Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió : amèrica llatina
Si tocan a la APPO, tocan al EZLN, advierte Marcos
21 oct 2006
Vamos a derrocar a Calderón, promete en Baja California

Altercado entre la comitiva del zapatista y reporteros; infundadamente, corresponsal de Tv Azteca se dice agredido
HERMANN BELLINGHAUSEN

Mexicali, BC, 20 de octubre. "El pueblo de Oaxaca ha dado un ejemplo no sólo heroico, también organizativo al resto del país. Y Oaxaca va a encontrar un movimiento que le dará apoyo incondicional, que no busca sacar raja política: la otra campaña", declaró hoy el subcomandante Marcos en una inusual conferencia de prensa con los medios locales de la capital bajacaliforniana, al concluir la reunión que sostuvo con jubilados y simpatizantes mexicalenses de la otra.

Marcos expresó su convición de que "al gobernador Ulises Ruiz lo van a quitar; lo que arriba están discutiendo es cómo, si por desaparición de poderes o si va a pedir permiso". El vocero zapatista se había comprometido a responder preguntas de la prensa comercial luego de un altercado ocurrido esta mañana, suscitado por varios comunicadores que rodearon el vehículo donde viaja, y tras golpear a miembros de su comitiva, se dijeron agredidos por ésta. El corresponsal de Televisión Azteca pateó a uno de los acompañantes del subcomandante, y luego le arrancó los lentes mientras preguntaba, infundadamente: "¿Por qué me agredes?"

El reportero se hizo entrevistar inmediatamente por otros medios electrónicos, "volteando" la versión de los hechos para quedar él como víctima. Ante la tensión del momento, el propio delegado Zero ofreció hablar más tarde con los medios, y así lo hizo. Por supuesto, las televisoras ya no se encontraban en el lugar, aunque sí representantes de diarios y radiodifusoras que lo interrogaron sobre el conflicto oaxaqueño y la postura del zapatismo y la otra campaña respecto al futuro gobierno federal panista.

Sobre la protesta popular en la entidad sureña, consideró que "poco a poco irán creciendo estos movimientos, a veces en municipios, a veces en todo un estado, a veces en partes alejadas de uno y otro lado". El peligro que se cierne -añadió- es que cada quien esté solo. "Necesitamos construir esta red para apoyarnos. Si tocan a uno, nos tocan a todos, y en este caso, si tocan a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca" (APPO) y a Oaxaca, tocan a la otra campaña y al EZLN".

Y apuntó: "Como zapatistas y como parte de la otra campaña, pensamos que el movimiento de la APPO es legítimo. Ulises Ruiz no es el gobernador del estado, cobra como tal, pero no gobierna absolutamente nada y ha logrado lo que pocos: unir a toda la población en su contra. Durante mucho tiempo despreció y humilló al movimiento social, a los sindicatos, a las organizaciones empresariales incluso, porque ni siquiera los empresarios lo apoyan, y logró hacer crecer este movimiento".

Consideró que "el Senado de la República negocia la cabeza de Ulises Ruiz a cambio de ventajas para Felipe Calderón. Hay, en efecto, y es real, la amenaza de una represión sangrienta, porque la forma de detener a la APPO es sólo con un baño de sangre, pues no han podido frenar el movimiento con mentiras, amenazas ni golpes".

Informó que la otra campaña ha preparado "la forma de apoyar, de solidarizarnos y movilizarnos con ellos. No vamos a dudar. La razón, que es la que cuenta para nosotros, la tiene la APPO. Y no sólo donde pasamos hacemos la denuncia, sino también tenemos acuerdos con la otra campaña en otros estados para, inmediatamente que se diera un hecho represivo, movilizarnos y apoyar a la gente que sea atacada".

Cuestionado sobre si la otra campaña tratará de derrocar al gobierno federal entrante, el subcomandante Marcos señaló: "Nosotros ya hablamos con el de arriba y nunca tuvimos resultados. No vamos a tratar de derrocar a Felipe Calderón, lo vamos a derrocar. Y no sólo porque de por sí la otra campaña se ha propuesto librarse de los políticos, sino porque está claro que no tiene ninguna legitimidad; nadie en México cree que haya ganado las elecciones. Todos sabemos que lo impusieron. En ese sentido, sabemos que tendríamos mucho apoyo del pueblo mexicano para decirle: 'ya vete', y mientras más pronto, mejor".

Durante la reunión con ciudadanos de Mexicali, el delegado Zero escuchó testimonios sobre la política abusiva del gobierno estatal del panista Eugenio Eluordy y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en cuanto a las tarifas eléctricas, muy elevadas aquí, muy baratas para el consumidor estadunidense y casi gratis para las grandes empresas. Anunció que habrá acuerdos para una huelga general de pagos a la CFE en todo el país.

También reiteró sus críticas al gobierno de Vicente Fox, que en seis años "no ha hecho nada" por los mexicanos, pero ante la "guerra de cárteles del narcotráfico", que en Baja California es muy palpable, en vez de enfrentar el problema, "protegió a El Chapo Guzmán".

Genocidio y "tortura" étnica

Por la tarde, la otra campaña visitó la comunidad El Mayor, donde habitan los cucapá, uno de los pueblos originarios de Baja California al borde de la extinción. En esta comunidad, ubicada al sur del fértil valle de Mexicali, sobreviven muchas de las 50 familias de ese pueblo indígena que permanecen en este lado de la frontera; hay otras más en reservaciones de Estados Unidos. Además de la marginación a que los han sometidos los gobiernos nacionales (señaladamente Porfirio Díaz y Carlos Salinas de Gortari), su principal problema es la prohibición oficial para pescar en el delta del río Colorado en su salida al mar de California.

La pesca es una de las últimas actividades productivas que quedan a este pueblo, luego de que se les despojó del suelo agrícola y se les arrojó a las montañas áridas del desierto. Divididos por las políticas oficiales, los cucapá sufren una suerte de tortura étnica y económica, sostenida con entusiasmo por los gobiernos panistas de la entidad que así protegen, más que el medio ambiente, los intereses turísticos trasnacionales en las costas del "sobaco" de la península, al sur de Mexicali.

Mónica, Onésimo e Hilda rindieron su testimonio al delegado Zero y a los representantes del Congreso Nacional Indígena que llegaron hoy hasta El Mayor. "Hemos escuchado cómo personal de la Armada de México agrede y amenaza de muerte a los pescadores. Una muchacha embarazada fue amenazada poniéndole el cañón de un arma en la panza porque se negaba a que su panga fuera requisada", refirió Marcos, tras reunirse en privado con algunos indígenas. "Y nos preguntamos cómo, en un lugar donde abunda el narcotráfico, el Ejército y la Armada se dedican a perseguir a los pueblos indios, en lugar de perseguir a los delincuentes".

También estuvo presente Elías Espinosa, uno de los últimos miembros del pueblo kiliwa (de cuya lengua sobreviven cinco hablantes), quien denunció el abandono en que se encuentran las 150 personas de su pueblo. "No tenemos escuela, clínica ni se respeta nuestra cultura", dijo. De hecho, los kiliwa tienen un "pacto de muerte" desde hace años, pues decidieron dejar de reproducirse ante "la vergüenza que les da traer hijos a este mundo", según informa uno de sus asesores legales. Elías, de unos 30 años, es uno de los kiliwa más jóvenes que quedan.

En este confín geográfico y humano, la otra campaña vino a encontrarse con los casos más dramáticos del "progreso" terminal y sin matices que el capitalismo depara a los pueblos originarios del país.

http://www.jornada.unam.mx/2006/10/21/008n1pol.php


Lanza La Otra Campaña llamado a detener el exterminio de los pueblos cucapá y kiliwa

Por Karla Garza
20-OCT-2006
Mexicali, Baja California

Lanza La Otra Campaña llamado a detener el exterminio de los pueblos cucapá y kiliwa

Por Karla Garza

Hace 9000 años los cucapás habitaban estas tierras; hace unos sexenios (porque así se miden los periodos de destrucción en este país) el poder decidió que no tenían derecho a vivir de ellas. Hoy, los 300 cucapás que se resiten al exterminio, deben ampararse ante el gobierno para realizar la única actividad productiva posible para ellos, la pesca.

âPromovemos amparos cada temporada, aún así nos decomisan nuestras artes de pescaâ?, dice Mónica ante el Delegado Zero en la pequeña reunión al pie de un árbol, en el patio de la escuela del pueblo El Mayor.

La razón para prohibir la pesca es que existen especies en peligro de extención, sin embargo, âla UNESCO dice que cuando un pueblo originario tiene menos de 1500 integrante, éste se encuentra en grave peligro de desaparecerâ?, recuerda Ricardo Rivera de la Torre a los asistentes a esta reunión. Está visto en Baja California, como en todo el país, que el gobierno es el último interesado en proteger el medio ambiente y las âáreas protegidasâ?, que lo son solo hasta que un comprador extranjero les llega al precio. Y está visto en Baja California, âcomo en ninguna otra parte en este paísâ?, ha dicho el S.C.I. Marcos, que el gobierno es el más interesado en desaparecer a los pueblos indios.

Aquí, los cucapás les estorban para sus desarrollos turísticos, le estorban a la empresa transnacional que a unos cuantos metros de la entrada del pueblo se dedica a la caza y la pesca, sin preocuparse de las engorrosas âáreas protegidasâ?.

Está presente también Elías Espinoza, uno de los 54 sobrevivientes del pueblo kiliwa y uno de los 5 que aún hablan la lengua, para denunciar: âhemos perdido nuestra lengua y nuestra cultura y no somos escuchados. Perdemos más tiempo en las leyes, estamos allá, luchando contra el gobierno en los tribunales en lugar de estar con nuestros hijos. No tenemos escuelas ni centros médicos. ¿Cuándo vamos a ser atendidos, cuando nos acabemos?â?

Para los kiliwas es cuestión de unos años: han hecho un âpacto de muerteâ?, han acordado no reproducirse más porque ya no quieren seguir soportando la humillación y el acoso del poder, ya no quieren, dicen, traer niños a este mundo en el que para ellos ya no hay lugar. Apeñas escucharla, la confesión pesa como una montaña de silencio sobre los presentes.

Pero ânosotrosâ?, dice el S.I.Marcos, âno podemos decir que somos mexicanos y pienso que ustedes no pueden decir que son bajacalifornianos, si ven que en su época, cuando están vivos, están aniquilando totalmente a un pueblo, a un pueblo indio en este casoâ?.

âHemos escuchado como personal de la armada de México, de los navales, son los que agreden y amenazan de muerte los pescadores y a las pescadoras una muchacha embarazada fue amenazada poniendole la boca del cañón, del arma por un marino en la panza porque se negaba a que su panga fuera requisada. Allá en Sinaloa, en el Dautillo, escuchamos la historia de un par de pescadores que iban en su panga, estaban pescando camarón , que lo tenían prohibido y que un guardacostas de la Armada de México lo partió, lo hundió y uno de ellos estuvo a punto de ahogarse. Y nosotros nos estamos preguntando cómo en un lugar donde abunda el narcotráfico, el ejército y la armada se dedican a perseguir a los pueblos indios en lugar de perseguir a los delincuentesâ?.

âNosotros no podemos quedarnos así y he hablado con compañeros y compañeras de esta comunidad y les he propuesto a nombre de las comunidades zapatistas que hagamos aquí un campamento zapatista durante los meses de la pesca, finales de febrero, marzo, abril, mayo, lo que dura la temporada de la pesca, para estar junto con ellos pase lo que pase; si son agredidos y aprehendidos tendrán que agredirnos y aprehendernos también a nosotrosâ?.

Los asistentes interrumpen con aplasusos y el vocero zapatista continúa: â Y les dijimos que íbamos a mandar un aviso urgente a los compañeros de la Otra Capaña, mexicanos y chicanos que están al norte del río Bravo, para que en esos meses nos concentremos aquí el mayor número de gente para hacer una especie de escudo que proteja a la comunidad cucapá y kiliwua para que pueda sobrevivir como lleva sobreviviendo nueve mil años, sin ser tratatdos como delincuentesâ?. Hace también un llamado a La Otra Baja California âpara que nos concentremos en esos meses para garanizar la supervivencia de dos culturas: la cucapá y la kiliwuaâ?.

Y concluye: âSi se quiere solucionar el problema de manera definitiva la palabra la tiene el gobierno, si no, como pensamos nosotros, la tienen los pueblos indios de Méxicoâ?.

Finalmente, los anfitriones ofrecen a la carvana que acompaña a la Comisión Sexta, lisa y corbina âamparadaâ?, especies de las que quizá sea la última temporada, de las muchas temporadas de pesca que aún restarán a los pueblos originarios de la península.

http://chiapas.indymedia.org/display.php3?article_id=136995
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2006/10/21/008n1pol.php
http://chiapas.indymedia.org/display.php3?article_id=136995

Copyright by the author. All rights reserved.
Sindicat Terrassa