Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sexualitats
Holocaust a Moscou
30 mai 2006
Nacionalistes neofeixistes russos, fanatics religiosos i policies russos van arremetre ahir contra la primera marxa per l'orgull gai que se celebrava a Moscou. en la qual els homosexuals pretenien reivindicar els seus drets i denunciar l'homofòbia i la discriminació.
9moscu.jpg
7moscu.jpg
5moscu.jpg
El centre de Moscou semblava el d'una ciutat assetjada, amb els seus carrers patrullats i les places acordonades per la policia, mentre els cables de les agències semblaven "parts de guerra" sobre xocs, ferits i detencions en diverses zones urbanes. Les autoritats van reaccionar així a l'anunci de la comunitat homosexual que celebrarà la primera desfilada del "orgull gai" no obstant la homofoba prohibició expressa de l'alcalde de la ciutat, Yuri Luzhkov, i d'un tribunal de Moscou.
L'anunci va provocar una reacció airada dels nombrosos grups neonazis que, incitats per polítics ultres i diferents líders religiosos (popes ortodoxes, rabins i imans) van inundar l'internet rus amb amenaces de deslligar una veritable "caça de pederastes".
Al crit de "!Sodoma no passarà!" i "!Moscou no és Sodoma!", un centenar d'extremistes es va abalançar contra una desena d'homosexuals que, en un acte de repulsa al feixisme i a la intolerància, intentava col•locar flors en la Tomba del Soldat Desconegut al costat de la muralla del Kremlin. Activistes liderats per Nikolai Alexeyev, de 28 anys, havien planejat deixar flors en la Tomba del Soldat Desconegut, un símbol de la lluita de la Segona Guerra Mundial contra el feixisme i un dels llocs més sagrats de Rússia. Però la policia va tancar les portes del parc on crema l'eterna flama sota les parets del Kremlin, i un gruixut grup de dones cantant himnes i neofeixistes amb els caps rapats van intentar atacar als activistes homosexuals mentre començava la marxa. "És una gran victòria, una victòria absoluta, mira el que està passant", va dir Alexeyev mentre era arrossegat, gairebé de genolls, per dos policies que ho allunyaven de les portes.
La policia, que havia tallat els accessos a la Plaça Vermella i al Jardí d'Alexandre, on es troba la Tomba va desallotjar de la zona.
Al temps, els agents van detenir a diversos activistes homosexuals, entre ells Nikolái Alexéyev, l'organitzador de la protesta, que va declarar a la BBC que la comunitat gai el que necessita és fer-se més visible. "La gent entendrà -va dir- que no hi ha raons per a tenir por a les minories sexuals". Alexeyev va afegir: "Si la gent no s'hagués proposat canviar la nostra societat encara l'homosexualitat se seguiria considerant un delicte".
La policia va detenir a diversos defensors de drets homosexuals, va afirmar l'activista britànic Peter Tatchell, qui va integrar la protesta. Mentre declarava a una televisió, Volker Beck, membre del parlament alemany pel partit Verd, va ser envoltat i copejat per uns 20 joves neofeixistes que li van deixar el nas sagnant. En declaracions a la cadena de televisió privada alemanya RTL, Beck va criticar amb duresa l'actuació de la policia, a la qual va acusar de no haver protegit als manifestants. 'Vaig Ser agredit amb una pedra i un puny', va explicar Beck, cap d'organització del grup parlamentari Verd, qui va afegir que la policia 'no només no ens va protegir sinó que va impedir la nostra retirada, de manera que quedem a mercè dels agressors'.
En la imatge televisiva es podia veure a Beck amb la cara ensangonada. Un activista gai berlinès, Volker Eichler, qui va observar la pallissa, va dir que la policia no va intervenir per a detenir-la.
En altra zona cèntrica, en el bulevar Petróvski, les unitats antidisturbis van carregar contra altre grup d'homosexuals i van detenir a uns 50 manifestants, segons el diari digital Gazeta.ru.
A les 15.20 hora de Moscou, tot just una hora després de començar a sortir els homosexuals al carrer, havia ja "un centenar de detinguts, entre partidaris i adversaris de la desfilada", va dir a Interfax un portaveu policial.
El propòsit dels organitzadors era celebrar el primer festival gai a Rússia, encara que no com una "parade" carnavalesca, com a Occident, sinó en defensa dels drets de la comunitat homosexual. No obstant això, les amenaces d'atacs extremistes i de repressió per part de la policia, que va mobilitzar a 1.700 agents, els van obligar a canviar els seus plans. Segons van anunciar els organitzadors en una roda de premsa prèvia, havien decidit limitar-se a col•locar flors en el Jardí d'Alexandre i a celebrar un míting enfront de l'Ajuntament, que van impedir policies i contramanifestants.
Una altra de les organitzadores, Yevguenia Debrianskaya, va ser detinguda al costat d'una desena de gais i lesbianes quan van arribar per a muntar un piquet a l'Ajuntament, així mateix acordonat per policies.
"Es tracta d'una iniciativa pacífica. Volem demostrar que tenim els mateixos drets que altres ciutadans", va declarar a la premsa Nikolai Alexeyev hores després de la cancel•lació.
En les manifestacions van participar convidats estrangers d'una vintena de països, entre ells diputats del Bundestag alemany i del Parlament Europeu i un vicealcalde de París.
Sense ser homosexual, també es va sumar a la protesta el nét del dramaturg britànic Oscar Wilde, Merlin Holland, qui havia demanat al Kremlin una política de tolerància, gest de solidaritat pel qual els radicals li van llançar una pluja d'ous durant un acte en la Biblioteca de Literatura Estrangera.
L’homofob alcalde Luzhkov va prohibir l'acte, amb l'excusa que aquest tipus de manifestacions són rebutjades per la ciutadania, i un tribunal va donar ahir la seva decisió, per temor a no poder garantir la seguretat de la comunitat gai.
Terry Davis, el secretari general del Consell d'Europa -que Rússia presideix aquest semestre-, va enviar un missatge de solidaritat als homosexuals i lesbianes russos.
Diverses ONGs russes i organitzacions internacionals de drets humans com Amnistia Internacional, Human Rights Watch i el Grup d'Hèlsinki van condemnar també la prohibició del govern rus.
La data de la concentració va ser triada perquè el 27 de maig de 1993 va ser abolit l'article del codi penal rus que sancionava amb penes de presó les pràctiques homosexuals i aquestes van deixar de ser considerades per la psiquiatria oficial com malaltia mental.
"El que va succeir avui lamentablement representa el poc respecte que hi ha a Rússia pels drets humans", va comentar un activista francès, Sebastien Maria. El divendres, l'alcalde Yuri Luzhkov va afirmar en una entrevista radial que les manifestacions a favor d'homosexuals "són absolutament inacceptables a Moscou i Rússia". El dissabte, els activistes havien demanat als seus seguidors col•locar flors en el Monument al Soldat Desconegut, enfront del Kremlin, i després reunir-se en una plaça al costat de l'oficina de l'alcalde.
Una activista identificada simplement com Anna, qui portava un clavell vermell, va afirmar que "estàvem esperant això. Són les autoritats les quals permeten que això succeeixi".
Segons l'agència russa de notícia RIA-Novosti, 50 persones van ser arrestades en altra zona de la ciutat, però la policia no va confirmar immediatament el reporti.
Mira també:
http://www.fagc.org/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Holocaust a Moscou
30 mai 2006
Molt entendridor i aclaridor veure els nazifeixistes russos manifestant-se amb imams islamics i rabins jueus ultraortodoxes contra els homosexuals, són tots la mateixa merda totalitària
Re: Holocaust a Moscou
30 mai 2006
Per molta solidaritat que un,-a vulgui expressar/que senti amb la lluita pels drets lgbt a Russia, per descriure agressions sumament violentes: siguin estatals, de grups neofeixistes, clericals, etc...és un tó massa i totalment injustificat utilitzar en aquest contexte el terme "holocaust", que històricament es refereix a l' aniquilació planejada de sis millions de jueus més militants rojos, negres, sindicalistes, gays,lesbianes,bisexuals i transeexuals, minòries zingànes com els Roma i els Sinti, etc...per els nazis alemanys, polacs, xecs, colaboracionistes del govern de Vichy, etc...als anys 1939-45.
Re: Holocaust a Moscou
31 mai 2006
I tant, aquest naziespanyolista és la mascota troll oficial d'Indymedia.

Es molt divertit que pretengui fer victimes als invasors alemanys i els seus col.laboradors italians, hongaresos, rumanesos, etc, que van morir per les accions dels combatents antifeixistes que lluitaven per la llibertat i per la indepència dels seus països. Aquesta dèria antijueva és la mateixa excusa que els nazifeixistes van fer servir per mirar de sotmetre Europa sencera al seu totalitarisme.

L'excusa del comunisme tampoc serveix, ja que Stalin era partidari de fer la revolució només a la URSS i aillant-se de la resta del món. Al contrari de Trotsky, partidari de fer immediatament una revolució mundial, pel que va haver d'exiliar-se de la URSS i va acabar assassinat per un estalinista a Mèxic.

També ho és que amagui els milions de soldats alemanys que van tornar a casa seva després de ser entabanats i alienats per anar a morir arreu d'Europa només pels deliris d'un boig que, aprofitant la cojuntura per la passava Alemanya després de la primera guerra mundial, va aconseguir proclamar-se dictador dels alemanys.

Milions de soldats alemanys que, sempre que no hauuessin estat responsables de crims de guerra i contra la Humanitat, van poder tornar amb les seves famílies i viure en llibertat. Els soldats alemanys que van ser tancats als camps de concentració soviètics després de la guerra van patir les conseqüències d'obeir les ordres del sonat de Hitler d'envair la URSS. Està clar que si no l'haguessin envait no haurien acabat així.

Si el nazifeixisme haguès guanyat la guerra no hi ha hauríen webs com Indymedia, els catalans com la resta de pobles mediterranis estariem condemnats a ser reduits per aquests a servents dels alemanys com a poble inferior seu que ens consideraven, etc.

Pero nazidiotes com aquest Eric -només un dels nicks que fa servir a Indymedia- malgrat aixó van de víctimes i encara parlen de la conspiració jueva per controlar el món que va ser inventat per la policía política de la Rússia tsarista a les darreries del segle XIX per tenir l'excusa de reprimir les organitzacions i les mobilitzacions populars contra la dictadura que s'hi patia.

El millor de tot aixó és que al final els nazifeixistes són uns idiotes plens d'odi i poc més, exactament com el pringat nazi anglès que presentaven com l'intel.lectual nazi més important i que ha acabat convertint-se a l'islamisme més ranci i fanàtic. Perque són simplement aixó, fanàtics que odien la llibertat i prou.

Re: Holocaust a Moscou
01 jun 2006
DEPORTACIONES MASIVAS DE ALEMANES EN EL ESTE DE EUROPA
Una de las finalidades de guerra definidas por los Aliados en la Carta del Atlántico incluía el de la libertad de residencia de los seres humanos en los territorios de su elección. No obstante, esa finalidad de guerra -como tantas otras- resultaría ser una burda patraña, sin más finalidad que reforzar el arsenal propagandístico de los Aliados. Tanto es así, que nada menos que el sabio Albert Schweitzer, en su discurso de recepción del Premio Nobel de la Paz en 1954, dijo:
"La violación más grave del derecho basado en la evolución histórica y en cualquier derecho humano en general consiste en privar a las poblaciones del derecho a ocupar el país en el que viven, obligándoles a trasladarse a otro lugar. El hecho de que las potencias vencedoras al final de la Segunda Guerra Mundial impusieran ese fatal destino a millones de seres humanos y, lo que es peor, de una manera absolutamente cruel, muestra cuan poco les importaban a esas potencias el restablecimiento de la prosperidad y el gobierno de la ley". [559]
Y, que nosotros sepamos, todavía no se le ha ocurrido a nadie calificar de "nazi" a Albert Schweitzer.
La deportación, como ganado, de dieciséis millones de alemanes residentes en el Este de Europa se decidió en la Conferencia de Potsdam por los señores Truman, Attle y Stalin. En números redondos, puede desglosarse así:
8.500.000 residentes en el Este de Alemania ,
3.500.000 en los Sudetes ,
250.000 en los Estados Bálticos y el distrito de Medel ,
380.000 en Dantzig ,
1.300.000 en la región de Posen ,
623.000 en Hungría ,
537.000 en Yugoeslavia ,
786.000 en Rumania y
150.000 en Bulgaria [560].
Esos dieciséis millones largos de personas hicieron el desplazamiento a pié, tras abandonar todas sus pertenencias. No ha podido saberse con exactitud el número de muertos en el transcurso de ese éxodo, pero ningún comentarista serio baja de los dos millones de muertos, más una cifra incalculable, pero importante, de muertos a consecuencia de la infrahumana remoción de la población [561]. La mayor parte de los refugiados supervivientes se instalaron en lo que hoy se llama República Federal de Alemania, y en Austria, aunque casi tres millones y medio quedaron, por no habérseles permitido prolongar su viaje, en lo que hoy se denomina República Democrática de Alemania.
Para encontrar precedentes históricos a esa deportación en masa debemos reportarnos a los tiempos del Imperio Asirio, cuando Assurnasirpal y Assurbanipal, en los siglos VIII y VIl antes de Jesucristo deportaron a unos tres millones de personas de sus reinos. Esa práctica de éxodos forzosos se abandonó prácticamente en la Era Cristiana; el territorio de los enemigos vencidos podía ser repartido o anexionado, pero las poblaciones nativas podían permanecer en sus tierras y automáticamente pasaban a convertirse en sujetos del nuevo soberano.
Una excepción a esa regla general surgió, únicamente, en el Nuevo Mundo, donde la política yanki del llamado "destino manifiesto" trajo como consecuencia el progresivo desplazamiento de los indios americanos cada vez más hacia el Oeste, hasta terminar alojándolos en reservas, preludio de su exterminación física.
Inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial hubo el tratado greco-turco, para la remoción de dos millones de griegos de Asia Menor, particularmente de la región de Esmirna y Constantinopla; tratado que fue supervisado y aprobado por la Sociedad de Naciones, La remoción de los griegos se llevó a cabo en cuatro años y con relativo orden.
Posteriormente, y por necesidades bélicas, o lo que conceptuaron tales, los alemanes deportaron a buena parte de los judíos que cayeron bajo su zona de influencia -unos 3.200.000 como máximo- instalándolos en ghettos gigantescos, como el de Varsovia o el de Theresienstadt, y los americanos albergaron en Pine City, en California, a unos 300.000 japoneses de nacionalidad norteamericana, que nos les merecían credibilidad patriótica, en razón del color amarillento de su piel, a los campeones patentados del antiracismo militante. Pero las deportaciones de 1945-46, en plena paz, sin la excusa de los expedientes de tiempo de guerra, no tiene excusa ni justificación posible. Naturalmente, cuando una cifra es demasiado enorme,
â 222 â
demasiado monstruosa, se convierte en una simple estadística, y, andando el tiempo, en una cifra que puede llegar a convertirse en sospechosa. Tal vez no choque demasiado a la consciencia del lector amigo el hallarse confrontado con una tal estadística, con un mero número de personas desarraigadas en cualquier lugar del mundo. Para comprender su importancia debiera ser necesario visualizar la cifra estadística en cuestión como personas concretas, reales, sufriendo la muy auténtica desgracia de perder de vista, para siempre, su suelo nativo, sus casas, sus enseres, sus animales, sus amigos. No es posible, para un ser humano, a menos de estrujarse materialmente el cerebro, lo que no es corriente en una época, como la actual, de perezosos mentales; no es posible, decíamos, percibir existencialmente, prácticamente, lo que representa una estadística de "16.000.000 de deportados", si no se ha visualizado, siquiera mentalmente, a la madre hambrienta con su hijo aterido de frío, arrastrándose cientos y cientos de kilómetros sobre la nieve; el anciano sólo en el mundo con la mirada perdida, y esto no tan sólo una vez, sino millones de veces.
Y eso no es todo. Hay más, mucho más. Ya hemos visto cómo los vencedores, y especialmente los soviéticos, trataron a la población civil, en el epígrafe titulado "Sevicias contra la población civil". Pero aún hay que añadir el uso de civiles, deportados en sentido inverso, y que no se incluyen en la mencionada estadística de los dieciséis millones de deportados, todos los cuales fueron llevados hacia el Oeste. Una cifra no inferior a cuatrocientos mil alemanes residentes en Polonia y Eslovaquia fueron deportados hacia el Este en condiciones infrahumanas [562]. Tampoco se incluyen los prisioneros de guerra tratados como esclavos en plena paz, y de los que luego hablaremos. Y queda, en fin, sin tasación posible, el valor de las propiedades, bienes y enseres de los casi dieciséis millones y medio de deportados.
Como dijo Sir Winston Churchill: "Luchamos por la Libertad".
[659]     Ibid. Id. Op. Cit. pág. 235.
[660]     No obstante, el dictador de Albania fue, desde 1945, Tuk Jakowa y su " segundo " Moses Spiro, ambos judíos. (N. del A.]
[661]     Traian Romanescu: "Amos y Esclavos del Siglo XX".
[662]     Louis Marschalsko: "World Conquerors", pág. 121.
TRAFICO DE ESCLAVOS EN EL SIGLO XX
El Plan Morgenthau preveía el uso de los prisioneros de guerra alemanes como mano de obra forzosa en los países que habían estado en guerra con el Reich. Esto se llevó a cabo con impávida rudeza desde el día en que cesaron las hostilidades. No ha sido posible llevar a cabo una investigación total y exhaustiva sobre el número de prisioneros de guerra retenidos como trabajadores forzosos al término de las hostilidades, dada la negativa soviética a facilitar datos en este sentido. Tampoco los occidentales (ingleses y franceses en especial) han querido dar datos sobre el particular. Pero, pese a todo, ha sido posible obtener algunos muy significativos, que a continuación exponemos.
Según la anglosajona Encyclopedia Chambers, en á epígrafe "Slave Labour" (Trabajo de Esclavos) se calcula que, al terminar la guerra, los rusos utilizaron como trabajadores forzosos a unos cinco millones de soldados alemanes, prisioneros de guerra, y a unos tres cuartos de millón de soldados presos de otras nacionalidades, mayormente rumanos e italianos, pero también húngaros, eslovacos, búlgaros y finlandeses. Muy poco se ha vuelto a saber de esos esclavos.
Ciñéndonos a casos particulares, y según datos de una revista alemana occidental obsesivamente antinazi [576] los soviéticos capturaron en el frente de Stalingrado a unos cien mil soldados alemanes. Seis mil de ellos, tan sólo, regresaros a la patria a finales de 1950, es decir, que permanecieron en un estado de esclavitud durante cinco años y medio, en plena paz.
Los otros noventa y cuatro mil perecieron a consecuencia del tratamiento digno de ESCLAVOS, que recibieron. Y si volvemos al caso general de los cinco millones de alemanes y los 750.000 europeos de otras nacionalidades guardados por los soviéticos como esclavos, los colaboradores de la Encyclopedia Chambers convienen en que es muy difícil establecer una cifra con visos de garantía relativa a los que perecieron en la esclavitud, pues no es posible demostrar, en términos JUR�DICOS, que la pretensión rusa de que los prisioneros, al término de su cautiverio, prefirieron quedarse en la Unión Soviética es una burda patraña. Las gestiones de la Cruz Roja para localizar, individualmente, a muchos prisioneros de guerra, sobre todo alemanes e italianos, fracasaron por completo. No creemos que los casi seis millones de esclavos perecieran pero sí es innegable que una parte importante de ellos murió a consecuencia de los malos tratos, y los restantes, dispersados como trabajadores forzosos a lo largo y ancho de toda la URSS, continúan en un "status" de esclavos sometidos al Dios-Estado Soviético, y perdidos para siempre para sus patrias, y para sí mismos en su condición de hombres libres.
Pero no fue sólo la URSS. El Gobierno Británico, varios años después del término de la Guerra fue severamente amonestado por la Cruz Roja Internacional, no sólo por utilizar prisioneros de guerra como trabajadores forzosos, sino por tratarles de forma infrahumana, hasta el extremo de dejarlos morir de inanición y de frió en muchos casos comprobados. Según informes de la Cruz Roja Internacional, un año y medio después del final de la guerra, Inglaterra tenía a 460.000 soldados alemanes trabajando forzosamente para ella. En esa época se calculó
â 228 â
que el gobierno laboralista de S.M. Británica ganaba anualmente 250.000.000 de libras esterlinas con el alquiler de sus esclavos alemanes, Esos esclavos eran, en efecto, PRESTADOS a los agricultores e industriales ingleses por una cifra que oscilaba entre 7.50 y 10.00 Libras a la semana. A los esclavos se les pagaba un máximo de seis peniques (es decir, entre un 5 % y un 7,5 % de lo que le rendían al gobierno) para que pudieran pagarse el rancho que se les daba (!?). En honor del pueblo inglés sea dicho, se desató una tal oleada de indignación popular que, a finales de 1946, el gobierno del laborista Atlee debió comprometerse a liberar a los prisioneros a razón de 15.000 cada mes. Es decir, que la última tanda de prisioneros regreso a Alemania en Junio de 1949, cuatro largos años después del final de la contienda. [577]. La Cruz Roja Internacional desde su sede central en Ginebra ordenó el tratamiento de los Aliados a sus prisioneros de guerra, en términos de extremada claridad:
"Los Estados Unidos, Inglaterra y Francia, dos años después del final de la guerra, están violando los Acuerdos de la Cruz Roja Internacional, en su inhumano tratamiento a los prisioneros de guerra, acuerdos que ellos solemnemente firmaron en 1929".
Observemos que la nota de la Cruz Roja Internacional no hace alusión a la URSS, que no había firmado tales acuerdos, y que nunca reconoció a la Cruz Roja Internacional.
Como creemos conocer algo del cinismo de la naturaleza humana, hablando en términos generales, nos consta que muchos replicarán que, teniendo en cuenta lo que los alemanes hicieron a sus prisioneros, el tratamiento dado a los prisioneros alemanes era válido y natural. A ello debe replicarse:
a) Los alemanes sólo utilizaron a prisioneros soviéticos como trabajadores en tiempo de guerra por no tener ninguna obligación en contrario, al no haber suscrito la URSS la Convención de Ginebra sobre prisioneros. Además, les constaba a los alemanes el tratamiento que sus propios prisioneros recibían en Rusia. En todo caso, la propia Convención de Ginebra autorizaba el empleo de prisioneros de guerra en determinados trabajos, como la agricultura y la industria no bélica. En tales menesteres fueron utilizados los prisioneros de guerra ingleses, franceses y americanos. En todo caso, habían trabajadores extranjeros en Alemania, sobre todo franceses, tal como se había previsto en las cláusulas del Armisticio. Otros franceses habían ido a trabajar VOLUNTARIAMENTE a Alemania [578]. Pero repetimos - y creemos que la salvedad es importante - todo sucedía en tiempo de guerra, mientras que el uso de esclavos por los campeones patentados del Derecho Internacional se hizo en tiempo de paz, y a sangre fría, en millones de casos, con fines mercantilistas, y durante cinco años, como mínimo, en la URSS, y cuatro en Inglaterra.
b) El tratamiento de Alemania a los prisioneros de guerra fue, salvo casos aislados, independientes de la voluntad del Mando, correcto. Allan Wood, uno de los más populares corresponsales de guerra británicos escribió:
"Lo más sorprendente de esta guerra en el Oeste, en lo que se refiere a atrocidades, es su escaso número. Son rarísimos los casos en que he podido constatar que los alemanes no trataran a sus prisioneros de acuerdo con las Convenciones de Ginebra y las recomendaciones de la Cruz Roja". [579].
El teniente Newton L. Marguiles, Juez del Cuerpo Jurídico del Ejercito Americano declaró:
"Los alemanes, incluso en los momentos de máxima desesperación, trataron a sus prisioneros correctamente y obedecieron la Convención de Ginebra a todos los respectos". [580].
Digamos, de paso, que el Teniente Marguiles era judío.
La Cruz Roja Americana, en 1945, reconoció oficialmente que el 99 % de los prisioneros de guerra americanos en Alemania regresaron sanos y salvos a sus hogares. [581].
Los Aliados, pues, no tienen, siquiera, la excusa de haber obrado en plan de represalia contra los prisioneros de guerra alemanes. Utilizaron a esclavos por que les convino y nada más.
[576]     "Stern", Frankfurt
[577]     Michael McLaughlin: "For those who cannot speak".
[578]     Uno de esos trabajadores voluntarios en Alemania fue el que, andando el tiempo, se convertiría en Secretario General del Partido Comunista Francés. Georges Marchais. En 1978 Marcháis demando a la revista francesa" Minute " por haberle calumniado al afirmar que Marcháis había trabajado para los nazis por dinero. El tribunal falló que no había lugar a la demanda y que " Minute " había dicho la verdad. (N. del A.)
[579]     "London Express", 6-VI-1945.
[580]     Saint Louis Dispatch", 27-IV-1945.
[581]     Michael M. MacLaughlin: " For those who cannot speak "
Sindicat