Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
España: Las escalas de la CIA
05 mar 2007
Madrid, 5 de marzo (apro).- El pasado 14 de febrero, el Parlamento Europeo aprobó un informe demoledor sobre el traslado de prisioneros/secuestrados a cárceles secretas de la Central de Inteligencia Americana, CIA, en aviones de compañías tapadera de ésta agencia de espionaje, que habrían utilizado el territorio y el espacio aéreos del Viejo Continente para ese fin. Nada menos que 1,245 vuelos de esta clase son documentados en el informe, de los que 125 hicieron escala en aeropuertos españoles.
cia_detention_web.jpg
Los europarlamentarios acusan de connivencia con estas actividades ilegales de los servicios secretos estadunidenses a los gobiernos de 14 naciones comunitarias, y hasta sugieren la existencia de más cárceles secretas en Polonia y Rumanía. Además, acaba de conocerse que policías y agentes de la inteligencia española se trasladaron a Guantánamo en 2002, durante el Gobierno de José María Aznar, para interrogar a detenidos de diversas nacionalidades que se encontraban en aquel ilegal limbo jurídico.

La formación Izquierda Unida ha urgido la creación de una comisión de investigación parlamentaria pero, de momento, el gobierno y el Partido Socialista âno sin discrepancias internas-- se han negado a ello.

Un informe detallado, previo al redactado en sede parlamentaria, había sido elaborado por el Consejo de Europa, en el que se establecía la implicación de 14 países en la red de vuelos ilegales que transportaban a prisioneros a diversas cárceles ilegales que gestiona la CIA en distintos lugares del mundo, con mención especial para la base de Guantánamo, en la isla de Cuba. El informe citaba los distintos grados de implicación de estos países, distinguiendo tres categorías, en función de la gravedad. En un primer nivel se encontraban Rumanía y Polonia, sobre los que se argumenta que âexisten serios y crecientes indiciosâ? de que han albergado cárceles secretas en sus territorios. En un segundo grado se ubican Alemania, Italia, Reino Unido, Suecia, Bosnia-Herzegovina, Macedonia y Turquía, a las que se imputa âdiversos grados de responsabilidadâ? en el secuestro y traslado de esas personas, mientras que un tercer grupo está integrado por Irlanda, Grecia, Portugal, Chipre y España, a las que se acusa de haber mantenido una âcomplicidad activa o pasivaâ? en estos sucesos.

Después de más de un año de trabajos de la comisión de investigación, impulsada por el eurodiputado socialista italiano Giovanni Claudio Fava, el pasado 14 de febrero, con 382 votos a favor (socialistas, Izquierda Unitaria Europea y liberales), 256 en contra (Grupo Popular Europeo) y 74 abstenciones, fue aprobado un informe que denuncia âcinco años de excesos y abusos en la lucha contra el terrorismoâ? y que sostiene que âlos gobiernos europeos lo sabíanâ?.

Pese a que, a última hora, el informe fue suavizado, especialmente en lo referente a los reproches directos que se hacían en él al gobierno alemán âuno de los más colaboracionistas--, el texto de la Eurocámara no deja títere con cabeza. Entre sus conclusiones destaca la constatación de la existencia de, al menos, 1,245 vuelos de la CIA sobre territorio europeo âaunque no está claro que en todos ellos se produjera el traslado de prisioneros/secuestrados--, junto con la consideración de âinverosímilâ? de que ciertos gobiernos europeos no tuvieran conocimiento de los hechos denunciados, como casi todos han declarado, mostrando una sorpresa ante el conocimiento de la magnitud de los sucedido que la mayoría de la Eurocámara no cree.

Para Giovanni Claudio Fava, impulsor del informe, países como Italia y Suecia han demostrado âaltísimos niveles de colaboración con la CIAâ?, mientras que otras naciones, como España, no han estado vigilantes âpor distracción o sometimientoâ?. Tras acusar directamente a 14 gobiernos europeos de connivencia con estas actividades ilegales, el Parlamento Europeo condena âlas entregas extrajudiciales como un instrumento ilegal utilizado por Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo (â¦) Condena, además, la aceptación y ocultación de la práctica, en varias ocasiones, por los servicios secretos y autoridades gubernamentales de algunos países europeosâ?.

El informe revela también la constatación de diez vuelos, en los que se vieron secuestradas 21 personas naturales o residentes en la Unión Europea, de los que se tenga constancia, âsólo son la punta del icebergâ?, asegura Fava, para quien el texto aprobado no recoge âopiniones ni prejuicios, sino hechos probados y graves (â¦) Personas inocentes han pasado cinco años en Guantánamo, simplemente porque ningún gobierno se quería hacer cargo de su situación. No podemos mirar para otro lado, como han hecho los gobiernos europeosâ?, señala.

Aunque el informe asegura no haber obtenido pruebas, también expresa su firme sospecha de la existencia de más cárceles secretas de la CIA en territorio de dos países miembros de la UE: Polonia y Rumanía, a los que, además, se acusa de âfalta de colaboraciónâ? con la comisión investigadora.

Tampoco sale muy bien parado el Alto Representante para la Política Exterior, Mister PESC, Javier Solana, a quien se le reprochan las âomisionesâ? durante su comparecencia ante la Cámara. Reproches que se hacen extensivos a los gobiernos alemán, italiano y sueco, a los que se atribuye la máxima colaboración con la CIA. En el caso de España, se âagradeceâ? la comparecencia del ministro de Asunto s Exteriores, Miguel Ã?ngel Moratinos, pero se reprocha que no se diera autorización para el testimonio del director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Alberto Saiz.

Los eurodiputados constatan la existencia de 336 escalas de los vuelos de la CIA en Alemania; 170 en Reino Unido; 147 en Irlanda; 91 en Portugal; 68 en España; 64 en Grecia; 57 en Chipre, y 46 en Italia, entre otras. El escándalo ha provocado la dimisión del coordinador europeo de la Lucha contra el Terrorismo, Gijs de Vries.

Los eurodiputados instan a los Ejecutivos de cada país comunitario a que se abran investigaciones judiciales y comisiones parlamentarias para aclarar las responsabilidades en cada uno de los casos, pero, de momento, sólo la vía judicial parece haberse puesto en marcha, mientras que la parlamentaria está encontrando muchas reticencias, como en el caso de España, donde, de momento, Izquierda Unida y Esquerra Republicana de Catalunya han solicitado la creación de una comisión investigadora y se han encontrado con la negativa gubernamental y la del partido que sustenta al gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero.

Parece una contradicción, puesto que los eurodiputados socialistas españoles se han mostrado muy activos en el impulso de este informe, y no todos los dirigentes socialistas están de acuerdo con que no se abra esta vía.

Pero los tribunales de diversas naciones sí han comenzado a dar pasos en firme. Cuando los primeros datos de este escándalo comenzaron a salir a la luz pública a finales de 2005, la Fiscalía de Milán solicitaba, en noviembre de ese año, al gobierno italiano, la petición de extradición de 22 agentes de la CIA implicados en el secuestro de un imán de la mezquita de esta ciudad y su posterior traslado a Egipto, donde también se supone que existen centros ilegales de detención.

Del mismo modo, el pasado 31 de enero, la Fiscalía de Munich ordenaba la detención de 13 agentes de la CIA implicados en el secuestro del ciudadano alemán de origen libanés Khaled El Masri, que pasó cuatro meses en una cárcel secreta en Afganistán, donde fue torturado.

También la fiscalía suiza ha anunciado este mes que emprenderá acciones penales en relación con el sobrevuelo del espacio aéreo de este país por parte de aviones de la CIA y el secuestro en Milán del imán Abu Omar, quien fue trasladado a Egipto haciendo escala en Suiza. El gobierno de éste país emitió un comunicado, en el que señala que su Estado âno tolera las violaciones a los derechos humanos, aunque éstas formen parte de la lucha contra el terrorismoâ?, y de paso, encargó a su Ministerio de Asuntos Exteriores que ârecuerde a Estados Unidos las normas que se aplican en Suizaâ?.

Repercusiones en España

De los 1,245 vuelos constatados, 125 hicieron escala en territorio español entre 2002 y 2005, en diez aeropuertos distintos: Palma de Mallorca, Ibiza, Tenerife, Alicante, Valencia, Barcelona, Málaga, Madrid, Sevilla y Vigo. Sus destinos finales eran Egipto, Libia, Irak o Djibouti. Sólo se tiene constancia de un vuelo directo a Guantánamo. Los demás, se supone que eran escalas previas o países en los que también pueden existir cárceles secretas.

Cuando los primeros datos eran conocidos en 2005, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel �ngel Moratinos, comparecía ante el Parlamento el 24 de noviembre de ese año para negar que el gobierno tuviera conocimiento de estas operaciones ilegales de la CIA en territorio nacional, y dando por buenas las garantías ofrecidas por la administración norteamericana, de que en ningún caso habían infringido la legalidad española en 22 escalas en los aeropuertos de Mallorca, Ibiza y Tenerife, de las que, entonces, tenía conocimiento el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero la bola de nieve no había hecho más que empezar a rodar. Ante las constantes informaciones que anunciaban una mayor magnitud de lo acontecido, la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso acordaba por unanimidad, el 5 de abril de 2006, solicitar al gobierno un informe detallado en el que constasen todas las nuevas informaciones de las que disponía, informe que no se había remitido aún al Parlamento.

Como se mencionaba anteriormente, Moratinos también comparecía ante el Parlamento Europeo, negando el conocimiento del gobierno español de estas actividades delictivas por parte de la CIA en territorio nacional en el momento de producirse. El 11 de febrero de este año salía a la luz pública que los norteamericanos, además de los aeropuertos civiles ya constatados, también habían empleado las bases de utilización conjunta de Rota, Morón y Torrejón para estos vuelos de la CIA, aunque, como en muchos otros casos, no es posible demostrar si en ellos fueron trasladados prisioneros/secuestrados, entre otras razones, porque las autoridades españolas no solicitan nunca estos datos a los vuelos militares estadunidenses.

Conocido a través de los registros del control de tráfico aéreo portugués, se ha descubierto que, además del vuelo directo a Guantánamo del que se tenía constancia âdesde Tenerife, en diciembre de 2004--, se han producido, al menos, otros siete vuelos directos a esta base ilegal norteamericana en Cuba desde territorio español.

Moratinos se veía obligado de nuevo a dar explicaciones, asegurando que âtodas las escalas realizadas en el marco del Convenio de Cooperación para la defensa entre España y Estados Unidos se han hecho de acuerdo con la leyâ?.

El 12 de febrero, la versión española de este culebrón daba un giro inesperado con el descubrimiento de la participación de policías españoles en interrogatorios a presos secuestrados en Guantánamo en junio de 2002. Tres policías españoles, coordinados por el jefe de la Unidad Central de Información Exterior, Rafael Gómez Menor --actualmente eurodiputado por el derechista Partido Popular--, acudían acompañados por agentes de la CIA a la base de Guantánamo, donde interrogaban a 20 prisioneros. En esos momentos, el presidente del gobierno era José María Aznar âque por esas fechas modificaba el Convenio Bilateral con Estados Unidos para, entre otras cosas, legalizar las actividades de los servicios secretos norteamericanos en suelo español--. Federico Trillo estaba al frente de Defensa, y Ã?ngel Acebes, actual secretario general del PP, era ministro del Interior. Los policías españoles interrogaron a una veintena de detenidos, la mayoría marroquíes, aunque también de otras nacionalidades (sirios, tunecinos, palestinos, saudíes y un danés), la mayoría de ellos, sin relación alguna con España.

La sorpresa ha ido en aumento al conocerse que también fueron enviados agentes de los servicios secretos españoles, entonces del Centro Superior de Información para la Defensa (CESID), por parte del gobierno de José María Aznar, en 2002. Igualmente interrogaron a un nutrido grupo de prisioneros, interrogatorios grabados en vídeo, y de los que se han emitido informes. Ninguna de estas operaciones, ni la policial ni la llevada a cabo por los agentes de inteligencia, contaron con autorización judicial alguna.

Al conocerse estos hechos, el actual líder de la oposición y presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, negó en primera instancia conocer estos operativos âtambién él fue ministro del Interior en el gobierno de Aznar--. Posteriormente se demostraba que los ministerios del Interior y Defensa elaboraron sendos informes sobre estas actuaciones. El PP ha tratado, una vez que la evidencia se ha vuelto insoportable, presentar estas misiones como de carácter humanitario, para localizar a posibles ciudadanos españoles y repatriarlos, aunque el contenido de los informes elaborados desmiente este argumento de raíz, ya que son presentados como actuaciones dentro de la lucha antiterrorista.

Una vez que el gobierno actual accedía a la petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de desclasificar los documentos del Centro Nacional de Inteligencia sobre los vuelos de la CIA, el pasado 9 de febrero, Izquierda Unida insistía en solicitar la comparecencia parlamentaria del director de la Inteligencia española, y volvía a instar a la constitución de una comisión de investigación.

Para la formación de izquierda es imprescindible aclarar el papel del gobierno de Aznar en lo que considera una clara âcolaboración en la guerra sucia contra el terrorismo internacionalâ? para la comisión de actos delictivos. Su coordinador general, Gaspar Llamazares, calificó de âincreíbleâ? que los responsables del PP âque primero negaron tener conocimiento de los hechos-- tratasen de presentar estos interrogatorios en Guantánamo como un intento de contrastar la nacionalidad de los detenidos. Pero Llamazares volvía a considerar también âincreíbleâ? que el actual gobierno no haya tenido constancia de 125 vuelos sospechosos con detenidos irregulares en aeropuertos civiles y militares españoles.

Llamazares cree que el gobierno es presa de âun síndrome compensatorioâ? hacia Estados Unidos por la retirada de las tropas españolas de Irak. A su petición se ha unido Esquerra Republicana de Catalunya, pero, tanto el PP como el gobernante Partido Socialista se oponen, pese a que en las filas socialistas no faltan partidarios de crear esta comisión. No hay que olvidar el activo papel de los socialistas españoles en la Eurocámara en la confección del Informe Fava. Además, muchos opinan que el verdadero perjudicado sería el PP, directamente implicado en esta colaboración.

Para los eurodiptados que han elaborado el informe, resulta poco creíble que los gobiernos europeos no tuviesen conocimiento de estas acciones de la CIA, dada su magnitud y el gran operativo desplegado, muy difícil de pasar desapercibido. Además, hace unas semanas se conocía públicamente la reunión mantenida por la secretaria de Estado norteamericano, Condoleezza Rice en un encuentro UEâOTAN, en la que todos los Estados miembros tuvieron conocimiento de lo que la estadunidense calificó como âentregas extrajudicialesâ? âdetenciones irregulares-- y la existencia de cárceles secretas, reconocidas por el propio presidente George W. Bush en octubre de 2006.

Pero este modo de proceder no es nuevo. Mucho antes de los atentados de las Torres Gemelas, a mediados de los 90, y en plena época Cinton, la CIA consiguió la aprobación gubernamental para aplicar un programa consistente en el envío de detenidos-sospechosos de terrorismo a lugares en los que pudieran ser interrogados en su idioma por agentes nacionales, lejos de la protección de las leyes norteamericanas.

Así lo denuncia el exagente de la CIA Michael Scheuer, enrolado en esos momentos en los grupos dedicados a la caza del enemigo más buscado, Bin Laden. Entonces, eran países como Egipto los que acogían prisiones irregulares y centros de detención fuera de todo control. Eso sí, tras el 11 de septiembre de 2001, el programa comenzó a crecer y a extenderse, y los propios agentes de la CIA ya se hacían cargo de las detenciones y los interrogatorios en una serie de cárceles secretas difuminadas en un número indeterminado de países. Las organizaciones de defensa de los derechos humanos calculan que en la actualidad hay más de 10 mil personas en el mundo internadas en cárceles secretas, al igual que los 430 que quedan en Guantánamo.

Espionaje norteamericano en España

Es en este tenso contexto cuando acaba de conocerse que dos agencias de espionaje del Pentágono, el NCSI, de la Marina, y el OSI, de la Fuerza Aérea estadunidense, van a recibir autorización del gobierno español para realizar sus actividades en territorio nacional.

En realidad se trata de una concreción que había quedado pendiente, en 2002, del Convenio Bilateral España-Estados Unidos, y que en aquellas fechas fue modificado por el gobierno de José María Aznar, dando cobertura legal, desde ese momento, a las actividades de los servicios secretos norteamericanos en España. Las normas reguladoras habían quedado pendientes, y la situación de éstas dos agencias, de carácter militar, se encontraba en una posición imprecisa.

El gabinete de Zapatero se ha apresurado a comunicar el contenido de unas normas reguladoras que, teóricamente, van a servir para restringir la plena libertad de acción de estos servicios de espionaje. Así, se ha hecho saber que sus actuaciones deben quedar sometidas al ârespeto escrupuloso de la legislación española aplicable en cada casoâ?; que será necesaria la âacreditación previa de los miembros del NCSI y la OSI ante las autoridades españolas, de forma que nadie pueda apelar a su condición de agente de dichos servicios si no figura en la relación entregada por los responsables de Estados Unidos a sus homólogos españolesâ?.

Otra norma establece la âcomunicación previa a las autoridades españolas de cualquier operación que los servicios secretos de la Marina y la Fuerza Aérea quieran emprender en territorio españolâ?; también, que âlas operaciones se harán en conjunción con las fuerzas de seguridad del Estado, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), o los servicios de inteligencia de los ejércitos, según el casoâ?.

Otra norma obliga a que âlas actividades de los agentes estadunidenses se ceñirán a las operaciones comunicadas y autorizadas, sin que puedan desviarse de las mismasâ?.

Las autoridades norteamericanas argumentan la necesidad de la presencia y actividad de estos servicios militares de espionaje en España para realizar investigaciones criminales que afecten al personal o los bienes de Estados Unidos, pero no se aclara en ningún momento si estas actuaciones se circunscriben únicamente a ciudadanos de esa nacionalidad, o si, en lo que consideren defensa de sus intereses o sus bienes, también podrían llevar a cabo actuaciones contra ciudadanos españoles o de cualquier otra nacionalidad. Tampoco queda establecido de modo inconfundible si los agentes norteamericanos realizarán sus tareas de espionaje solos o si estarán acompañados en todo momento de fuerzas policiales o de la inteligencia española, puesto que, al parecer, esta opción de acompañamiento es discrecional para las autoridades españolas.
Mira també:
http://www.proceso.com.mx/noticia.html?sec=0&nta=48654

Copyright by the author. All rights reserved.
Colera camping CNT