Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: @rtivisme
Premiar el crimen es punir la virtud
04 ago 2006
La Mosca de Cagadero ahora caga de aguilita
Premiar el crimen es punir la virtud
Orlando Guillén


Miro por el ojo de una imagen
a los encargados de mi linchamiento
Observo mi propia masacre
con el sereno coraje de un sabio
Pier Paolo Pasolini


A previsor
Premiar el crimen es punir la virtud.

Uno
Por el mérito comisor del crimen de lesa humanidad en mi contra, lo que queda del gobierno foxista ha comenzado a delirar en el desierto de los premios a modo de blindaje en vano de los criminales, y así Consuelo Sáizar es ahora por decreto presidencial titular del Fondo de Cultura Económica hasta 2011. Por primera vez se da el caso en México, desde que este país se gobierna por sexenios, de que el presidente saliente herede a su sucesor a un miembro de su gabinete (aquí, de lo que se llama âgabinete ampliadoâ?: el FCE es, propiamente hablando, la editorial del Estado mexicano). Así el fraude electoral valide la esperanza sucia de Felipe Calderón o no, quien quede presidente enfrentará esta afrenta a posteriori que invade sus dominios de facto y de derecho y atenta contra la inteligencia y la vida cultural y artística de los mexicanos. Yo me limito a denunciar esta desvergüenza desde la expedita pasión de mi mirador de poeta que regresa cargado de mundo de la muerte.

Dos
Sin el retrato (por razones obvias; remito a www.floresdeuxmal.com) a que hace referencia el texto, esta que sigue es La Mosca de Cagadero:

Prófugo de la gran letrina verde cúpula del setentón FCE, el insecto díptero de Navarijo a esta nota epónimo se pasea zancudo revoloteando la infección de su propio aire sintáctico, y en oídos sordos a la infamia deslizumba pertérrito estas palabras necias (que son confesión de parte):

âOrlando:
Tengo en mi oficina las pruebas de tu libro. Puedes pasar a recogerlas cuando quieras. Sólo debo advertirte que eliminé el original en catalán de todos los textos en prosa (incluido el epílogo), pues habíamos quedado en que no irían.
Aun así, el mero apéndice ocupa 480 páginas, lo que es en mi opinión un exceso, y el epílogo de Enric otras 77. Espero que estés de acuerdo.
Por fin nos llegó la aceptación oficial por parte del IRL del incremento en el subsidioâ?.

Lo que es un exceso es que esta clase de misereres cobre sueldo de privilegio del Estado mexicano en materias que competen al cultivo del espíritu. Y nunca he quedado en nada (pero menos en esto) con un correo de voz de fosa séptica como ese.
Fallados ya todos los intentos de impedirla a obra de muchos que poco valen, Martí Soler quiere ahora obstaculizar y retrasar la aparición inminente de âDoce poetas catalanes del siglo XXâ? en el FCE, fintando con su mutilación. Más allá de los agravios autorales, de imagen y los daños patrimoniales que tal conducta supone, esto dice sin embargo en su parte relativa el contrato respectivo: âEl autor asume la responsabilidad última del establecimiento del texto interior en catalán y en españolâ? y también: âLas modificaciones que sufra el material al adecuarse a la paginación y al diseño de la colección Tierra Firme, serán supervisadas hasta la etapa de segundas galeras, pudiendo el autor verificar que la composición gráfica no altere la intención de la obraâ?. La obra es de mi autoría y es cerrada y unitaria y con el hábil revuelo de un franelazo de bolero en el aire a modo de chicote se sacude sangrienta el revoloteo que no es lo mismo que revuelo de esta clase de mosconas verdes. Este es el alcance del FCE, limitado por esta cláusula cuya inserción exigí en previsión de osadías viles como esta.
El funesto degradador galimático y ripioso de la obra de J. V. Foix al según él traducirla al castellano se lanza ahora contra la prosa catalana del siglo XX tomándola por tan desprotegida como la de Corella cuando la vilipendió cacaraqueante. Pero Quevedo me paga con un chiste suyo una vieja visita. Una mosca de cagadero de más chirriante zumbar que esta, cupular de la época, manda a un mandao como este a cagarse en la mesa quevedesca, provisto de orden regia. Quevedo descuelga el pistolón, y le dice:
Puedes cagar mientras miro
Puesto que el rey lo mandó
Pero mear, ¡eso sí no!
Si lo haces te pego un tiro
Lo que no es en mi opinión un exceso. Es justicia distributiva.

Lo que queda del gobierno de Fox acaba de otorgar la Orden del Aguila Azteca, máxima condecoración de que dispone para méritos tan señalados, a este criminal confeso, a modo de blindaje desde el Yunque âal gran editor catalánâ?. La Mosca de Cagadero ahora caga de aguilita.

Tres
El Helicóptero Juan Gelman aterrizó muerto (le dio en su momento cran la Junta Militar Argentina) entre las chollas cupulares de la cultura mexicana hace algunos años y comenzó en seguida a pudrirse entre ellas en hedor de complicidades, privilegios y prebendas. Pero no midió abyección al presidir con su âprestigioâ? de muerto fresco el jurado que concedió condición de âpoetaâ? al simulador espacial Carlos Monsivais, crápula impune sobreviviente enruquecida y enriquecida en la infamia intelectual del priismo donde jugara oficios de âcríticoâ? legitimador del sistema, pero nunca autor público de verso alguno.
El Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde concedido a la bolsa de esta persona ajena a la poesía constituyó un fraude contra poetas y escritores de buena fe que acudieron a una convocatoria estatal por Zacatecas del ámbito extenso del idioma, y constituye desviación de recursos públicos para fines particulares y lo demás penal que resulte y siga impune. Le pusieron de estrambote al Premio ây de ensayoâ? para acallar su denuncia por observadores o damnificados unos quince días después de haber anunciado su gracioso otorgamiento. Con guión de Gaspar Henaine Capulina, consumaron este atraco alevoso en aire hendido por helicópteros de mar revuelta, Alí Chumacero, Hugo Gutiérrez Vega y Marco Antonio Campos Viruta.

A posterior
Premiar el crimen es punir la verdad.
Mira també:
http://www.floresdeuxmal.com

This work is in the public domain
Sindicat