Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal
¿Descubrimiento de América? o ¿Genocidio Rapaz?
11 oct 2006
Desde que pisó Colón y sus huestes Abya Yala, hace más de quinientos años, los invasores usureros europeos, se hallan prendidos de la garganta de todo un continente que resiste heroicamente desangrado y negándose a morir. Todo tipo de crueldades y maldades han sido sembradas contra las poblaciones indefensas de la América, a fin de aniquilarlos y despojarlos de sus riquezas o territorios.
COLÃN: INICIO DEL SAQUEO, DESTRUCCIÃN Y DESPOJO DE LOS PUEBLOS DE LA AMÃRICA

El 12 de octubre 1492, Cristóbal Colón llega a Guanahani (isla San salvador) iniciándose la invasión europea a la América. El continente de América conocido como âAbya Yalaâ?(1), ya había sido descubierto y conquistado, por los miles de pueblos originarios, asentados desde milenios a lo largo y ancho de dicho continente.



COLONIALISMO Y GENOCIDIO

En su primera fase el colonialismo delincuencial europeo financió campañas de saqueo y exterminio de las poblaciones autóctonas de América, camuflado de cristianización de los idólatras y muerte a los gentiles.

Que los mismos curas españoles de la época de la llegada de Colón y que fueron testigos del exterminio indígena nos lo describan:

El fray Bartolomé de las Casas en su libro la destrucción de las indias dice:

â?Los cristianos con sus caballos y espadas e lanzas comienzan a hacer matanzas e crueldades extrañas en ellos. Entraban e los pueblos, ni dejaban niños y viejos, ni mujeres preñadas ni paridas que no abrieran las barrigas y hacían pedazos, como si dieran en unos corderos metidos en sus apriscos.    

Hacían apuestas sobre quién de una cuchillada abría el hombre por medio, o le cortaba la cabeza de un piquete o le descubría las entrañas.    

Tomaban las criaturas de las tetas de las madres, por las piernas, y daban de cabeza con ellas en las peñas.    

Otros, daban con ellas en ríos por las espaldas, riendo y burlando, y cayendo en el agua decían: bullís, cuerpo de tal; otras criaturas metían a espada con las madres juntamente, y todos cuantos delante de sí hallaban.    

Hacían unas horcas largas, que juntasen casi los pies a la tierra, y de trece en trece, a honor y reverencia de Nuestro Redentor y de los doce apóstoles, poniéndoles leña e fuego, los quemaban vivos.    

Otros, ataban o liaban todo el cuerpo de paja seca pegándoles fuego así los quemaban.

Otros, y todos los que querían tomar a vida, cortaban ambas manos y dellas llevaban colgando, y decíanles: "Andad con cartas." Conviene a saber, lleva las nuevas a las gentes que estaban huidas por los montes.    

Comúnmente mataban a los señores y nobles de esta manera: que hacían unas parrillas de varas sobre horquetas y atábanlos en ellas y poníanles por debajo fuego manso, para que poco a poco, dando alaridos en aquellos tormentos, desesperados, se les salían las ánimas.
Y prosigue el testimonio escrito por fray Bartolomé de las Casas:

Una vez vi que, teniendo en las parrillas quemándose cuatro o cinco indios principales y señores (y aun pienso que había dos o tres pares de parrillas donde quemaban otros), y porque daban muy grandes gritos y daban pena al capitán o le impedían el sueño, mandó que los ahogasen, y el alguacil, que era peor que verdugo que los quemaba (y sé cómo se llamaba y aun sus parientes conocí en Sevilla), no quiso ahogarlos, antes les metió con sus manos palos en las bocas para que no sonasen y atizóles el fuego hasta que se asaron de espacio como él quería.

Yo vi todas las cosas arriba dichas y muchas otras infinitas. Y porque toda la gente que huir podía se encerraba en los montes y subía a las sierras huyendo de hombres tan inhumanos, tan sin piedad y tan feroces bestias, extirpadores y capitales enemigos del linaje humano, enseñaron y amaestraron lebreles, perros bravísimos que en viendo un indio lo hacían pedazos en un credo, y mejor arremetían a él y lo comían que si fuera un puerco. Estos perros hicieron grandes estragos y carnecerías. Y porque algunas veces, raras y pocas, mataban los indios algunos cristianos con justa razón y santa justicia, hicieron ley entre sí, que por un cristiano que los indios matasen, habían los cristianos de matar cien indios.

Si quiere vomitar siga leyendo Brevísima relación de la destrucción de Indias de Fray Bartolomé de las casas. http://www.ciudadseva.com/textos/otros/brevisi.htm

Sino veamos más abajo y podemos descubrir las fechorías de los descubridores:

"Yo, fray Marcos de Niza, de la orden de Sant Francisco, comisario sobre los frailes de la mesma orden en las provincias del Perú, que fué de los primeros religiosos que con los primeros cristianos entraron en las dichas provincias, digo dando testimonio verdadero de algunas cosas que yo con mis ojos vi en aquella tierra, mayormente cerca del tractamiento y conquistas hechas a los naturales. Primeramente, yo soy testigo de vista y por experiencia cierta conoscí y alcancé que aquellos indios del Perú es la gente más benévola que entre indios se ha visto, y allegada e amiga a los cristianos. Y vi que aquéllos daban a los españoles en abundancia oro y plata e piedras preciosas y todo cuanto les pedían que ellos tenían, e todo buen servicio, e nunca los indios salieron de guerra sino de paz, mientras no les dieron ocasión con los malos tractamientos e crueldades, antes los rescebían con toda benevolencia y honor en los pueblos a los españoles, dándoles comidas e cuantos esclavos y esclavas pedían para servicio.

"�tem, soy testigo e doy testimonio que sin dar causa ni ocasión aquellos indios a los españoles, luego que entraron en sus tierras, después de haber dado el mayor cacique Atabaliba más de dos millones de oro a los españoles, y habiéndoles dado toda la tierra en su poder sin resistencia, luego quemaron al dicho Atabaliba, que era señor de toda la tierra, y en pos dél quemaron vivo a su capitán general Cochilimaca, el cual había venido de paz al gobernador con otros principales. Asimesmo, después déstos dende a pocos días quemaron a Chamba, otro señor muy principal de la provincia de Quito, sin culpa ni haber hecho por qué.

"Asimesmo quemaron a Chapera, señor de los canarios, injustamente. Asimesmo a Luis, gran señor de los que había en Quito, quemaron los pies e le dieron otros muchos tormentos porque dijese dónde estaba el oro de Atabaliba, del cual tesoro (como pareció) no sabía él nada. Asimesmo quemaron en Quito a Cozopanga, gobernador que era de todas las provincias de Quito. El cual, por ciertos requerimientos que le hizo Sebastián de Benalcázar, capitán del gobernador, vino de paz, y porque no dió tanto oro como le pedían, lo quemaron con otros muchos caciques e principales. Y a lo que yo pude entender su intento de los españoles era que no quedase señor en toda la tierra.

"�tem, que los españoles recogieron mucho número de indios y los encerraron en tres casas grandes, cuantos en ellas cupieron, e pegáronles fuego y quemáronlos a todos sin hacer la menor cosa contra español ni dar la menor causa. Y acaesció allí que un clérigo que se llama Ocaña sacó un muchacho del fuego en que se quemaba, y vino allí otro español y tomóselo de las manos y lo echó en medio de las llamas, donde se hizo ceniza con los demás. El cual dicho español que así había echado en el fuego al indio, aquel mesmo día, volviendo al real, cayó súbitamente muerto en el camino e yo fuí de parecer que no lo enterrasen.

"�tem, yo afirmo que yo mesmo vi ante mis ojos a los españoles cortar manos, narices y orejas a indios e indias sin propósito, sino porque se les antojaba hacerlo, y en tantos lugares y partes que sería largo de contar. E yo vi que los españoles les echaban perros a los indios para que los hiciesen pedazos, e los vi así aperrear a muy muchos. Asimesmo vi yo quemar tantas casas e pueblos, que no sabría decir el número según eran muchos. Asimesmo es verdad que tomaban niños de teta por los brazos y los echaban arrojadizos cuanto podían, e otros desafueros y crueldades sin propósito, que me ponían espanto, con otras innumerables que vi que serían largas de contar.
Todas estas son sus palabras del dicho religioso, formales, y vienen también firmadas del obispo de Méjico, dando testimonio de que todo esto afirmaba el dicho padre fray Marcos.

Por ello, se celebra el 12 de Octubre en homenaje al descubrimiento de América, día nacional de España y en toda la América como día de la raza. Y para las personas muy bien informadas, es el día del inicio del saqueo, destrucción y despojo de los pueblos milenarios de la América.    

Recordar el pasado es sabiduría para no repetirlo. Y los pueblos de Latinoamérica, al margen de la tiranía de sus políticos, tienen que integrarse para cooperar en ciencia, tecnología y cultura, a fin de contrarrestar la gran tragedia que vivieron los pueblos indios que desaparecieron de la faz de la tierra y que hoy vienen siendo amenazados con el ultraneoliberalismo. Se tiene que conocer la historia trágica de los pueblos indígenas . Si se olvida ello, más tarde que nunca los pueblos latinoamericanos terminarán como los indios. Despojados, desalojados y exterminados.

Los pueblos de Latinoamérica deben recuperar sus recursos naturales. Deben recuperar las empresas públicas, nacionalizar el agua, cobrar impuestos a los movimientos de capital, eliminar la flexibilidad laboral, encerrar en la cárcel a los dictadores y confiscar sus bienes a favor del patrimonio nacional.

El 12 de Octubre los descendientes de los pueblos milenarios de América(Abya Yala) debemos movilizarse en protesta por el genocidio rapaz, del colonialismo europeo y neocolonialismo de EU y de la UE.

(1)     http://www.abyayala.org/main_cc1.htm
http://www.ciudadseva.com/textos/otros/brevisi.htm

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more