Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: amèrica llatina
¡Viva RCTV, el arbolito de navidad y el anti-imperialismo pro-capitalista!
03 gen 2007
Me opongo a la salida del aire de RCTV, ya basta de hipocresías y dobles raseros en todo lo que hacemos. Tanto criticar al gobierno imperialista norteamericano por su doble rasero en la âlucha antiterroristaâ?, en su âlucha antidrogasâ?, y en general en toda su política exterior, y aquí, dentro de la Revolución Bolivariana Socialista Cristiana Robinsoniana Indo Americana, hacemos lo mismo sin ningún tipo de escrúpulos.
Todas las razones hasta ahora esgrimidas para negar la renovación a la concesión de uso al canal RCTV sirven para negársela o revocársela al resto de canales privados venezolanos: golpismo, falta de ética, etc. Pero sólo saldrá del aire RCTV, lo cual nos lleva necesariamente a concluir que los demás canales privados NO SON GOLPISTAS, NO FALTAN A LA ÃTICA y son, por lo tanto, los mejores aliados del socialismo del siglo XXI en el área mediática. Como quien dice, podemos dormir tranquilos.

Pero lo que da más risa es que, en la Venezuela de hoy, especialmente tras el comportamiento de los canales privados durante el golpe del 11 de abril de 2002 y del paro petrolero de diciembre de ese año y enero del 2003, el gobierno y la sacrosanta opinión pública se volcaron contra los medios privados sólo por razones políticas, es decir, por su comportamiento en sus programas informativos y de opinión, y para nada tomaron en cuenta (ni lo hacen hoy en día tampoco) al resto de su programación durante esos hechos ni antes de esos años, llevándonos necesariamente a la conclusión que esa programación diaria no le hace ningún daño al país y también es la mejor aliada para el nacimiento, construcción y consolidación del socialismo del siglo XXI.

Al no tocar ni con el pétalo de una rosa al resto de la programación diaria de los canales privados de televisión, la sociedad en su conjunto la avala y la sostiene, sin darse cuenta que es muchísimo más dañina para sus intereses colectivos que los mencionados programas informativos o de opinión. Tan es así que una de las cosas que más lamentó esta sociedad durante el paro petrolero (y hoy en día se sigue criticando, en los recuentos que se hacen de aquellos hechos) fue que los canales privados de TV eliminaran de sus pautas las telenovelas para los adultos, las âcomiquitasâ? para los niños y sus avisos publicitarios. ¡Terrible pecado casi imperdonable, privar a las mujeres de sus dramas ficticios diarios basados en infidelidades, personajes histéricos, tramas cada vez más absurdas, estereotipos irreales de la mujer en que se la presenta como una mercancía más, que cambia de manos cual mueble integrante del mismo escenario, para que ellas los vivan como si fueran reales, ya que sus dramas privados cotidianos se han hecho cada vez más aburridos ¡Malditos sean mil veces esos muérganos dueños de medios privados, que nos dejaron sin nuestros padres sustitutos, las âcomiquitasâ?, sin los cuales no podemos terminar de educar a nuestros hijos o quitárnoslos de encima cuando se ponen fastidiosos, obligándonos a nosotros los sufridos padres o representantes a pasar más horas de lo acostumbrado con ellos, explicándoles los hechos de la vida y peor aun, tener que ser cariñosos con ellos más tiempo que cuando sí había dibujos animados ¡Menos mal que por lo menos, para ese entonces, había Internet ¡Que ardan mil veces en los infiernos de la nueva justicia socialista por habernos dejado a la deriva a los pobres consumidores venezolanos, que entre todos los del mundo nos destacamos como los mejores, que sin las debidas campañas de adoctrinamiento capitalista, léase PUBLICIDAD, no sabemos cómo comportarnos en el sacrosanto e invisible mercado, al fin y al cabo la verdadera fuerza que nos une , nos mueve y nos conmueve

Y fíjense también cómo celebraron el regreso de estas bendiciones capitalistas disfrutadas ya por nosotros desde hace más de 40 años, en igual o mayor medida que el regreso del oso (cerveza Polar) y la Coca Cola, más que celebrar el regreso a la ânormalidadâ? constitucional democrático-burguesa, dando a entender los verdaderos intereses y valores que sostienen a esta sociedad supuestamente dividida por razones políticas. Ahí, admitámoslo o no, hallamos un punto en común con ese sector de la sociedad opuesto a Chávez, presuntamente irreconciliable e intransigente.

No habrá nunca en este país ningún socialismo del siglo XXI mientras avalemos con nuestro silencio cómplice la entrada a nuestras propias casas de estos monstruos venenosos y despiadados, verdaderos embajadores de la cultura capitalista alojados en el lugar más sensible y, por lo tanto, más difícil de sacar, nuestras mentes, en donde ni las armas rusas o chinas más sofisticadas del mundo tienen el poder para actuar, pues aunque intangibles, influyen permanentemente en nuestros actos y nuestros pensamientos, sin darnos cuenta.

Producto de este adoctrinamiento capitalista cotidiano vemos una situación parecida al doble rasero que se aplica con las âtradiciones navideñasâ? y ese anti-imperialismo regionalista tan especial que se nos trata de inculcar, que no parece ser del todo anti-capitalista.

Hoy en día, producto del ambiente político polarizado, algunos rechazamos el arbolito y el Santa Claus porque no son criollos, no son venezolanos, y nos aferramos a costumbres supuestamente autóctonas y locales, como el pesebre y el âNiño Jesúsâ?, sin darnos cuenta que ambas tradiciones son foráneas. O me van a decir que cuando Colón llegó en 1492 ya los guajiros, kariñas, caribes, timotocuicas, yaruros, yanomamis, etc., pobladores originarios de estas tierras, hacían pesebres en sus chozas, prendían velas a San Benito antes de zarpar en sus canoas a pescar o celebraban paraduras en el mes de enero, disfrazándose de la Virgen María y de pastorcitos. Porque de ser así, entonces no habría hecho falta la Conquista y la Santa Inquisición, y habrían sido los venezolanos originarios de las distintas etnias los que habrían evangelizado a los europeos colonizadores, que por sus acciones concretas más bien parecían los âateosâ? y los que necesitaban un mensaje de paz y amor al prójimo.

Lo mismo ocurre con nuestro anti-imperialismo pro-capitalista dirigido sólo contra las corporaciones norteamericanas, como si las europeas no participaran en el entramado capitalista corporativista globalizado, explotador del pueblo y destructor de la naturaleza. Y cuidado con la creciente economía china, posibles rivales del eje Europa-EE.UU. en las venideras guerras intra-imperialistas nucleares, no vaya a ser que nos creamos el cuento que China todavía es Comunista (más que socialista) porque todavía tiene una bandera roja con la hoz y el martillo y tiene un sistema de partido único, no vaya a ser que el Rey puesto sea peor que el Rey depuesto. Y si alguna duda tienen al respecto, métanse Ustedes mismos en las páginas chinas de Internet, en donde se hace énfasis en los indicadores macroeconómicos mundiales, las bolsas de valores, las âoportunidades de inversión en Chinaâ?, la caída del dólar y el crecimiento del consumo, muy lejos de aquellos tiempo en que uno a duras penas sintonizaba Radio China Internacional por la onda corta para enterarse de la situación de las luchas laborales, las violaciones a los derechos humanos y las políticas anti-imperialistas del bloque chino-soviético, y así contrabalancear el bombardeo desinformativo de nuestros medios locales, que no hacían más que repetir el libreto impuesto por las agencias internacionales capitalistas.

Por estas razones es que no estoy de acuerdo en que no le renueven la concesión de uso a RCTV si, con esa medida, también se le revoca la concesión al resto de canales privados, no sólo por razones de conspiración política, que también son válidas, sino porque si algún día se aplicara la Ley RESORTE como debe ser a la programación actual de esos canales de TV ninguno estaría en el aire y se verían obligados a una seria jornada de reflexión pública, junto al gobierno y a los comités de usuarios, para reformular lo que sería una ideal visión y misión de esos medios de comunicación para ponerlos al servicio de los intereses colectivos, convertirlos en medios populares tal como se hizo en PDVSA y se está haciendo con las empresas mixtas, por no hablar de una expropiación, pues sería algo fuera del alcance de los anhelos del pueblo, dadas las actuales condiciones, lamentablemente. En una frase: o se la negamos a todos o no se la negamos a nadie, o quitamos el arbolito y el pesebre o dejamos los dos, o luchamos contra TODAS las corporaciones capitalistas imperialistas explotadoras del pueblo y destructoras del medio ambiente, vengan de donde vengan, o las dejamos a todas tranquilitas que sigan cometiendo sus desmanes aquí en nuestro país y en el resto del mundo. Si queremos que en el mundo se acaben los dobles raseros, comencemos por dar nosotros el ejemplo.
Mira també:
http://www.franz-lee.org/venezuela00001.html

This work is in the public domain
Colera camping CNT