Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Març»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Accions per a Avui
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: amèrica llatina
5º Aniversario del asesinato de Digna Ochoa y Plácido
20 oct 2006
Acto en memoria del 5º Aniversario del asesinato de la abogada y defensora de los dd hh Digna Ochoa
digna-ochoa.jpg
Viernes 20 de octubre de 2006 en la Casa de la Solidaritat. C/ Vistalegre, 15
Acto y pase de la película: "Digna, hasta el último aliento" de Felipe Cazals

Col.lectiu de Solidaritat amb la Rebel.lio Zapatista
C/ de la Cera, 1 bis. 08001 Barcelona
tel: 34-93-4422101 y 3290643
fax: 34-93-3290858
email: ellokal ARROBA pangea.org
http://chiapas.pangea.org

This work is in the public domain

Comentaris

Nuevas pruebas echan por tierra la teoría de que Digna Ochoa se suicidó
21 oct 2006
La abogada fue sometida, golpeada y asesinada, según dictámenes independientes

Especialistas contratados por la familia de la víctima aportan evidencias del homicidio

Los peritajes realizados durante la averiguación previa carecen de sustento, afirman

ALFREDO MENDEZ ORTIZ Y BLANCHE PETRICH /I

Entre las 23 horas del 18 de octubre de 2001 y las primeras horas del siguiente día, la abogada Digna Ochoa y Plácido fue golpeada, arrastrada, sometida y asesinada en su despacho. Alguien que actuó con premeditación, alevosía y ventaja fue el responsable.

Al menos diez horas después del homicidio, el asesino modificó la escena del crimen y manipuló el cadáver de la víctima -originalmente quedó en posición decúbito dorsal (boca arriba)- y lo acomodó para simular un suicidio.

Como el cuerpo de la abogada ya estaba rígido, su victimario -quien tuvo que regresar al lugar de los hechos varias horas después de la ejecución o permaneció ahí entre diez y 12 horas- no pudo colocar bien los guantes de látex en las manos de la occisa y se los dejó sobrepuestos.

Después de que el cuerpo había permanecido varias horas boca arriba -así lo demuestran diversas livideces (manchas de color púrpura producidas por la sangre) que se localizaron en la espalda de Digna, las cuales se fijan al cuerpo hasta después de diez horas-, el homicida ubicó el cadáver en el costado de uno de los dos sillones del despacho, en la posición lateral en que fue localizado cerca de las 18 horas del 19 de octubre, simulando una posición sedente.

En ese momento, el homicida colocó un buró tras los glúteos de su víctima, espolvoreó el cadáver y todo el lugar con harina, puso una mascada en el cuello de Digna -la cual fue hallada sin un rastro de sangre- y le acomodó en la mano derecha el saco que traía puesto la abogada antes de su muerte.

Esta hipótesis se comprueba con tres dictámenes en criminalística, química y medicina forense que fueron elaborados por peritos contratados por los abogados de la familia de la ex luchadora social. Los tres exámenes periciales fueron entregados a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) para que sean estudiados como pruebas específicas encaminadas a demostrar el supuesto homicidio de la abogada y a echar por tierra la hipótesis oficial del suicidio simulado.

Concatenadas, las tres pruebas demuestran que minutos antes de fallecer Digna fue maltratada, arrastrada y golpeada por su agresor, quien posiblemente la obligó a embarrarse con harina las manos o él mismo lo hizo.

Fueron al menos diez argumentos objetivos que plantearon los peritos Fernando Lara Pastrana, especialista en química forense, y los médicos Carlos Morales González y Hugo Reyes Rodríguez, expertos en medicina legal.

En el análisis realizado por los peritos contratados por la familia Ochoa y Plácido destaca el tema relacionado con la sangre hallada en el lugar donde se encontró el cadáver, así como en cuerpo y ropa de la abogada.

Antes de llegar a la conclusión del "suicidio simulado", los peritos de la PGJDF nunca quisieron analizar todos los vestigios de la sangre y restos de masa encefálica de la extinta luchadora social, lo que les hubiera permitido ampliar criterios hipotéticos y reforzar el planteamiento del posible homicidio.

En total se detectaron 23 puntos (ubicados entre los muebles, libreros, libros y objetos personales de la abogada, así como en alguna parte de la alfombra y los muros del lugar en que ocurrieron los hechos) donde había restos de sangre que no fueron analizados durante los peritajes del Ministerio Público. Una prueba clave de que Digna fue asesinada y su cuerpo movido del lugar donde originalmente cayó sin vida fue la mancha de materia encefálica que se encontró en una pared, cercana al baño, pero lejos, muy lejos, de donde la autoridad halló el cadáver de la supuesta suicida.

Materialmente hubiera sido imposible que ese residuo llegara desde la posición en la cual, según la PGJDF, Digna se disparó.

Según los dictámenes oficiales, la abogada se quitó la vida estando en cuclillas. Forzosamente el disparo tuvo que haberse hecho pegado al sillón ubicado al sur del despacho, es decir, la defensora de derechos humanos estuvo sometida y su victimario, a horcajadas, la sujetó del cuello (así lo demuestran diversas huellas antemortem en el cuello de la occisa) para después acertarle un disparo de contacto en el cráneo.

Los tres peritajes evidencian que el disparo mortal no se realizó sobre la sien (región temporal del cráneo), sino en la zona parietal, que por estar convexa no es una región que sirva de base para que un suicida apoye el arma mortal.

Esta revelación se obtuvo con los resultados de la exhumación del cuerpo de Digna Ochoa realizada el 28 de junio de 2005 en su natal Misantla, Veracruz.

Otra prueba que revierte la versión oficial de que a la víctima no se le encontraron huellas de pólvora en la mano con la que presuntamente se disparó en la sien, porque arguyeron que el diseño hermético del arma hallada en la escena del crimen no deja estos indicios, se obtuvo con los resultados del radizonato de sodio.

El dictamen en química forense estableció: "se demuestra total, absolutamente y sin lugar a dudas, que (la pistola calibre .22 de origen checoslovaco) el arma de referencia sí macula (deja restos de pólvora) la mano que la acciona, con derivados de los productos de deflagración de la pólvora, en especial bario y plomo".

Para los peritos contratados por la familia de Digna Ochoa, los exámenes posmortem permiten considerar que "el conjunto de indicios materiales que analizamos e interpretamos en forma lógica y natural nos permiten determinar que el cadáver de Digna fue movido de su posición final posmortem y que el lugar de los hechos fue alterado con el propósito de desvirtuarlo.

"Que los dictámenes periciales rendidos durante la averiguación previa, con los que se pretendió sustentar la hipótesis de suicidio, carecen de sustento técnico.

"Y finalmente, que el hallazgo extemporáneo y dudoso de una bolsa de plástico y de recortes de periódicos en el lugar de los hechos, así como los estudios posmortem de personalidad de Digna, no tienen el alcance criminalístico de desvirtuar el conjunto de indicios materiales relacionados con los hechos", puntualizan las conclusiones de los peritos de la coadyuvancia.

http://www.jornada.unam.mx/2006/10/19/014n1pol.php


Experta cuestiona la valoración sicológica oficial
Del gabinete de la sicóloga Sigrid Frandsen-Pechenik, ex directora del Centro de Servicios Humanos Multiculturales de Washington, sale un diagnóstico de la personalidad de la abogada Digna Ochoa, asesinada hace seis años: "Una mujer impresionante, que mantuvo su capacidad de seguir funcionando al más alto nivel a pesar de haber vivido experiencias traumáticas. Era capaz de pedir ayuda para poder manejar el estrés (...) No registra indicios de pensamiento o acciones suicidas ni intentos suicidas".

De la oficina del sicoanalista Jaime Ayala Villarreal se conoce el "estudio sicodinámico de la personalidad" de la abogada, hecho posmortem, en 2003, que destaca una "notoria sintomatología obsesiva compulsiva, conductas esquizoides, antisociales y pensamientos paranoides", rasgos congruentes con la versión del suicidio y la pretensión de fingir un asesinato.

El primer diagnóstico fue elaborado por la sicóloga -especialista en tratar traumas de personas torturadas o perseguidas- que atendió clínicamente a la abogada durante nueve meses, a petición de Amnistía Internacional, durante el periodo en el que, acosada por amenazas de muerte en México, se fue a vivir a Estados Unidos entre 2000 y 2001.

El segundo estudio se realizó a petición de la ex fiscal del caso Margarita Guerra. Ayala Villarreal no conoció personalmente el objeto de su diagnóstico forense y basó su trabajo en los factores -todos negativos- que le allegó la fiscalía. Entre otros elementos tuvo un diario de la abogada escrito a los 22 años y una serie de versiones recopiladas por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal que afirman que en los años que vivió en Veracruz la luchadora social ya había fingido un suicidio, culpando a una tercera persona, y había huido a Yucatán simulando un secuestro.

Por tanto, la visión de Ayala Villarreal es la de "una persona que pasó la mayor parte de su vida erigiéndose como defensora de víctimas y buscando agresores, estableciendo acusaciones que resultaron falsas".

Por el contrario, la sicóloga Frandsen-Pechenik hace constar, en una declaración notarial, que "su perfil sicológico no era consistente con el de una persona suicida". Frandsen respondió un cuestionario de 15 preguntas enviado por el gobierno mexicano en el que, más que interesarse por la personalidad de Digna Ochoa, se insiste en sus rasgos como "mitómana".

La especialista responde que durante la terapia que brindó a la abogada corroboró con terceras fuentes la información de su paciente, y que sus relatos y experiencias fueron "consistentes y sin fisuras", además de aclarar que la mitomanía no es una categoría clínica, según sus parámetros profesionales.

La terapia se interrumpió por la decisión de Digna de regresar a México, "rehacer su vida, reanudar su carrera profesional y continuar la lucha por la causa en la que creía." Y concluye la sicóloga que la trató: "Dado el compromiso con su causa, dudo que el suicidio sea la explicación de su muerte".

Blanche Petrich y Alfredo Méndez

http://www.jornada.unam.mx/2006/10/19/014n2pol.php

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more