrimos.

Siempre defenderemos la necesidad de luchar ante los ataques que la clase trabajadora de Nafarroa sufre en forma de deslocalizaciones, cierres, despidos, y chanchullos varios de los caciques de UPN, reivindicando la necesidad de mantener los puestos de trabajo en Nafarroa; otros sindicatos se limitan a hacer el caldo gordo a las empresas, colaborando activamente con las políticas neoliberales.

En Nafarroa necesitamos una política industrial que tenga en cuenta los intereses de la clase trabajadora, y no una en la que únicamente se tengan en cuenta los intereses empresariales. Mañana, en las calles de Iruñea tenemos una oportunidad para defender Nafarroa: Contra la deslocalización, defendamos nuestra industra.
Detenidas 17 personas por explotar como esclavos a 91 trabajadores.
18 mar 2007
Un total de 17 personas han sido detenidas por mantener en condiciones de «esclavitud encubierta» a 91 trabajadores, la mayoría procedentes de Portugal, en varias localidades de Nafarroa. Según la Delegación del Gobierno español en Nafarroa, los intermediarios se quedaban con la mayor parte del salario de los trabajadores explotados y les mantenían viviendo en condiciones de indigencia. Además se ha imputado a seis empresarios.

Un total de 91 personas han estado trabajando en una situación de práctica esclavitud en varias localidades navarras, sin recibir la mayor parte de sus sueldos y en condiciones de vida penosas. En una operación policial, se ha detenido a 17 personas que hacían la función de patronos de estas personas y se ha imputado a seis empresarios. Según la Guardia Civil los 17 detenidos captaban a los trabajadores en estaciones de transporte público y albergues de Lisboa y Oporto, y se apoderaban del salario de los explotados. De ellos, trece eran, a su vez, portugueses. Según la Delegación de Gobierno, actuaban acompañando a los trabajadores para que éstos sacaran en su presencia el dinero, que ellos se quedaban en su totalidad, o bien obligando a los trabajadores a firmar en el reverso de los cheques, autorizando al patrón a retirar su importe de la entidad bancaria correspondiente. Las detenciones se produjeron en Arguedas (9), Milagro (3), Tutera (2), Valtierra (2) y Cintruénigo (1). Según el delegado del Gobierno, Vicente Ripa, «la Ribera es escenario preferente» de estas prácticas, fundamentalmente por la demanda de mano de obra de temporeros para la recolección en el campo. En cuanto a los imputados, son siete empresarios, uno de los cuales también está detenido. El delegado evitó dar más datos ya que ahora deberá comprobarse si estaban al tanto de que el dinero que pagaban no llegaba en su totalidad a los trabajadores.

En todo caso, Ripa dijo que la imputación se debe a que «en algunos casos las propias sociedades han ingresado en la cuenta bancaria del patrón o empleador-intermediario el dinero generado en sueldos por los trabajadores, lo cual acredita la colaboración indubitada del empresario, un hecho del que se tenían abundantes indicios pero nunca pruebas fehacientes como en este caso».

Condiciones de indigencia

En cuanto a los 91 trabajadores, todos ellos portugueses salvo ocho del Estado español, dos angoleños, un mozambiqueño y un polaco, se trata de «personas con un profundo desarraigo social y una cultura ínfima», en palabras de Ripa.

Además de no recibir la mayor parte de sus sueldos, «vivían en condiciones penosas de semi-indigencia, debían realizar sus necesidades en la vía pública por carecer de aseo la residencia facilitada por los patronos», añadió.

El delegado explicó que, aun cuando el empresario final pagaba 6 euros por hora trabajada (9 diarias, con un intermedio de una para comer, de lunes a sábado), el patrón o intermediario sólo dejaba a los trabajadores con entre 10 y 15 euros a la semana, más el alojamiento, la comida y también un cartón de tabaco. Esto supone que el patrón se quedaba con más de 300 euros a la semana por trabajador explotado, que además carecía de contrato y de Seguridad Social.
Sindicat