Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Uruguay: LLamamiento por la Tierra_Adhiere!
01 feb 2007
Rogamos a las personas y organizaciones dispuestas a suscribir esta declaración, hacernos llegar su ahesiòn lo antes posible al correo electrónico: caxtierra07 ARROBA gmail.com
1_11_Uruguay.jpg
1_Adesalambrar.jpg
1_6_Uruguay.jpg
1_8_Uruguay.jpg
1_12_BellaUnion2007.jpg
Rogamos a las personas y organizaciones dispuestas a suscribir esta declaración, hacernos llegar su ahesiòn lo antes posible al correo electrónico: caxtierra07 ARROBA gmail.com

Montevideo, enero de 2007

El 14 de enero de este año, cuatro familias, pequeños productores lecheros de Bella Unión, ocuparon un predio del Instituto Nacional de Colonización de 388 hectáreas.

A estas alturas, mucho ha hablado la prensa, oral, escrita y televisada. Se trata de gente que hace años viene gestionando un pedazo de tierra apta para lo que saben hacer, producir leche con sus vacas.

El que tiene más, tiene 97 vacunos, el que menos 10. Su vocero, Mario Thedy, es un colaborador activo en el apoyo a la anterior ocupación, la promovida por trabajadores integrantes de los tres sindicatos más importantes de Bella Unión, UTAA, APAARBU (pequeños productores) y SOCA (trabajadores del ingenio azucarero). Fue acusado por el Presidente del INC, el estanciero y ex presidente de la Asociación Rural y Federación Rural, Gonzalo Gaggero, de ser colono del INC. Tenemos documentación que prueba que la acusación es falsa, Thedy es ocupante precario de una fracción del INC en Colonia España. Pese a que le fue adjudicada, y a pesar de innumerables gestiones, nunca le firmaron el contrato de arrendamiento. Los mismos sindicatos que protagonizaron la primera ocupación, más la Gremial Granjera, apoyan ésta.

Se trata de cuatro productores familiares (no en el sentido que se le da muchas veces a la palabra "productor", sino en el de gente que produce con sus propias manos y las de su familia), que hace años que penan de campo en campo, siempre en forma precaria. Fueron y son cañeros que cpn ahorros compraron vacas. Pertenecen al sector, la pequeña lechería, que el Ministro de Ganadería considera prioritario en su gestión.

La fracción (388 hectáreas de buena tierra) que han ocupado le había sido arrendada a un ex presidente de CALNU (Cooperativa Azucarera del Norte Uruguayo) que nunca la trabajó ni habitó. Existe prueba documental de que este hombre es un testaferro de una persona adinerada de Bella Unión, el conocido como "Pato" Fernández. Esto es una violación de la ley de Colonización. El mismo INC les había dado hace un año pastoreo a los ocupantes para sus vacas, señal de que el campo estaba improductivo. Por tanto, estas familias consideran que su medida es, en realidad, la recuperación de un predio perteneciente al Estado uruguayo.

Cualquier lógica que se saltee lo incidental indicaría que se debe regularizar la situación: Desapoderar de la tierra a quien siendo su arrendatario no la explotaba y entregarla a quienes han demostrado capacidad, medios, conocimientos y vocación para hacerlo. En otras palabras, cumplir con la ley.

Pero no queremos detenernos en este episodio. Es un indicativo de cómo están las cosas en el campo uruguayo hoy. El último censo agropecuario del año 2000, demostraba que 8.000 predios mayores de 500 hectáreas ocupaban el 75% de la tierra agropecuaria. Son unos 12 millones de hectáreas. Trabajaban en ellos un@ trabajador@ cada 300 hectáreas. En total un@s 40 mil. En los predios de menos de 50 hectáreas trabajaban unos 62 mil. Si en todo el país se mantuviera la proporción de los predios de menos de 50 hectáreas, y esto sólo a modo de ejemplo, nuestro campo podría ocupar 2 millones de personas. Para poder contrastar esta información se podría observar que la población económicamente activa del país ronda los 1,2 millones personas.

Por otro lado, anotadas en el INC como aspirantes a colonos, hay más de 5 mil personas, según Gaggero. Y eso que muchísima gente no se anota porque, con razón, considera que las chances de conseguir tierra para vivir y trabajar son remotas.

La ocupación es el grito de dignidad y resistencia de quienes se sienten amarrados a la tierra como a la vida, porque en ella anidaron su identidad, su razón de ser. Allí nacieron, trabajaron y proyectaron una forma de asentarse y criar a sus hijos. Tienen derecho al trabajo, que es lo que piden.

Más que la penalización, el descrédito y la amenaza, merecen respeto, admiración y apoyo. Ellos son la punta de lanza para el cambio en serio. Respaldamos pues esta nueva trinchera de lucha por recuperar todo aquello de lo que como pueblo hemos sido despojados.

Reconocemos la legitimidad y legalidad de la ocupación que familias o grupos sociales en estado de necesidad realizan en predios improductivos y en situación de infracción que un Instituto de Colonización ha generado y sostenido aún bajo el actual gobierno.

Hablamos de situaciones de subarriendos, existencia encubierta de testaferros de capitalistas acaudalados que taponean los mecanismos de acceso a la tierra para los verdaderos destinatarios de la ley: los trabajadores rurales.

Frente a esta situación que rompe los ojos, creemos que el gobierno debería rectificar el camino de la penalización y buscarle a la situación una solución política acorde a los compromisos contraídos públicamente.

¿Se contribuye a mantener y ampliar la población trabajadora del campo o se amplia y mantiene el proceso de abandono de la tierra por parte de los pequeños productores?. Esta respuesta el pueblo uruguayo la conoce de hace rato. Este tipo de política no genera otra cosa que una explotación a ultranza de los recursos naturales, contaminación, latifundio, monocultivo, concentración de la riqueza en las mismas manos de los ricos de siempre, expulsión de trabajadores y productores familiares a los cinturones de pobreza de las ciudades.

Las organizaciones y personas abajo firmantes, por encima de naturales matices y diferencias y más allá de las posturas de cada cual sobre aspectos particulares de la presente, coincidimos plenamente en este llamado general a todo el pueblo, organizaciones sociales, sindicatos, grupos políticos, iglesias, etc., a adherir a esta declaración, con la esperanza de que no sea desalojada ninguna familia, de que se adjudiquen correctamente las tierras fiscales y de que se atienda la penosa situación del trabajador rural en general.

¡TIERRA PA´L QUE LA TRABAJA!!!

CAxTierra (Comisión de Apoyo por Tierra) / Movimiento de Lucha por la Tierra y Contra la Pobreza.
Toda la informaciòn en:
www.ocupacionxtierra.org
Mira també:
http://www.ocupacionxtierra.org
http://www.latinacoop.es.vg

This work is in the public domain
Sindicat