Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Octubre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* %sArticle
Notícies :: un altre món és aquí : antifeixisme : xarxa i llibertat
1945: supervivientes liberados de Bergen Belsen cantan Hatikva (Es-Israel.org)
19 mai 2006
En la foto supervivientes del campo de exterminio de Bergen Belsen en su liberación
index.jpeg
El pasado Iom HaShoá, personal de israelreporter.com subió a su web un clip cantado por supervivientes del Holocausto en el campo de exterminio de Bergen Belsen. Dicha grabación era supuestamente recogida por la BBC en 1945. En dicho fragmento cantan el Hatikva los supervivientes liberados de dicho campo el 20 de abril de 1945. Los responsables de dicha página subieron dicho clip de audio como un gran documento para conmemorar y recordar la Shoá. Sin saber el efecto y la controversia la que esto engendraría. Este clip suscitó una enorme controversia entre eruditos y sobrevivientes en cuanto a su autenticidad. Después de que un oyente investigase a conciencia el clip con el objetivo de determinar su origen y validez, la confirmación llegó en cuanto a su fuente y autenticidad. La confirmación llegó por correo electrónico desde el Museo de Memorial de Holocausto en Washington, D.C.:

Gracias por pregunta al Memorial de Holocausto en Washington. ... Creo que no hay ninguna razón para dudar de la autenticidad de la grabación de la B.B.C.. Contrariamente a informes recientes, este no es un descubrimiento nuevo: la copia de Smithsonian fue identificada hace aproximadamente 5 años por el erudito en música Henry Sapoznik mientras conducía la investigación para el Proyecto de Radio Yídish. Usted podrá escuchar la misma grabación (con el contexto adicional... en la difusión de programa sobre la Radio Nacional Pública en abril de 2002 (http://www.soundportraits.org/on-air/bergen-belsen/). Espero que esto ayude contestar su pregunta. Para cualquier remota discusión, por favor no dude en ponerse en contacto conmigo directamente. Con saludos, Bret Werb, Musicólogo, Museo de Memorial de Holocausto de Estados Unidos, Washington (correo electrónico: bwerb ARROBA ushmm.org)

Te invitamos a escuchar este estremecedor clip que nos recuerda que nuestro anhelo de mirar hacia Jerusalem :

http://www.es-israel.org/modules.php?name=News&file=article&sid=3553

This work is in the public domain

Comentaris

Re: 1945: supervivientes liberados de Bergen Belsen cantan Hatikva (Es-Israel.org)
19 mai 2006
Al troll sionista ni PUTO cas
Fallece el lider obrero Yitzhak Ben Aharon Z''L
19 mai 2006
El líder de la lucha obrera en Israel Yitzhak Ben Aharon Z''L murió hoy, a los 99 años de edad, en un hospital próximo al kibutz donde residía desde 1979, cuando abandonó la vida pública tras una extensa carrera como dirigente sindicalista, diputado y ministro de Estado. Nacido en 1906 pronto habría cumplido cien años.

Ben Aharón, que vivía en la cooperativa socialista de Guivat Haim, fue uno de los principales líderes sindicales israelíes e ideólogo del movimiento laborista y kibutziano.

Había llegado a el Mandato Británico de Palestina procedente de una región del antiguo imperio austro-húngaro en 1928, el mismo año en que se creó la confederación de trabajadores judíos, Histadrut, de la que posteriormente sería su máximo responsable. En 1940 luchó como judío en el Ejército Británico contra los nazis.

Inició sus carrera política en el mundo obrero como secretario de la asociación de trabajadores de Tel Aviv antes de liderar el movimiento Mapai, base de Avodá .
Entre 1969 y 1973 fue secretario general de la Histadrut, tras lo cual ocupó un escaño como diputado en la Kneset y el cargo de ministro de Estado en varios Gobiernos de Israel.
En 1979 se retiró de la vida pública y en 1995 recibió el Premio Israel, máximo galardón que se concede en este país a personalidades de distintos campos.

http://www.es-israel.org/modules.php?name=News&file=article&sid=3555
feminism is ironic
19 mai 2006
Apa als sionistes sel´s hi pot donar espai, aqui???
Re: 1945: supervivientes liberados de Bergen Belsen cantan Hatikva (Es-Israel.org)
19 mai 2006
BERGEN-BELSEN

Si Dachau fue el museo de horrores exhibido por los americanos, el campo de concenctración de Bergen-Belsen fue la versión inglesa del mismo tema. Cuando las tropas de Montgomery capturaron el campo de Bergen-Belsen en el norte de Alemania, encontraron numerosos cadáveres esparcidos por doquier. Esos cadáveres insepultos fueron profusamente fotografiados y exhibidos en la prensa de todo el mundo. De hecho, tales escenas, que también se verían en los campos de Buchenwald y de Dachau tenían menos que ver con una política de âexterminaciónâ? deliberada que las mismas escenas acaecidas en Drede, en febrero de 1945, tras el raid aéreo anglo-americano, cuando muchísimos más cadáveres que en Belsen fueron encontrados esparcidos por el suelo, insepultos. Los muertos de Belsen fueron la consecuencia de una total pérdida del control de la situación, y no de una política deliberada que, evidentemente, hubiera sido llevada a cabo con más sentido del orden.,. y de la higiene. Escenas equivalentes podrían facilmente haber existido en cualquier país invadido simultaneamente, desde los cuatro puntos cardinales, por ejércitos enemigos, y siempre bajo el peso de tremendos bombardeos aéreos que hubieran causado toda clase de desordenes culminando en un verdadero caos.
La causa principal de los decesos en Belsen fue una epidemia de tifus. Todos los comentaristas están de acuerdo en que el tifus era una amenaza constante en todos los campos de concentración alemanes, y que los portadores del virus eran, en la inmensa mayoría de los casos, los prisioneros de guerra procedentes del frente del Este. Por tal razón se desarrolló en toda Alemania un estado de auténtica histeria colectiva de miedo al tifus (184). Las autoridades sanitarias alemanas debieron tomar medidas enérgicas para intentar contrarrestar las epidemias. El tifus era esparcido por el piojo común y, logicamente, las contramedidas consistían en eliminar los piojos que venían en tren con los prisioneros rusos. De manera que toda la literatura concentracionaria, real, semi-real, o inventada, independientemente del campo de que se tratara, coincide, al menos, en el procedimiento empleado por los guardianes de los campos de concentración alemanes a la llegada de un convoy de presos militares o internados políticos: desnudarse, cortarse el pelo, ducharse en los edificios apropiados âllamados âcámaras de gasâ? por los amateurs del lenguaje criptográficoâ y vestirse con trajes nuevos, o los viejos tras cuidadosa desinfección (185).
En octubre de 1944 se produjo una avería en los baños-ducha de Bergen-Belsen, razón por la cual varios trenes de prisioneros de guerra soviéticos âen su mayoría turkestanos, kirghizes y siberianosâ ingresaron su humano cargamento sin previo despiojamiento (186). Esto fue fatal para las condiciones sanitarias del campo.
Además, a partir de noviembre de 1944 Belsen fue considerado un Krankenlarger, es decir, un campo para enfermos, de manera que, dentro de lo posible, todos los enfermos de los diversos campos de concentración eran enviados allí (187).
El escritor inglés, y antinazi, Derrick Sington, cuenta (188) que las tropas inglesas que se hicieron cargo del campo de Belsen se vieron desbordadas por la situación y más de la cuarta parte de los internados que se hallaban enfermos a su llegada perecieron en menos de un mes.
El libro âThe Golden Horizonâ?, de Cyril Connolly (189) contiene un notable relato del bien conocido periodista y escritor inglés Alan Moorehead, acerca de lo que ocurrió en Belsen después del cese de hostilidades, en mayo de 1945.
âEl campo de concentración de Belsen es tristemente célebre a causa del hecho de que una epidemia de tifus se declaró allí en el curso de los últimos meses de la guerra, a consecuencia de la falta de avituallamiento debida a los bombardeos que habían destruido las vías de acceso y hasta las cañerías de agua potable. Esta epidemia causó la muerte de centenares de detenidos. Los ingleses llegaron cuando la situación se había vuelto francamente desastrosa, trajeron víveres, agua y medicamentos, hicieron quemar los cadáveres y las barracas infectadas y empezaron a torturar a los guardias del campo de concentración.
âVerdaderamente poseídos de un entusiasmo digno de los Cruzados de la Democracia los nuevos administradores del campo âde nacionalidad británicaâ se embriagaron con los horrores que cometieron, sin experimentar asco alguno por ellos, y sin avergonzarse de exhibir a sus víctimas ensangrentadas a los periodistas que acudían en masa a Bergen-Belsen; hasta parecían estar orgullosos de su trabajo como si se tratara de una proeza deportiva.
âEl campo estaba bajo el mando de un joven médico inglés y de un capitán del cuerpo de ingenieros militares.., ese capitán parecía estar de excelente humor... Cuando nos acercamos a las celdas de los SS, el sargento inglés que les vigilaba se puso a vociferar como un loco. El capitán nos dijo sonriente: âLes hemos interrogado esta mañana temprano... Me temo que no esten muy presentablesâ?. Hicieron entrar a los periodistas en las celdas que estaban abarrotadas de hombres tendidos por el suelo, manchados de sangre y quejándose.
âUn prisionero suplicó que le mataran de una vez. El sargento inglés le dijo que lo harían gustosamente una vez hubiera firmado la declaración jurada que le habían presentado varias veces.
âLos testimonios que sirvieron para ahorcar como criminal de guerra a Kramer. el comandante del campo. se obtuvieron de esta guisa. afirma el nada sospechoso Moorehead . quien testifica:
âPuedo afirmar que. al menos en el campo de concentración de Bergen-Belsen. los detenidos no sufrieron salvo, tal vez, casos aislados ningun mal trato de parte de los alemanes... Los presos no fallecieron a causa de las torturas de sus guardias, sino a consecuencia de las epidemias y porque el avituallamiento estaba completamente desorganizado en los ultimos meses de la guerraâ?.
Originariamente. Beisen era un campo de la Wehrmacht para albergar prisioneros de guerra heridos. A mediados de 1943, las SS se hicieron cargo del campo con el propósito, entre otros, de convertirlo en una âbase de transitoâ?: un campo de concentración para criminales comunes, para presos procedentes del Este y para judios de origen holandés y sefardí (griegos, turcos y yugoeslavos). Los que predominaban, era los judíos holandeses, unos 5.000 muchos de ellos expertos talladores de diamantes, que trabajaban para los alemanes. Esta era la única significación industrial de importancia en este campo.
En un principio se dijo que en Beisen había cámaras de gas, y, naturalmente, crematorios instalados con el propósito de quemar a los judios. ya previamente gaseados, ya en vivo. Luego, oficialmente, se abandonó la tesis de las âcámaras de gasâ? y en cuanto al crematorio de dos hornos, se admitió igualmente que su uso principal era la incineración de cadáveres portadores de virus tificos.
Un relato muy objetivo de lo sucedido en Delsen nos lo da el libro del Doctor Russell Barton, del Cuerpo de Sanidad del Ejército Británico, que visitó varios campos de concentración alemanes al termino de la guerra, y estuvo un meses en Belsen. Según el doctor Bartón el brigadier Glyn Hughes. el oficial médico británico que tomó el mando del campo de Beisen en abril de 1945, âno creía que se habían producido atrocidades en el campoâ?. Había habido, eso si. hasta finales de 1944, âdisciplina y trabajo duroâ?. Desde principios de 1945 hasta el final de las guerra las condiciones se deterioraron, debido especialmente al caos creado en toda Alemania por los reveses militares y, sobre todo. por los efectos de los bombardeos de terror de la aviación aliada. âMuchos internados en Belsen han escrito articulos en la prensa o hecho declaraciones en el sentido de que los alemanes les trataron con brutalidad, pero tales declaraciones deben ser interpretadas de acuerdo con las necesidades de la propaganda. segun el aludido Barton (190).
La desnutrición de los presos fue completamente inevitable, y solo se produjo en los cuatro o cinco últimos meses de la guerra. Dice Barton: âHablando con los presos llegué a la conclusión de que las condiciones de vida en Belsen no fueron malas hasta finales de 1944. Los barracones estaban ubicados entre los pinos, y cada uno de ellos estaba provisto de lavabos, retretes, duchas y estufasâ? (191). También se explican las causas de la desnutrición en los últimos meses: âCada vez era más difícil, en 1945, llegar hasta el campo de Belsen. Cualquier cosa que se desplazara en una autopista era bonbardeada.. En tan caótica situación mi opinión personalles que los alemanes, dadas las circunstancias, consiguieron administrar Belsen con relativa eficiencia hasta los últimos díasâ?.
Cuando los ingleses llegaron hubo violentas disputas entre los internados para obtener buenos lugares en las colas para la distribución del rancho. Las dispustas fueron tan violentas que los tanques ingleses debieron intervenirâ?. Más de un millar de internados perecieron a causa de la bondad de los soldados ingleses que entregaron sus raciones de carne en lata y chocolatinas a los presos en avanzado estado de desnutriciónâ?.
El número de muertos atribuido a Belsen se cifró en un principio en unos 300.000, pero pronto tan absurda cifra fue abandonada para quedar fijada en 60.000, de los cuales 50.000 eran judíos.
Hace algún tiempo, los líderes sionistas armaron un alboroto enorme en torno a los planes francés y alemán occidental de excavar las fosas que se encuentran junto al campo de Bergen-Belsen. El gobierno francés quiere enterrar en suelo francés los restos de cierto número de judíos de nacionalidad francesa, que se afirma murieron en dicho campo.
La intensidad del griterío proferido por los líderes sionistas para impedir la excavación de las fosas de Belsen puede parecer chocante al observador inexperto. Pero una investigación más seria nos lleva a concebir sospechas por lo que se refiere a los temores judíos en este asunto. Es harto conocido que los Aliados, tras la rendición de los guardianes alemanes de varios campos de concentración, utilizaron esos campos para sus propias finalidades. Después de liberar a los judíos y a otros elementos internados en un campo, los Aliados los llenaban con soldados alemanes prisioneros de guerra, civiles afectos al Partido Nacional-Socialista y, en general, de toda clase de personas sospechosas de poco celo democrático. Muchas decenas de miles de alemanes perecieron en esos campos después de la guerra, hecho que, aún a pesar de haber sido practicamente silenciado por la Gran Prensa Mundial, ha podido emerger a la luz pública por su notoria e innegable evidencia.
Por ejemplo, se ha sabido que, a principios de 1969, los albañiles que trabajaban junto al que fue pequeño campo de concentración de Hechtsheim, cerca de Mainz, desenterraron accidentalmente una fosa común que contenía los cadáveres de cerca de mil soldados alemanes, vistiendo sus uniformes. Hallazgos similares han sido hechos en otros campos. Ya hemos visto como en Dachau, todo el contingente de guardianes SS fue ejecutado a ráfagas de ametralladora tras haberse rendido a los americanos. Sus cuerpos fueron enterrados en una fosa común, que fue abierta hace unos meses.
Todo eso nos permite comprender porque los lideres sionistas se oponen tan tenazmente a la reapertura de las turnas de Belsen. que se supone contienen los cadáveres de 50.000 judíos muertos, si no en las ya oficialmente inexistentes âcámaras de gasâ?, si a causa de las torturas inflingidas por los nazis. Hay, sin lugar a dudas, decenas de miles de cadáveres enterrados en Belsen. Pero ¿de quién? Ciertamente de internados, judíos y no judios, pero también de alemanes, con el agravante de que estos murieron, no en tiempo de guerra âla cual puede explicar, sino justificar, muchas cosasâ sino en tiempo de paz.


(184) Gerald R. Reitlinger: âThe Final Solutionâ?.
(185) Elle A. Cohen: âHuman Behaviour in the Concentration Campsâ?.
(186) Christopher Burney: âThe Dungeon Democracyâ?.
(187) David Maxwell Fyfe: âThe Belsen Trialâ?.
(188) Derrick Sington: âBelsen Uncoveredâ?.
(189) Weidenfeld and Nicholson, Londres.
(190) Russell Barton: âHistory of the Second World War". Vol. 7. no.15.
(191) Russell Barton: Ibid. Id. Op. Cit.
Re: 1945: supervivientes liberados de Bergen Belsen cantan Hatikva (Es-Israel.org)
20 mai 2006
Francament, és importantíssima la presència d'articles com aquest últim per no oblidar el passat i tener ben present la memòria.
Jo el que no entenc és com hi ha gent amb tanta barra com els d'es-israel que gosen manipular l'Holocaust per benefici del racisme sionista.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more