Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: sexualitats
2006: balance de un año con logros y asignaturas pendientes ( Procedencia: Ag Magacine )
01 gen 2007
Sin dudas el 2006 fue un año en que se consiguieron muchos logros a nivel global en materia de derechos LGBT. Pero no todas fueron buenas noticias. Aún el reclamo por los derechos de gays, lesbianas, travestis y transexuales es desoído por gobiernos, sociedades y credos.
balance20061231-01.jpg
335393226_a3ad24e93d.jpg
marcha_jerusalen-top.jpg
Recientemente hemos leído que «la bandera del arco iris extiende el "sí, quiero" por el mundo», o al menos por algunos rincones y que «los homosexuales pueden casarse ya desde este año en países de tres continentes -Europa, América y Africa-, después de que Sudáfrica se sumara al club de los países más avanzados del mundo en el reconocimiento de las parejas del mismo sexo, una causa que también logró victorias parciales en República Checa o México».

Pero no todo es color de rosa: así en algunos países de Latinoamérica, como Colombia, la homofobia y la transfobia siguen sumando día a día intolerancia y autoritarismo con las personas LGBT. Así nos lo contaba Manuel Velandia: «En Cali, la llamada "sucursal del cielo", la transfobia está haciendo sus estragos… manos asesinas han segado la vida de dos travestis trabajadoras sexuales y herido a una más». En Argentina, se vieron apagadas las vidas de "Pelusa" Liendro en Salta, de Susana Castro en Mendoza y se contabilizaron muchas agresiones a travestis por el solo hecho de serlo. Esto ocurría durante el mismo año en que en muchas provincias se derogaban las leyes que prohibían el "travestismo en público".
En un año en el que el arco iris salió incluso en el Oeste, gracias a Ang Lee y su oscarizada Brokeback Mountain, la lucha de los homosexuales por acabar con el ostracismo y la persecución se apuntó un tanto histórico, en noviembre pasado, al extender al continente africano un derecho, el del matrimonio, que parecía limitado a las sociedades europeas más tolerantes. «Nunca más en Sudáfrica debe haber discriminación en cuanto al color, la religión, la cultura y el sexo», dijo la ministra del Interior, Nosiviwe Mapisa, en la sesión parlamentaria del 14 de noviembre en la que se aprobó la reforma legal.
Sudáfrica, un país azotado por el sida y que dio un ejemplo al mundo en los años 90 al enterrar el apartheid, se sumó así a España, Bélgica, Canadá, Holanda y el estado de Massachusetts, los únicos lugares en el planeta donde dos personas del mismo sexo, hombres o mujeres, pueden decirse «sí, quiero» delante de un juez.

En República Checa, Eslovenia, Ciudad de México y más recientemente en el estado de Nueva Jersey, también se aprobaron este año reformas legislativas que regulan por primera vez las uniones civiles entre personas del mismo sexo. Pero la contratpartida azteca la dieron diputados chihuahuenses que aprobaron reformar el Código Civil Estatal para reconocer las nuevas formas de familia, pero excluyendo a las conformadas por parejas homosexuales.

Según el último informe de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA), con sede en Bruselas, las uniones civiles son ya una realidad en dieciséis países y algunos territorios.
Pero el panorama no es alentador en otras regiones del mundo y la causa homosexual sufrió en 2006 serios reveses en EE.UU. y por parte de la Iglesia Católica.

El Vaticano, que en 2005 cerró las puertas al sacerdocio a aquellos que practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o apoyan la cultura gay, sigue defendiendo la "familia tradicional" y rechazando con énfasis las nuevas formas de convivencia. En un informe aprobado en junio pasado, el Consejo Pontificio de la Familia criticó que las parejas formadas por homosexuales, a las que calificó de «insólitas», reclamen los mismos derechos reservados al marido y a la mujer. Tal reclamo tomó la escena navideña en el Parlamento italiano, cuando diputados socialistas colocaron muñecos en representación de parejas lesbianas y gays que, con minipancartas, exigían la aprobación de la ley de union civil.
En Estados Unidos el debate sobre la homosexualidad, que inunda los tribunales y arroja dispares resultados según cada estado, se llevó este año a las urnas, con desigual resultado, pues sólo Arizona abrió la mano a los matrimonios gays, una iniciativa que fracasó en otros siete estados. Mientras los jueces de Nueva York, California y Georgia mantuvieron la prohibición de las bodas entre homosexuales, el Tribunal Supremo de Nueva Jersey abrió la puerta a este tipo de uniones y el Senado, en una decisión histórica, rechazó en junio una enmienda constitucional, apoyada por el presidente George W. Bush, que hubiera prohibido el matrimonio entre homosexuales en EE.UU.

También, sobre fines de este año, conocimos la triste noticia de que tan solo en EE.UU. casi 700.000 jóvenes gays, lesbianas, bisexuales o trans, viven en las calles y sin techo, como consecuencia de la marginación y discriminación originada en sus propias familias. Exclusión de la que tambien son parte preadolescentes de tan solo 12 años que muestran alguna tendencia homosexual.
El planisferio de la homofobia, según ILGA, abarca desde los países que no reconocen las relaciones homosexuales hasta aquellos que las penalizan e, incluso, las castigan con la muerte. Según el citado informe, Irán, Mauritania, Pakistán, Arabia Saudí, Sudán, Emiratos Arabes Unidos, Yemen y algunas zonas de Nigeria y Somalia, así como la república rusa de Chechenia, condenan con la pena capital las relaciones consentidas entre dos adultos homosexuales. Sin llegar a tanto, otras naciones como Marruecos, Argelia, Túnez, Guyana, Jamaica, Belice o Trinidad y Tobago prohíben las relaciones homosexuales, según ILGA. Además, países como Egipto, Costa Rica o Nicaragua mantienen legislaciones contra el escándalo público que en la práctica afectan a gays y lesbianas, según ILGA, o limitan la edad de inicio en las relaciones homosexuales, en comparación con las relaciones heterosexuales, como es el caso de Chile o Portugal.
La homofobia hace extraños compañeros de cama y, así, judíos, cristianos y musulmanes empuñaron el hacha de guerra contra el festival gay celebrado en Jerusalén el 10 de noviembre, que las tres grandes religiones monoteístas consideraron un agravio a la Ciudad Santa. Unos meses antes, Irán, Cuba y Estados Unidos, tan lejanos en lo político y lo nuclear, se unieron para evitar que dos organizaciones de homosexuales adquirieran la categoría de observadoras en la ONU.

Apoyados también por sudaneses y zimbabuos, cubanos, iraníes y estadounidenses se entendieron fácilmente e impidieron, en enero pasado, que ILGA y la Asociación Danesa de Gays y Lesbianas se sumaran a las tres mil organizaciones no gubernamentales que poseen el estatus de observadoras en el Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC).

Pero contra todo autoritarismo, el pasado 11 de diciembre, el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) concedió estatus consultivo a ILGA-Europa, y a las asociaciones nacionales de lesbianas y gays de Dinamarca y de Alemania, LBL y LSVD.

En Latinoamérica el activismo LGBT trabajó y cosecha año tras año importantes logros. En Chile el Movilh y GLTB Temuco, llevaron a cabo una valiente movilización en el sur del país en donde la visivilización de lesbianas, gays y trans es muy cuestionada. La organización liderada por Rolando Jiménez además impulsó debates acerca del Pacto de Unión Civil y tuvo una marcada labor ante el gobierno para la pronta aceptación de la normativa.
Durante el año que termina, y más precisamente en el mismo mes del orgullo, se creó en Argentina la Federación de lesbianas, gays, bisexuales y trans conformada por ATTTA, Nexo, Fundación Buenos Aires Sida, Vox Rosario/Santa Fe y La Fulana. Y en un inédito pero esperado fallo de la Corte Suprema, se le reconoció a ALITT (Asociación de Lucha por la Identidad Travesti-Transexual) su personería jurídica, después de que consideraran que su objetivo social no es contrario al bien común. En tanto, Vox fue distinguida por el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) con el premio "Buenas Prácticas en la lucha contra la Discriminación 2006" en la categoría de organizaciones LGBT por su notable trabajo en esta área. Y Rosario, la sede de esta asociación inauguró en agosto el Paseo de la Diversidad" convirtiéndose en la primera de Argentina en otorgar un espacio público al reconocimiento de los derechos de las minorías sexuales. Más recientemente, lanzó al cierre de este año, una encuesta en internet con la que intenta poner en la mesa de discusiones, de cara a las próximas elecciones ejecutivas en la provincia de Santa Fe, el tratamiento y posterior promulgación de una ley de uniones civiles para personas del mismo sexo en jurisdicción provincial.
Más recientemente, la 15ta. Marcha del orgullo LGBT de Buenos Aires fue uno de los hitos más trascendentes y un éxito de concurrencia, superándose cada año y estimando esta vez más de 15.000 personas.

Y todos estos temas, con sus facetas festivas y coloridas o sus matices más tristes y oscuros, se vieron reflejados en un nuevo medio que creamos para poner al servicio de la comunicación y la difusión de nuestros intereses, de nuestros objetivos como colectivo, de nuestros derechos, y de quienes no tienen voz, acallados por el autoritarismo y la violencia. El 2006 fue el año en que AG Magazine salió a la luz en internet, para convertirse en el medio LGBT de mayor crecimiento. Y eso, no hubiera sido posible sin el apoyo de los lectores, quienes día a día nos elijen para informarse, entretenerse y expresarse. De cara a un nuevo año y comprometidos con la difusión objetiva de la información y tras la incesante búsqueda de la verdad, seguiremos haciendo junto a ustedes, que "el sol salga para todos"



Martín P. Scioli, Director/Editor AG Magazine

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more