Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Setembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Accions per a Avui
20:30

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: sense clasificar
Crímenes de guerra, ofensiva contra la paz
10 jul 2006
Alan Gresh
Le Monde Diplomatique

Tras el secuestro de un soldado israelí al cabo de un ataque palestino, el pasado 25 de junio, Israel lanzó una ofensiva militar sobre la Franja de Gaza, que resulta en un castigo colectivo desproporcionado sobre la población. John Dugard, enviado especial de la ONU, declaró que Israel violaba las "normas más elementales" de los derechos humanos.


"Queda prohibido, como método de guerra, hacer padecer hambre a las personas civiles (...) Se prohibe atacar, destruir, sustraer o inutilizar los bienes indispensables para la supervivencia de la población civil". Las implicaciones del artículo 54 del Protocolo Adicional N°1 de 1977 a la Convención de Ginebra (1) son claras: el bombardeo de centrales eléctricas en Gaza por parte de las fuerzas armadas israelíes, el bloqueo de la población civil, y los castigos colectivos contra la misma, constituyen crímenes de guerra.



El protocolo adicional precisa además otro principio del derecho internacional violado por la ofensiva israelí: el de la proporcionalidad. El texto estipula que "se considerarán indiscriminados, entre otros, los siguientes tipos de ataque; (...) cuando sea de prever que causarán incidentalmente muertos y heridos entre la población civil, o daños a bienes de carácter civil, o ambas cosas, que serían excesivos en relación con la ventaja militar concreta y directa prevista" (2). ¿Quién puede pensar un solo instante que el objetivo declarado -salvar un soldado- justifique toda esa destrucción?

Contrariamente a lo que afirmaron varios diarios franceses, entre ellos Libération (3), Israel negoció varias veces intercambios de prisioneros: en 1985 liberó 1.150 detenidos palestinos para recuperar tres de sus soldados que habían sido capturados por el Frente Popular de Liberación de Palestina, Comando-General (FPLP-CG); y en 2004, en el marco de un acuerdo similar con el Hezbollah libanés, intercambió 400 detenidos palestinos contra un coronel israelí y los cuerpos de tres soldados muertos. ¿No sería más factible obtener la liberación de Gilad Shalit por medio de negociaciones en lugar de lanzar operaciones militares que pueden llevar a la muerte del rehén?

Como lo señala el editorial del diario israelí Haaretz (4) del 30 de junio: "Bombardear puentes que se pueden evitar fácilmente, a pie o en auto; tomar el control de un aeropuerto que está en ruinas desde hace años; destruir una central eléctrica y dejar a oscuras una gran parte de Gaza; distribuir volantes donde se le dice a esa gente que estamos preocupados por lo que les pasa; sobrevolar el palacio presidencial de Bachar El-Assad, y detener a los responsables electos de Hamas. Y el gobierno quiere convencernos de que hace todo eso sólo para liberar al soldado Gilat Shalit". Y el editorialista añade: "Olmert debería saber que detener dirigentes sólo sirve para reforzarlos, a ellos y a sus partidarios. Pero no se trata sólo de un razonamiento torcido: detener personas para utilizarlas como moneda de cambio es un acto digno de una banda de delincuentes, no de un Estado".

En realidad, como lo revelaron los medios israelíes, esa ofensiva -incluso la detención de los principales responsables de Hamas, comenzando por diputados electos y ministros- había sido planificada desde hace tiempo. ¿Con qué motivos? La idea es terminar de una vez por todas, no sólo con el gobierno palestino surgido de las urnas en enero de 2006, sino con cualquier forma de autoridad palestina. Tal es la lógica del "plan de retirada" decidido por Ariel Sharon y retomado por Ehud Olmert: afirmar que no existe ningún interlocutor palestino, para así poder trazar unilateralmente las fronteras de Israel. Esa estrategia no data de la victoria de Hamas; durante todo 2005, mientras que Mahmoud Abbas estaba al frente de la Autoridad y gobernaba con una mayoría de Fatah, el primer ministro Ariel Sharon se negó sistemáticamente a negociar con él y continuó, a pesar de la decisión de la Corte Internacional de Justicia, la construcción del muro de separación. Esa opción por el unilateralismo significa un cuestionamiento del último logro de los acuerdos de Oslo: la convicción (confirmada por el documento de reconocimiento mutuo (5) entre Israel y la OLP, firmado el 9 de septiembre de 1993 por Itzhak Rabin y Yasser Arafat) de que la solución del conflicto palestino-israelí exige una negociación bilateral entre la OLP y el Estado de Israel.

La victoria de Hamas en las elecciones de enero de 2006 (6) permitió al gobierno israelí profundizar su propaganda sobre el tema "no hay interlocutor palestino". Estados Unidos y la Unión Europea (con el aval de Francia) (7) pusieron tres condiciones al nuevo gobierno palestino -reconocer al Estado de Israel; poner fin a toda acción armada y aceptar el proceso de Oslo- y suspendieron la ayuda directa, contribuyendo así de manera significativa al sufrimiento de una población cuya culpa es haber "votado equivocadamente". Frente al gobierno israelí, que se niega a reconocer el derecho de los palestinos a tener un Estado independiente en los territorios ocupados en 1967, que utiliza el terrorismo contra los civiles, y que reniega de todos los compromisos de los acuerdos de Oslo, vemos una tolerancia ilimitada. Se ha podido incluso oír a la comisaria europea para las Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, calificar el unilateralismo del gobierno israelí de "decisión valiente".

Seguramente, no es casualidad si la actual ofensiva israelí coincide con la firma de la declaración común (8) de todas las organizaciones palestinas (salvo la Yihad Islámica) que prevé el establecimiento de un Estado palestino independiente sobre todos los territorios ocupados en 1967, con Jerusalén-Este como capital, lo que representa un reconocimiento de facto de Israel. El gobierno israelí quiso también bloquear esa nueva perspectiva de paz que se abría. Es algo similar a lo ocurrido en 2002, cuando la Cumbre ?rabe de Beirut había aprobado un plan que preveía el reconocimiento del Estado de Israel a cambio de la creación de un Estado palestino: por entonces, el gobierno de Sharon había respondido -con el pretexto de un atentado kamikaze- con una ofensiva generalizada contra todos los territorios ocupados.

Sin embargo, "Lluvia de verano", romántico nombre dado a la ofensiva militar israelí, confirma el fracaso de la política unilateral: la retirada del ejército israelí de la Franja de Gaza, sin negociaciones con los palestinos, no puede llevar a la paz; aplicada a Cisjordania, donde la imbricación de colonias y de población palestina es inextricable, cualquier evacuación unilateral desembocará en nuevos actos de violencia.

* Redactor de Le Monde diplomatique, París. Autor, en colaboración con Dominique Vidal, de Cien claves para entender a Oriente Próximo, Paidós, 2005. Este artículo fue difundido en su idioma original el 30 de junio de 2006.

Notas


1. Ver el texto completo del Protocolo adicional N°1 en el sitio del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas: http://193.194.138.190/spanish/html/menu3/b/93_sp.htm.
2. Idem, artículo 51, 5 b. Ver además "Principe de proportionnalité", in Crimes de guerre. Ce que nous devons savoir, Autrement, París, 2002.
3. "L'enlèvement, une arme sans effet", Libération, París 29-6-06.
4 "The government is losing its reason", Haaretz, 30-6-06.
5. Ver en nuestro dossier sobre Medio Oriente (en francés en www.monde-diplomatique.fr/cahier/proche-orient/) las cartas de reconocimiento mutuo intercambiadas entre Arafat y Rabin, fechadas en septiembre de 1993.
6. "Hamas a prueba del poder", por Wendy Kristianasen, Le Monde diplomatique, edición Cono Sur, Buenos Aires, junio de 2006; en inglés: "Hamas besieged" y "Honestly, only in Palestine", Le Monde diplomatique, edición inglesa, junio de 2006: http://mondediplo.com/2006/06/04women.
7. Ver "Fatigue au Quai d'Orsay, misère à Gaza", Le Monde diplomatique, París, junio de 2006.
8. "The Prisoners' National Conciliation Document", Palestine Center, 28-6-06 (en inglés): www.thejerusalemfund.org/images/informationbrief.php?ID=166.

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more