Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
El proceso no es un proceso para construir una paz falsa sin contenido
07 gen 2007
El proceso no puede ser, sin más, un proceso para integrar a la izquierda abertzale en la normalización política; por lo tanto, que nadie piense que la izquierda abertzale va a aceptar mansamente el actual marco sin ningún cambio político. Y tampoco puede ser un proceso que desemboque en el actual marco, debe hacerse para que abra un camino hacia una verdadera situación democrática, porque si es un verdadero proceso habrá que recorrer ese camino. Por lo tanto, se equivocarán quienes se limiten a intentar desactivar la lucha armada de ETA.


Mayoritarias corrientes abertzales se empeñen en hacer residir en el derecho de autodeterminación nuestra futura libertad es, creo humildemente, una trampa saducea para nuestro pueblo. Los vasconavarros somos soberanos per se y ningún ocupante por la fuerza de las armas, no lo olvidemos, tiene derecho a negarnos o concedernos la capacidad de ejercer el derecho de autodeterminación. Somos soberanos y ejercemos nuestra soberanía, de forma democrática, desobedeciendo leyes, órdenes, reglamentos, consignas y demás consideraciones que provengan de Madrid o París.
1bis.izda.jpg
Nabarra aberztale
2o.Izda.jpg
Nabarra aberztale
EAJ-PNV:

Euskadi-CAV es un cachivache sin futuro, sustentado en la Ertzaintza, el aeropuerto de Foronda y el palacio de Ajuria Enea.

Serán las provincias traidoras de Bizkaia, Araba y Gipuzkoa, tradicionalmente
aliadas con los castellanos para conquistar y derruir las murallas navarras las que se integren,
con un abrazo de hermanos descarriados, a la Gran Navarra, la Nafarroa Osoa que entre todos
debemos reconstruír con la base de la lingua navarrorum.

Lo demás es perpetuar las inercias y el muro de las lamentaciones al que tan aficionados
somos los vasconavarros. Los cinco mil patriotas caídos en el año 1521, en la batalla de Noain
contra los castellanos, merecen mucho más que éso.


Hablar de Amaiur, del castillo de Amaiur, se traduce de inmediato en el subconsciente de cualquier navarro en una evocación o en un recuerdo, hacia aquel fatídico año de 1522, en el que un puñado de guerreros navarros resistieron hasta ser vencidos, que no doblegados, por las tropas de Castilla, o pro Castilla; pues se trataba de las huestes del conde de Lerín, del duque de Nájera, y del almirante Boniveto. A partir de ese día, se puede decir que Navarra perdió su condición de estado independiente. Amaiur se convirtió, aquel año, en el último bastión de la independencia de Navarra.

RELIGION VASCA

Esta religión poseía unas normas de actuar en la vida muy similares a las cristianas, por lo que fue muy fácil dar el paso de la religión vasca al cristianismo. Sólo se tuvo que adaptar la trinidad, dioses y espíritus vascos a la trinidad y santos cristianos. Hoy es el día que a la Virgen María en euskara se le llama Andra Mari (ándra mári; Señora Mari) que era el nombre con el que era llamada la diosa Mari. Gracias al parecido entre los nombres, el culto a la diosa Mari pasó a ser también, un culto a la Virgen María. Todas las vírgenes que existen en el País Vasco, así como sus iglesias, eran antiguas zonas de culto a esa divinidad. Lo mismo ocurrió con los santos cristianos, por ejemplo, el culto a Argia (arguía; la luz) pasó a ser un culto a Santa Clara, llamada en euskara Deun Argia (deun arguía; Santa Luz). A medida que avanzaban las lenguas y culturas latinas, iba desapareciendo la religión de Mari e iba extendiéndose el cristianismo. Esta religión se perdió definitivamente en el siglo XVII, cuando las sorginas (sorguíña; sortu ::: nacer + gina ::: hacedora; hacedora de nacimientos, matrona) que eran similares a los druidas celtas y eran las encargadas de las zonas de culto, de hacer las ceremonias, de sanar a la gente a través de hierbas y de traer al mundo a los niños, fueron acusadas de brujería por la Inquisición. Según las antiguas creencias las sorginas a través de la energía mágica que movía el cosmos, el Adur (ádur), daban vida a los niños que nacían, de ahí el apelativo de hacedoras de vida (sorgin). Vascos que seguían procesando la religión de Mari y no la cristiana, así como cientos de sorginas, fueron acusados de brujería, siendo posteriormente quemados. A partir de entonces la palabra sorgina que significaba en euskara antiguo matrona, pasó a significar bruja. La existencia de la antigua religión, se ha conservado hasta nuestros días, a través de la transmisión oral, de generación en generación, de parábolas y cuentos imbuidos en las antiguas creencias que los abuelos contaban a sus hijos y sus nietos.

El pueblo vasco se encuentra ante una gran encrucijada. El franquismo desvertebró
profundamente nuestra sociedad; aumentó las distancias entre las diversas comarcas; sepultó
al euskara en una larga noche de piedra; auspició la entrada, como nuevo caballo de Troya, de
legiones de trabajadores españoles deseosos de salir del subdesarrollo al que les había
obligado al caciquismo extremeño, castellano o andaluz y reprimió con saña sangrienta
cualquier manifestación del alma vasca, por sencilla que fuera. Tras salir de esa larga etapa,
nos creímos, incautos, que lo peor había pasado y que ahora (hablo de 1976) nos disponíamos
a celebrar la victoria. Tan sólo una minoría de nuestro pueblo, la más consciente y la más
desprendida a un tiempo, no hace falta citar siglas tan conocidas, se dio cuenta de lo que
ocurría y para desconsuelo de la progresía madrileña, continuó su lucha por la soberanía de
Euskal Herria, del pueblo vasco, de todos y cada uno de nosotros, en suma.
La democracia, que bajo la corona de la dinastía Borbón, avanzaba con luces y sombras en
España, no lo hizo en nuestra tierra y hasta el día de hoy, para nuestra desgracia, seguimos
sufriendo la ocupación de las fuerzas militares y policiales mandadas por Madrid y París. Así de
sencillo. Cualquier patriota vasco lo sabe. No somos ni mejores ni peores que los españoles, los
franceses, los portugueses o los irlandeses. Simplemente somos diferentes en nuestras
costumbres, nuestra forma de vivir, nuestra lengua, nuestra manera de asentarnos sobre la
tierra. Los africanos corren más, los alemanes trabajan mejor, los rusos beben con más gracia.
Los estadounidenses fabrican más coches, pero los vasconavarros queremos volver a tener
soberanía, gobernar sobre nuestro territorio, decidir con quién queremos jugar al mus o a quién
queremos invitar a txakoli.
Me gustaría ahondar en una cuestión que desde hace años me ocupa y preocupa, y que por ser
un tanto heterodoxa no suele ser discutida entre las familias abertzales, incluyendo aquí a todos
aquellos que se sienten ante todo vascos y navarros, igual me da, pero nunca españoles o
franceses. Me explico, El concepto que hoy manejamos de Euskal Herria, como territorio que se
asienta a ambos lados de los Pirineos, desde Lanestosa, en el extremo eccidental, hasta
Baiona, desde Oion hasta Cortes, ha tenido a lo largo de la historia una sola conformación
jurídico-política: el Reino de Navarra. Es evidente que, a pesar del juego de las diversas
dinastías reales, Navarra se configuró durante varios siglos como reino independiente, con peso
en Europa Occidental y en algunos aspectos como avanzadilla sociocultural de su tiempo. La
mayor parte de aquel territorio pertenece hoy al Estado español y una pequeña porción al
francés, pero hasta que no alcancemos de nuevo la centralidad navarra o vascona o como se le
quiera llamar, que está en Iruñea-Pamplona, ni a este lado ni al otro de la muga impuesta por
nadie, sino aquí, en el centro histórico-político de la ?Nafarroa Osoa?, no conseguiremos ser
libres como pueblo y alcanzar la soberanía.
Aunque el Reino de España y la República de Francia nos concedan graciosamente el derecho
de autodeterminación, seguiremos sin ser libres. Por dos razones, esenciales. La primera es
que toda la corriente abertzale y/o nacionalista que proviene de los hermanos Sabino y Luis
Arana Goiri, llamémosla aranismo, ha confundido deseos con realidades, historia y fantasía,
Bizkaia con Euskal Herria. La segunda es que el derecho de autodeterminación, sustento
teórico impulsado por el dictador y genocida José Stalin y utilizado torticeramente por los
partidos comunistas ortodoxos y por-Moscú de los años treinta en adelante, es un subterfugio
que esconde la anidmaversación, si no el deseo de aniquilación de los pueblos, como bien se
ha comprobado en los territorios conquistados por los rusos a sus pueblos limítrofes. Chechenia
es hoy mismo el ejemplo paradigmático de esa práctica. Izquierda Unida, que asume el derecho
de autodeterminación para gritar a continuación por boca de Anguita o Romero ?¡Viva la unidad
de los pueblos de España!? es más de los mismo en esa nefasta corriente política antiabertzale.
Aranismo
Por tanto, aunque algunos amigos consideren una perogrullada lo que voy a decir, el que
mayoritarias corrientes abertzales se empeñen en hacer residir en el derecho de
autodeterminación nuestra futura libertad es, creo humildemente, una trampa saducea para
nuestro pueblo. Los vasconavarros somos soberanos per se y ningún ocupante por la fuerza de
las armas, no lo olvidemos, tiene derecho a negarnos o concedernos la capacidad de ejercer el
derecho de autodeterminación. Somos soberanos y ejercemos nuestra soberanía, de forma
democrática, desobedeciendo leyes, órdenes, reglamentos, consignas y demás
consideraciones que provengan de Madrid o París.
Pero, de verdad, el asunto central que quería abordar en este texto era el balance de lo que ha
supuesto el abrazo a las tesis bizkaitarras por parte del grueso del abertzalismo histórico. La
izquierda abertzale, desde ANV a ETA, y no ha habido más, ha asumido como suyos principios
que no creo sean tan inamovibles. Con buena fe y marcando las diferencias, error de los
errores, en el terreno social, nos hemos conformado como hijos izquierdistas del padre Arana,
aborreciendo su racismo centroeuropeo y sus desviaciones españolistas de última hora, pero
abrazando sin escrúpulos Euzkadi, la bicrucífera, la superioridad étnica de los vascos o el
nefasto ?Nafarroa Euskadi da? de aquellos erráticos años.
Es una opinión muy personal, pero creo que la división de los territorios que siguen bajo
dominio español se debe, en buena parte, a ésto. Esa idea acuñada en Bilbao y alrededores, de
que Tudela ?está lejos? o de que los navarros son medio españoles porque en la Ribera no se
habla euskara, cuando tan sólo sabemos decir ?Egunon? y ?Gero arte? y cantar el himno del
Athletic, es una ignominia. Un insulto al corpus central vasconavarro. Es fácil hacer recaer en
personajes como Jaime Ignacio Del Burgo o Jesús Aizpun todos los males que aquejan a
nuestra patria, pero hasta que no nos demos cuenta que Nafarroa no puede integrarse en
Euzkadi, ese triángulo de las Bermudas donde se pierden nuestros galeones independentistas,
no conseguiremos avanzar. Y es que Euskadi-CAV es un cachivache sin futuro, sustentado en
la Ertzaintza, el aeropuerto de Foronda y el palacio de Ajuria Enea.
Es triste comprobar cómo dentro de las filas de la izquierda abertzale hay gentes que
consideran a la CAV como una especie de embrión del futuro Estado soberano y que muestran
su pesar porque Navarra no está dentro del invento. Son los mismo que insisten en decir que
Indurain es vasco y no navarro a secas. Tal vez crean que por estar el palacio de Ajuria Enea
adornado por la bicrucífera de los Arana hemos dado un paso adelante. Hay que decir ya sin
miramientos que de semejante embrión tan sólo puede nacer un aborto político, una nadería
que tal vez consuele a los que con tanta profusión acuden a los estadios de fútbol llevando la
ikurriña, en vez de la bandera del equipo de sus amores. Así somos nosotros, así nos creemos
que hacemos patria. Y es que lo grande, lo fuerte, lo importante no puede integrarse en la
pequeñez y la ruina de un bodrio jurídico más propio de un teatro de marionetas, que tiene por
sobrenombre CAV o CAPV y al que Gorordo quiere ponerle la boina bochera en Bilbao con su
glorioso lema ?Bilbao capital de Euzkadi?. Otro bilbainito que no es capaz de ver más allá de su
?Vizcaya chiquita y bonita?.
Hermanos descarriados
En todo caso, serán las provincias traidoras de Bizkaia, Araba y Gipuzkoa, tradicionalmente
aliadas con los castellanos para conquistar y derruir las murallas navarras las que se integren,
con un abrazo de hermanos descarriados, a la Gran Navarra, la Nafarroa Osoa que entre todos
debemos reconstruír con la base de la lingua navarrorum, ancha y abierta, con txistu y dulzaina,
con bacalao al pil-pil y piperrada, con sidra y clarete.
Lo demás es perpetuar las inercias y el muro de las lamentaciones al que tan aficionados
somos los vasconavarros. Los cinco mil patriotas caídos en el año 1521, en la batalla de Noain
contra los castellanos, merecen mucho más que éso.

EUSKAL HERRIA TA ASKATASUNA, E.H.T.A.
1.- Rechazamos el texto constitucional de 1978 porque, desde su concepción hasta su posterior ratificación en referéndum, el ambiente político estuvo presidido por el miedo a una nueva reacción armada de la derecha española.
Hablar, constituirse, pensar, votar con miedo, supone un atentado a la Libertad e invalida todo el proceso.

2.- Asimismo, rechazamos dicho texto, porque en su Título Segundo se reinstaura la monarquía, siendo como es una institución extemporánea, medieval e intrínsicamente antidemocrática, que, al postular una jefatura de Estado en base al derecho de nacimiento, representa un atentado contra la Igualdad de la ciudadanía.

3.- Consideramos que Euskal Herria es una nación oprimida por los Estados imperialistas de España y Francia y que es un derecho y una necesidad del pueblo vasco independizarse de dichos Estados. Contra el imperialismo, es deber de todo comunista apoyar la liberación nacional y darle un sentido socialista, haciendo que el sujeto central del proceso sea el pueblo trabajador, que es el único que puede avanzar coherentemente hacia la independencia, el socialismo y el comunismo.


4.-Luchamos por una Euskal Herria independiente, reunificada y euskaldun. La cuestión nacional vasca no tiene solución dentro del capitalismo, ya que los Estados imperialistas español y francés quieren aniquilarnos como pueblo. Al ser diferentes sus intereses de clase, el concepto de nación también es diferente para la burguesía y las clases oprimidas por lo que en el proceso de construcción socialista no caben alianzas con la burguesía. Defendemos un concepto de nación unido a la liberación social y a la desaparición de las clases.

5.-?Los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones. Abiertamente declaran que sus objetivos solo pueden alcanzarse derrocando por la violencia todo el orden social existente. Tiemblen, si quieren, las clases gobernantes, ante la perspectiva de una revolución comunista. Los proletarios, con ella, no tienen nada que perder, como no sean sus cadenas. Tienen en cambio un mundo entero que ganar.?

Euskal Herria Ala Hil !!!

Jo Ta Ke independentzia eta sozialismoa lortu arte.


Euskal Herria Ta Askatasuna E.H.T.A.


(Extret de Euskalherriaindymedia)

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El proceso no es un proceso para construir una paz falsa sin contenido
07 gen 2007
I dels grosos
Re: El proceso no es un proceso para construir una paz falsa sin contenido
07 gen 2007
ya está aquí el falangista infiltrado, el mismo que cuelga videos en youtube lo mismo de infonacional que del PNV. Cuidado abertzale.org y EHTA son fachas infiltrados, pasalo
Re: El proceso no es un proceso para construir una paz falsa sin contenido
07 gen 2007
Según mis convicciones y mi opinión, niego tanto la existencia de un pueblo vasco, como la territorialidad y el derecho a la Autodeterminación. Y no sólo las niego, sino que no quiero que las tesis políticas que se basan en estas tres cosas, tengan éxito. Por eso voto a las opciones políticas que defienden mis ideas.

Según los batasunos, soy un objetivo legítimo. Objetivo legítimo quiere decir que si alguien me asesina, no debe ser perseguido ni castigado, o lo que es lo mismo, que tiene derecho a disponer de mi vida. Su razonamiento, el más repugnante que alguien se haya creído en este país, es que yo como parte de la población civil, puedo ser atacado con el fin de provocar cambios políticos favorables a sus intereses.

Hay gente que se sorprende de que el terrorismo aumentara con la llegada de la democracia. Yo no. El terrorismo no es útil contra una dictadura, donde los ataques a la población civil aumentan el apoyo popular a la misma. El terror sólo es un arma efectiva cuando la población tiene la soberanía.

Los batasunos no aceptan que una vida este por encima de las ideas políticas. Y consideran que las suyas son verdaderas e indiscutibles.

Y aquí llega lo que los nacionalistas vascos llaman âel problema vascoâ?, su manera de estar convencidos de tener la razón, es contar, como si desvelaran un secreto, la historia de España, que todos conocemos o deberíamos conocer perfectamente. La mentira que a los niños vascos le llevan contando desde hace mucho tiempo, y por la cual no dejará de haber violencia política en âEuskal Herriaâ?, es que el Estado español es el heredero de un imperio injusto que ha oprimido a los vascos desde que se fundó.

Y es una mentira, por dos razones muy sencillas que echan abajo todos los argumentos de los nacionalistas vascos: Porque jamás vasco alguno ha tenido menos derechos que cualquier otro español (en ocasiones ha tenido más), y porque los vascos de ahora también son herederos, colaboradores y actores principales de la gran actuación histórica que ha sido España hasta hoy en dia.

De esta manera buscando opresiones en la historia, que dejan de serlo y se disuelven como un calentón en una ducha fria, en cuanto se empiezan a contrastar los agravios con el contexto del resto de España o del mundo, se alimenta esta gran farsa, que les permite afirmar que mi estado no tiene legitimidad, y por lo tanto, mi voto tampoco.

Os voy a resumir la vida de un nacionalista vasco, sólo necesito una frase: Es un darse cuenta paulatino de que lo que han contado de pequeño en su entorno es una mentira que no puede negar, en ese mismo entorno. Por eso todos los nacionalistas hablan como curas, porque necesitan fe para seguir adorando algo en lo que ellos no eligieron creer.

Y por eso el asesinato político se acepta en el Pais Vasco, porque les da miedo la verdad.
Re: El proceso no es un proceso para construir una paz falsa sin contenido
08 gen 2007
ostia retardado, nomes llegint la teva primera frase ja es per pixar-se de riure.
au, ves a fer-te unes palletes negant el que es evident i more't de gust (pero more't be, eh)
Sindicat Terrassa