Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: criminalització i repressió
Oaxaca, La lucha sigue
29 nov 2006
Una vez más las evidencias nos demuestran que el mero hecho de que una noticia desaparezca de los medios de comunicación masivos no quiere decir que todo se halla solucionado. El pasado sábado 25 de noviembre los maestros de Oaxaca volvieron a salir en una megamarcha por las calles de la bella ciudad colonial del sur de México, para exigir la salida del gobernador de ese estado Ulises Ruiz Ortiz al que acusan de represor, asesino y torturador, y de ser el principal responsable de la crisis que aun se vive en ese estado mexicano.

    El conflicto se inicio el pasado 22 de mayo, con la huelga de más de 70.000 maestros del estado de Oaxaca por exigir demandas salariales y mejoras en la educación, pero la situación se recrudeció el 14 de junio cuando la policía intentó frustradamente desalojar por la fuerza a los educadores, que mantenían ocupado el zócalo de la ciudad y las 56 calles del centro histórico. Tres días después y como consecuencia de la brutal represión del gobierno priista de Ulises Ruiz contra los miembros de la sección XXII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y de la Promotora de la Unidad Nacional Contra el Neoliberalismo se crea el 17 de junio la APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca).

    Desde ese momento la situación se fue agudizando día a día hasta convertirse en un crónico escenario de violaciones sucesivas de derechos humanos. Las marchas convocadas por la APPO eran reprimidas por elementos policiales vestidos de paisanos que abrían fuego de manera indiscriminada contra los manifestantes. Enfrentamientos, detenciones arbitrarias, torturas, desapariciones y asesinatos por parte de las fuerzas de âseguridadâ? desembocaron en los graves acontecimientos del pasado domingo 29 de octubre, justamente dos días después de que el cámara y periodista estadounidense de 36 años de edad Bradley Roland Hill fuese asesinado, de un disparo en el pecho, por elementos policiales de la ciudad de Oaxaca. La gravedad de los enfrentamientos se hizo eco en todos los medios de comunicación del planeta. El presidente mexicano Vicente Fox califico la operación para recuperar el control de la ciudad de éxito total y saldo blanco, a pesar de que en los enfrentamientos murieron y desaparecieron varias personas. El periodista de Indymedia constituía la novena victima mortal desde el inicio del conflicto. La crisis se dio por zanjada cuando la PFP (Policía Federal Preventiva) recuperó el control del Zócalo de la ciudad. Sin embargo ese mismo día el plantón se traslado al atrio del exconvento de Santo Domingo, una calle más abajo del Zócalo y a unos escasos 150 metros de este. Lo único que cambió fue que esta vez el zócalo de la ciudad en lugar de estar ocupado por los manifestantes lo estaba por la PFP.

    Más de 3500 miembros de la PFP ocupan la ciudad de Oaxaca. La misma PFP que durante los días 3 y 4 de mayo perpetraron la masacra de San Salvador Atenco, donde hubo un tragico saldo de dos muertos, más de doscientos detenidos (algunos siguen en la cárcel, como el doctor Guillermo Selva y su hija cuyo delito fue atender a los heridos) y 47 mujeres que sufrieron violaciones y abusos sexuales durante los traslados a los reclusorios. Policías que no sólo no fueron condenados y castigados por torturar, abusar, violar y asesinar, sino que ahora están en Oaxaca haciendo de las suyas. Criminales uniformados bajo las órdenes del gobierno.

    El pasado 25 de noviembre fue convocada en Oaxaca una megamarcha pacifica por la APPO, a pesar de ser pacifica, la PFP junto con la policía ministerial detuvieron, torturaron, asesinaron y desaparecieron a un numero importante de estudiantes y pueblo en general. No lo digo yo, lo dicen amigos, compañeros y defensores de los derechos humanos que valientemente siguen en Oaxaca y que cada día dan fe de las injusticias que allí suceden. La represión de este fin de semana en el estado de Oaxaca dejo más de cinco muertos, 141 detenidos, además de cateos indiscriminados, torturas y agresiones. Es difícil precisar el número de muertos y desaparecidos, porque la PFP se lleva los cuerpos de los asesinados. Un compañero de Oaxaca me habló de tres jóvenes asesinados este fin de semana junto a la universidad, pero la PFP se llevó los cuerpos. En mitad de la calle encontró, sobre un charco de sangre, un cuerpo con una capucha, poco después también se llevaron el cuerpo.

    La Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (LIMEDDH) y la Red Oaxaqueña de Derechos Humanos (RODH), han vuelto a denunciar la grave crisis que vive la ciudad. Evidentemente el gobernador de Oaxaca, desencadenante de la crisis, salió a la palestra para calificar de âincidente menorâ? los enfrentamientos del fin de semana. ¿Que se puede esperar de este egocéntrico protagonista de otra injusta pagina más de la larga cadena de violaciones de derechos humanos de la historia no sólo de México, sino de la humanidad?

    Quien quiera escuchar que escuche, quien quiera ignorar que ignore, pero que nadie diga que nunca sucedió.

This work is in the public domain
Sindicato Sindicat