Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: altres temes
La Iglesia de Noruega ante el SIDA
08 nov 2006
DESAFÃ?OS QUE CONFRONTAN A LA IGLESIA DE NORUEGA
(Extracto)

(...)

La epidemia global de VIH, está dando por resultado una catástrofe, en un creciente número de países del mundo, especialmente en �frica. Incurable y mortal, la enfermedad es la causa de inmenso sufrimiento y problemas, tanto para los hombres como para las mujeres, a la par que para los individuos y las familias; y es la principal amenaza para la estabilidad, en muchos países. Mundialmente, la epidemia del VIH es uno de los más grandes desafíos diaconales de nuestro tiempo.

Las personas con VIH positivo en nuestro propio país y en las iglesias hermanas en países que están sufriendo cruelmente de la epidemia, piden nuestro apoyo. Hay una necesidad de suscitar este tema, a nivel del Sínodo General de la Iglesia de Noruega, y de debatir prioridades y pautas para la Iglesia sobre cómo dar una respuesta a la epidemia.

(...)

El VIH está en la Iglesia; el VIH está en sus bancos; el VIH existe en las sociedades, de las cuales las iglesias son una parte. La Iglesia de Noruega está afectada por la epidemia y tiene una responsabilidad hacia aquellos que están infectados de VIH en Noruega, y hacia las personas e iglesias afectadas por la epidemia de VIH, en otros países. La Iglesia debe hacer cuanto pueda, para evitar que se sientan excluidos, aquellos que son VIH+ , y ayudarles a encontrar su lugar natural, en la vida de la parroquia y de la iglesia. También, la Iglesia debe trabajar para evitar la propagación de la infección.

(...)

La justificación para involucrarse la Iglesia de Noruega con la epidemia del VIH/SIDA:

1. Las personas están sufriendo.
El alcance mundial de la epidemia de VIH/SIDA es:
ï· 42 millones de personas se estimaron ser VIH+, a fines de 2002.
ï· 30 millones de ellas viven en Ã?frica, al sur del Sahara.
ï· En algunos países, más del 20% de la población adulta, está infectada.
ï· En 2001, 3 millones de personas murieron a causa de enfermedades relacionadas con el SIDA.
ï· Cada día, 14.000 personas resultan infectadas.
ï· En Europa del Este, el VIH se está extendiendo en proporciones alarmantes.
ï· 2.000 niños de menos de 15 años, resultan infectados cada día.
ï· 14 millones de niños son huérfanos, a causa del SIDA.
ï· 25 millones de personas han muerto de SIDA.
Fuente: ONUSIDA (Programa sobre VIH/SIDA de âOrganización de Naciones Unidas para SIDA)

(...)

La Comisión sobre Asuntos Internacionales de la Iglesia Noruega (KISP) declaró, en el 2001:
âSe debe asegurar, a todos aquellos afectados, el igual acceso a buenos y suficientes tratamientos médicos para la enfermedad, tal como lo subraya la resolución 2001/33 de la Comisión de Derechos Humanos. A este respecto, todavía queda un largo camino por recorrer, hasta que los más pobres tengan fácil acceso al tratamiento que puedan afrontar. [...] Noruega [debe] desempeñar un papel activo, a fin de asegurar que el acuerdo de aspectos relacionados con el comercio de los derechos de la propiedad intelectual (TRIPS) en la Organización Mundial de Comercio, se entienda, y tal vez reexamine, de modo que no pueda ser usada para obstaculizar el acceso a medicinas esenciales a precios accesibles.â?

(...)

La Iglesia de Noruega confiesa:
ï· que, a menudo, hemos visto únicamente lo que queríamos ver, y oído solamente lo que queríamos oír,
ï· que, a menudo, hemos pasado por alto a las personas que nos necesitan,
ï· que, a menudo, no nos hemos preocupado por el sufrimiento y la necesidad que no fueran las nuestras,
ï· que, por demasiado tiempo, hemos estado callados/sin diálogo, en relación a otras iglesias,
ï· que no hemos usado los recursos que representan las personas VIH+,
ï· que queremos cambiar el rumbo de nuestra acción,
ï· que queremos incluir,
ï· que queremos contribuir a una perspectiva más amplia.

En 1987, el Comité Central del Concilio Mundial de Iglesias, declaró: âManteniéndose calladas, muchas iglesias son parcialmente responsables del temor, que se ha difundido más rápidamente que el mismo virusâ?.

(...)

e-s-t-i-g-m-a, siete pequeñas letras que, al ser pronunciadas, excluyen a los impuros, los âleprososâ?, los âmejor tenerlos lejosâ?.

Para combatir eficientemente al VIH/SIDA, debemos combatir a la estigmatización y a la discriminación, tanto alrededor del mundo, como en nuestro propio país. El VIH y el SIDA afectan el núcleo de las comunidades por todo el mundo. Las personas han sido expulsadas de sus familias, han sido echadas de su trabajo, se les ha pedido que abandonen sus hogares y escuelas. Muchas personas han tenido que afrontar la discriminación en los hospitales, después de haberse confirmado su condición de VIH. Algunos han optado por no someterse al examen médico, por temor a la exclusión.

A fin de luchar contra la estigmatización y la discriminación, debemos empezar por examinar nuestras propias actitudes. La estigmatización asociada al VIH y SIDA, alude a profundos tabúes en la sociedad. Para muchas personas, la enfermedad está fuertemente asociada con la muerte y el abuso del sexo y de la droga/alcohol, temas sobre los cuales, a muchos se les hace difícil hablar. Además, en muchos ambientes, hay un alto grado de indiferencia, negación, temor e intolerancia, en lo que respecta al VIH/SIDA. Es esta combinación, la que puede conducir a reacciones fuertemente negativas.
Las personas VIH y con SIDA, nos llaman a dialogar sobre los problemas de culpa/vergüenza y demandan atención sobre de qué manera los mecanismos de expulsión los afectan, también en Noruega. La Iglesia tiene la responsabilidad de concentrar su atención sobre el ser humano íntegro, de promover inclusividad, sinceridad y de hacer visible la dignidad y, por consiguiente, de oponerse a la estigmatización y a la discriminación de los grupos vulnerables.

(...)

b) Alrededor de un tercio de las personas VIH+ en Noruega, han contraído la enfermedad a través del sexo entre hombres. Algunas personas de inclinación homosexual, se sienten doblemente estigmatizadas; tanto por su homosexualidad como por ser VIH+. Una cantidad de personas de orientación homosexual, también se sienten estigmatizadas por la Iglesia, y experimentan que no tienen un lugar dentro de la fraternidad cristiana. Esto significa que debemos cambiar nuestras propias actitudes y desplegar una mayor capacidad y voluntad para incluir a las personas de orientación gay y lesbiana en nuestras comunidades.

c) Más de la mitad de todos los casos registrados con VIH+ en Noruega, son asilados, refugiados o inmigrantes. Las pruebas de VIH son parte del proceso de solicitud del permiso de residencia. En muchos casos, es a través de estas pruebas como llegan a saber que están infectados. Eso inflige una desesperación adicional a las personas, además de la inseguridad bajo la cual viven, durante el proceso de obtención del permiso de residencia. Aquí y allá, hay un grupo que experimenta múltiples elementos de estigmatización, tanto por ser refugiados como por ser VIH+. El aislamiento de su propio entorno étnico y la distancia que los separa de su familia en la tierra natal, aumentan las dificultades. Una posible expulsión de Noruega, puede interrumpir su acceso a las medicinas vitales, un beneficio del que
âdespués de todoâ han gozado en Noruega. Ãste es un dilema étnico una más íntima reflexión, y que debiera ser debatido con las autoridades noruegas.

B. LA SEXUALIDAD

La Iglesia debe atreverse a hablar sobre la sexualidad, de maneras que comuniquen el valor positivo de la misma, y a hacerlo con grupos de todas las edades, donde ellos viven. La sexualidad es un don de Dios.

Es necesario desafiar al silencio y a la vergüenza asociados con la tarea de la Iglesia, con la sexualidad. El diálogo sobre este tema debe caracterizarse por valores como el amor, la responsabilidad, la fidelidad y el respeto mutuo, sin poner a un lado la moral y ética cristianas. En este punto, los hombres tienen una particular responsabilidad, para evitar que las mujeres estén expuestas a la violencia sexual, y que sean respetados los derechos de las mujeres como contrapartes igualitarias de la pareja. También tenemos un particular desafío en relación al tráfico de personas, en que las mujeres están siendo forzadas, en la industria del sexo, a través de las fronteras internacionales, y que, por el sexo inseguro, están particularmente expuestas a la infección de VIH y a infectar a otros.

Prolongadamente, la Iglesia ha dado énfasis al matrimonio como el sistema de camaradería sexual entre las personas. A causa de esto, nos hemos preocupado poco sobre el hecho de que muchas personas tienen otras opiniones sobre esto. Para algunos, estas violaciones a las normas de la Iglesia, todavía se asocian con la vergüenza, y se sienten excluidos de la comunidad de la Iglesia. La Iglesia ha de ser una Iglesia para todos, también para aquellos que tienen una práctica sexual distinta de la recomendada por ella.

(...)

Desafíos especiales: el condón
El Concilio Mundial de Iglesias considera al condón como un importante instrumento en la lucha contra el VIH. La Iglesia de Noruega comparte esta opinión, porque el condón protege contra la propagación de esta enfermedad y, por consiguiente, salva vidas.

Para nosotros, en Noruega, esto es un desafío, ya que sabemos que muchos jóvenes, así como también adultos, optan por practicar sexo sin protección. Entre nuestras iglesias hermanas, hay diferentes posiciones sobre el condón. La Iglesia de Noruega debe atreverse a entrar en diálogo con las iglesias que dan un rotundo ânoâ?, y desafiarlas a tomar decisiones que salven vidas.

(...)

D. JUSTICIA GLOBAL

La epidemia de VIH desafía a la Iglesia para, de una vez por todas, sacudirse de la desastrosa distribución de bienes y posibilidades, a nivel mundial, y de la injusticia asociada con las estructuras y sistemas globales que mantienen esta distribución. La represión y la estigmatización de las personas nativas del mundo, han hecho que este grupo esté particularmente expuesto a la epidemia del VIH/SIDA. El VIH/SIDA ensancha la brecha de la pobreza y todas las formas de marginación, dentro de los países y entre los países. Esto revela que todavía hay una brecha entre programa y acción, tanto por la sociedad como un todo, como dentro de la Iglesia; cuestiona nuestra credibilidad y crea impotencia. En países muy afectados por el SIDA, la epidemia disminuye las posibilidades de planificación y desarrollo para los individuos, las familias, el Estado y la sociedad. La lucha contra el VIH/SIDA, deja al descubierto estructuras que, a través de intereses financieros, patentes y precios, crean grandes obstáculos para salvar vidas y para un control efectivo de la epidemia. Se necesitan, entonces, extraordinarios esfuerzos. Esto significa: una labor ininterrumpida con los derechos de patentes y los precios de productos farmacéuticos, sobre condiciones especiales para los países de avanzada pobreza, con la carga del SIDA masivo, el mercado laboral internacional, la deuda, las inversiones y las responsabilidades de la industria y del comercio. La Iglesia debe estar dispuesta a ser clara en su misión profética, y a aliarse con otras fuerzas participantes en la lucha por la justicia.

(...)

Sínodo general de la Iglesia de Noruega [protestante]

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more