Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Violencia en Tordesillas
13 set 2006
El Toro de la Vega es una de las más sangrientas tradiciones que existen en España, el Partido Antitaurino Contra el maltrato Animal (PACMA), se manifestó en contra de esta barbaridad.
IMAG0190.JPG
IMAG0179.JPG
IMAG0191.JPG
Por segundo año consecutivo, manifestantes defensores de los derechos de los animales se manifestaron en Tordesillas, contra una de las tradiciones más bárbaras y crueles de la España profunda: el Toro de la Vega, la cual consiste en matar a un toro a lanzadas. Para más información puedes visitar la web www.torodevega.com.

Los tordesillanos, que justifican esta cruel tradición, no respetaron el derecho constitucional a manifestarse de los animalistas y esperaron con palos la llegada de los autocares y lanzaron huevos, tomates, frutas y polvorones secos a los manifestantes. Uno de los polvorones hirió a una manifestante en un ojo y necesitó asistencia médica.
Si no llega a ser por la Guardia Civil, en Tordesillas, habría habido una carnicería, como la ocurrida el pasado martes, día 12 de septiembre, cuando mataron cruelmente al toro Rompesueños defendiendo esta vergonzosa tradición.
Mira també:
http://www.pacma.net
http://www.torodevega.com

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Violencia en Tordesillas
13 set 2006
LA CUADRILLA CUADRADILLA

Ya está, ya se hizo. ¿ Una manifestación más ?: no: una manifestación menos, una protesta menos respecto a las que quedan para eliminar el asesinato jolgorioso en ágora pública que llevan a cabo las energúmenas vallisoletanas de Tontesillas con el Toro de la Vega. En estos momentos en que escribo estas líneas, a esta hora este martes 12 de septiembre, está siendo ejecutado, por orden popular, por veinte mil personas -según declara el rotativo ABC-, el toro al que llaman âRompesueñosâ?. En este mismo instante se está dando agónica y bochornosa muerte a un pacífico rumiante que, como una gran parte de rumiantes, tienen la mala suerte de tener âdueñasâ? -como las esclavas de las máquilas chinas o las recolectoras de café y cacao en centroamérica-, gente con la miopía moral suficiente para no distinguir entre una fiesta y una matanza. Sin duda alguna las tontesillanas más ancianas disfrutaron de lo lindo del 36 al 39, o acaso se masturban viendo las fotos de Treblinka o Bergen-Belsen. Dicho sea por provocar, pero sin alejarme del contexto.

    La manifestación se incició con un despilfarro de huevos y polvorones ( recordemos: robados a otros animales ), arrojados contra las participantes, así como tomates y castañas -todavía con su camisa puntiaguda-, que consiguieron que las pacíficas y honrosas tontesillanas causaran traumatismos nasales -y la siempre cierta incomodidad de ser agredida-, entre las manifestantes. En el bando de las matarifes era común que fueran ataviadas con garrotes, o en su defecto vasos de cerveza, dos de los grandes emblemas nacionales de la tradición castellana, es de presuponer, de la España Angosta ( dejemos lo de profunda para otros ámbittos más dignos ). Las verdugas, a su vez, invitaban a las protestantes a largarse, a cerrar la boca, a chupar su polla, o a irse a tomar por culo, con la señal internacional que así lo expresa. Demostrando la indudable calidad dialogante de las tontesillanas, su concepto de la igualdad, el derecho de expresión, la democracia y otras importantes lecciones, que en la clase en la cual se enseñaban se quedaron dormidas como angelitas. Otras, más osadas y castizas, les hacían el gesto de rebañar el gaznate ( según creo, eso es amenazar de muerte, condenable hasta las cachas ), no le faltarían ganas a esas potenciales asesinas de llevarse por delante a unas cuantas manifestantes... Señoras, lamentablemente, deberán esperar a la guerra de turno para degollar personas a su antojo.

    Leo la nota de prensa publicada por el Patronato de la Vega a raíz de la manifestación que se llevó a cabo el domingo contra la brutalidad, el primitivismo mental, el hueco sensitivo, la barbarie institucional, la inanición moral, la garrulería, la chabacanería, la torpeza, la demencia senil no detectada, la baba gratuíta, la asquerosidad, la decencia estrangulada, la muerte, la chuloputería, la ranciedumbre, la esquizofrenia machista, la guarrería, el medioevo con carnet por puntos, la penosidad con tarjeta de webmaster. el odio visceral, el morbo intestinal, la muchedumbre absoluta, la peste insoportable a pensamiento único, la náusea vallisoletana, los cojones plenipotenciarios, la alienación colectiva, el aborregamiento con derecho a plasma, la glorificación de la masacre, la cobardía armada, el honor de pastelina, la moral de humo, la dignidad de diarrea, el fascismo de la fiesta, el torneo de la falsía..., a fin de cuentas, contra el totalitarismo de la discapacidad intelecto-emocional, y no puedo menos que congratular a las -estas sí- justas participantes en la protesta, añadiendo, sin la más mínima duda, que la matanza taurófoba del Toro de la Vega ( vegano de toda la vida ), tiene las horas contadas.

    Señoras de Patronato de la Vega, vayan reservando plaza en el geriátrico, que se les acaba la virilidad.

    En el primer punto de dicho comunicado se trata a la manifestación de escandalosa ( ¿ será porque es evolutiva y a las tontesillanas les asusta la evolución ? ), indecente (¿ será porque el concepto de decencia de las tontesillanas tiene las garras cuajadas de sangre pero los dedos de santiguaciones ?), y provocativa (¿ será porque el concepto de provocación de las tontesillanas elude impunemente los improperios y las agresiones verbales y físicas, que sufrieron las activistas un año ha, por parte de las eruditas tontesillanas ?).

    No lo sabemos.

    Pero sí sabemos que, del mismo modo que ellas âdesprecianâ? a quienes âdesprestigian y destruyenâ? su fiestón, les aplicamos el mismo tratamiento de cebe y engorde... con acuse de recibo, y las despreciamos por desprestigiar y destruir la posibilidad de sensibilidad en el grueso de las tordesillanas ( personas ) que deleznan a las tontesillanas ( ataporcinas ), y por destruir la vida de un herbívoro pacífico cuya muerte, este año, nos ha roto el sueño, como su nombre indicaba.

    Nuestra intolerancia, señoras, es cero, o sea, la tolerancia similar a la de las personas que criticaban ferozmente la intervención del ejército norteamericano en Vietnam, la de la población que se mostraba intransigente y despreciativa con las lapidaciones de mujeres infieles en Liberia, la de las ciudadanas que se negaban a aceptar las desapariciones de jóvenes en Chile y Argentina. Las millones de personas que claman la extincion de la pena de muerte en USA, las acciones paramilitares en Colombia, la ablación en Ã?frica, la matanza en Tiannamén o Acteal, las palizas y asesinatos a indigentes en Madrid. Aquel pueblo sensible que sale a la calle legal e ilegalmente en cualquier lugar de este planeta donde se comete lenocinio, injusticia, tortura y muerte a seres condenados de antemano, bien sea por razones culturales, políticas, económicas, tradicionales, tácticas, folklóricas, mercantiles o de Estado. Nuestra intolerancia se debe a la incapacidad de respetar a lo que mata, máxime cuando esto se lleva a cabo de un modo tan burdo, postizo, cobarde, machista y cutre. Sí, señoras, sépanlo, su Toro de la Vega es cutre y salchichero. Aunque se remonte a las épocas de la âinvasión musulmanaâ? -de nuevo cito el ABC, cuyo articulista aficionada olvida que fuimos las españolas quienes masacramos a las judias y musulmanas, y que la invasión fue nuestra, en todo caso-.

    La legalidad de la cual se nutren en Tontesillas no significa legitimidad. Legalidad, sépanlo, es matar a cientos de civiles en Irak, legalidad es cien mil millones de animales ejecutados anualmente en el planeta, legalidad fue Hitler democráticamente proclamado jefe de estado, legalidad es el etnocídio palestino por parte de Israel. Por eso la legalidad del Toro de la Vega a los ojos de la razón es papel mojado, su legitimidad, a los ojos de la dulzura es humo disuelto en viento. Van a tener que ofrecer otros argumentos para defender su licencia para matar, los que esgrimen son tan ridículos como el honor de los lanceros, la âigualdad de justasâ? de quienes acorralan a su toro y lo desangran, y la supuesta hermosura de su tradición.

    Porque de ser un torneo digno, de igual a igual, estaríamos hablando, por ejemplo, de cien toros sueltos por la vega tontesillana, a ver quién se iba a acercar a ellos... ¿ Dónde estarían entonces esos valientes lanceros, esa muchedumbre descolorida, borracha y vociferante ?. Yo se lo diré señoras: haciendo de vientre en las cunetas, sí: cagándose del miedo, del terror de haber perdido la supremacía numérica y deber enfrentarse al peligro real, del peligro de la equidistancia verdadera, y no a esa patochada propia de ataporcinas sin corazón.

    En cuanto a la proclamación de que su tradición es âsagradaâ? me recuerda a los pretenciosos delírios megalómanos del señor Bush ( legalmente presidente de USA ), el cual afirmaba hablar con Dios de vez en cuando ( como antes lo hacía con su whisky´n the rocks y sus tiritos de farlopa ). Si tuvieran un mínimo de conciencia cristiana no consentirían mezclar la fe religiosa en sus enfermos y sangrientos entretenimientos. Si tuvieran un mínimo de decencia dejarían de llevar a cabo su Toro de la Vega.

    Antes, me refiero, de que caiga por su propio peso.

    Ejemplificación final y moraleja: ayer, en mi huerto, revolviendo el compost, me salió una cría de lagartija que no pesaría más de 20 gramos y que, sintiéndose amenazada, amenazó a su vez con morderme. Hermosa gesta, habida cuenta que peso 4000 veces más que ella. La encaminé al bancal de soja y creo que se quedó por allá. Eso eso es el valor. En cambio 20.000 personas alanceando a pie y a equino a un sólo animal me parece que habla mucho de la valentía de las tontesillanas. 20.000 torneantes armadas de garrotes, vasos de cerveza y un retraso ético espeluznante. 20.000 cobardes.

    Gracias a todas las participantes de esta convocatoria, que hicieron cientos de kilómetros para estar cerca de un animal condenado a muerte. Lo de la avioneta era también muy emocionante, muchas gracias.. ¡ Viva el Toro ! ( y la vaca, ya puestas...). Y, por favor, no dejemos que se acerque a âla Vegaâ?.
(Dedicado, claro, a la memoria de âRompesueñosâ?) Xavier Bayle
Re: Violencia en Tordesillas
09 oct 2006
bueno... lo primero, con estos insultos, tu mismo te descalificas.

y lo segundo: a mi y a un monton de personas más en España nos encantan los festejos taurinos como el de Tordesillas.

Respeto que no te guste, pero respeta mi gusto.
Sindicat